15 Excelentes Beneficios del Mijo para la Salud

Los beneficios del mijo destacan de manera considerable en aquellas personas que padezcan alergia o trastornos alimenticios. Sin embargo, sus propiedades saludables abarcan mucho más. 

El mijo es un cereal que posee una serie de propiedades que son beneficiosas para el organismo, siendo además un elemento indispensable en la dieta de países de africanos y asiáticos. Destaca por proporcionar nutrientes y energía, además de otros beneficios para la salud que detallaremos a continuación.

El mijo se trata de un cereal de semilla pequeña con tallo espigado y que tiene hasta nueve variedades distintas. Su cultivo no genera ningún problema ya que puede crecer con muy poca agua, y es capaz de resistir las plagas y las inclemencias del tiempo. 

15 Beneficios que proporciona el mijo a la salud

1- Es un alimento que ayuda a perder peso

Un rasgo típico de los cereales es que causan sensación de llenado y por tanto ayudan a perder peso. El principal motivo es que para su ingesta es necesario un proceso largo de masticación. Además, ocupan mucho espacio en el estómago, por ello se recomienda su consumo en el desayuno y en la cena.

2- Es un aliado contra el estreñimiento

Este cereal se caracteriza por su alto contenido en fibra. Esto es debido a que este componente hidrata el intestino contribuyendo a que este tenga una mayor movilidad. Para combatir este trance con mayor efectividad se recomienda consumir el mijo diariamente.

Aquí tienes otros alimentos buenos para el estreñimiento.

3- Su consumo es muy positivo para las personas celiacas

La intolerancia al gluten que padecen provoca que no puedan consumir diversos alimentos. Como consecuencia de esto, su cuerpo deja de adquirir nutrientes que son necesarios.

Normalmente las personas celíacas no deben consumir cereales, pero los granos de mijo están libres de gluten y aportan al organismo vitamina B, hierro, magnesio y fósforo.

4- Ayuda a controlar los niveles de colesterol

Los granos de mijo contienen una serie de componentes nutricionales que ayudan a reducir la cantidad de colesterol y alejan enfermedades cardiovasculares como la diabetes. Estos son el ácido fólico, el selenio y la vitamina B.

Aquí tienes otros alimentos buenos para el colesterol.

5- Es un elemento indispensable en la dieta de los vegetarianos

Las personas que siguen este estilo de alimentación deben adquirir las proteínas y los nutrientes que no obtienen al eliminar de su dieta la carne o el pescado. Cereales sin refinar como el mijo aportan al organismo estos elementos que son necesarios para que el organismo funcione correctamente.

6- Ayuda al organismo a mantenerse activo

Otro de los componentes que están presentes en los granos de mijo son los carbohidratos, estos se convierten en azúcar durante la digestión, equilibrando los niveles de glucosa del cuerpo y ayudando a que el organismo se mantenga despierto.

Aún así, este componente no es el más abundante en este cereal, sí se pretende obtener energía para realizar una fuerte actividad física o mental se recomienda el consumo de otros alimentos como el arroz o la pasta.

7- Previene enfermedades degenerativas

También forman parte del mijo compuestos como los fitatos, fenólicos y taninos. Estos hacen la labor de antioxidantes protegiendo al organismo del estrés oxidativo, de esta manera se retrasa el deterioro de la estructura ósea y se previenen enfermedades cardiovasculares.

8- Es beneficioso para el sistema nervioso

La presencia de ácidos grasos esenciales como los ya mencionaros fenólicos, fitatos y tatinos junto con la lecitina son componentes que también están presentes en los neurotransmisores cerebrales, por este motivo, el mijo también es beneficioso para el buen funcionamiento del sistema nervioso.

Además, este cereal también aporta vitamina B12 y hierro ayudando al cerebro a funcionar de forma correcta.

9- Posee propiedades antiinflamatorias

Los niveles de fibras, antioxidantes, las vitaminas y los minerales que se encuentran en el mijo reducen la acción de los compuestos que se encuentran en el organismo y que producen las inflamaciones y erupciones.

El hecho de que los granos de mijo no contengan gluten y ayuden a perder peso favorece especialmente a las personas de avanzada edad que padezcan enfermedades como la artritis reumatoide. Este cereal ayuda a reducir las inflamaciones que se producen en diferentes partes del cuerpo a causa de esta dolencia.

10- Contribuye al correcto funcionamiento de la actividad celular

El fósforo es otro compuesto que está muy presente en la composición del mijo. Este elemento abunda en el cuerpo humano y forma parte de los huesos, los músculos o la sangre.

El fósforo está ligado a los procesos genéticos que tienen que ver con el ADN y el ARN, también es parte de la estructura de la membrana celular y favorece la reproducción y la división celular. También se encuentra en las terminaciones nerviosas y tiene que ver con el correcto funcionamiento del cerebro.

11- Favorece el funcionamiento de la actividad mental

La presencia del fósforo también contribuye a mantener en funcionamiento la actividad psíquica de nuestro organismo mejorando la capacidad de memorización y alejando enfermedades como la astenia o la depresión.

12- Favorece el crecimiento y el desarrollo

Uno de los componentes que más abunda en el mijo es la vitamina B, compuestos como la riboflavina y el ácido fólico forman parte de este grupo de vitaminas. El primero de ellos es importante para el crecimiento y la producción de glóbulos rojos, por su parte el ácido fólico ayuda al organismo en los procesos de creación de células.

Por todo esto, el consumo de mijo es positivo en mujeres embarazadas, ya que mejora la calidad de la leche materna y el ácido fólico previene defectos congénitos en el desarrollo del cerebro o la columna vertebral del bebé. También es recomendable que lo incorporen a su dieta personas que estén en edad de crecimiento.

13- Es un alimento muy importante en la dieta de los deportistas

Las cantidades de magnesio y zinc que aporta el mijo al organismo ayudan a mejorar el rendimiento físico, aumentando la resistencia y contribuyendo a tener las reservas energéticas en unos niveles estables.

El magnesio también se puede ingerir a través de suplementos energéticos, pero generalmente se recomienda su consumo a través de productos naturales.

14- Contribuye a mantener y reforzar el sistema inmune

Otros tipos de vitamina B que están presentes en el mijo son el ácido pantoténico y la piridoxina. Estos elementos favorecen la regeneración de músculos y tendones, además de reforzar las defensas del organismo.

15- Ayuda a tratar los problemas de alcoholismo

Un tipo de vitamina B que se encuentra en el mijo es la tiamina, su función principal es convertir los carbohidratos en energía suministrándola a los huesos, músculos, cerebro y sistema nervioso.

Normalmente esta vitamina se suministra a personas que tienen problemas de alcoholismo, normalmente se le da este uso en Estados Unidos, el motivo es que el alcohol absorbe la tiamina que aportan algunos alimentos provocando una sensación de cansancio y debilidad en el paciente. La escasez de esta vitamina puede desembocar en una enfermedad llamada beriberi.

Principales componentes del Mijo

Este cereal tiene multitud de variedades, pero a nivel general su composición es la siguiente: un 2,7% son proteínas, 0,5% grasas, también posee un 3,2% de fibra, un 2,1% de cenizas, el 0,100% de su composición es calcio, y el 0,048% fósforo. El componente que más abunda son los carbohidratos alcanzando el 6,8% de su composición total.

Otros compuestos que también forman parte de la composición del mijo, pero en menor medida son: el hierro, el magnesio, el zinc, el manganeso, el cobre o el selenio. Al igual que diferentes grupos de vitamina B como la B1, B2, B3, B5, B6 B9, o la vitamina E.

El mijo, un cereal con especies muy diversas

Existen especies muy diversas de este cereal que se cultivan en distintos continentes. Aunque se conocen alrededor de nueve, solo cinco juegan un papel destacado en la economía y en la dieta de los países en los que se cultivan y comercializan.

Una de las variedades más conocidas es el mijo perla, esta especie se produce en distintos países como China. Corea, Japón, India, Rusia y el continente africano. El motivo es que es capaz de desarrollarse en condiciones áridas y semiáridas con poca disponibilidad de agua y unos niveles de precipitaciones situados entre los 250 y los 800 mm anuales.

Además, las altas temperaturas provocan que la planta crezca más rápido, sobre todo en suelos con temperaturas situadas entre los 10º y los 45º grados.

Uno de los cereales más cultivados en Asia es el mijo menor, más conocido como moha. Esta variedad se suele sembrar una vez al año y normalmente su producción tiene lugar en verano.

El cultivo de este cereal se ha extendido por algunas zonas del norte de Italia, Alemania o Hungría. La extensión del cultivo de este cereal por algunas zonas del continente europeo se debe a que el crecimiento de la moha se adapta a las condiciones climáticas que se dan durante el verano en determinados países. Se suele usar como pasto para el ganado.

La siguiente variedad es el mijo común. Actualmente hay un extenso debate en cuanto a su origen, pero se cree que fue el primer cereal cultivado por el hombre tras el trigo y la cebada. Actualmente se suele cultivar en algunos estados de Brasil, y se usa principalmente como alimento para pájaros.

En África destaca el cultivo de mijo perenne, que se caracteriza principalmente por la alta densidad de sus hojas y el color verdoso de las mismas. Un rasgo propio de esta variedad es que se desarrolla durante todas las estaciones del año, a excepción del final del otoño o el invierno, fecha en las que algunas heladas frenan su crecimiento.

Al igual que ocurre con otro tipo, que es el mijo forrajero, esta variedad crece principalmente en la sabana africana, aunque el mijo perenne también se puede encontrar en algunas zonas de Estados Unidos o Australia.

La dieta macrobiótica, el mijo como protagonista

Aunque no es muy conocida, poco a poco se empieza a expandir un tipo de pauta alimenticia llamada dieta macrobiótica. Esta rutina consiste en alimentarse principalmente de granos complementándolos con algunos productos naturales como las verduras. En esta dieta no tienen cabida los alimentos procesados y refinados.

La dieta macrobiótica es originaria de Japón, aunque está extendiéndose por China y territorios cercanos a la isla del sol naciente. El consumo de granos de mijo es esencial en esta rutina, especialmente si la siguen niños, ya que aporta minerales como hierro, zinc, proteínas y vitamina B. El principal efecto que se le atribuye a esta dieta es su capacidad para combatir el cáncer.

Problemas que puede causar el consumo excesivo de mijo

Los inconvenientes que puede ocasionar el consumo de este cereal en grandes cantidades son producidos principalmente por los compuestos que forman parte del mismo, como son el sodio, el magnesio o el potasio que incluso pueden provocar enfermedades perjudiciales para el organismo.

De esta manera, si se consumen grandes cantidades de mijo se corre el riesgo de que en el cuerpo haya un exceso de hierro que dé lugar a una enfermedad llamada hemocromatosis.

Esta dolencia se produce cuando el hierro se acumula en órganos como el hígado, el intestino o el páncreas provocando en la persona afectada dolor abdominal y articular, pérdida de vello y peso, fatiga o falta de energía.

Otro componente destacado en el mijo es el potasio, un exceso de este mineral en el organismo puede provocar hipercalemia, aunque solo se da en personas con problemas para la eliminación de líquidos o que sus riñones no funcionen correctamente.

La principal consecuencia es que no pueden eliminar el exceso de  potasio a través de la orina provocándoles problemas como nauseas, pulso lento e incluso desmayos repentinos.

Por otro lado, un exceso de zinc, que es otro elemento que está presente en el mijo, puede provocar vómitos, diarreas y cólicos abdominales, además de provocar una deficiencia de otros minerales como cobre o hierro.

Finalmente, otro problema relacionado con el mijo es la falsa creencia de que aporta grandes cantidades de energía. Existe un debate en torno a esta propiedad del cereal, por lo que se recomienda consultar a un médico si se debería tomar mijo u otro alimento energético antes de realizar un esfuerzo grande.

Referencias

  1. Academy of nutritions and dietetics 
  2. Hegde, PS, Rajasekaran, NS, y Chandra, TS (2005). Efectos de las propiedades antioxidantes de especies de mijo sobre el estrés oxidativo y el estado de la glucemia en ratas alloxan inducida. 
  3. Kathleen M. Zelman, MPH, RD, LD, 10 Amazing Disease Fighting Foods.
  4. Leon, M. C., Hardisson, A., Sierra, A., & Diaz, C. (1994). El papel del magnesio, cobre y cinc en el deporte. Alimentaria.
  5. Macrobiotic diet, Analogical dictionary.
  6. Olivares Mireles, H. S. (1994). Estudio químico y anatómico de dos variedades de mijo perla (Pennisetum americanum (L) Leeke) en tres etapas de desarrollo bajo dos condiciones de fertilización y riego.
  7. Opciones de alimentos con carbohidratos (CHO) Carbohydrate (CHO) Food Choices, Californial Pacific Medical Center, 2004
  8. Urdániz, J. M. M. (2015). Posibilidades de la Moha (” Setaria italica”): un forraje de verano para el área Atlántica. Navarra agraria.
  9. da Silva, A. F., Lazarini, E., Caione, G., & González, L. C. (2014). Tenor de macro nutrientes y productividad de materia seca de cultivos de cobertura en función de las dosis de potasio.  Centro Agrícola, 41(1), 13-18.
COMPARTIR

Con prácticas y experiencias en diversos medios de comunicación. Ahora documentando un proyecto tecnológico en Extremadura y colaborando con distintos medios. Buscando hechos que merezcan ser contados.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here