¿Qué es el Bienestar Socioafectivo?

El bienestar socioafectivo se trata del desarrollo de una vida digna y saludable, con derechos como la igualdad e inclusión. Es una ley que debe tener garantía.

El bienestar socioafectivo es responsabilidad del Estado y de la región en donde se viva, pues los mismos tienen que crear todos los mecanismos que sean necesarios para que así la cultura garantice la protección, además del estímulo requerido para el bienestar socioafectivo de cada habitante.

El bienestar sociafectivo es muy importante en jóvenes

Este derecho se puede considerar logrado cuando todas las necesidades básicas del individuo se ven cumplidas y respaldadas por distintas leyes que soportan y otorgan el derecho a todos los ciudadanos a recibir servicios y prestaciones sociales como lo son el derecho, la salud, programas de recreación y espacios de formación cultural.

En este sentido, el bienestar socioafectivo incluye el interés por crear una mejor calidad de vida en los ciudadanos en todo sentido, ayudándolos con la inclusión y adaptación en la sociedad.

El bienester sociafectivo y la juventud

Generalmente se suele hacer un mayor énfasis en el bienestar socioafectivo de los adolescentes y jóvenes.

Esto se debe a que se considera que es una etapa de múltiples cambios, tanto en el ámbito físico como en un sentido emocional y psicológico, pudiendo tener distintos tipos de problemas o crisis de personalidad.

Es la época donde ellos mismos buscan la consolidación de su identidad y encontrar un sentido de pertenencia que les dé sentido a su vida. Además, es donde se plantean grandes metas a corto, mediano y largo plazo.

Si estos conflictos personales e interiorizados no se resuelven, podrían causar distintos problemas en el resto de su vida.

En los adolescentes, se puede considerar que han conseguido un buen desarrollo y crecimiento socioafectivo cuando por sí mismo es capaz de rechazar y contrarrestar todos esos factores que influyen en su crecimiento, aprendizaje o habilidades de vida.

Los principales indicadores son que el joven debe conocerse a sí mismo en todos los sentidos, tanto física, como emocional y hasta sexualmente, además, debe conocer cuál es su entorno y en qué lo afecta a nivel personal, debe considerar o valorar todas sus capacidades y conocimientos en la sociedad.

Por otro lado, debe poseer un pensamiento crítico, que cuestione todo su alrededor, sin influencia de familiares, amistades o cualquier persona de su entorno.

Además, el adolescente o joven debe ser capaz de tener disciplina y poder adoptar estilos de vidas que considere saludables.

Por último, el mismo debe ser capaz de manejar sus emociones y sentimientos, además de tener la capacidad de resolver problemas, tomar decisiones y poseer una comunicación efectiva, asertiva y sincera con su entorno.

Influencia de la sociedad en el alcance del bienestar socioafectivo

Alcanzar un bienestar socioafectivo puede resultar complicado, debido a que actualmente en la sociedad se presentan distintos obstáculos que atentan contra la seguridad emocional de los adolescentes, e incluso en los adultos que no tengan bien afianzados sus principios de identidad y personalidad. Estos desafíos son los siguientes:

Maltratos

Ya sean familiares o escolares. Esto es provocado por personas que quieren agredir intencionalmente a una persona. El maltrato más frecuente suele ser emocional y asimismo causa daños emocionales.

Este comportamiento se traduce en un trato indebido, que pueden ser sutiles o no. Consiste en criticar, abandonar, insultar a una persona, además de prohibir que le hable a alguna amistad o conocido, no dejar al sujeto tomar decisiones, coartar la intimidad, quitar dinero, entre otras cosas.

En cuanto a maltratos físicos, podríamos estar hablando de agresiones intencionales que atenten en contra de la seguridad de la persona. Por otro lado, podría querer cambiarse el pensamiento o exigir determinadas opiniones sobre ciertas situaciones.

Acoso escolar

También es llamado por ciertas personas como bullying y es una de las situaciones más complicadas a la que podrían enfrentarse las personas en la adolescencia.

Se trata del maltrato concertado entre un grupo de personas, dirigiendo insultos o maltratos psicológicos hacia un compañero.

Las personas que sufren del bullying o acoso escolar tienden a vivir atemorizados, tienen pocos deseos de ir a la escuela y si el caso es muy grave, o se prolonga por mucho tiempo, podría generar depresión y hasta ocasionar un suicidio.

Discriminación

Este problema podría generar baja autoestima, temores, inseguridad, angustia o causar una personalidad violenta.

La discriminación suele dirigirse a aspectos físicos de las personas como ser muy flaco o muy gordo, ser torpe, tartamudear, usar anteojos o algún otro “defecto” físico.

Este tipo de cosas, podrían causar traumas en la persona para toda la vida, así la intención de la persona haya sido solamente bromear.

Acoso y explotación sexual

Generalmente ocurre en la etapa de la adolescencia con la finalidad de generar violencia y obtener poder sobre la otra persona.

Se puede abusar física, sexual o económicamente, pudiéndose también ocasionar aislamiento, intimidación u obligación a hacer distintas actividades.

Quizás te interese ¿Qué es el acoso sexual?.

Conclusiones

Estos estímulos negativos causados por otras personas provocan inquietud y generan diversos tipos de humor y si no se tratan de manera adecuada, podrían llegar a afectar incluso en contra de la vida de los jóvenes, o generar serias consecuencias.

Lo más recomendable es que el adolescente cree relaciones sanas con su entorno (en su colegio y desarrolle amor por su comunidad o lugar en donde se desenvuelve).

Además que tenga confianza y buenos lazos con sus familiares, que harán que se desarrollen muchas destrezas a nivel comunicativo y afectivo, también hará que el joven se sienta capaz de triunfar en la vida, en ese momento, pero también en la adultez.

Por otro lado, es importante que los padres permitan la autonomía de sus hijos, porque los ayuda a desenvolverse mejor en la vida adulta, además, así también tienen la oportunidad de corregirlos en los errores que los mismos podrían estar cometiendo.

Referencias

  1. Bénony, H., Daloz, L., Bungener, C., Chahraoui, K., Frenay, C., & Auvin, J. (2002). Emotional factors and subjective quality of life in subjects with spinal cord injuries. American journal of physical medicine & rehabilitation, 81(6), 437-445. Recuperado de: lww.com.
  2. Boazman, J., & Sayler, M. (2011). Personal well-being of gifted students following participation in an early college-entrance program. Roeper Review, 33(2), 76-85. doi: 10.1080/02783193.2011.554153.
  3. Cerezo, F., & Ato, M. (2010). Social status, gender, classroom climate and bullying among adolescents pupils. Anales de Psicología/Annals of Psychology, 26(1), 137-144. Recuperado de: um.es.
  4. Gagné, F., & Gagnier, N. (2004). The socio‐affective and academic impact of early entrance to school.Roeper Review, 26(3), 128-138. doi: 10.1080/02783190409554258
  5. Puurula, A., Neill, S., Vasileiou, L., Husbands, C., Lang, P., Katz, Y. J., … & Vriens, L. (2001). Teacher and student attitudes to affective education: A European collaborative research project. Compare: A Journal of Comparative and International Education, 31(2), 165-186. doi: 10.1080/03057920125361.
  6. Ruiz, P. O., & Vallejos, R. M. (1999). The role of compassion in moral education. Journal of Moral Education, 28(1), 5-17. doi: 10.1080/030572499103278.
  7. Weiser, E. B. (2001). The functions of Internet use and their social and psychological consequences. CyberPsychology & behavior, 4(6), 723-743. doi: 10.1089/109493101753376678.
COMPARTIR

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here