10 Sorprendentes Beneficios del Whisky para la Salud

Los beneficios y propiedades del whisky son numerosos: evita el aumento de peso, previene enfermedades cardiovasculares, ralentiza el envejecimiento, previene la apoplejia y la demencia, regula la diabetes… Desde hace milenios, el whisky ha sido objeto de consumo constante, pero nunca nos habíamos preguntado realmente qué es lo que estamos bebiendo.

Sin duda alguna, el agua de vida (así es como se le llamaba antiguamente y de donde proviene etimológicamente el nombre actual) se trata de una bebida repudiada por muchos debido a la gran cantidad de alcohol que contiene.

beneficios del whisky

*Todo este artículo ha sido escrito con el fin de conocer los beneficios de una bebida que se debe ingerir con moderación, ya que si no se consume en cantidades adecuadas y de una forma responsable se puede llegar a padecer importantes enfermedades e incluso la muerte*.

Los beneficios y propiedades del whisky

Como hemos dicho señalado, el Whisky, tiene gran cantidad de beneficios. Estos son desconocidos para la gran mayoría de sus consumidores. Varios expertos en la materia como el profesor por la Universidad de Córdoba de Inmunología Eduardo Muñoz ya han refutado los aspectos positivos de los que presume: «Se puede afirmar que beber medio vaso de whisky al día es positivo para el organismo». Es por ello por lo que vamos a enumerar un total de diez beneficios para la salud de la bebida escocesa por excelencia.

1. Evita el aumento de peso

salud y adelgazar

El Departamento de Agricultura de Estados Unidos afirma que la ingesta de 50 mililitros no contiene grasas y que prácticamente están exentos de sodio. Por lo tanto, las calorías no son verdaderamente un problema si lo que quieres es beberte unas copas y no ganar unos kilitos de más. Se trata de una de las bebidas con el menor número de calorías que puedes encontrar actualmente en el mercado.

Estableciéndose por debajo de un importante número de las marcas que ya conocemos, es sobrepasado en el nivel de carbohidratos por la ginebra, ron, vodka, tequila, vino y sobre todo por la cerveza, teniendo de esta forma por cada 50 mililitros un total de 0,04 gramos de hidratos de carbono.

2. Ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares, cánceres y ralentiza el envejecimiento

ataque al corazón

Entre sus componentes se puede destacar la abundante cantidad de antioxidantes gracias al ácido elágico, un potente químico común en el mundo de las plantas. Esto hace que se “detenga” el contacto de nuestro ADN con los diferentes cuerpos cancerígenos a los que estamos expuestos. Según  el Doctor, Jim Swan, hace 11 años en la conferencia EuroMedLad en Glasgow, Escocia, refutó que el whisky es uno de las sustancias alcohólicas con más nivel de antioxidantes.

No hace falta mencionar que, al tener un alto porcentaje de estas moléculas, se produce que envejezcamos de una manera mucho menos invasiva y lenta, luchando de esta forma contra la principal causa del envejecimiento: los radicales libres. Esto es así, que incluso no haría falta beberlo. Basta con echarle un pequeño chorro a una mascarilla para que sus resultados se potencien. Actualmente circulan por la red varias fórmulas de mascarillas para la piel entre las que encontramos las combinaciones desde whisky y miel hasta whisky y simplemente agua.

Igualmente, también se produce un descenso del porcentaje de posibilidades de padecer enfermedades relacionadas con el corazón. Al igual que el vino, se crea una fluidez mayor de circulación de la sangre frente a coagulaciones y las obstrucciones, abriendo las paredes de las arterias, lo que nos lleva al siguiente beneficio relacionado con estos aspectos.

 3. Previene la apoplejía

La apoplejía es un tema bastante delicado y que puede llegar a ser un verdadero temor en la cabeza de muchas personas que bebiendo de una manera adecuada y razonable los líquidos escoceses se ayudarían a reducir las probabilidades de contraerlo y por consiguiente, a hacer lo propio con el miedo a sufrir embolias, hemorragias o trombosis. Esto es, de nuevo, gracias a la apertura de las diferentes paredes arteriales para ganar más fluidez y rapidez de la sangre al igual que ocurre con la zona del corazón.

4. Previene la demencia

demencia senil

Tras un estudio realizado en 2003 por el Centro Médico Beth Israel Deaconess, se llegó a comprobar que los porcentajes de padecer algún tipo de demencia de los adultos que consumían de una manera moderada la bebida alcohólica eran mucho más bajos que los sujetos que no lo realizaban.

Y es que, los mismos antioxidantes mencionados en el beneficio anterior, producen una mayor defensa frente a las diferentes demencias mentales que pueden desarrollarse como por ejemplo el Alzheimer, pudiendo mejorar nuestra capacidad cognitiva de una manera notable a largo plazo.

De esta manera, lo que se consigue es un aumento de la memoria, haciendo que las células establecidas en el cerebro generen una gran actividad y estén en constante movimiento.

5. Previene el estrés

chico moreno estresado

Hoy en día, la población moderna vive en una constante espiral de estrés y ya que hablamos de los puntos positivos que ofrece el whisky, no podíamos pasar por alto un aspecto que toca muy de lleno este tema.

La apertura de las diferentes arterias y la mejor circulación de la sangre hacen que nuestro cuerpo se oxigene con sangre limpia de una manera totalmente fluida y que las situaciones generadas a causa de la presión y nerviosismo se conviertan en algo mucho más llevadero. También es cierto que ralentiza la actividad cerebral, calmando y apaciguando nuestro ánimo.

6. Alarga la esperanza de vida de las personas

envejecimiento activo

De nuevo, los antioxidantes toman importancia, puesto que son la clave de la defensa de multitud de enfermedades y del refuerzo de las células defensivas de nuestro cuerpo. La descomposición de estas se convierten en un proceso mucho más lento y sosegado.

Igualmente, los distintos nutrientes de los que se suele caracterizar esta bebida ejercen como un factor más, determinando la calidad de los años de vida. Todo ello, obviamente tomándolo de una forma siempre moderada y que no exceda unos límites responsables.

 7. Regulación de la diabetes

diabetes emocional

La diabetes es un problema muy común en un gran porcentaje de la población. Se sabe que los diabéticos no pueden tomar prácticamente ninguna bebida alcohólica, pero el whisky es la excepción que confirma la regla en este aspecto. Podemos hablar de dos formas como beneficio:

  • Por un lado, si aún no se padece esta enfermedad, hay un elevado número posibilidades de que actúe como un agente de prevención con una probabilidad de prevención de entre el 40% y 50%.
  • Por otro, si la persona que decide beber whisky moderadamente es diabético, ayudará a su cuerpo a regular los niveles de insulina y glucosa. Debido al bajo nivel de carbohidratos que contiene, es ideal como sustancia baja en azúcares.

8. Consigue una digestión más llevadera

mejor digestión con el whisky

¿Nunca os han ofrecido un chupito de alcohol en un restaurante al acabar una copiosa cena? Seguro que sí. Esto es debido a que al acabar de comer nos termina por calmar el apetito, reduce el riesgo de sufrir dolor de estómago, y por supuesto nos ayuda a bajar de una manera mucho más rápida la comida ingerida. De hecho, esta tradición del chupito de whisky se lleva haciendo desde hace ya bastantes siglos atrás.

9. Nos ayuda a sobrellevar las alergias y resfriados

mujer con alergia

Los componentes de los que goza son variados, pero es precisamente el alcohol el que ayuda a mejorarnos en este caso. En las ocasiones que sintamos escozor o el típico picor en la garganta característico de las gripes y demás alergias, el whisky funciona como un aliado, ya que al tragar, el alcohol mata las diferentes bacterias que se establecen en nuestro cuello para así aliviar el dolor y las molestias.

El remedio más eficaz que podemos tomar frente a esto es calentar una taza de agua caliente, añadirle unas gotas de limón y por supuesto, un poco de whisky.

10. Nos ayuda a entrar en sueño más fácilmente

mujer dormida

Se trata de una medida muy extendida entre las personas que padecen problemas de insomnio. Según un estudio en 1998 en Estados Unidos, el 28% de los insomnes utilizaban el alcohol para intentar conciliar el sueño.

Bien es cierto que esto te ayuda a entrar en el sueño de una manera mucho más fácil, pero también hay que decir que este beneficio tiene una doble cara, y es que una vez entrados en el trance tras ingerir el alcohol es probable que se produzcan varias interrupciones durante la noche, y no entrando de esta manera en una sueño profundo o lo que se denomina como sueño REM.

Por lo tanto, el alcohol nos ayuda a entrar en el sueño de una manera mucho más rápida de lo normal, pero durante la ejecución, se produce de una forma  más superflua, fragmentada y sin llegar al sueño pleno en multitud de ocasiones.

Historia

La primera ocasión de la que se tiene constancia escrita de esta bebida data del siglo XV, más concretamente en la Escocia de 1494, cuando el monje de un monasterio medieval, Fray John Cor, fue capaz de destilar nada más y nada menos que seis fanegas (antigua medida medieval) de malta, el equivalente a un total de unas 1500 botellas actuales.

Pese a esto, la historia no escrita se remonta años atrás, ya que varios arqueólogos descubrieron un hallazgo que contenía restos de whisky provenientes de las antiguas civilizaciones babilónicas y mesopotámicas destinados a la producción de componentes para perfumes y distintos aromas. Posteriormente, se extendería por las distintas civilizaciones antiguas en infinitud de usos y formas cogiendo gran importancia dentro de los celtas.

Pero volviendo a la época moderna, el whisky, que ya había cogido gran fama en la zona norte de Europa debido a los procesos de destilación de los clérigos, fue víctima de una disolución de los monasterios por parte de los reyes de la época en Inglaterra. Esto llevó a que la ingesta cayera en picado, y se crearan empresas privadas con poca producción, dando lugar a un contrabando desenfrenado. Sin ir más lejos, la propia bebida hacía en diversos países el papel de moneda no oficial.

El fin de los problemas acabarían en 1823, cuando el gobierno inglés legalizó por fin la venta. A raíz de aquel momento, fue cobrando una mayor importancia dentro del mundo de las bebidas y gracias a otros factores paralelos, como la disminución del vino a causa de las plagas de la filoxera o el perfeccionamiento y comercialización de Scott Andrew Usher. El whisky (o bourbon en Norteamérica) consiguió por fin colocarse a lo largo de los últimos siglos entre una de las bebidas más consumidas del mundo.

Fabricación y componentes

La fabricación se trata de un complejo y arduo proceso de elaboración, que lleva desde la recolecta del cereal, hasta su envejecimiento y reposo final. Pero, vayamos por partes.

En primer lugar, el cereal (pudiendo ser comúnmente cebada, trigo y maíz) se somete a un proceso de malteado donde se le extrae el azúcar. Para ello, se moja y escurre durante un período de tres días.  Tras esto, se deja germinar durante unas seis jornadas para recolectar el azúcar que ha dejado la cebada y que se secará en hornos durante tres días más. El resultado de esta transformación es molido y se mezcla con agua caliente para añadirle las distintas levaduras de la bebida y dejarla fermentar a 33º grados unos últimos tres días.

Ahora que está fermentado, toca destilar en dos ocasiones para conseguir en un segundo momento el whisky ya propiamente dicho.

Finalmente, el líquido se prepara para un largo proceso de envejecimiento, que suele ir variando dependiendo del sabor que queramos darle. Un dato muy importante es el tipo de barril en el que se vaya a dejar reposar, ya que puede variar dependiendo de la madera (en el caso del whisky de malta suele ser de roble) y del tipo de contenido que albergaba anteriormente (como distintos vinos).

Referencias

  1. http://www.elmundo.es/elmundosalud/2001/08/16/salud_personal/997980071.html.
  2. https://es.wikipedia.org/wiki/Whisky.
  3. http://www.whiskyfacts.com/whisky-history/history-of-whisky/.
  4. http://www.buzzfeed.com/erinlarosa/22-excelentes-razones-para-seguir-bebiendo-whisky#.tsPRPd9QB.
  5. http://www.ba-bamail.com/content.aspx?emailid=15265.
  6. http://www.sleepdex.org/salcohol1.htm.
  7. mundoasistencial.com/10-beneficios-del-tomar-whisky-para-la-salud/.

DEJA UNA RESPUESTA