Cámbrico: características, subdivisiones, flora, fauna y clima

El Cámbrico es el primer período que integran a la Era Paleozoica. Se extendió desde hace 541 millones de años hasta hace 485 millones de años. Durante este período geológico la Tierra fue testigo de la mayor diversificación y masificación de las formas de vida existentes.

En el Cámbrico ocurrió la llamada “Explosión del Cámbrico”, en la que aparecieron una gran cantidad de especies de animales pluricelulares que poblaron principalmente los mares. En este período hicieron su aparición los cordados, phylum al cual pertenecen los anfibios, reptiles, aves, mamíferos y peces.

Fósil de Trilobites. Fuente: Pixabay.com

El período Cámbrico ha sido una de las eras geológicas más estudiadas por los especialistas. Han evaluado los cambios geológicos que ocurrieron durante el período, la evolución de los organismos vivos existentes, así como también las condiciones ambientales que había en esa época.  

Sin embargo, son muchos los aspectos que quedan por esclarecer con el estudio de los diversos fósiles que aún hoy siguen recuperándose.

Características generales

Duración

El período Cámbrico tuvo una duración de 56 millones de años. Fue un período trascendental, lleno de cambios significativos.

Amplificación de las formas de vida

Una de las características principales del período Cámbrico fue la gran diversificación y evolución de los seres vivos que para ese momento poblaban el planeta. En el Cámbrico aparecieron una gran cantidad de especies y filos que incluso se han mantenido hasta la actualidad.

Divisiones

El período Cámbrico estuvo dividido en cuatro épocas o series: Terreneuviense, Época 2, Miaolingianense y Furongiense.

Geología

Durante el Cámbrico, los cambios geológicos más significativos tuvieron que ver con la fragmentación y reorganización de los supercontinentes y sus fragmentos.

La mayoría de los especialistas coinciden en afirmar que los continentes o fragmentos de corteza terrestre que se encontraban en el Cámbrico fueron el resultado de la fragmentación de un supercontinente conocido como Pannotia.

Como producto de la fragmentación de Pannotia se formaron cuatro continentes: Gondwana, Báltica, Laurentia y Siberia.

Aparentemente, la velocidad de la deriva continental era elevada, lo que ocasionó que estos fragmentos se separaran unos de otros con relativa rapidez. Es así como Gondwana se desplazó hacia el polo sur, mientras que los otros cuatro se ubicaron en el polo norte del planeta.

Es importante mencionar que el desplazamiento de estos fragmentos de la corteza terrestre originó que en el espacio que los separaba se formaran nuevos océanos, a saber:

  • Lapetus: separaba Báltica y Laurentia.
  • Proto – Tetis: separaba los tres continentes del norte de Gondwana
  • Khanty: localizado entre Báltica y Siberia

De igual forma, la mitad norte del planeta casi en su totalidad estaba cubierta por el Océano Phantalassa.

Se cree que durante el Cámbrico la superficie de los continentes fue atacada por un proceso erosivo importante, de manera tal que el panorama de estos era más bien el de una extensa llanura.

Clima

Son pocos los registros que se tienen del clima durante el Cámbrico. Realmente existen pocos fósiles que permitan estudiar las características ambientales de este período.

Sin embargo, se puede afirmar que el clima durante el Cámbrico fue bastante más cálido que el de otros períodos geológicos. Esto se debe a que no había grandes fragmentos de hielo en el planeta.

Así mismo, debido a que casi la totalidad del hemisferio norte se encontraba ocupado por el inmenso océano Phantalassa, muchos afirman que el clima era de tipo templado y oceánico.

De igual forma, los estudiosos coinciden en afirmar que, en lo referente al clima, no hubo oscilaciones estacionales. De manera tal que se puede afirmar que, al menos durante el Cámbrico el clima fue bastante estable sin cambios bruscos en la temperatura.

Sin embargo, al final del Cámbrico se apreció un descenso en la temperatura, lo que ocasionó que ciertas partes de los continentes que se desplazaban lentamente, quedaran cubiertas por hielo. Esto trajo consecuencias negativas para los seres vivos que habitaban el planeta.

Por lo tanto, se puede afirmar que el clima del Cámbrico fue la mayor parte del tiempo cálido y estable, lo que permitió que con el transcurso del tiempo se desarrollara la vida, en lo que aún hoy muchos llaman “La Gran Explosión del Cámbrico”.

Vida

Si bien es cierto que la vida apareció en el eón Arcaico, las formas de vida que existían cuando se inició la era Paleozoica, específicamente el período Cámbrico, eran muy simples. Solamente se limitaban a seres vivos muy simples, tanto unicelulares como pluricelulares, generalmente de cuerpo blando.

Durante el período Cámbrico ocurrió una inusual diversificación de las formas de vida. Los especialistas llamaron a este proceso “La Explosión Cámbrica”.

La Explosión Cámbrica es un fenómeno que aún hoy llama poderosamente la atención de la mayoría de los especialistas que se han dedicado a estudiar las eras geológicas.

Esto se debe a que, en teoría, apareció una gran diversidad de seres vivos casi de forma simultánea. Todo esto de acuerdo a los registros fósiles que se han logrado recuperar de este período.

Entre las principales dudas que han surgido entre los especialistas se pueden mencionar dos primordiales:

  • ¿Cómo es posible que surgieran formas de vida pertenecientes a diferentes vías evolutivas casi al mismo tiempo?
  • ¿Por qué estas nuevas formas de vida aparecieron sobre la Tierra de manera brusca y repentina, sin que haya evidencias de sus antepasados?

-Razones de la Explosión Cámbrica

Hasta hoy los especialistas no han podido establecer concretamente cuáles fueron las razones por las cuales la vida se diversificó de forma tan amplia durante el período Cámbrico. Sin embargo, existen algunas conjeturas que buscan dar respuesta a esta cuestión.

Transformación ambiental

Durante el período Cámbrico, la Tierra experimentó una serie de cambios y transformaciones a nivel ambiental que permitieron que se hiciera más habitable. Entre estos cambios se pueden mencionar:

  • Incremento del oxígeno atmosférico.
  • Consolidación de la capa de ozono.
  • Aumento del nivel del mar, incrementando las posibilidades de más hábitats y nichos ecológicos.

Movimiento tectónico

Hay especialistas que sugieren que durante el período Cámbrico debió haber ocurrido un fenómeno tectónico significativo, o como ellos le llaman, “de gran envergadura”, lo que ocasionó que el nivel del mar subiese, llegando incluso a expandirse por algunas superficies de los continentes existentes.

Esta hipótesis ha tenido gran receptividad en la comunidad de geólogos, ya que se sabe que durante ese período la actividad tectónica era frecuente.

Cambios en la morfología de los animales

Durante este período se observó que los animales existentes desarrollaron una serie de modificaciones en su estructura corporal, las cuales le permitieron adaptarse al medio ambiente y adoptar nuevas conductas como por ejemplo en el ámbito alimenticio.

Durante este período aparecieron las extremidades articuladas y el ojo compuesto, entre otros.

Flora

Los representantes del reino plantae que existieron durante el período Cámbrico eran bastante simples. Principalmente había algunos organismos capaces de realizar el proceso de fotosíntesis.

Estos eran unicelulares, es decir, estaban conformados por una sola célula. Entre estos se pueden mencionar algunos tipos de algas verde azules y otro tipo de organismos que aparecieron después.

Estos últimos eran de aspecto calcáreo y se encontraban depositados en el lecho marino, formando pequeños montones. Pero no todos tenían esa configuración, había algunos que se encontraban agrupados formando pequeñas láminas que en su conjunto se conocieron con el nombre de oncoides.

Las algas se encontraban en los mares, en tanto que en la superficie terrestre los únicos ejemplares de plantas eran algunos líquenes, que son formas muy simples de plantas.

De igual forma hay evidencias de la existencia de otra especie de organismos del reino plantae, los acritarcos. Estos fueron seres vivos de los cuales hay abundante registro fósil.

Los especialistas han establecido que los acritarcos formaban parte del fitoplancton, por lo que tradicionalmente los han considerado como plantas. Sin embargo, hay otros que consideran que los acritarcos son una fase o estadío en el desarrollo de algún organismo del reino animal.

A pesar de esto, se ha logrado recabar abundantes fósiles de estos organismos, aunque no se han podido estudiar en profundidad, debido a que su tamaño microscópico ha dificultado el trabajo de los especialistas.

Fauna

Los animales que se encontraban en el período Cámbrico habitaban principalmente en el agua. Vivían en los extensos océanos que cubrían el planeta.

La mayoría de los animales que habitaron el Cámbrico eran invertebrados complejos. Entre los máximos exponentes de este grupo se encuentran: los trilobites, algunos invertebrados grandes y otros grupos como los moluscos, esponjas y gusanos.

Esponjas

Durante el período Cámbrico, era común que en el lecho marino se encontraran gran cantidad de esponjas, clasificadas hoy en día dentro del phylum porífera.

Estas se caracterizan por tener poros en toda su estructura corporal. A través de estos circula el agua, lo que les permite filtrar y retener las pequeñas partículas de alimento que se encuentran suspendidas en ella.

Gracias a los registros fósiles se ha obtenido información de cómo pudieron ser esas primeras esponjas. De acuerdo a estos, existían esponjas similares a árboles y otras con forma de cono.

Artrópodos

Los artrópodos siempre han sido un grupo de animales muy numeroso. En la actualidad es el phylum más abundante del reino animal. En el Cámbrico esto no era la excepción, ya que había gran cantidad de animales pertenecientes a este phylum.

Dentro de este grupo, los más representativos eran los trilobites. Estos fueron un grupo de artrópodos que abundaron durante este período y se mantuvieron hasta casi la finalización del período Pérmico.

El nombre Trilobites proviene de su configuración anatómica, ya que su cuerpo se encontraba dividido en tres partes o lóbulos: axial o raquis, pleural izquierdo y pleural derecho. Además fue uno de los primeros animales en desarrollar el sentido de la vista.

Moluscos

Este phylum experimentó una gran transformación, diversificándose en varias clases, algunas de las cuales se encuentran aún hoy en día.

Entre estas se pueden mencionar: gastrópoda, cefalópoda, polyplacophora y monoplacophora, entre otros. Se sabe, gracias a los registros fósiles, que también existían otras clases de moluscos que se encuentran extintas: Stenothecoida, Hyolitha y Rastroconchia.

Equinodermos

Es un phylum de animales que tuvo una gran ampliación y diversificación durante el período Cámbrico. Durante este período aparecieron nuevas especies de equinodermos que pudieron adaptarse a las distintas condiciones ambientales que había.

Sin embargo, solo una clase sobrevivió en el tiempo y se ha mantenido hasta la actualidad, la clase crinoidea.

Cordados

Este fue quizás el grupo de animales más importante que tuvo su origen en el período Cámbrico, ya que a partir de ellos se han diversificado una gran cantidad de grupos de animales como los vertebrados (anfibios, peces, reptiles, aves, mamíferos), los urocordados y los cefalocordados.

La característica distintiva de los cordados es que presentan una estructura conocida como notocorda. Esta no es más que un cordón tubular que se extiende por todo la parte dorsal del individuo y que tiene función estructural.

Así mismo, entre otras de las características de los cordados se pueden mencionar la presencia de un sistema nervioso central, una cola post anal y la faringe perforada.

Anomalocaris. Fuente: Yinan Chen [CC0], via Wikimedia Commons

Así mismo, en los mares había algunos depredadores que se alimentaban del resto de los organismos más pequeños. Entre estos se puede mencionar el Anomalocaris, el cual fue el mayor depredador conocido durante el período Cámbrico.

Este era un animal relacionado con el phylum de los artrópodos. Tenía brazos largos cubiertos de prolongaciones como espinas, los cuales le servían para acercar el alimento a su boca, varias hileras de dientes que le servían para triturar y procesar la comida, además de tener ojos compuestos, los cuales le permitían percibir el más mínimo movimiento cerca de él.

En cuanto al tamaño, podía alcanzar hasta 1 metro de longitud. Era el mayor depredador de la época. Tanto así que se encontraba en la cima de la cadena alimentaria.

Subdivisiones

El período Cámbrico se divide en varias épocas: Terreneuviense, Época 2, Miaolingianiense y Furongiense.

Terreneuviense

Fue la época más antigua del período Cámbrico. Tuvo sus inicios hace 541 millones de años. Su principio estuvo marcado por la aparición de ejemplares fósiles de un organismo conocido como Trichophycus pedum y su final estuvo determinado con la aparición de los trilobites.

Durante esta época la diversidad de seres vivos todavía era escasa, ya que fue en las siguientes subdivisiones en las que esta se amplió.

Época 2

Se inició hace unos 521 millones de años. Su principio estuvo determinado por la aparición de los primeros fósiles de trilobites.

Los especialistas han establecido que el final de esta época lo determinó la extinción de una gran cantidad de ejemplares animales. Esto se debió a una variación de las condiciones ambientales, lo que evitó que algunas especies pudieran subsistir.

Miaolingiense

Apenas le asignaron su nombre en el 2018. Es la tercera y penúltima época del Cámbrico. Se inició hace 509 millones de años aproximadamente. Durante esta época los trilobites comenzaron a aumentar en cantidad y a diversificarse.

Furongiense

Se inició hace 497 millones de años. Su inicio lo marcó la aparición de una nueva especie de trilobites, el Glyptagnostus reticulatus y su fin la aparición de un tipo de animal cordado marino conocido como conodonto.

Referencias

  1. Bekey, G. (2000). Cambrian intelligence: The early history of the New al by Rodney A. Brooks. Books Etcetera 4(7). 291
  2. Bowring, S., Grotzinger, J., Isachsen, C., Knoll, A., Peletachy, S. y Kolosov, P. (1993). 261 (5126). 1293-1298.
  3. Erwin, D. (2015). The Cambrian Explosion: The Construction of Animal Biodiversity. The Quarterly Review of Biology. 90 (2). 204-205.
  4. Gozalo, R.; Andrés, J. A.; Chirivella, J. B.; Dies Álvarez, M. E.; Esteve, J.; Gámez Vintaned1, J. A.; Mayoral, E.; Zamora, S. y Liñán, E. (2010) Murero y la explosión del Cámbrico: controversias acerca de este acontecimiento. Enseñanza de las Ciencias de la Tierra, 18(1): 47-59
  5. Lee, M., Soubrier, J. y Edgecombe, D. (2013). Rates of Phenotypic and Genomic Evolution during the Cambrian Explosion. Current Biology.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here