12 Valiosos Beneficios del Maíz Para La Salud

Los beneficios y propiedades del maíz son amplios: puede prevenir el cáncer de colón, infartos al corazón, derrames cerebrales, el Alzhéimer e incluso combatir el estrés diario.

La mayoría conocemos el maíz por su color amarillo, pero también puede ser rosa, rojo, azul y negro. Hace 9.000 años los mayas y los aztecas empezaron a cultivarlo  en Mesoamérica. Este cereal ganaría popularidad en el mundo de la gastronomía con el paso de los siglos.

beneficios del maiz

Por eso es a día de hoy uno de los tres cereales  más producidos en el mundo junto al arroz y el trigo. El maíz es un alimento importante para tu dieta puesto que es rico en vitamina B y C. Tiene ácido fólico, ácido pantoténico, fósforo, magnesio y posee fibra. Su alto nivel de carbohidratos y proteínas lo convierte en un elemento indispensable para aportarnos energía y beneficios a nuestra salud.

Aquí te presento doce beneficios que el maíz reporta a tu salud:

1.Puede prevenir el cáncer de colón gracias a que contiene una gran cantidad de ácido fólico.

  1. Es sano para el embarazo. El maíz alberga altos niveles de vitamina B, la cual reduce el riesgo de que los bebés nazcan con defectos en el cerebro y la médula espinal. Por este motivo es ideal para las embarazadas. De hecho, desde 1996 la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos ha pedido que algunos cereales, como el maíz, sean enriquecidos con ácido fólico-que está dentro de la ‘familia’ de la vitamina B-.
  1. Disminuye el riesgo de sufrir un ataque al corazón. Como hemos dicho, la vitamina B1 que contiene el maíz disminuye la homocisteína y, por lo tanto, también reduce el riesgo de sufrir un ataque cardiovascular. Pero es importante destacar que los antioxidantes, muy notables en el maíz, impiden que las grasas se oxiden. Precisamente, esta oxidación es nociva para los vasos sanguíneos y los antioxidantes la evitan.
  2. Baja el riesgo de tener un derrame cerebral. Por la misma razón que hemos explicado en el punto 3: la vitamina B1 reduce el nivel de homocisteína.
  1. Puede defenderte del Alzhéimer ya que el maíz presenta más antioxidantes que cualquier otro cereal. Los antioxidantes protegen a nuestro organismo de los radicales libres y por este motivo podrían ayudar a prevenir esta enfermedad degenerativa. Este cereal también es alto en vitamina B.
  2. Es saludable para mantener tus habilidades cognitivas por lo rico que es en antioxidantes.
  3. Combate el estrés debido a que el ácido pantoténico favorece la función de las glándulas suprarrenales.
  4. Tiene pocas calorías. Media taza de maíz (60 gramos aproximadamente) contiene alrededor de unas 86 calorías. Es mejor comer este cereal sin mantequilla, kétchup o especies.

La medicina tradicional china considera que el maíz tiene estas propiedades para la salud:

  1. Puede ayudar a parar el sangrado. La medicina tradicional china lo ha utilizado para esto.
  2. Puede incrementar la secreción de orina. La seda del maíz es utilizada en China como un remedio para tratar los problemas urinarios. Se suele tomar en un té o en polvos. El maíz tiene propiedades diuréticas.
  3. Puede desintoxicar el organismo. A través de sus propiedades diuréticas, el maíz puede ayudarte a combatir infecciones urinarias y desintoxicar tu cuerpo.
  4. Puede ayudar en algunos tratamientos médicos, como el de la hepatitis. Así lo considera la medicina tradicional china.

Diversos estudios afirman que el maíz presenta más antioxidantes que cualquier otro cereal y vegetal. Por eso es imprescindible en una dieta sana y como acabas de leer tiene mucho que ofrecer a tu salud.  Por esta razón en los países desarrollados la mayoría de la población consume el maíz para obtener las calorías y proteínas que necesita. Mientras que en India goza de una posición privilegiada en la agricultura y el cereal constituye un alimento indispensable y valioso para las clases sociales más desfavorecidas.

Por otro lado, cada uno puede disfrutar del maíz de distintas maneras añadiéndolo en diferentes platos. Recuerda que lo puedes guardar en el frigorífico con o sin cáscara durante cinco o siete días. Puedes cocinar una polenta-gachas de harina de maíz- que es una forma muy creativa y sana de incorporar este alimento a tu dieta.

Además, puedes añadir este cereal a tus ensaladas y pastas para darles un toque más apetitoso. Al maíz fresco le puedes quitar la cáscara y cocinarlo en una olla a hervir, en el horno o incluso en la parrilla. Los granos de maíz puedes comértelos en un plato de guacamole, una ensalada de tomate con cebolla o cualquier otra degustación parecida. Te permite disfrutarlo de la manera que te resulte más cómoda y rica para no excluirlo de tu alimentación.

¿Qué hay de las palomitas de maíz?

En cuanto a las palomitas de maíz, salen de una planta que posee unos rasgos que la diferencia ligeramente de la del maíz normal: es larguirucha y sus ramas están caídas.

Las palomitas de maíz son un alimento ideal porque tienen un montón de carbohidratos y abundante fibra. En este sentido, hay dos tipos de fibra: la soluble y la insoluble. La primera regula el hambre, el colesterol y el nivel del azúcar en sangre. La segunda es muy importante para la función gastroinstestinal.

No olvides que las palomitas de maíz sin edulcorantes ni condimentos son bajas en calorías. Una taza de este tipo de cereal (120 gramos aproximadamente) aporta cerca de 30 calorías. En cambio, si añadimos algún condimento a esta cantidad, como mantequilla o margarina, las calorías ascenderían más o menos hasta 130.

El ‘baby corn’ y el maíz en la cocina mexicana

Otra forma de gozar con este cereal es probando el llamado ‘baby corn’. Este es el maíz que sale de la primera cosecha cuando todavía no ha madurado del todo y ni siquiera se ha producido la fertilización del cereal. La ventaja que tiene este ‘baby corn’ es que está exento de los efectos de los pesticidas y sus granos están muy bien protegidos por la cáscara debido a que se trata de la primerísima cosecha.

Los ‘baby corns’, asimismo, pueden cortarse en trozos de cinco centímetros, secarse y después guardarse hasta tres meses. Durante ese tiempo todas sus vitaminas y proteínas permanecerán intactas. También los puedes congelar siempre y cuando mantengas la cadena del frío.

No obstante, al congelarlos no deberías dejarlos mucho tiempo dado que irán perdiendo su ácido ascórbico-con propiedades antioxidantes-. En los primeros 30 días de congelación pierde cerca del 7% de este ácido, en 60 días,  9% y en 90 días, 11%.

El maíz en el mundo de la gastronomía

Con respecto a su reputación en el mundo de la gastronomía, el maíz es el sello de identidad de la comida mexicana. En las tierras de México se cultivó por primera vez hace 9.000 años y desde entonces ha formado parte de la dieta mexicana.

De hecho, la UNESCO reconoció en 2010 al maíz como una de las bases de la cocina tradicional mexicana, que fue inscrita ese mismo año dentro de la lista del Patrimonio Cultural Inmaterial: “Los elementos básicos del sistema son: el maíz, los fríjoles y el chile”.

Esta organización internacional otorgaba este mérito a la gastronomía mexicana porque comprende prácticas rituales y costumbres y “es posible gracias a la participación colectiva que va desde plantar y cosechar hasta cocinar y comer”.

Siguiendo esta senda, la UNESCO reconoce que la gastronomía mexicana utiliza “procedimientos de preparación culinaria, como la nixtamalización (descascarillado del maíz con agua de cal para aumentar su valor nutritivo)”.

De este modo, enfatiza más el papel que el maíz juega en la dieta de México, donde hace alrededor de 9.000 años la cultura maya y azteca empezó a cultivarlo. Y precisamente, este país sigue conservando el maíz como seña de identidad de su gastronomía y también de su identidad cultural.

Es más, la famosa tortilla mexicana está hecha de maíz y es uno de los platos más internacionales de esta gastronomía. Es una de las ofrendas en el Día de los Muertos.

El maíz genéticamente modificado

A pesar de todos los beneficios y éxitos del maíz, no ha estado libre de polémica. El desarrollo de la biotecnología ha sembrado controversias con respecto al maíz genéticamente modificado. Se ha discutido sobre si podría elevar el riesgo de padecer algún tipo de cáncer, de toxicidad o de potenciales alteraciones nutricionales.

Según las investigaciones científicas, no existe ninguna evidencia que pueda relacionar la ingesta de maíz genéticamente modificado con  problemas de salud, ni con toxicidad ni con el cáncer. Los alimentos genéticamente modificados serían tan sanos como los naturales.

De todos modos, la modificación genética de los alimentos es una ciencia relativamente joven y por eso no se sabe con certeza sus posibles beneficios o perjuicios en el largo plazo.

José Antonio López Guerrero, profesor de Microbiología en la Universidad Autónoma de Madrid y director del Departamento de Cultura Científica del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa, afirma que desde el punto de vista de la biología molecular “los alimentos transgénicos no suponen más peligro para la salud que el mismo producto no transgénico”.

Añade que “en el caso del maíz, no hay ninguna relación -seria y/o científica- que lo relacione con cáncer -y mucho menos en humanos”. En referencia al estudio hecho por científicos franceses en 2012 y que apuntaba que los tumores en roedores podrían estar relacionados con el consumo de maíz genéticamente modificado, López Guerrero cuenta que “fue retirado por dudosa metodología”.

Un estudio realizado por Brookes y Barfoot, directores de PG Economics, muestra que en los primeros 15 años en los que el cultivo de cereales genéticamente modificado se ha estado utilizado el uso de pesticidas ha caído en casi 450 millones de kilos. En otras palabras, un 9% menos de pesticidas que hace 15 años.

La biotecnología y el uso de cereales genéticamente modificados han aumentado la productividad en las granjas. También han reducido la emisión de gases de efecto invernadero, que son producidos por el exceso de labranza y arado. Han permitido disminuir la erosión del suelo y el consumo de carburantes.

Siguiendo esta senda, el maíz no solo produce beneficios para nuestra salud, sino también para el medioambiente. Los cultivadores de maíz usan las semillas de este cereal para producir etanol, que es un biocarburante alternativo al petróleo. De ahí viene el gran valor que el maíz tiene en el comercio internacional.

Como puedes ver, no solo sirve para alimentar a millones de familias, sino también para generar una fuente de energía alternativa que reduzca la dependencia del petróleo.

El etanol, el sustituto del petróleo, no solo se extrae de la planta de maíz, sino también de la de la caña de azúcar. En Brasil este biocarburante se saca precisamente de la caña de azúcar y ha posibilitado que más de la mitad de los vehículos utilicen esta fuente de energía en lugar del petróleo.

Toca hablar, por otro lado, de la producción de maíz en el mundo. El mayor productor mundial es Estados Unidos, que produjo en 2014 más de 360 millones de toneladas. En ese mismo año España produjo 4 millones de toneladas y México, 23 millones de toneladas, según la FAO.

Según este organismo internacional, en 2014 más  del 50% de la producción mundial de maíz se concentró en el continente americano, en segundo lugar le siguió Asia(29%) y el tercero fue Europa (11%).

Conclusiones

En definitiva, el maíz es un cereal necesario y rico en tu dieta por los múltiples beneficios que tiene para tu salud.

Te hemos desvelado doce razones para comer este alimento. Además, el maíz no solo beneficia a nuestro organismo, sino también el medioambiente. De la planta del maíz se saca etanol, que es un biocarburante que puede reducir nuestra dependencia del petróleo. Y por supuesto, el maíz podrás incorporarlo fácilmente a tus platos (ensaladas, guacamole, tortilla) y es bajo en calorías.

 ¿Y tú qué otros beneficios del maíz conoces?

Bibliografía

  1. SHANTA RETELNY, Victoria.  The essential guide to healthy healing foods (Essential Guides). Editorial Alpha, 2011.
  2. BLAKE, Michael. Maize for the Gods: Unearthing the 9,000-year history of  corn. Editorial Universidad de California, 2015.
  3. FAOSTAT, FOOD AND AGRICULTURE ORGANIZATION OF THE UNITED NATIONS.
  4. STATISTICS DIVISION, en web: http://faostat3.fao.org/browse/Q/QC/E [fecha de consulta 25/03/2016].
  5. SHINING NI, Dr. Mao. Natural Health Dictionary: Your comprehensive A-to Z guide for healing with herbs, nutrition, supplements, and secret remedies. Editorial Ask Dr Mao, 2011.
  6. CHAUDHARY, Paul, KUMAR, Sandeep, SINGH, Sapna . MAIZE: NUTRITIONS DINAMIC AND NOVEL USES. Editorial Springer, 2014.
  7. GILBERT, Nathasa. ‘Case studies: A hard look at GM crops’(01/05/2013), en Nature.com en web: http://www.nature.com/news/case-studies-a-hard-look-at-gm-crops-1.12907 [fecha de consulta 26/03/2016]
  8. OGUSEITAN, Oladele. Green health: An A to Z Guide. Editorial SAGE PUBLICATIONS,  2011.
  9. VAN ALFEN, Neal K. Encyclopedia of Agriculture and Food Systems. Editorial Academic Press, 2014.
  10. LE FIGARO, SANTÉ: L’encyclopédie santé : le maïs. En web :http://sante.lefigaro.fr/mieux-etre/nutrition-aliments/mais/quels-bienfaits [fecha de consulta 28/03/2016
  11. STONE, Joanne, EDDLEMAN, Keith, DUENWALD, Mary. Embarazo para Dummies. Editorial CEAC, 2012.
COMPARTIR
Graduado en Periodismo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here