Cansancio Crónico: Síntomas, Causas y Tratamientos

El cansancio crónico es una sensación de fatiga crónica que no remite con el descanso ni con las horas de sueño, y puede incrementarse hasta niveles muy elevados cuando se realiza algún tipo de actividad, ya sea física o mental.

La persona con cansancio crónico posee un estado de fatiga constante que no desaparece cuando se mete en la cama para descansar y recuperar energía, pero sí que se incrementa mucho más cuando intenta realizar alguna actividad.

cansancio crónico chica

Esta enfermedad a menudo obliga a reducir de forma notable la actividad de la persona ya que el cansancio aparece sin necesidad de exponer el cuerpo a ningún esfuerzo y no remite cuando se descansa.

Las actividades laborales se antojan prácticamente imposibles para una persona con esta enfermedad, y las actividades sociales y domésticas también se dificultan de forma notoria.

Además, la fatiga constante que experimenta la persona con cansancio crónico suele ir acompañada de otros síntomas como debilidad, deterioro de la memoria o falta de concentración, problemas para dormir y dolores musculares o en las articulaciones.

Se pueden presentar, aunque de forma menos habitual, otros problemas físicos como: faringitis o amigdalitis, nódulos linfáticos sensibles,vdolores de cabeza, cefaleas o estados febriles.

Síntomas del cansancio crónico

Los 15 síntomas que definen esta enfermedad son los siguientes:

  1. Fatiga o cansancio (después del reposo)

  2. Fatiga que limita las actividades comunes de cada día.

  3. Fatiga que dura más de 24 horas después de hacer ejercicio.

  4. Fatiga que empeora con actividad intelectual y física.

  5. Sensación de pesadez en brazos y piernas.

  6. Dolor de cabeza.

  7. Febrícula.

  8. Dolor de garganta.

  9. Hipotensión.

  10. Dificultad para pensar con claridad.

  11. Falta de memoria, concentración y atención.

  12. Insomnio.

  13. Irritabilidad.

  14. Depresión.

  15. Inflamación ganglios linfáticos.

Diagnóstico

recordando en la cama

El primer punto para dictaminar si una persona sufre o no cansancio crónico consiste en padecer durante seis meses o más un estado de fatiga extrema que no remite a pesar de descansar de forma habitual en la cama.

El cansancio que se padece tiene que interferir en la actividad de la persona. Es decir, debe deteriorar la capacidad para realizar actividades laborales, sociales y domésticas

Además, este estado de fatiga debe ir acompañado de otros síntomas como los anteriormente descritos: fiebre, dolores en la musculatura, articulaciones o cabeza, problemas de memoria o atención, etc.

El diagnóstico debe ser efectuado por un médico el cual realizará una serie de de pruebas para dictaminar la presencia de cansancio crónico:

1. Se realizará una historia clínica detallada sobre el paciente, teniendo en cuenta todas las enfermedades que ha sufrido, como han iniciado los síntomas de fatiga, qué antecedentes familiares patológicos tiene, etc.

2. Se evaluará su estado mental a través de una pequeña prueba de rendimiento cognitivo (pruebas de memoria, de atención, razonamiento, etc.).

3. Se realizarán análisis de sangre y orina para descartar posibles factores orgánicos que causen la fatiga y el cansancio.

4. En ocasiones se realizarán pruebas psicológicas para evaluar si las sensaciones de cansancio se deben a un estado afectivo determinado (como depresión).

5. Se realizarán otras pruebas como la resonancia magnética, pruebas inmunológicas o tomografía por emisión de fotón único, si es necesario descartar la posibilidad de que el paciente padezca otras enfermedades que estén relacionadas con su estado de fatiga.

De este modo, el diagnóstico de cansancio crónico se realiza por un lado a través de la detección de los síntomas típicos de la enfermedad y por otro lado, descartando la posibilidad de que los síntomas manifestados estén causados por una enfermedad reconocible.

Cuando se cumplen ambos criterios, es decir: se presentan los síntomas típicos del cansancio crónico y no se detectan enfermedades físicas o psicológicas que puedan estar relacionados con ellos, se puede encaminar diagnostico de cansancio crónico.

Estadísticas

Un estudio realizado por el Centro para el Control y Prevención de la Enfermedad de Estados Unidos (CDC) en 1993 dictaminó que entre el 0,4 y el 0,9% de los americanos mayores de edad que recibían atención médica padecían cansancio crónico.

Sin embargo, un estudio más reciente realizado en la región de Seattle mostró que la incidencia de esta enfermedad podría ser mucho mayor (entre el 7,5 y el 26% de las personas podrían sufrir cansancio crónico).

Así mismo, otro estudio realizado en la ciudad de San Francisco obtuvo resultados similares: el 20% de la población sufría cansancio crónico.

Así pues, parece evidente que se trata de una enfermedad que la sufre mucha gente en todo el mundo, indicándose una especial prevalencia entre las mujeres.

La edad de inicio del cansancio crónico se sitúa entre los 29 y 35 años, aunque también se han presenciado casos en adolescente y jóvenes menores de 25 años.

Por lo que respecta la evolución de la enfermedad esta suele ser crónica pero variable. Hay pacientes que se recuperan, pudiendo emprender sus actividades sociales y laborales con normalidad, pero normalmente siguen experimentando algunos síntomas de forma periódica.

De hecho, según un estudio realizado por la CDC se connotó que el 31% de los pacientes con cansancio crónico se recuperaban durante los primeros cinco años y el 48% durante los primeros 10.

Además, en el cansancio crónico se suelen presenciar múltiples altibajos en el que se alternan períodos de relativo bienestar y disminución de cansancio con periodos de fatiga extrema e incapacidad de funcionar.

Causas del cansancio crónico

mujer tirada en sofá

Descubrir el por qué se origina el cansancio crónico es uno de los mayores enigmas de la ciencia de hoy en día, a pesar de las numerosas investigaciones que se han llevado a cabo.

¿Qué es lo que ocasiona las sensaciones de fatiga y los síntomas que padecen los paciente de cansancio crónico? ¿Por qué tienen este cansancio extenuante si no se encuentra ninguna alteración física que lo origine?

Las investigaciones actuales apuntan que la enfermedad se formaría a través de la conjunción de múltiples causas, las cuales, a través de estímulos detonantes como el estrés, las infecciones o vivencias traumáticas, serían las responsables del cansancio crónico.

A continuación comentaremos esos factores que más se han relacionado con la enfermedad.

1. Agentes infecciosos

En un inicio se pensaba que el cansancio crónico podría ser causado por una infección del virus Epstein-Barr (el virus que causa mononucleosis) debido a la similitud entre ambas enfermedades.

Sin embargo, diversos estudios de la CDC han demostrado que no existe un relación causal entre este virus y el cansancio crónico, por lo que no se puede asumir que esta enfermedad sea provocada por una infección vírica.

Sin embargo, no se descarta que este virus pueda jugar un papel importante en el desarrollo del cansancio crónico y que, junto con otros factores, pueda ocasionar la enfermedad.

2. Inmunología

Otra línea de investigación se centra en el sistema inmunológico. Se postula que padecer alteraciones en el funcionamiento de este sistema que protege a nuestro organismo podrían aumentar la probabilidad de padecer cansancio crónico.

Actualmente la hipótesis que se defiende es que poseer alteraciones en el sistema inmunológico podría ser un factor de riesgo en momentos de estrés o en infecciones víricas, ya que el cuerpo no podría responder adecuadamente y se podría originar la enfermedad de cansancio crónico.

3. Sistema nervioso central

Numerosos estudios han demostrado que el sistema nervioso de nuestro cerebro es el encargado de producir niveles de estrés físico y emocional, y liberar una serie de hormonas en el cuerpo.

Especialmente, ante el estrés el cerebro realiza una mayor liberación de cortisol, hormona que podría estar relacionada con el sistema inmunológico y con la enfermedad de cansancio crónico.

4. Deficiencia nutricional

Finalmente, debido a la intolerancia que presentan muchos pacientes a ciertas sustancias que se hallan en los alimentos se postula la posibilidad de que la falta de sustancias nutricionales podrían estar ligadas con el cansancio crónico.

Sin embargo, no se ha publicado ninguna prueba científica que demuestre que tal relación causal sea cierta.

Así pues, hoy en día se desconoce la causa del cansancio crónico, por lo que se entiende que este es originado por la combinación de estos 4 factores que hemos comentado.

Tratamiento

mujer joven saltando

Actualmente no existe un tratamiento que consiga curar esta enfermedad por lo que las intervenciones terapéuticas van destinadas a mitigar la intensidad de los síntomas para que estos ocasionen menos malestar.

Por un lado, se pueden utilizar fármacos bajo receta médica para reducir ciertos síntomas:

  1. Antidepresivos triciclos pueden reducir el insomnio y mitigar la intensidad de los dolores.

  2. Ansiolíticos pueden ser administrados a esos pacientes con cansancio crónico que presenten niveles altos de ansiedad.

  3. Los antiinflamatorios pueden ser útiles para reducir la fiebre y los dolores musculares o en las articulaciones.

Por otro lado, cobran especial importancia esos tratamientos que permiten mejorar el estado psicológico y el estilo de vida del paciente.

  1. La psicoterapia permite reducir la tensión que conlleva el cansancio crónico, reducir el estrés emocional que puede estar asociado con la enfermedad, y combatir esos síntomas de ansiedad y depresión que puede surgir con frecuencia en este tipo de trastornos.

  1. Actividad física: es importante realizar una actividad física moderada pero constante. Se deben evitar esfuerzos físicos y mentales que puedan acentuar la fatiga pero al mismo tiempo se debe mantener un mínimo nivel de actividad para evitar problemas físicos y acostumbrar al cuerpo al movimiento.

  1. Dieta saludable: así mismo es importante cuidar el cuerpo a través de una dieta saludable, evitar comidas muy copiosas y proporcionarle al cuerpo todos esos nutrientes que necesite.

¿Es lo mismo que la Fibromialgia?

hombre cansado en autobus

La fibromialgia y el cansancio crónico comparten muchos síntomas y son dos enfermedades muy semejantes, sin embargo, son dos tipos de alteraciones distintas, por lo que cuando hablamos de cansancio crónico no estamos hablando de fibromialgia.

La fibromialgia es una enfermedad reumática crónica en la que las personas que lo sufren padecen síntomas como rigidez corporal al levantarse, aumento de dolor en la cabeza y la cara, problemas para dormir, depresión, ansiedad, lentitud mental, problemas intestinales y hormigueo en las extremidades.

Como vemos, fibromialgia y fatiga crónica tienen una serie de síntomas comunes:

  • Insomnio

  • Dolores de cabeza

  • Depresión

  • Cansancio

  • Dificultad para pensar

  • Dolor en las articulaciones.

Sin embargo, cada enfermedad posee una serie de características propias que permiten diferenciar la una de la otra. Estas son:

  • Edad de inicio: la fibromialgia suele empezar entre los 45 y los 55 años, el cansancio crónico mucho antes, entre los 29 y los 35.

  • Ejercicio: como hemos dicho, en el cansancio crónico el estado de fatiga empeora cuando se realiza ejercicio, en la fibromialgia en cambio, mejora.

  • Fatiga: la fatiga que se presencia en el cansancio crónico es extenuante mientras que el que se presenta en la fibromialgia no lo es.

  • Fiebre: el cansancio crónico puede ocasionar fiebre de forma habitual, la fibromialgia no.

  • Dolor de garganta: en el cansancio crónico suele haber dolores de garganta cosa que no sucede en la fibromialgia. Además, la persona con cansancio crónico suele agotarse al hablar, hecho que tampoco padece la persona con fibromialgia.

  • Descanso: la fatiga presenciada en la fibromialgia se alivia a través de las horas de sueño, por lo que la persona puede recuperar energía en la cama. En el caso del cansancio crónico esto no sucede.

Así pues, a pesar de que ambas enfermedades se parecen mucho y se basan en la presencia de fatiga sin una causa física aparente, el cansancio crónico no es lo mismo que la fibromialgia.

Referencias

  1. Cleare, A.J. (2003). Neuroendocrine dysfunction. En L.A. Jason, P.A. Fennell y R.R. Taylor (Eds.), Handbook of chronic fatigue syndrome (pp. 331-360). Hoboken, NJ: Wiley.
  2. Collinge, W (1993) Recuperarse del Síndrome de Fatiga Crónica. Una Guía para Auto-reforzarse.
  3. Jason, L.A. Fennell, P.A., y Taylor, R.R. (Eds.) (2003). Handbook of chronic fatigue syndrome. Hoboken, NJ: Wiley.
  4. Rivero, J. C. (2009). Síndrome de Fatiga Crónica. Pediatr Integral , XIII 277-284.
  5. Sandín, B. (1999). El síndrome de fatiga cró- nica. Conferencia. X Cursos de Verano de la UNED. Ávila, 12-16 de julio.
  6. Santhouse A, Hotopf M, David AS. Chronic fatigue syn- drome. BMJ. 2010;340:c738.
  7. White, P. (2004). What causes chronic fatigue syndro- me? BMJ. 23;329.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here