Ciberadicción o adicción a internet: definición, síntomas y tratamiento

La adicción a internet o ciberadicción  se puede definir según Basile (2006) como “la pérdida del control frente al uso racional de Internet”.  Podemos saber si alguien es ciberadicto cuando, de forma excesiva, hace uso de internet y no piensa en nada más que en eso. Esto tiene múltiples consecuencias para la persona, entre ellas que desatiende su vida por completo.

Hoy en día nos conectados a internet desde cualquier lugar ya sea en móviles, tablets u ordenadores. Nuestra vida sin ellos sería totalmente diferente pero, ¿qué ocurre si empezamos a utilizar las nuevas tecnologías como un fin en vez de cómo un medio? ¿somos conscientes del tiempo que pasamos delante de algunos de estos aparatos?.

internet

Existen diferentes tipos de ciberadicción:

Adicción a internet

Es un uso excesivo e incontrolable de internet que afecta de forma negativa a la vida de la persona. De forma general, las actividades que una persona con adicción a internet suele realizar tienen que ver con el sexo, las compras y el juego. Se puede dividir en:

  • Adicción al cibersexo. Esta adicción está relacionada con conversaciones de tipo sexual a través de la red.
  • Adicción a la pornografía online. Es el consumo de pornografía disponible mediante internet ya sea fotos, videos etc.
  • Adicción al juego online. La persona que es adicta al juego online tiene problemas con juegos a través de la red. Si puede apostar o ganar dinero a través de estos juegos, suele denominarse ludopatía.
  • Adicción a las subastas online. Este tipo de adicción se caracteriza por participar de forma excesiva en subastas online.
  • Adicción al chat. Las personas adictas al chat pasan mucho tiempo en grupos de chat. En la mayoría de ocasiones puede ser debido a que además es adicto al cibersexo.
  • Adicción a las comunidades online. Las personas con este tipo de adicción realizan un uso excesivo de las redes sociales online. Son personas que participan activamente en ellas navegando por perfiles de la gente o compartiendo información.
  • Adicción al blogging. Esta adicción se caracteriza porque la persona realiza un uso excesivo de los blogs. La persona afectada quiere promocionarse y para ello participa activamente.
  • Adicción a las compras online. Las personas con este tipo de adicción realizan compras de manera excesiva por la Red.

Adicción al ordenador

La adicción al ordenador se caracteriza por ser más amplia que la adicción a internet ya que engloba todas las actividades en los que se use el ordenador.

Adicción al teléfono móvil

Las personas adictas al teléfono móvil se caracteriza por el uso incontrolado de éste.

Adicción a los mensajes de texto

La adicción al teléfono móvil puede derivar en un uso abusivo de los mensajes electrónicos.

Adicción a los videojuegos

Este tipo de adicción puede ser a juegos online o no. Si una persona es adicta a juegos online estaríamos hablando de un subtipo de adicción a Internet.

Causas de la ciberadicción

Según Boronat (2008), internet facilita cubrir o compensar un déficit en la personalidad del adicto, es un instrumento de comunicación interpersonal.

El mundo virtual puede considerarse una vía de escape del mundo real para personas que tienen problemas, por ejemplo, en habilidades sociales, en algunos casos llega a convertirse en sustituto de la vida real. Por todo esto, se puede decir que la red cubre dos tipos de necesidades básicas.

  • Conseguir que una persona en soledad puede sentirse bien y acompañada a través de juegos, imágenes e información sin tener la necesidad de comunicarse con otra persona.
  • Búsqueda de interacción social.

Hay personas que tienden a sufrir este tipo de adicción ya que sufren depresión, o que por el contrario se sienten atraídas por el mundo virtual y la gran variedad de posibilidades que brinda, como puede ser el anonimato o ejercer roles opuestos a la vida cotidiana.

En otros personas que buscan alguna relación, la red les permite realizar fantasías sexuales o simplemente entablar relaciones.

Normalmente la ciberadicción es más común en la adolescencia, donde actualmente internet ejerce como uno de sus medios de socialización principales. Según un estudio realizado por la Fundación Pfizer (2009), el 98% de los jóvenes españoles de 11 a 20 años es usuario de internet.

De este porcentaje, siete de cada 10 afirman acceder a la red por un tiempo diario de 1,5 horas. Por lo tanto, los adolescentes dado que se suelen conectar más a internet constituyen un grupo de riesgo. (Sánchez- Carbonell, Beranuy, Castellana, Chamorro y Oberst, 2008).

Signos

Un ciberadicto es una persona que pasa un tiempo excesivo navegando por la red, ya sea jugando, comunicándose o comparando por internet. A causa de lo anterior, su vida es afectada totalmente convirtiéndose en un problema para él y para las personas de su entorno. En toda adicción siempre existen tres elementos:

  • Una persona.
  • Unas circunstancias personales determinadas.
  • Una sustancia o situación que produzca placer.

Que una persona pase muchas horas conectadas a internet, no quiere decir que tenga adicción, tenemos que conocer las circunstancias personales y el motivo por el que pasa tantas horas frente al ordenador.

No podemos etiquetar a una persona si nos basamos solo por el tiempo que pasa conectada. Entonces, ¿cuándo podemos considerar que una persona tiene adicción a internet? ¿Cuáles son los signos de alarma? Según Young (1998), los signos de alarma son:

  • Estar conectado a la red todo el día, privándose así de horas de descanso.
  • No prestar la atención normal y adecuada a temas importantes o a otras actividades como suelen ser: el contacto con la familia, las relaciones sociales, el estudio o el cuidado de la salud.
  • Recibir quejas referentes al uso excesivo de la red por parte de familia o amigos.
  • No dejar de pensar en la red aún sin estar conectado.
  • Intentar estar durante un tiempo determinado conectado sin conseguirlo.
  • Frecuentemente mentir sobre el tiempo que se ha estado jugando o conectado a la red.
  • Bajar el rendimiento de los estudios, no querer relacionarse con otras personas o mostrarse irritable.
  • Cuando se está delante del ordenador sentirse excesivamente eufórico.

Además de los anteriores, también puede haber signos físicos que muestren que una persona es tiene ciberadicción:

Por lo tanto, existen varios hábitos que nos pueden dar alguna pista de si tenemos ciberadicción o si alguien de nuestro alrededor lo tiene. En España hay 9 millones de usuarios de internet, de los cuales más del 6% hacen un uso patológico de la Red.

Consejos prácticos para padres, madres y educadores

¿Qué podemos hacer como padres, madres y educadores?  Debemos de tener presente que, en la mayoría de las situaciones, los niños/as tienen un ordenador en casa.

Se aconseja que ese ordenador no esté en el cuarto del menor, sino que por el contrario esté colocado en un sitio donde la familia o algunos miembros de la familia lo frecuenten como el salón o la cocina. Además, es recomendable que el menor no pase mucho tiempo jugando solo con el ordenador mucho tiempo.

Como padres y madres de menores debemos de estar al día de todo lo relacionado con las nuevas tecnologías e internet. Conocer los juegos que existen y con los que nuestros hijos/as juegan es importante para saber si son adecuados para ellos o no.

Por último, es recomendable que dediquemos tiempo a hablar con los menores sobre Internet y los riesgos que tiene su uso, con el fin de evitar los malos usos y poner normas que deban seguir.

¿Tengo adicción a internet?

Si quieres saber si tienes ciberadicción realiza el siguiente Test de Kimberley y Young sobre adicción a internet.

  1. ¿Con qué frecuencia se encuentra con que lleva más tiempo navegando del que pretendía estar?.
  2. ¿Desatiende las labores de su hogar por pasar más tiempo frente a la computadora navegando?
  3. ¿Prefiere excitarse con fotos o vídeos a través de Internet en lugar de intimar con su pareja?.
  4. ¿Con qué frecuencia establece relaciones amistosas con gente que sólo conoce a través de Internet?
  5. ¿Con que frecuencia personas de su entorno le recriminan que pasa demasiado tiempo conectado a Internet?
  6. Su actividad académica se ve perjudicada porque dedica demasiado tiempo a navegar?
  7. ¿Con qué frecuencia chequea el correo electrónico antes de realizar otras tareas prioritarias?
  8. ¿Su productividad en el trabajo se ve perjudicada por el uso de Internet?
  9. ¿Se vuelve precavido o reservado cuando alguien le pregunta en que dedica el tiempo que pasa navegando?
  10. ¿Se evade de sus problemas de la vida real pasando un rato conectado a Internet?
  11. ¿Se encuentra alguna vez pensando en lo que va a hacer la próxima vez que se conecte a Internet?
  12. ¿Teme que su vida sin Internet sea aburrida y vacía?
  13. ¿Se siente molesto cuando alguien lo/a interrumpe mientras esta navegando?
  14. ¿Con qué frecuencia pierde horas de sueño pasándolas conectado a Internet?
  15. ¿Se encuentra a menudo pensando en cosas relacionadas a Internet cuando no está conectado?
  16. ¿Le ha pasado alguna vez eso de decir “solo unos minutitos más” antes de apagar la computadora?
  17. ¿Ha intentado alguna vez pasar menos tiempo conectado a Internet y no lo ha logrado?
  18. ¿Trata de ocultar cuanto tiempo pasa realmente navegando?
  19. ¿Prefiere pasar más tiempo online que con sus amigos en la vida real?
  20. ¿Se siente ansioso, nervioso, deprimido o aburrido cuando no está conectado a Internet?

Evaluar cada respuesta:

1= Raramente

2= Ocasionalmente

3= Frecuentemente

4= Muy a menudo

5= Siempre

0= No

Si la puntuación es mayor de 50 es posible que tengas ciberadicción.

Tratamientos

La adicción a Internet es un problema relativamente nuevo si la comparamos con otros problemas como la depresión o la ansiedad. Existen muchos tipos de tratamientos que intentan abordar el problema a través de los contribuyentes subyacentes a la adicción a internet como puede ser la ansiedad social.

También existen programas de tratamientos para pacientes hospitalizados en los que, mediante talleres de arte se enfrentan a su problema de adicción. Para finalizar, otra opción para quienes no puedan permitirse ninguna de las anteriores son los libros de autoayuda para internet y adicción a los videojuegos.

Eso sí, tenemos que fijarnos en varios apartados. Si su autor es un profesional registrado, psiquiatra o consejero. En segundo lugar, si tiene experiencia en el tratamiento de la adicción a internet y, en último lugar, si el libro hace tiempo que se publicó pues tenemos que tener presente que toda la información se va actualizando e incorporando hallazgos.

Por otro lado, existen programas que controlan el tiempo de conexión y que permiten programar alarmas cada cierto tiempo en el ordenador o en el móvil.

También hay otros mecanismos que controlan la duración de las sesiones, a la vez que informan al usuario periódicamente del tiempo que llevan conectados, interrumpiendo incluso la conexión si fuera necesario. Esto nos puede ser de utilidad si no estamos interesados de utilizar nada de lo anteriormente mencionado.

Referencias

  1. Boronat, M. L. (2008). Ciberadicción: los riesgos de Internet. Analisis transaccional y Psicologia Humanista, 267.
  2. de Ciberadicción, C. (2006). Adicción a Internet: Ciberadicción. Revista Argentina de Clínica Neuropsiquiátrica, 13(2).
  3. García, B. C., de Ayala López, M. C. L., & Jiménez, A. G. (2014). Los riesgos de los adolescentes en Internet: los menores como actores y víctimas de los peligros de Internet. Revista Latina de comunicación social, (69), 23-24.
  4. Johansson, A., y Götestam, K.G. (2004). Internet addiction: Characteristics of a questionnaire and prevalence in Norwegian youth (12-18 years). Scandinavian Journal of Psychology, 45, 223-229.
  5. López, A. L. (2004). Adicción a Internet: conceptualización y propuesta de intervención. Revista Profesional Española de Terapia Cognitivo-Conductual, 2, 22-52.
  6. Muñoz-Rivas, M.J., Navarro, M.E., y Ortega, N. (2003). Patrones de uso de Internet en población universitaria española. Adicciones, 15(2), 137-144.
  7. Odriozola, E. E., & de Corral Gargallo, P. (2010). Adicción a las nuevas tecnologías ya las redes sociales en jóvenes: un nuevo reto. Adicciones: Revista de socidrogalcohol, 22(2), 91-96.
  8. Sánchez-Carbonell, X., Beranuy, M., Castellana, M., Chamarro, A. y Oberst, U. (2008). La adicción a Internet y al móvil: ¿moda o trastorno? Adicciones, 20, 149-160.
  9. Young, K. S. (1999). Internet addiction: symptoms, evaluation and treatment. Innovations in clinical practice: A source book, 17, 19-31.
  10. Young, K. S. (2004). Internet addiction a new clinical phenomenon and its consequences. American behavioral scientist, 48(4), 402-415.
COMPARTIR
Graduada en Pedagogía por la Universidad de Sevilla y estudiante el Máster en Psicología de la Educación. Avances en Intervención Psicoeducativas y Necesidades Educativas Especiales.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here