10 Características del Imperio Bizantino Muy Representativas

Las características del Imperio bizantino marcaron un estado de gran importancia e influencia cultural y económica en su época, cuyo legado pervive hasta el presente.

El Imperio bizantino fue la división oriental del Imperio romano que subsistió desde el año 330 hasta el 1453 después de Cristo. 

La expansión fue una de las caracteristicas imperio bizantino

Ocupó una zona muy extensa alrededor de las costas orientales del Mediterráneo. Abarcaba los territorios que hoy corresponden a Grecia, Egipto, Turquía, Rumanía, Libia, Egipto, Siria, Palestina, Mesopotamia, Italia y todo el litoral del África mediterránea.

Su capital se llamaba Constantinopla y se caracterizaba por su ubicación estratégica. Estaba a medio camino entre los Balcanes y el río Éufrates, en el lugar que actualmente ocupa la ciudad de Estambul.

La caída de este imperio se produjo en mayo de 1453, cuando los otomanos invadieron Constantinopla. Un hecho histórico que marca el final definitivo del Imperio romano y determina el final de la Edad Media.

Sin embargo, los más de 1000 años del Imperio bizantino dejaron un legado muy importante en la cultura, el arte y la arquitectura. Es por eso que se pueden encontrar sus huellas aún en la actualidad.

Principales características del Imperio bizantino

1- El desarrollo del cristianismo ortodoxo

En materia religiosa, el Imperio bizantino se caracterizaba por ser un estado cristiano. De hecho, su poder político estaba fundado en la autoridad de la iglesia.

El emperador era el segundo en jerarquía eclesiástica, porque siempre, por encima de él se encontraba el Papa en Roma.

Dentro del Imperio bizantino se dio origen a la Iglesia Cristiana Ortodoxa. Esta tendencia religiosa tuvo una gran importancia en los territorios de Bulgaria, Rusia y Serbia y actualmente es una de las iglesias más grandes del mundo.

2- El desarrollo comercial

Gracias a su ubicación estratégica entre Europa, Asia y África, el Imperio bizantino era una de las principales terminales de la ruta de la seda y el centro comercial más importante durante la Edad Media.

Debido a esto, la invasión otomana ocasionó una ruptura en la ruta de la seda, lo cual obligó a las potencias europeas a buscar otras rutas comerciales. Búsqueda que concluyó en el Descubrimiento de América.

3- El desarrollo cultural

El Imperio bizantino tuvo un amplio desarrollo cultural y una participación fundamental en la conservación y transmisión del pensamiento clásico. Su tradición historiográfica mantuvo con vida la tradición artística, arquitectónica y filosófica.

Por este motivo, se considera que el desarrollo cultural de este imperio fue importante para el desarrollo cultural de toda la humanidad.

4- El legado artístico

Uno de los principales aportes culturales del Imperio bizantino fue su legado artístico. Desde los inicios de su decadencia, los artistas del imperio buscaron refugio en países cercanos, donde llevaron su trabajo y su influencia que más tarde nutriría el arte del renacimiento.

El arte bizantino fue muy apreciado en su época, por lo tanto, los artistas occidentales estuvieron abiertos a sus influencias. Un ejemplo de ello es el pintor italiano Giotto, uno de los principales exponentes de la pintura del renacimiento temprano.

5- El legado arquitectónico

El estilo arquitectónico bizantino se caracteriza por un estilo naturalista y por el uso de las técnicas de los imperios griego y romano, mezclado con los temas propios del cristianismo.

La influencia de la arquitectura bizantina puede encontrarse en diferentes países desde Egipto hasta Rusia. Estas tendencias, son especialmente visibles en los edificios religiosos como la catedral de Westminster, propia de la arquitectura neobizantina.

6- Las discusiones bizantinas

Una de las principales prácticas culturales que caracterizaron al Imperio bizantino, fueron los debates y los discursos filosóficos y teológicos. Gracias a estos, se mantuvieron vivas la herencia científica y filosófica de los antiguos pensadores griegos.

De hecho, el concepto “discusiones bizantinas” cuyo uso se mantiene vigente hasta la actualidad, proviene de esta cultura del debate.

Particularmente se refiere a las discusiones que se daban en los concilios de los inicios de la iglesia ortodoxa, donde se discutían temas sin mucha relevancia motivados por un gran interés en el hecho mismo de debatir.

7- La identidad

Los bizantinos se identificaban a sí mismos como Romaioi o Romanos y habían desarrollado una consciencia nacional.

Esta identidad se reflejaba en su literatura, especialmente en algunas canciones que elogiaban a los habitantes de la frontera por defender los límites del imperio.

Este sentido de pertenencia se conservó a lo largo del tiempo. Inclusive, después de la disolución del estado bizantino. Durante la invasión otomana, los griegos siguieron identificándose como romanos. Este rasgo permaneció inclusive hasta el siglo XX.

8- El papel de la mujer

La sociedad en el Imperio bizantino era sumamente religiosa y familiar. Las mujeres tenían un estatus espiritual igual al de los hombres y además ocupaban un lugar importante dentro de la constitución de los núcleos familiares.

Aunque se les exigían actitudes sumisas, algunas de ellas participaban en la política y en el comercio. Además tenían derecho a heredar e incluso en algunos casos poseían una riqueza independiente a la de sus maridos.

9- Los eunucos

Los eunucos, hombres que habían sufrido la castración, eran otra característica del Imperio Bizantino. Existía la costumbre de practicar la castración como castigo a ciertos delitos, pero también solía aplicarse a niños pequeños.

En este último caso, los eunucos llegaban a ocupar altas posiciones en la corte porque se les consideraba dignos de confianza. Esto debido a su incapacidad para reclamar el trono y tener descendientes.

10- La diplomacia

Una de las más importantes características del Imperio bizantino fue la capacidad de permanecer vivo durante más de 1000 años.

Este logro no se debió a la defensa armada del territorio, sino a las capacidades administrativas que incluían un manejo acertado de la diplomacia.

Los emperadores bizantinos estaban inclinados a evitar las guerras tanto como fuera posible. Esta actitud fue la mejor defensa, teniendo en cuenta que, debido a su ubicación estratégica, podrían ser atacados desde cualquiera de sus fronteras.

Gracias a su actitud diplomática, el Imperio bizantino también se transformó en un puente cultural que permitió la interacción de diferentes culturas. Una característica que fue determinante en el desarrollo del arte y la cultura de Europa y de todo el mundo occidental.

Referencias

  1. Ancient History. (S.F.). Byzantine Empire. Recuperado de: ancient.eu.
  2. Khan Academy. (S.F.). Byzantine culture and society. Recuperado de: khanacademy.org.
  3. Kurbalija, J. (2013). What can we learn from Byzantine diplomacy? Recuperado de: diplomacy.edu.
  4. New World Encyclopedia. (S.F.). Byzantine Empire. Recuperado de: newworldencyclopedia.org.
  5. The Editors of Encyclopaedia Britannica. (2017). Byzantine Empire. Recuperado de: britannica.com.

DEJA UNA RESPUESTA