Campaña marítima de la Guerra del Pacífico

La campaña marítima de la Guerra del Pacífico formó parte de la Guerra del Pacífico que enfrentó a Chile con la alianza formada por Bolivia y Perú. El conflicto se desató, principalmente, por la disputa por los territorios limítrofes ricos en salitre y guano.

Chile tomó la iniciativa ocupando Antofagasta, entonces perteneciente a Bolivia. Esto condujo a la declaración de guerra entre ambos países. Perú, que había firmado un tratado de defensa mutua con Bolivia, entró enseguida en el conflicto.

Fuente: Museo Histórico Nacional de Chile vía Wikipedia bajo la licencia CC BY-SA 3.0

La primera etapa de la guerra se desarrolló en las aguas del Pacífico. Para Chile el control de los puertos era vital para debilitar a las tropas enemigas. Esta campaña marítima enfrentó a los chilenos y a los peruanos, ya que Bolivia carecía de armada.

Los enfrentamientos entre las fuerzas navales de ambos países duró unos seis meses, desde el comienzo del conflicto en abril hasta que Chile capturó el último blindado peruano en octubre. La victoria chilena en este frente facilitó la posterior campaña terrestre y marcó el resultado final de la guerra.

Antecedentes

Aunque las tensiones entre los países de la zona habían comenzado mucho antes, el febrero de 1878 se produjo el hecho que acabaría desencadenando la guerra.

Ese mes, Bolivia impuso un impuesto a la empresa chilena Compañía de Salitres y Ferrocarril de Antofagasta (CSFA), a pesar de que el tratado de límites firmado por ambos países lo prohibía.

Chile trató de llevar la medida a arbitraje neutral, pero el gobierno boliviano rechazó la posibilidad. Además, acabó rescindiendo la licencia a la compañía chilena y embargando sus bienes.

Ante esto, el ejército chileno ocupó Antofagasta el 14 de febrero de 1879, avanzando después hasta el paralelo 23ºS. El 1 de marzo, Bolivia declaró la guerra a Chile.

Por su parte, Perú y Bolivia habían rubricado en secreto un Tratado de defensa mutua. El gobierno de Lima envió un diplomático a Chile para tratar de frenar el conflicto, pero no consiguió nada. El día 5 de abril, Chile declaró el estado de guerra a los dos aliados. Al día siguiente, Perú haría lo propio en apoyo a Bolivia.

Objetivos de la campaña naval

Ambos bandos tenían las mismas pretensiones cuando decidieron iniciar la guerra en el mar. Así, era la mejor manera de transportar, defender y abastecer a sus fuerzas terrestres.

Además, dominar los puertos impedía los desembarcos y el abastecimiento de las tropas enemigas, especialmente en el desierto de Atacama.

Por otra parte, tanto Perú como Chile debían defender sus puertos dedicados a la exportación del salitre y el guano. Los chilenos, al ocupar Antofagasta, habían conseguido adelantarse en esta cuestión.

Desarrollo

En principio, los dos bandos estaban bastante equilibrados en cuanto a poderío naval. Bolivia no tenía Armada, pero tanto Perú como Chile habían comprado modernos barcos de guerra en los años anteriores.

Los peruanos contaban con los acorazados Huáscar e Independencia, mientras los chilenos disponían del Cochrane y el Blanco Encalada.

Los enfrentamientos más importantes se desarrollaron entre el 5 de abril y el 8 de octubre de 1879, dejando a Chile como dominador de las costas de sus enemigos.

Bloqueo de Iquique

El primer movimiento realizado por Chile fue bloquear el puerto de Iquique. Pretendía con ello detener las exportaciones peruanas, así como obligar a sus barcos a abandonar Callao y presentar batalla en altamar.

Al bloqueo, que comenzó el 5 de abril, unió los bombardeos sobre Pabellón de Pica, Mellendo y Pisagua.

La reacción peruana fue bastante conservadora. Evitó siempre el enfrentamiento con unidades chilenas que fueran superiores y procedió a atacar las líneas de transporte y los puertos chilenos que no tuvieran protección.

El 16 de mayo, la mayoría de la armada chilena abandonó Iquique para dirigirse al Callao. Dejó solamente dos buques para mantener el bloqueo, algo que llegó a oídos de las autoridades peruanas.

Batalla naval de Iquique

Como se comentaba, los chilenos solo dejaron en Iquique dos barcos bastante antiguos: la Esmeralda y la Covadonga. El 21 de mayo, dos grandes embarcaciones peruanas llegaron a romper el bloqueo. Se trataba del Huáscar y la Independencia.

El Huáscar atacó de inmediato a la Esmeralda y, tras cuatro horas de lucha, acabó hundiéndola. La Covadonga, en cambio, no solo logró escapar, sino que acabó derrotando a la Independencia en Punta Gruesa.

Captura del Rímac y del Huáscar

El mencionado Huáscar se convirtió en el objetivo más perseguido por los chilenos. Durante seis meses, el acorazado peruano atacó por sorpresa a los transportes enemigos, bombardeó instalaciones militares y destruyó algunas líneas de comunicación. Todo, además, logrando escapar de los blindados chilenos.

El punto culminante fue la captura del vapor Rímac, que transportaba a un importante cuerpo de caballería chileno. Esto llegó a causar una gran crisis en el gobierno de Chile y el cambio del jefe de su armada.

Las nuevas autoridades de la armada chilena organizaron sus barcos en dos divisiones, con el propósito concreto de capturar el Huáscar. El 8 de octubre, consiguieron su objetivo durante la batalla de Angamos, decisivo para el fin de la campaña marítima.

La pérdida del Huáscar dejó a Perú sin posibilidades en la campaña marítima. A partir de ese momento, los chilenos podían desembarcar donde quisieran y transportar tropas y materiales sin peligro.

Bloqueo de Callao

Después de Angamos, los peruanos trataron de comprar algunas embarcaciones de guerra nuevas, pero sin éxito. Con sus fuerzas disminuidas, solo podían llevar algo de abastecimiento a las tropas terrestres, evitando siempre enfrentarse con los barcos chilenos.

Aunque aún se desarrollaron algunos otros enfrentamientos navales, como el bloqueo al Callao o la toma de Arica, los peruanos ya no podían plantar batalla. La victoria chilena en el mar dejó despejada su campaña terrestre.

Consecuencias

La pérdida del Huáscar y, en la práctica, la derrota marítima de Perú, provocaron la dimisión del ministro de la Guerra y Marina.

Desembarco en Pisagua

Conseguida la primacía en el mar, los chilenos transportaron cerca de 9000 soldados para que desembarcaran en Pisagua. Con este movimiento, el 2 de noviembre de 1879, comenzaba la campaña de Tarapacá.

Bloqueo de Arica y del Callao

Los barcos chilenos, sin oposición, bloquearon Arica el 28 de noviembre de 1879. Finalmente, consiguieron hacerse con el puerto, consolidando aún más su dominio.

Por otra parte, durante el bloqueo del Callao, los peruanos lograron hundir a La Covadonga, aunque no les sirvió para frenar la ofensiva chilena. Estos desembarcaron entre Pisco y Lurín y comenzaron su avance hasta llegar a Lima.

Autodestrucción de la flota peruana en el Callao

Ocupadas Lima y el Callao, durante la noche del 17 al 18 de enero de 1881, el gobierno peruano decidió destruir todas sus naves para evitar que fueran capturadas por los chilenos.

Referencias

  1. Icarito. Campaña Marítima (1879). Obtenido de icarito.cl
  2. Larreta, Alfredo. Combates navales de la Guerra del Pacífico. Obtenido de mercuriovalpo.cl
  3. Orrego Penagos, Juan Luis. La Guerra del Pacífico: los inicios del conflicto y la campaña marítima. Obtenido de blog.pucp.edu.pe
  4. New World Encyclopedia. War of the Pacific. Obtenido de newworldencyclopedia.org
  5. Williamson, Mitch. Peru, Chile, and the War of the Pacific (1879–84) – Naval Warfare. Obtenido de andeantragedy.blogspot.com
  6. GlobalSecurity. War of the Pacific / Guerra del Pacifico / Chile-Peruvian War (1879-1882). Obtenido de globalsecurity.org
  7. Clem, Andrew G. War of the Pacific, 1879-1883. Obtenido de andrewclem.com
COMPARTIR
Licenciado en Ciencias de la Información

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here