¿Qué son los Caracteres Sexuales Secundarios? Características Principales

Los caracteres sexuales secundarios son aquellas características presentes en los seres humanos y animales que distinguen al sexo femenino y el masculino entre sí, y que no tienen relación con la función reproductiva.

Estos caracteres, además de cumplir la función de distinguir a ambos sexos, también son un signo fisiológico distintivo de que se ha alcanzado la maduración sexual cuando culminan su desarrollo. Algunos son compartidos por igual entre hombres y mujeres.

Por lo tanto, los caracteres sexuales secundarios no son solo aquellos que distinguen a hombres y mujeres entre sí, sino también aquellos signos que distinguen fisiológicamente, en cada individuo, el inicio de la fase de maduración sexual.

Los caracteres sexuales secundarios aparecen al inicio de la pubertad debido un aumento acelerado en la producción de hormonas sexuales que tiene lugar en esta etapa, y que produce como resultado no solo el crecimiento de los huesos, sino la maduración sexual.

La etapa de aparición de los caracteres sexuales secundarios tiene una duración estimada de dos años. En las niñas, el desarrollo de estos caracteres se da generalmente entre los 11 y 13 años, y en los niños entre los 12 y 14 años.

La llegada a esta etapa en las mujeres se manifiesta principalmente con la primera menstruación, también llamada menarquía, mientras que en los hombres este signo es la presencia de esperma en la orina.

El desarrollo de los caracteres sexuales secundarios es uno de los diferentes cambios por los que pasa el ser humano en su proceso de crecimiento, específicamente durante la pubertad, que es el primer período de la adolescencia.

Te pueden interesar también los caracteres sexuales primarios.

Caracteres sexuales secundarios femeninos

1- Aumento de glándulas mamarias

En la mujer, las mamas están ubicadas en la parte superior del tronco femenino y abarcan la glándula mamaria y los conductos galactóforos, aquellos a través de los cuales las mujeres tienen la capacidad de transportar leche para la lactancia de los hijos.

Con relación al sexo masculino, las mamas de las mujeres son uno de los signos más distintivos del sexo femenino. Si bien los hombres también poseen mamas, estas no se desarrollan de la misma manera que en las mujeres.

El desarrollo de las glándulas mamarias en el sexo femenino suele iniciarse un poco antes del período de la pubertad, a los 10 años, alcanzando su plenitud hacia los 14 años.

2- Aparición de vello púbico

El vello púbico es el pelo corporal ubicado en el área genital de los seres humanos, que se localiza alrededor de los órganos sexuales.

Según algunos estudios realizados por las universidades de Columbia y California en Estados Unidos, los vellos púbicos ayudan a mantener una temperatura constante en esta zona, de modo que previenen la aparición de bacterias.

En las mujeres la aparición del vello púbico inicia regularmente al mismo tiempo que el inicio del crecimiento de las glándulas mamarias.

Al final de la pubertad, luego de aproximadamente dos años de iniciada, la mujer ya posee una región púbica completamente tupida, de forma triangular con base horizontal superior.

En algunos casos extraordinarios, la aparición del vello púbico puede iniciarse precozmente antes del inicio de la pubertad, debido a la adrenarquia (secreciones androgénicas suprarrenales).

Sin embargo, esto no acarrea ninguna consecuencia diferente en el desarrollo posterior de la pubertad en el individuo.

3- Aparición de vello axilar

El vello axilar es el vello corporal ubicado debajo de las axilas, como su nombre lo indica. Su aparición en las mujeres suele darse, en promedio, 18 meses después del inicio del crecimiento de las glándulas mamarias.

Es más discreto que el vello púbico y alcanza su pleno desarrollo al final de la adolescencia. Su cantidad varía en cada persona dependiendo de factores hereditarios y hormonales.

4- Cambios corporales

En la forma corporal que adquiere cada género se notan características diferenciadoras de cada uno de ellos.

En las mujeres se produce el ensanchamiento de las caderas, por debajo de la cintura, como preparación para el embarazo. También se produce un agravamiento de la voz, pero este es mucho menor que en el caso de los hombres.

5- Cambios en la región genital

Durante la etapa de desarrollo de los caracteres sexuales secundarios, en las mujeres ocurren dos tipos de cambio en la región genital: cambios en la estructura de los órganos, y en su orientación anatómica.

En cuanto a la estructura genital femenina, lo que cambia es la aparición de los denominados labios mayores y menores, que se da hacia los 12 años. Además, el clítoris experimenta un aumento de tamaño.

En general, la vulva femenina se vuelve más húmeda debido a que adquiere la capacidad de secreción.

Por otra parte, durante los dos años del período de pubertad, la vulva sufre un proceso de rotación de alrededor de 90°.

En la infancia, la vulva no es más que una hendidura cutánea vertical de alrededor de 7 y 10 centímetros de altura ubicada hacia adelante, mientras que en esta fase puberal se abre horizontalmente hacia abajo, pasando a estar completamente borrada y oblicua.

Caracteres sexuales secundarios masculinos

El inicio de la pubertad en los hombres se da más tarde que en las mujeres —aproximadamente 18 meses después—, por lo cual los primeros síntomas de aparición de los caracteres sexuales masculinos no se dan antes de los 12 años.

Esto es así debido a que la estimulación hormonal que da pie a todos estos cambios inicia a los 12 años, y es en este momento en el que se inicia realmente el período puberal masculino.

1- Crecimiento de órganos sexuales

Otros cambios de carácter sexual secundario que significan el inicio de la maduración sexual masculina se presentan en la región genital.

Los testículos cambian su forma, aumentando su longitud y volumen durante al menos unos 4 o 5 años, alcanzando su máxima capacidad hacia los 20 años.

Por otra parte, el pene y el escroto también comienzan a experimentar sus primeros cambios e impulsiones hacia los 13 años, durante un período de 18 meses o 2 años.

2- Aparición de vello púbico

La aparición del vello púbico se inicia poco después de iniciarse el proceso de crecimiento del pene y los testículos. Como media, se calcula que inicia su aparición a los 13 años y medio.

La evolución del crecimiento del vello púbico en los hombres es mucho más prolongado que en las mujeres, teniendo una duración de entre 2 o 3 años, y a veces aún mayor.

El vello púbico masculino abarca en su etapa final una superficie importante que recubre todo el pubis y se eleva hacia el ombligo, presentando la zona cubierta una forma parecida a un triángulo o rombo.

3- Aparición de vello corporal

La pilosidad corporal es un carácter sexual secundario masculino indiscutible, ya que se presenta en mucho mayor medida que en las mujeres, abarcando la cara, las axilas, el abdomen y el tórax.

En las axilas, el vello comienza a aparecer entre 1 y 2 años más tarde que en la zona púbica, y su crecimiento se prolonga hasta cerca de los 16 años. El número de vellos en esta zona suele ser más numeroso que en las mujeres.

En la cara, la barba y el bigote son vellos corporales que representan virilidad, pero que también están sujetos a la genética, pudiendo presentarse en un volumen muy variable dependiendo de estos rasgos.

De igual manera ocurre con los vellos corporales ubicados en el abdomen y en el tórax.

4- Cambios corporales

Durante la pubertad los hombres suelen crecer más que las mujeres, aunque esto no es así en todos los casos. Se estima que, en promedio, los varones crecen 13 centímetros más que las mujeres.

Además, la espalda de los hombres tiene a ensancharse, a diferencia de las mujeres, que experimentan este ensanchamiento en las caderas.

5- Cambio en el tono de voz  

El tono de voz masculino se transforma a lo largo de la adolescencia como producto del crecimiento de la laringe y los pulmones, adoptando un tono mucho más grave que en la niñez.

Por otra parte, la prominencia laríngea, popularmente conocida como la nuez de Adán, adquiere un tamaño notoriamente mayor en los hombres que en las mujeres.

Dado este crecimiento, llega a convertirse en un carácter sexual secundario distintivo que, aunque también poseen las mujeres, se nota casi exclusivamente en los hombres.

El mayor tamaño de la prominencia laríngea actúa como una caja de resonancia mayor para la voz, razón por la que influye en que el tono de voz masculino sea más grave.

Referencias

  1. CAMPOS, P. (2002). Biología [en línea]. Consultado el 25 de octubre de 2017 en la world wide web: books.google.com
  2. CLAVIJO, R.; FERNÁNDEZ, C; GONZÁLEZ, M.; JUNQUERA, C.; RODRÍGUEZ, L; PATIÑO, M.; PÉREZ, N.; REINA, J.; REINA, M. & RIBES, M. (2005). Educador de educación especial de la Generalitat Valenciana: temario específico [en línea]. Consultado el 25 de octubre de 2017 en la world wide web: books.google.com
  3. POMBO, M. (1997). Tratado de endocrinología pediátrica [en línea]. Consultado el 25 de octubre de 2017 en la world wide web: books.google.com
  4. STASSEN, K. (2007). Psicología del Desarrollo: infancia y adolescencia [en línea]. Consultado el 25 de octubre de 2017 en la world wide web: books.google.com
  5. Wikipedia. Wikipedia, The Free Encyclopedia. Consultado el 25 de octubre de 2017 en la world wide web: wikipedia.org
COMPARTIR

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here