10 Habilidades Cognitivas del Ser Humano

Las habilidades cognitivas son las competencias relacionadas con la cognición, es decir, la facultad, consciente o inconsciente, de tomar la información que se recibe, y procesarla en base a conocimientos previamente adquiridos.

Sin embargo, pocas veces prestamos atención a cuáles son esas capacidades cognitivas, cómo actúan y qué mecanismos intervienen en los numerosos procesos mentales que realiza nuestro cerebro a diario.

capacidades cognitivas

Cuando hablamos de habilidades, estamos hablando de todas esas capacidades que tiene nuestro cerebro para funcionar y trabajar con la información que adquirimos de nuestro ambiente.

¿Cuáles son las habilidades más importantes?

Percepción

La primera habilidad cognitiva que ponemos en marcha para poder obtener cualquier tipo de información de nuestro ambiente es la percepción. Es el proceso que tiene la función de codificar y coordinar las diversas sensaciones elementales para darles un significado.

¿Y por qué es importante la percepción?

  • Porque el ser humano tiene la necesidad de adaptarse al medio.
  • Porque el medio en el que vivimos es complejo y cambiante.
  • Porque la percepción ordena la materialidad y crea nuestra realidad.
  • Porque si no percibimos las cosas, estas no pueden entrar en nuestra mente.

Cuando lees, escuchas o tocas cualquier cosa, la primera función que pones en marcha es la percepción:

  1. Los estímulos llegan a nuestros receptores.
  2. Los receptores envían la información a nuestro cerebro.
  3. Una vez la información está en nuestro cerebro se puede empezar a procesar.

Esto significa que la manera en que ves las cosas, las percibes y las interpretas, es el punto de salida para poder realizar el resto de funciones cognitivas, ya que modula la forma con la que la información llega a tu cerebro.

Además, lo que hace especial esta habilidad cognitiva es que a diferencia de las otras capacidades cognitivas, está más marcada por determinantes psicológicos internos que por capacidades cognitivas.

Aspectos como la experiencia, los miedos, las obsesiones, los deseos, las expectativas o los valores, modulan la percepción, por lo que nuestro estado psicológico juega un papel muy importante a la hora de determinar la forma en la que llega la información a nuestra mente.

La atención

atención

A parte de la percepción, otra función cognitiva que juega un papel fundamental en la entrada de la información en nuestro cerebro es la atención.

A la hora de recibir información, tan importante es la forma con la que la percibimos, como los elementos a los que le prestamos atención. Dicho de otra forma, la atención modula los componentes que percibiremos.

Nuestro cerebro capta numerosos estímulos, pero sólo algunos son conscientes, el resto son percibidos subliminalmente. La atención es pues, un proceso que elige qué estímulos vamos a captar. Es una especie de filtro que tiene nuestra mente para introducir en nuestro cerebro esa información que sea relevante.

La atención es un proceso adaptativo, ya que nos permite captar mejor el ambiente y responder de una manera eficaz.

Además, como ya sabrás, la atención la podemos dirigir. Más concretamente la atención realiza 3 procesos:

  • Procesos selectivos: cuando debemos dar respuesta a un solo estímulo o tarea.
  • Procesos de distribución: cuando debemos atender a varias tareas a la vez.
  • Procesos de mantenimiento o sostenimiento: cuando debemos atender durante periodos de tiempo relativamente amplios.

Podríamos decir que la atención, juntamente con la percepción, son dos capacidades que poseemos lo seres humanos que actúan como prerrequisitos para que la información llegue a nuestro cerebro, y por lo tanto juegan un papel fundamental en el resto de los procesos cognitivos.

Es decir:

Si percibes las cosas de forma adecuada y prestas atención a cosas relevantes, los procesos mentales que hagas posteriormente se verán beneficiados, ya que estarán trabajando con información adecuada.

Sin embargo si percibes las cosas de una forma distorsionada, prestas atención a estímulos irrelevantes o eres incapaz de mantener tu atención en aspectos importantes, tus procesos cognitivos tendrán una dificultada añadida, ya que la información que tendrán para trabajar no será adecuada.

Comprensión

comprensión

Una vez la información ha llegado a las neuronas de tu cerebro, el siguiente elemento indispensable para que las tareas realizadas por la atención y la percepción no queden en vano es la comprensión.

La comprensión, como bien sabrás, hace referencia a “entender” la información que nos acaba de llegar. Sin embargo, no podemos definir la comprensión como un único proceso, o una única capacidad, sino como un conjunto de ellas.

La comprensión implica una serie de procesos como el análisis, la crítica o la reflexión, los cuales son articulados por nuestra mente de una forma interactiva. Así por ejemplo, cuando lees una noticia en el diario, para comprender su contenido entran en juego factores como:

  • Tu conocimiento general (tu memoria) sobre el mundo y más concretamente sobre el tema del que trate la noticia.
  • Tu percepción sobre la noticia, la atención que le prestes, y el modo en que lo codifiques a través de la memoria de trabajo.
  • Tu lenguaje, el cual te permite recuperar el significado que tienes almacenado en tus neuronas sobre cada palabra que leas.

La interacción entre estos procesos, dictaminará tu capacidad de comprensión ante cualquier información que quieras que se quede guardada en tus neuronas, es decir, ante cualquier información que percibas y le quieras prestar atención.

Memoria

memoria

Una vez la información procesada llega a tu cerebro, el mecanismo que se pone en marcha es la memoria (eso que recordamos). ¿Pero qué entendemos por memoria? Quizá como dijo Cofer:

Si nuestras memorias fueran perfectas y no fallaran nunca en los momentos de necesidad, probablemente no sentiríamos el menor interés por ellas”.

Esta afirmación concibe la memoria como un mero recuerdo, o mejor dicho, como un conjunto de recuerdos e información almacenada, pero, la memoria es mucho más que eso.

Y te preguntarás… Si la memoria no es recuerdo ¿qué es? Pues la memoria es un proceso o conjunto de procesos que permiten codificar, almacenar y recuperar la información, una vez ésta “ha entrado” en nuestras neuronas.

Para ver más claramente todo lo que implica la memoria, vayamos a ver los distintos tipos de memoria que poseemos.

Memoria sensorial

La sensorial es una memoria de escasísima duración (de 1 a 3 segundos) que trabaja junto al sistema de percepción para procesar la información que queremos que entre en nuestra mente.

Es decir, cuando percibimos cualquier estímulo, nuestro cerebro ya empieza a recordar, y a través de esta memoria sensorial, se proporciona a nuestro sistema perceptivo la cantidad de tiempo justa para poder memorizar el elemento que está entrando.

Memoria a corto plazo

La memoria a corto plazo actúa como una memoria de trabajo: cuando la memoria sensorial ha hecho ya su trabajo que nos ha permitido percibir la información, entra en juego esta memoria a corto plazo (que dura de 18 a 30 segundos).

Esta memoria de corta duración mantiene disponible (memoriza) la información que se acaba de percibir durante unos segundos para que se pueda almacenar correctamente.

Además, esta memoria de trabajo también reactiva materiales almacenados en la memoria a largo plazo, para poder integrar la nueva información con la que ya se poseía anteriormente.

Memoria a largo plazo

Una vez han actuado la memoria sensorial y la memoria a corto plazo, aparece la memoria a largo plazo, “la memoria con mayúsculas”.

Este tipo de memoria, es lo que popularmente se conoce como “memoria”, y contiene toda esa información que ya ha sido almacenada en nuestro cerebro, contiene nuestros recuerdos.

Lenguaje

Estrechamente ligado a la memoria encontramos el lenguaje. Por lenguaje se entiende la capacidad de relacionar un sistema de códigos, con significados de objetos del mundo exterior, así como sus acciones, cualidades y relaciones entre los mismos.

El lenguaje se podría considerar una forma especial de memoria, que nos permite recordar de forma automática la relación entre una palabra y un significado.

Orientación

Por orientación entendemos el conjunto de funciones psíquicas que nos permiten darnos cuenta, en cada momento, de la situación real en la que nos encontramos. Dicho de otra forma, tus experiencias y recuerdos hacen posible que tengas conciencia sobre tu propia persona y de tu situación en el espacio y el tiempo.

Sin embargo, tu orientación no es un simple recuerdo, es la conjunción de múltiples recuerdos y conocimientos que se juntan. Por ejemplo: Cuando estás en una carretera de un sitio desconocido para ti, puedes tener capacidad para orientarte mientras conduces.

Pero esa capacidad de orientación no es un simple recuerdo, entran en juego muchas otras capacidades:

Puede ayudarte que te hayas mirado el mapa anteriormente y recuerdes algún aspecto de la carretera, es posible que tu conocimiento sobre el país o la comarca en la que te encuentras también colabore a la orientación, o que tu conocimiento más general sobre el funcionamiento típico de carreteras y vías resulte clave para que te orientes.

La interacción de distintas partes de nuestros cerebro y distintos procesos mentales, posibilita que tengamos una capacidad general que nos permita orientarnos tanto en el espacio, como en el tiempo como en persona.

Praxias

niña saludando

La praxis es la capacidad que tenemos para realizar movimientos voluntarios, intencionados y organizados. La capacidad que te permite realizar cualquier movimiento con cualquier parte de tu cuerpo, está regulada por las regiones específicas de tu cerebro que conforman las praxias.

Existen 4 tipos de praxis distintas.

  • Praxias idemotoras: capacidad que te permite realizar gestos simples de forma intencionada, como por ejemplo saludar con la mano.
  • Praxias ideatorias: capacidad de manipular objetos con requerimiento de una secuencia de gestos y movimientos, como por ejemplo recortar una hoja con las tijeras.
  • Praxias faciales: capacidad de mover partes de la cara con un objetivo, como dar un beso.
  • Praxias visoconstructivas: capacidad de planificar y realizar movimientos para organizar un serie de elementos en el espacio, como hacer un dibujo.

Funciones ejecutivas

Las funciones ejecutivas podrían ser concebidas como “el pegamento” de nuestras capacidades cognitivas. Son ellas las que se encargan de poner en marcha, organizar, integrar y manejar el resto de funciones que posee nuestro cerebro.

Pongamos un ejemplo:

Quieres hacerte un huevo frito. En tu memoria a largo plazo está perfectamente almacenado que para hacerlo primero tienes que coger una sartén, verterle aceite y esperar que se caliente, romper el huevo y ponerlo encima del aceite hirviente.

Hasta aquí muy bien, lo recuerdas perfectamente. Sin embargo, ¡sin tus funciones ejecutivas serías incapaz de hacerlo!

Y es que sin ellas, no sería capaz de percibir la situación, hacer funcionar correctamente tu memoria de trabajo para recordar que acabas de coger la sartén, juntar esa información con tus recuerdos de cómo se hace un huevo frito o planificar adecuadamente esos recuerdos.

Razonamiento

El razonamiento sería como “el plus” que contiene nuestro cerebro para poder realizar operaciones superiores. Con el razonamiento somos capaces de realizar funciones organizadoras relacionadas con la lógica, la estrategia, la planificación o la resolución de problemas.

El razonamiento nos permite integrar la información que tenemos almacenada en nuestras neuronas, de manera que podamos “adquirir nuevos conocimientos a través de lo que ya conocemos”.

Con esta capacidad cognitiva aparecen nuestras ideas, los juicios o las conclusiones.

Metacognición

metacognición dos cerebros

Finalmente, una última capacidad cognitiva que me gustaría comentar es esa que va más allá de la cognición, la metacogniciónLas capacidades metacognitivas controlan, dirigen, mejoran y aplican la resolución de problemas sobre las capacidades cognitivas.

Dicho de otra forma, la metacognición es eso que nos permite aprender la forma de funcionar de nuestro cerebro, encargándose de cosas como:

  • Diseñar los pasos a seguir,
  • Autorregular nuestras acciones y nuestros procesos de pensamiento.
  • Evaluar el funcionamiento de las cosas,
  • Adquirir capacidad para anticipar (forward)
  • Adquirir capacidad para mejorar (feedback).

Referencias

  1. Carrol, J.B (1993). Human cognitive abilites a survey of factor-analytic studies. University of North California at Chapel Hill.
  2. Herrera, F. Habilidades Cognitivas. Dpto. de Psicología Evolutiva y de la Educación Universidad de Granada.
  3. Watanabe, K. Funahashi, S 2014). Neural mechanisms of dual-task interference and cognitive capacity limitation in the prefrontal cortex. Nature Neuroscience (17), 601–611.
COMPARTIR
Graduado en Psicología y Máster en Psicopatología Clínica del Adulto.

3 Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here