Bulimia Nerviosa: Síntomas, Causas, Tratamiento

La bulimia nerviosa es un trastorno de la conducta alimentaria cuya característica principal es la ingestión de grandes cantidades de alimentos.

En este artículo te explicaré en qué consiste, sus características, causas, síntomas, tratamiento, diagnóstico y mucho más.

Es uno de los trastornos psicológicos más comunes entre jóvenes y su criterio diagnóstico principal es que se experimenta una falta de control para controlar la ingesta de alimentos.

Hay otras dos características principales:

  • La persona intenta compensar la comilona y la posibilidad de aumentar de peso a través de algún comportamiento de purga.
  • La persona tiene una creencia exagerada de que su valoración personal depende de su silueta y peso corporal.

Ejemplos de técnicas de purga son el vómito autoimpuesto, el ejercicio excesivo, el uso de laxantes y el uso de diuréticos.

Sin embargo, hay personas bulímicas que no utilizan purgas y se quedan grandes periodos de tiempo ayunando entre comidas.

Debido a esto, el DSM-IV distingue entre bulimia nerviosa purgativa y no purgativa. Se estima que dos de cada tres personas bulímicas usan técnicas de purga.

Generalmente es más grave el trastorno en las personas que practican purgas, debido a que son más frecuentes las comilonas y se dan más depresiones mayores y trastornos de pánico co-ocurrentes.

Síntomas de la bulimia

Signos y síntomas de los atracones

  • Falta de control sobre la ingesta, incapacidad para dejar de comer hasta sentirse incómodo o en malestar.
  • Comer en secreto por la noche o fuera de casa, o querer comer solo.
  • Comer grandes cantidades de comida sin cambio de peso.
  • Alternar entre comer en exceso y ayuno. Normalmente no hay comidas normales, o se ayuna o se come demasiado.
  • Desaparición de comida.

Signos y síntomas de purga

  • Usar laxantes, diuréticos o enemas después de comer.
  • Tomar pastillas para quitar el apetito.
  • Ir al baño después de las comidas para vomitar.
  • Olor a vómito: el baño o la persona pueden oler a vómito.
  • Ejercicio excesivo, especialmente después de comer.

Signos y síntomas físicos

  • Callos o cicatrices en dedos como causa de provocarse los vómitos.
  • Mejillas hinchadas por los frecuentes vómitos.
  • Esmalte dental desgastado debido a la exposición de los dientes al ácido estomacal. 
  • Peso normal: hombres y mujeres con bulimia suelen tener peso normal o algo de sobrepeso. Estar por debajo del peso normal a la vez que se realizan purgas puede indicar anorexia nerviosa.
  • Cambios frecuentes de peso debido a los episodios alternos de purga y atracones.

Cómo saber si tienes bulimia nerviosa

bulimia nerviosa

Pregúntate a ti mismo las siguientes preguntas. Cuantos más “si” haya, más probabilidades tienes de que padezcas BN u otro trastorno de la alimentación:

  • ¿Dominan la comida o la dieta tu vida?
  • ¿Estas obsesionado con tu cuerpo o tu peso?
  • ¿Sueles comer hasta que te sientes mal o excesivamente lleno?
  • ¿Temes comenzar a comer y no ser capaz de parar?
  • ¿Te sientes avergonzado, culpable o deprimido/a después de comer?
  • ¿Vomitas, tomas laxantes o haces ejercicio excesivo para controlar tu peso?

Causas de la bulimia

Las preocupaciones sobre el peso y la imagen corporal juegan un papel importante, al igual que la baja autoestima.

Por otra parte, las personas bulímicas pueden tener problemas controlando sus emociones. Comer puede ser una forma de liberar ansiedad o problemas emocionales; de hecho, suelen cometer atracones o purgas en estados depresivos, ansiosos o estresantes.

Las causas principales son:

  • Factores genéticos: al igual que con la anorexia nerviosa, hay evidencia de que la predisposición genética contribuye a la aparición de la BN. Se han encontrado niveles anormales de hormonas y del neurotransmisor serotonina en los trastornos alimentarios. La gente con bulimia también tienen más probabilidades de tener padres con trastornos psicológicos o adictos a sustancias.
  • Pobre imagen corporal: puede haber una falta de satisfacción con el cuerpo debido al énfasis de la cultura actual en la belleza y la delgadez.
  • Baja autoestima: mujeres y hombres que se consideran de poco valor, inútiles o poco atractivos tienen más probabilidades de desarrollar BN. El abuso en la infancia, depresión o el perfeccionismo pueden contribuir a la baja autoestima.
  • Historia de abusos o traumática: parece que las mujeres con bulimia tienen una mayor incidencia de abuso sexual. 
  • Cambios vitales: la bulimia se puede desarrollar por cambios o transiciones vitales, como cambios físicos de la pubertad, comenzar la universidad o romper una relación. Las purgas y los atracones pueden ser formas de afrontar el estrés.
  • Actividades profesionales: las personas que trabajan en profesiones en las que es importante la imagen tienen más presión y son más vulnerables a desarrollar bulimia.
  • Factores genéticos: puede haber un factor genético relacionado con el desarrollo de la bulimia. La investigación sugiere que las personas que tienen un pariente cercano que tiene o ha tenido bulimia tienen cuatro veces más probabilidades de desarrollarlo que aquellos que no tienen un pariente con la condición.

Diagnóstico

Criterios diagnósticos según el DSM-IV

1) Presencia de comilonas recurrentes. Una comilona se caracteriza por:

  1. Ingesta de alimento en un corto espacio de tiempo en cantidad superior a la que la mayoría de las personas ingerirían en un periodo similar y en las mismas circunstancias.
  2. Sensación de pérdida de control sobre la ingesta del alimento.

B) Conductas compensatorias inapropiadas con el fin de no ganar peso como provocación del vómito, uso excesivo de laxantes, diuréticos, enemas u otros fármacos, ayuno y ejercicio excesivo.

C) Las comilonas y las conductas compensatorias inapropiadas tienen lugar, como promedio, al menos dos veces a la semana durante un periodo de 3 meses.

D) La autoevaluación está exageradamente influida por el peso y la silueta corporales.

E) La alteración no aparece exclusivamente en el transcurso de la anorexia nerviosa.

Especificar tipo:  

  • Purgativo: el individuo provoca regularmente el vómito o usa laxantes, diuréticos o enemas en exceso.
  • No purgativo: el individuo emplea otras conductas compensatorias inapropiadas, como el ayuno o el ejercicio intenso, sin recurrir regularmente a vómitos, laxantes, diuréticos o enemas.

Comorbilidad

Los trastornos psicológicos que más se dan junto a la bulimia son los trastornos del estado de ánimo y los trastornos de ansiedad.

Según un estudio de 1992 (Schwalburg, Barlow, Alger y Howard), el 75% de las personas con bulimia padecen también algún trastorno de ansiedad, como fobia social o ansiedad generalizada.

Por otra parte, la depresión suele aparecer tras la bulimia y el abuso de sustancias también aparece a menudo a junto a ella.

Tratamiento de la bulimia

Los dos tratamientos principales usados en las personas con bulimia nerviosa son la psicoterapia y la medicación.

Psicoterapia

La terapia más utilizada es la cognitiva-conductual (TCC), en la cual se cambia la forma de pensar y comportamientos irracionales y negativos por una forma de pensar y comportarse positiva.

En la TCC el paciente anota cuánto come y los periodos de vómito con el propósito de identificar y evitar los desequilibrios emocionales.

Para que esta terapia tenga éxito es importante que tanto el profesional como el paciente participen.

Las personas que reciben CTT y que muestran cambios tempranos de comportamiento tienen más probabilidades de conseguir resultados a largo plazo.

Otras metas a conseguir con la TCC son romper el ciclo atracones-purgas y resolver problemas emocionales.

La psicoterapia interpersonal y la terapia dialéctica conductual también han demostrado algunos resultados positivos.

La TCC ha demostrado ser efectiva en adultos, aunque hay poca investigación en adolescentes.

Para los adolescentes puede ayudar la terapia familiar, debido a que pueden necesitar más apoyo familiar y una mayor guía.

Los adolescentes no perciben tanto las consecuencias negativas de la bulimia y tienen menos motivación para cambiar.

Con la terapia familiar, la familia se implica en los comportamientos y hábitos alimenticios del adolescente, toma mayor control de la situación al principio y poco a poco da autonomía al observar los avances en los hábitos alimenticios.

Medicación

Los antidepresivos conocidos como inhibidores selectivos de recaptación de serotonina (ISRS) pueden tener un beneficio modesto.Entre ellos están la fluoxetina, sertralina, paroxetina y fluvoxamina.

Algunos resultados positivos del tratamiento pueden ser: descenso de pensamientos obsesivos sobre perder peso, descenso o ausencia de atracones, menos síntomas psiquiátricos, mejora en el funcionamiento social, deseo de resolver las consecuencias de la bulimia.

Terapias y hábitos complementarios

  • El uso de técnicas de relajación o la meditación pueden ayudar a ser más consciente del cuerpo y a desarrollar una imagen positiva.
  • Evitar cafeína, tabaco o alcohol.
  • Beber de 6-8 vasos de agua al día.
  • Evitar azúcares refinados como dulces o bebidas gaseosas.

Si no se consumen los nutrientes necesarios (consultar a tu doctor antes de consumir):

  • Consumir un multivitamínico con vitaminas A,C,E, vitamínas B, magnesio, calcio, zinc, fósforo, cobre y selenio.
  • Consumir ácidos grasos omega 3 en alimentos naturales como el salmón o en cápsulas.
  • Coenzima Q10 como apoyo muscular, antioxidante y para mejorar el sistema inmune.
  • Probióticos para mejorar la salud del sistema digestivo y el sistema inmune.

Consecuencias médicas

La bulimia puede tener varias consecuencias en el organismo:

  • Agrandamiento de la glándula salival, debido a los continuos vómitos, lo cual da un aspecto “gordito” a la cara.
  • Desgaste del emalte dental debido al vómito.
  • Desequilibrio electrolítico: alteración química de flujos corporales, la cual puede dar lugar a insuficiencia renal y arritmia cardíaca.
  • Problemas intestinales por el uso de laxantes.
  • Callosidades en dedos o manos por la estimulación del vómito a partir de la boca.

Factores de riesgo

Los factores que pueden aumentar el riesgo de desarrollar BN son:

  • Ser mujer: las mujeres tienen más probabilidades de tener bulimia que los hombres.
  • Edad: es más probable que comience en la adolescencia o al comienzo de la edad adulta.
  • Biología: tener un familiar con un trastorno de alimentación aumenta las probabilidades de desarrollar bulimia.
  • Problemas psicológicos y emocionales: tener trastornos de ansiedad o baja autoestima puede contribuir a los trastornos de alimentación.
  • Sociedad: en la sociedad occidental se valora la delgadez y el atractivo físico, y se les iguala con el éxito y la popularidad.
  • Profesión: los actores, atletas, modelos o profesionales que actúan frente al público están en mayor riesgo de desarrollar trastornos de la conducta alimentaria.

Complicaciones

La BN puede provocar graves complicaciones:

  • Problemas del corazón, como tasa cardíaca irregular o fallo cardíaco.
  • Deshidratación, lo cual puede guiar a problemas médicas como fallo del hígado.
  • Ansiedad y depresión.
  • Depedencia de laxantes.
  • Abuso de alcohol o drogas.
  • Desgaste del esmalte dental.
  • Suicidio.

Consejos para ayudar a familiares con bulimia

Si sospechas que un familiar o amigo tiene bulimia, habla con él/ella sobre tus preocupaciones.

Puede que niegue los atracones o purgas, aunque puede que se muestre favorable para superar el problema.

Se trata de un trastorno alimenticio que no debe ser ignorado y tratado cuanto antes.

Para ayudar, puedes seguir estos consejos:

  • Ofrece apoyo y comprensión: es posible que la persona se muestre a la defensiva, pero si esta dispuesta a ser ayudada, muestra comprensión y no juzgues.
  • Evita el estrés o culpabilizar: la negatividad empeora las cosas, ya que la bulimia esta causada a menudo por el estrés o baja autoestima.
  • Se un buen ejemplo: muestra hábitos positivos sobre la alimentación, ejercicio físico e imagen corporal.
  • Acepta tus límites: aunque puedes ayudar, es la persona afectada quien debe tomar la decisión de ser tratada y superar el problema.
  • Tómalo con calma: tratar con un trastorno psicológico es estresante y puede provocarte malestar.

Consejos para personas con bulimia

Si tienes bulimia conoces lo problemático de estar sin control y las consecuencias negativas que tiene.

Sin embargo, es posible superarla y puedes romper los hábitos de purga o atracones, cambiándolos por hábitos más saludables.

  • Admite que tienes un problema: el primer paso es admitir que tu relación con la comida esta distorsionada y esta fuera de control. 
  • Consultar a alguien: si has mantenido tu problema en secreto puede ser complicado hablar con alguien. Sin embargo, es importante que no estés solo y encuentres a alguien que te escuche.
  • Aléjate de las situaciones que aumentan la probabilidad de atracones o purgas: evita pasar tiempo con personas que hablan constantemente de la dieta, no mires revistas sobre moda o alimentación y aléjate de webs que promuevan la pérdida de peso o delgadez.
  • Busca ayuda profesional: si no puedes superar el problema por ti solo/a, busca la ayuda de un profesional.

Referencias

  1. American Psychiatric Association (2013). Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders (Fifth ed.). Arlington, VA: American Psychiatric Publishing. pp. 345–349. ISBN 978-0-89042-555-8.
  2. Hay PJ, Claudino AM; Claudino (2010). “Bulimia nervosa”. Clinical Evidence 2010: 1009. PMC 3275326. PMID 21418667.
  3. Hay, P (July 2013). “A systematic review of evidence for psychological treatments in eating disorders: 2005-2012.”. The International journal of eating disorders 46 (5): 462–9. PMID 23658093.
  4. Wynn DR, Martin MJ; Martin (1984). “A physical sign of bulimia”. Mayo Clinic Proceedings 59 (10): 722. doi:10.1016/s0025-6196(12)62063-1. PMID 6592415.
  5. Mcgilley BM, Pryor TL; Pryor (June 1998). “Assessment and Treatment of Bulimia Nervosa”. American Family Physician 57 (11): 2743–50. PMID 9636337.
  6. Walsh BT, Roose SP, Glassman AH, Gladis M, Sadik C; Roose; Glassman; Gladis; Sadik (1985). “Bulimia and depression”. Psychosomatic Medicine 47 (2): 123–31. doi:10.1097/00006842-198503000-00003. PMID 3863157.
  7. Carlson, N.R., et al. (2007). Psychology: The Science of Behaviour – 4th Canadian ed.. Toronto, ON: Pearson Education Canada
  8. Walsh JM, Wheat ME, Freund K; Wheat; Freund (2000). “Detection, evaluation, and treatment of eating disorders”. Journal of General Internal Medicine 15 (8): 577–90. doi:10.1046/j.1525-1497.2000.02439.x. PMC 1495575. PMID 10940151.
  9. Wonderlich, Stephen; Mitchell, James E.; de Zwaan, Martina; Steiger, Howard, eds. (2008). “1”. Annual Review of Eating Disorders – part 2. Radcliffe Publishing. pp. 14–15. ISBN 978-1-84619-244-9.
  10. Trull, Thimothy (2010-10-08). Abnormal Psychology and Life: A Dimensional Approach. Belmont CA: Wadsworth, Cengage Learning. pp. 236–8. ISBN 978-1-111-34376-7.
  11. Hoste RR, Labuschagne Z, Le Grange D; Labuschagne; Le Grange (2012). “Adolescent Bulimia Nervosa”. Current Psychiatry Reports 14 (4): 391–7. doi:10.1007/s11920-012-0280-0. PMID 22614677.
  12. Trunko ME, Rockwell RE, Curry E, Runfola C, Kaye WH; Rockwell; Curry; Runfola; Kaye (2007). “Management of bulimia nervosa”. Women’s Health (London, England) 3 (2): 255–65. doi:10.2217/17455057.3.2.255. PMID 19803857.
  13. Fuente imagen.
COMPARTIR
Licenciado en Psicología y Máster en RRHH. Apóyame en Patreon desde $1! https://www.patreon.com/albertorm

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here