+50 Consejos para Ahorrar Dinero Rápido (en Casa y Vida)

Siempre he sido un ahorrador nato, desde que era un niño me han enseñado métodos para aprender a ahorrar y sigo practicándolos. Gastar menos no es ser tacaño, es ser inteligente si has guardado el dinero necesario para gastarlo en cosas y experiencias valiosas.

En este post te enseñaré cómo ahorrar dinero rápido en casa, en tu empresa y en tu vida general con los mejores consejos, trucos, técnicas y tips que he ido aprendiendo, además de otras ideas que he encontrado. Podrás ver resultados en un día, aun más en un mes y grandes resultados en un año.

consejos y tips para ahorrar dinero

Si aplicas una estrategia paso a paso, si practicas un buen plan personal de ahorro desde hoy, podrás lograr en poco tiempo economizar tu dinero. Te servirán ya seas estudiante, padre, madre, director de una empresa, niño o una persona jubilada.

Te enseñaré también formas fáciles para ahorrar desde casa y para todos esos gastos que tienes y que probablemente puedes evitar. Son maneras de dejar de gastar que son sencillas de aplicar desde que termines de leer este artículo. Con este plan podrás ahorrar en:

  • Hogar.
  • Electricidad y energía en general (calefacción, electrodomésticos…).
  • Comida.
  • Bancos.
  • En el coche/auto.
  • Mucho más…

¿Para qué ahorrar?

¿Por qué ahorrar? ¿Para qué sirve? Algunos dicen que el dinero esta para gastarlo, y es cierto, aunque merece la pena gastarlo en cosas o experiencias valiosas. El problema con gastar dinero en cosas innecesarias es que cuando lo necesites para cosas verdaderamente necesarias, es posible que no tengas el suficiente.

Por ejemplo, en mi caso, no compro mucha ropa, no gasto en cubatas (de vez en cuando una cerveza si) y no me compro las últimas tecnologías, como el último Iphone, tablet o televisión (he tenido un samsung galaxy durante 3 años que me ha permitido hacer de todo).

Sin embargo, utilizar métodos para ahorrar me ha permitido poder hacer otras cosas menos comunes, la más importante viajar. A los 15 años me gasté 200 euros que tenía ahorrados para ir a Alemania, más adelante otro tanto para ir a Italia, luego a otros países.

Por otra parte, nunca me privo de pagar gimnasio, snowboard, gastar gasolina o en clases de baile. También me ha permitido comprar talleres o cursos para mi formación bastante caros. Y algo que puede llegar a marcar una diferencia; prestar bastante dinero a mi familia para que no tengan que comprar a crédito y que el banco se lleve su dinero.

Esas son solo algunas de las ventajas de no gastar dinero en cosas innecesarias. Si eres inteligente, te resistirás a gastar y guardarás el dinero para gastarlo en lo que realmente te hará feliz, en cosas que suelen ser caras pero que merecen la pena.

También es recomendable que tengas un “colchón” por si llega a ocurrir algo que no esperabas y que te haga gastar una importante cantidad, como una enfermedad, accidente, daños en tu casa, del coche…

Gastos que en los que puedes ahorrar y en los que no

Woman Putting Coin In Piggy Bank

Si no estas acostumbrado a ahorrar, al principio te va a costar renunciar a esos pequeños “lujos”.

Pero si te das cuenta, esa copa de 5 euros un sábado no te va a dar felicidad, ni el último modelo de smartphone, ni un nuevo coche. Lo que da la felicidad son las experiencias; viajar, hacer deporte, bailar, conocer gente… 

  • Qué no te hace feliz: comprar un smartphone del último modelo, comprar una televisión más grande que la anterior, comprar ropa si ya tienes mucha…
  • Qué te hace feliz: viajar, practicar deporte, cantar, bailar, leer, ir al cine, jugar, hablar con tus amigos, salir de marcha…

Únete a los que se han cansado de regalar dinero y gástalo solo en lo que te hace feliz.

Para hacerlo rápido, tendrás que eliminar aquellos gastos que no son regulares, que no son necesarios y con los que puedes vivir perfectamente y ser feliz.

Gastos que pueden ser eliminados:

  • Regalos.
  • Viajes.
  • Ropa.
  • Vitaminas, suplementos nutricionales no necesarios para tu salud.
  • Productos para uñas, pelo o maquillajes.
  • Revistas.
  • Periódicos.
  • Gasolina si puedes ir andando o en bici a los lugares.

Gastos que no puedes eliminar (pero en los que cambiando hábitos puedes ahorrar):

  • Comida.
  • Teléfono.
  • Transporte.
  • Productos de higiene no fundamentales (gomina, perfumes, maquillaje…).
  • Entretenimiento: salir, gimnasio, cursos…
  • Facturas de la casa, coche…
  • Seguros.

También te enseñaré algunas técnicas que aunque una vez conocidas resultaban “lógicas”, la mayoría de la gente no practica.

Consejos, técnicas y tips para ahorrar dinero

cómo ahorrar dinero rápido

No uses tarjeta

El simple uso de la tarjeta hace que sea mucho más sencillo gastar. 

Si llevas dinero en efectivo sentirás que pierdes algo, lo tendrás en la mano y te costará más.

Mete en un sobre el dinero que gastarás en un mes

Esto es un hábito que da muy buenos resultados. Si sabes lo que has gastado los meses previos, podrás hacer un calculo aproximado de lo que gastarás el próximo.

Mete en un sobre esa cantidad de dinero y ve sacándolo a medida que lo necesites. No uses tarjeta.

Junto a la anterior, es una técnica que suele usarse para personas que tienen problemas de impulsividad a la hora de comprar y que funciona muy bien.

Ahorra lo mismo que gastas

Este truco es muy útil; te ayudará a no gastar, y si lo haces, ahorrarás.

Consiste en ahorrar lo mismo que has gastado en cosas que no son de primera necesidad (ropa, tecnología). Por ejemplo: si te gastar 10 euros/dólares en una película de DVD, ahorras la misma cantidad.

Estudia la posibilidad de cambiar de banco

Hay bancos que dan mejor interés y también que no te cobran tasas por mantener la cuenta abierta o por la tarjeta de crédito.

No estés en un mismo banco porque lleves ya años y tengas confianza en ellos. Infórmate, busca opiniones y si encuentras un banco de calidad y con mejores condiciones cámbiate.

No voy a mencionar nombres, pero en la actualidad hay bancos que no cobran tasas por tener tu cuenta ni por usar tarjetas. Además dan más dinero por intereses. Esto puede suponer varios cientos de euros de ahorro cada año.

Por cierto, ten mucho más cuidado con las condiciones que firmas. Aunque las personas de atención al cliente son amables, el banco no es tu amigo. Te ven como un cliente y quieren ganar dinero a través de ti.

Apunta lo que gastas

Este hábito es muy importante.

Si apuntas en una hoja que cuelgues en el frigorífico (o en un lugar donde lo veas a diario) lo que gastas cada día, serás consciente del dinero innecesario que gastas.

Es muy sencillo salir y tomar una cerveza, luego ir y llevarse una camiseta, luego la gasolina. Al final no sabes lo que has gastado, pero si lo anotas, impedirás volver a cometer los mismos fallos.

Utiliza el ahorro automático

Si te lo puedes permitir, puedes optar por el ahorro automático. Se trata simplemente de tomar un dinero tras recibir tu sueldo y apartarlo a una cuenta de ahorros. Así evitarás la tentación de gastarlo y ni si quiera tendrás que pensar en ahorrar.

Hay muchas formas en las que podrás ahorrar de forma automática. Algunos bancos te proponen opciones de descuento automático de cierta cantidad de dinero de tu cuenta, que se destina a un fondo de ahorro personal.

Esta es una buena opción, especialmente si sientes que te cuesta ahorrar de forma voluntaria. Eso sí, asegúrate de revisar muy bien las condiciones de estas opciones, ya que algunas veces pueden implicar ciertos gastos adicionales.

No compres cosas innecesarias

Hay una frase de Warren Buffet que dice algo así: Si antes de verlo no lo necesitabas, no lo necesitas.

Si sales de tu casa sin voluntad de comprar, pasas por casualidad por una tienda y te surge en tu mente esta idea “lo necesito”, probablemente sea un capricho.

¿Cuánta ropa y cosas tienes en tu casa que no usas?

Evita la impulsividad al momento de comprar

Este consejo esta relacionado con el anterior: ¿cuántas veces has comprado cosas de forma impulsiva y en realidad no las necesitabas?

Las compras impulsivas son muy peligrosas. Comprar de forma impulsiva te puede llevar a perder mucho dinero y a arrepentirte de no haber analizado un poco más las cosas.

Cuanto más caro sea lo que vayas a comprar, más tiempo tendrás que pasar analizando si realmente lo necesitas. Además de más tiempo evaluando opciones que tengan una mejor calidad-precio.

Siempre que vayas a comprar algo revisa cómo te sientes: si has comido bien, si sientes ansiedad por algo en particular, si tienes preocupaciones o si estás en un estado de euforia. Todo esto influirá en tu decisión de compra.

Antes de adquirir un producto tómate un tiempo para reflexionar sobre tus motivaciones reales y siempre ten seguridad de cuánto dinero tienes y de cuánto puedes gastar. Esta información te permitirá hacer una compra más inteligente.

Aprende la regla de los 15 días

Se trata de que esperes 15 días antes de comprar algo que “consideras necesario”.

Muchas compras son por impulso; ves el servicio o producto, te viene a la mente el pensamiento de “lo necesito” y vas y lo compras.

Intenta ser consciente de ese proceso, pregúntate si realmente lo necesitas o si puedes esperar y espera 15 días.

Acostúmbrate a comparar

Nunca compres algo caro sin haber comparado precios. Las diferencias entre un establecimiento y otro pueden ser sorprendentes y te harán ahorrar mucho.

No tienes porque ir trasladándote de una tienda a otra. Hoy en día con internet puedes comparar cientos de comercios en muy poco tiempo. Si tienes que ir a la misma tienda también te aconsejo que lo hagas.

Compra en diferentes supermercados y anota tus gastos

comprando en el supermercado

Una técnica muy buena es ir cada año a tres supermercados distintos, comprar lo que sueles comprar y calcular los gastos. Es decir la semana 1 vas al supermercado 1, te llevas tu compra de siempre y calculas los gastos. Lo mismo con el super 2 y 3. En la semana 3 podrás comprobar en cuál has gastado menos.

Normalmente suele ser de 10-20 euros (o en la moneda de tu país), pero si vas a comprar semanalmente, la diferencia puede ser de 40 euros al mes, es decir 480 euros o más al año.

Calcula las horas de trabajo que necesitas para comprar algo

Esta técnica sirve para ahorrar, aumentar tu productividad y valorar más tu tiempo.

Consiste en que cada vez que compres algo, calcules cuánto tiempo te ha llevado comprarlo.

Ejemplo: si cobras 10 euros/dólares la hora y has comprado una televisión de 500 euros/dólares, te habrá llevado 50 horas de trabajo comprarla.

Apúntate a los programas de recompensas

Hay tiendas, gasolineras o cualquier otro servicio que tienen programas con los que vas acumulando puntos y estos te dan regalos o te permiten gastar los puntos en lo que quieras.

Si por ejemplo gastas 10 euros de gasolina al día, cada euro te da un punto y una recarga de gasolina cuesta 100 puntos, estarás teniendo 3 días de gasolina “gratis” al mes.

Haz tus propios regalos

No es algo sencillo si no sabes hacer manualidades, pero es una opción muy interesante si quieres evitar comprar cosas caras y que no sabes si se llegaran a usar.

Además, personalmente creo que es mucho más original algo realizado por uno mismo y demuestra más interés en la otra persona.

Cuando vayas al supermercado haz una lista y come antes

En los supermercados se compran muchos productos insaludables y que además te hacen gastar más.

Si vas al supermercado tras haber comido, no tendrás apetito y no pondrás en el carro productos como chocolatinas o patatas fritas que no son esenciales para tu alimentación.

Si has hecho una lista antes, sabrás lo que es verdaderamente necesario y no comprarás tonterías que no necesitas y que te harán engordar.

Come en tu casa

La vida social es muy importante y es recomendable que salgas a hacer deporte, a algún acontecimiento, a un parque, a pasear, etc.

Pero si quieres ahorrar más, una muy buena opción es comer en tu casa y luego salir.

Si sales sin pensar esto, puede que te entre el hambre y luego gastes en un helado, un perrito caliente o cualquier otro capricho.

Hay dulces y postres que son muy sabrosos y muy fáciles de preparar, y que cuando los comes en la calle resultan muy costosos.

Internet está lleno de sitios en donde podrás encontrar recetas deliciosas y económicas que te quitarán las ganas de comprar dulces en la calle.

Además, cuando preparas tus propios postres podrás enfocarte en usar ingredientes saludables, lo que se traducirá en bienestar físico para ti.

Y si eres una persona con muy poco tiempo libre, te aseguro que también encontrarás preparaciones muy sencillas, rápidas y sabrosas que te permitirán ahorrar dinero y disfrutar de una buena merienda.

Vende todo lo innecesario

desorden creatividad

En realidad esto es más bien ganar dinero, pero al fin y al cabo te hará mejorar tu bienestar económico.

Seguro que tienes en tu casa libros, ropa o electrodomésticos que no usas. Búscalos y ponlos a la venta, puede que no te saques mucho. El beneficio que le saques dependerá de la cantidad de cosas que vendas y de su valor. Puede que incluso tengas algo antiguo que valga mucho.

Hoy en día existen muchas plataformas para vender en internet cosas de segunda mano, tanto en Europa como en Latinoamérica.

Usa la bicicleta, el transporte público o camina

El medio de transporte más económico, saludable y que respeta el medio ambiente es la bicicleta.

Además, en mi humilde opinión es mucho más cómoda que tener que esperar atascos o tener que esperar al autobus que a veces tanto se retrasa.

Si tienes el trabajo a varios kilómetros, no tendrás más remedio que usar el coche o el transporte público pero si estas cerca, piensa en comprarte una bici o en caminar.

En casi todas las ciudades las líneas de transporte público suelen abarcar gran parte de la ciudad, así que podrás desplazarte hacia donde necesites invirtiendo mucho menos dinero que si lo hicieras en coche.

Abandona los hábitos caros e insaludables

Es increíble lo caro que ha llegado a costar el tabaco y el alcohol. Además de ser muy caros, son insaludables y pagas impuestos por ellos.

Son hábitos que solo disminuyen tu capacidad económica y hacen empeorar tu salud. Con el mismo tabaco, si fumas un paquete cada dos días es 60 euros al mes y 720 euros al año (si el paquete cuesta 4 euros aproximadamente). Serían 120 euros al mes y 1440 euros si fumas un paquete al día.

Ten en cuenta también esto: tu salud es lo que más valor tiene y el tabaco o el alcohol la disminuyen. Por otra parte, cuidar de tu salud puede resultar muy caro en determinados casos, por lo que esos hábitos tienen un posible coste adicional.

Come menos

Este consejo sería aplicable si tienes problemas de peso o quieres adelgazar.

A veces la gente come sin hambre y es una de las causas de ganar peso. Hoy en día hay millones de personas obesas en el mundo y la principal causa es el sedentarismo.

Puedes leer este artículo sobre qué hacer para no tener hambre.

Apaga luces y electrodomésticos

Acuérdate de apagar los electrodomésticos cuando no estés en casa y si los dejas enchufados asegúrate de que no estén gastando luz.

Dejar las luces “stand-by” encendidas te puede suponer un coste adicional de 600 euros anuales.

Instala luces LED

Las luces LED son buenas para el medio ambiente porque no contaminan y gastan poca energía.

Son más caras de adquirir (cuestan de 4-10 euros) pero con el tiempo amortizarás esa cantidad de sobra.

Compra productos que te produzcan el mínimo coste

Con esto no quiero decir los productos más baratos, sino los que:

  • Consumen menos energía: si un televisor barato te hace gastar 1 euro la hora y otro caro 0,50 euros la hora, a la larga te saldrá más barato el televisor caro.
  • Que no se rompan y tengan garantía: no te va a servir de nada comprar un ordenador portatil muy económico si luego se va a romper o no tiene garantía. Al final te tendrás que comprar otro y te gastarás más que si hubieras comprado algo bueno.

Ojo, de calidad no significa que sea caro. Algo puede costar mucho dinero y ser malo. Al igual que algo económico puede resultar de muy buena calidad.

Investiga siempre y compara. Para ver opiniones, tienes plataformas como amazon o ciao en las que sabrás las experiencias que otras personas han tenido con algún producto.

No esperes a que se rompan las cosas

Si por ejemplo mantienes en buen estado tu coche, no tendrás que hacer grandes reparaciones que te cuesten un dineral.

Más vale que te gastes el dinero en una revisión anual y en la que te tengan que hacer una pequeña reparación que esperar a que algo se rompa y tengas que hacer un gran gasto.

No compres por quitarte del estrés

Conozco perfectamente esa sensación de “me voy comprar esto porque he pasado un mal día…”

En realidad es absurdo, porque no por comprar algo vas a ser más feliz. Para aliviar un mal día te vasta con dar un paseo o visitar a un familiar o amigo. O tomarte una cerveza de un euro. 

No es necesario que les regales tus cuartos a las grandes compañías porque te sientes mal.

Siempre revisa tus gastos

Hoy en día lo puedes hacer online. Casi todos los bancos tienen sistemas virtuales para ver tus cuentas.

Si las revisas al menos una vez al mes estarás evitando pagos indebidos, gastos que se te olvidaban o incluso “errores del banco”.

Yo mismo tuve que pagar 180 euros a un banco al que rescatamos todos los españoles por eliminar demasiado tarde mi cuenta. No la revisé durante mucha cuenta y me estuvieron cobrando mensualmente unas tasas. 

Compra ropa de invierno en verano y de verano en invierno

La ropa de temporada es mucho más cara. 

Si compras en verano la ropa que usarás el próximo invierno te ahorrarás muchísimo dinero, porque las ponen muy económicas.

Y son diseños que son muy parecidos por no decir iguales a los que te encontrarás “de temporada”.

Haz una lista de prioridades

Si tienes tantos gastos que no sabes por donde empezar, toma un papel y bolígrafo y haz una lista de prioridades.

Serás consciente de qué es lo más importante y podrás eliminar gastos que no son esenciales.

Haz un presupuesto

Organiza tus ingresos y tus gastos, y ten claro cuánto quieres o puedes gastar en el mes. Crear un presupuesto te ayudará a ser más específico y tendrás mayor control de tus finanzas.

Te recomiendo ser lo más concreto posible al momento de crear este presupuesto. Detalla muy bien cuáles son tus gastos mensuales y asegúrate de incluirlos todos, para que luego no te tomen por sorpresa.

También es necesario que seas muy realista. Enfoca el presupuesto en lo que quieres gastar, pero al mismo tiempo mantenlo estrictamente asociado a tu realidad.

Descarta gastos superfluos pero toma en cuenta los gastos indispensables para ti; de lo contrario, no podrás aplicarlo y será una herramienta inútil.

Haz planes de ahorro a corto plazo

A veces resulta mucho más fácil proponerse ahorrar durante un periodo específico en lugar de plantearlo a largo plazo.

Por ejemplo, puedes establecer que ahorrarás 20 euros/dólares semanales durante 1 mes. Y luego de ese mes cambias tu estructura y te planteas otro tipo de ahorro, como por ejemplo comer comida casera durante el próximo mes.

Esta variación de tu estructura puede hacer que el proceso de ahorrar sea más dinámico, divertido e incluso retador creativamente, porque inventarás distintas formas de ahorrar cada mes.

Ponle nombre a tu ahorro

Un ahorro siempre será más efectivo si está destinado a algo específico. Si tienes una meta de ahorro concreta automáticamente estarás más motivado, te costará menos renunciar a algunos gustos y reservarás el dinero con más ganas.

Por ejemplo, si quieres ahorrar dinero para viajar a una playa paradisíaca, imagínate a ti mismo disfrutando en esa playa.

O si quieres hacer un curso de perfeccionamiento profesional, piensa en todas las nuevas oportunidades que obtendrás como resultado de ese nuevo conocimiento.

Si tienes presente la razón por la cual estás guardando tu dinero, tendrás muchas mejor disposición de ahorrar.

Repara tu ropa

En lugar de sustituir tus ropas por otras nuevas, tómate un momento para observar con detalle si es posible repararlas.

Muchas veces basta con unas sencillas puntadas o con algunos cortes para renovar una pieza de vestuario que estabas a punto de desechar.

Y si no eres muy ágil con la costura, puedes llevar tus prendas a sitios especializados y pedir que la modifiquen según lo que quieras. Siempre saldrá más económico reparar tu ropa que adquirir una nueva.

Revisa los eventos gratuitos que hay en tu ciudad

Salir y distraerte no tiene que implicar necesariamente gastar dinero. Hay muchas actividades gratuitas muy cerca de ti, organizadas por el ayuntamiento de tu ciudad o por entes privados.

Puedes encontrar desde conciertos y recitales hasta obras de teatro, exposiciones o proyecciones de cine.

Revisa las agendas culturales de tu zona, usualmente son renovadas cada semana. De seguro encontrarás opciones interesantes y divertidas gratuitas o a muy bajo costo.

Ten un pequeño huerto de vegetales

No necesitas un espacio muy amplio para sembrar algunos vegetales. Producirlos en tu propia casa te brindará muchas ventajas.

En primer lugar, garantizarás que consumirás alimentos frescos y de calidad, libres de conservantes, colorantes y otros elementos químicos que pueden ser perjudiciales para tu salud.

Y en segundo lugar, sembrar en tu hogar te permitirá ahorrar mucho dinero, ya que no tendrás que comprar estos alimentos en el super, sino que podrás consumirlos recién sacados de tu pequeño huerto.

Alimentos como tomates, espinacas, romero, menta, pimientos y zanahorias pueden ser fácilmente sembrados en casa.

Cancela servicios que no utilices

A veces cuando nos suscribimos a ciertos servicios de comunicaciones vienen incluidos algunos extras que nunca utilizamos.

Revisa las facturas de estos servicios y observa si hay alguna funcionalidad que no utilices o que uses muy poco. Si la encuentras, elimínala de tu plan mensual.

Paga todas tus deudas, especialmente las que te generan más intereses

Es comprensible que hayas tenido que endeudarte en alguna oportunidad, hay situaciones que lo requieren. Sin embargo, te recomiendo que no te acostumbres a vivir endeudado.

Endeudarte te traerá angustia y ansiedad, terminará generándote mucho estrés y te hará gastar más dinero del obtenido en principio, como consecuencia de los intereses.

En tu lista de prioridades ubica pagar tus deudas entre los primeros puestos. Verás que resultará en menos gasto y en más tranquilidad.

Comparte tu casa con un compañero de piso

Si tienes una habitación libre o incluso un sofacama cómodo, puedes plantearte la posibilidad de vivir con alguien más y así compartir gastos.

Al dividir los gastos, automáticamente usarás la mitad del dinero que gastabas en muchas cosas, el dinero te rendirá mucho más y, además, podrás compartir experiencias y vivencias con una persona o un grupo de personas, lo cual podrá enriquecerte mucho.

Actualmente hay varias plataformas online en la que puedes poner en alquier tus habitaciones.

Plantea alquilar espacios no usados en tu casa

Si tienes en casa algún salón en desuso, o un sótano que apenas usas, puedes plantearte la posibilidad de arrendarlo de forma temporal a personas que ejecuten alguna actividad. Puede ser una escuela de baile, un taller puntual o incluso puede utilizarse como depósito.

Observa bien los espacios de tu casa, identifica a cuáles puedes sacarle provecho y para qué actividad pueden ser más funcionales. Te sorprenderá la cantidad de personas que pueden desear hacer uso de tu espacio disponible.

Cuando puedas usa Skype, WhatsApp u otras vías similares para comunicarte

Si tienes una renta fija de internet en casa o tienes acceso a una red wifi abierta, puedes considerar comunicarte a través de aplicaciones que usen esta vía de conexión.

Herramientas como WhatsApp, Skype, Hangouts y otras te permitirán hacer llamadas de voz, vídeollamadas o enviar mensajes sin gastar dinero adicional que se vea reflejado en la cuenta de tu línea telefónica.

Haz más actividades al aire libre

Hay muchas actividades recreativas, relajantes y enriquecedoras que puedes hacer al aire libre, y la mayoría de estas son gratis. Puedes dar un paseo por un parque, subir la montaña o disfrutar de una tarde despejada en alguna playa.

Al aumentar tus actividades al aire libre verás cómo ahorrarás más y obtendrás mayores beneficios para tu salud.

Planifica tus comidas de la semana

La organización siempre te generará ahorro, tanto económico como de tiempo. Si planificas tus comidas diarias podrás optimizar mejor tus recursos y evitar compras a última hora, así como la mala administración de los alimentos.

Esto también te permitirá saber exactamente cuánta comida utilizarás semanal y mensualmente, y así podrás organizarte mejor a la hora de hacer la compra.

Planificar tus comidas también te permitirá ser creativo con el menú, variarlo, agregar nuevos elementos o reinventar recetas antiguas. Agregar este dinamismo a una tarea cotidiana te hará estar más motivado al cocinar.

Si te gusta tomar té o café, hazlos en casa

Comprar un café o un té en la calle es mucho más costoso que hacerlo en casa. Si sacas la cuenta de lo que gastas mensualmente en estas bebidas, verás que resulta mucho más ahorrativo prepararlas de forma casera.

Además, cuando haces café o té en casa tienes la posibilidad de prepararlos a tu gusto y de variar los sabores si quieres probar cosas distintas cada vez. También puedes invitar amigos y compartir estas bebidas con ellos.

Métete en el mundo del DIY

DIY son las iniciales de “Do it yourself”, “hazlo tú mismo” en español. Si en lugar de comprar te atreves a crear, puedes obtener muy buenos resultados: ahorrarás mucho dinero y desarrollarás habilidades que quizá no sabías que tenías.

Hay muchas cosas que puedes hacer tú mismo: desde bisutería y adornos, pasando por camisas, vestidos y pantalones, hasta muebles y armarios. Solo es necesario un poco de paciencia, algunas herramientas e invertir algo de tiempo.

Siguiendo las instrucciones adecuadas podrás construir objetos atractivos y de calidad invirtiendo mucho menos dinero que si los compraras en una tienda.

Sigue tu progreso en el ahorro

Una vez has determinado cuál será tu estrategia para ahorrar, monitorea constantemente el progreso en tu fondo de ahorros.

Esto te permitirá saber si el método que utilizas está funcionando como esperabas; en caso contrario, siempre podrás reestructurar tu estrategia y adaptarla a tus necesidades.

Lo más importante de seguir tu progreso al ahorrar es que esto es un factor motivador. Si ves que tus ingresos efectivamente van aumentando verás que obtienes resultados y tendrás mejor disposición al momento de reservar tu dinero.

Incluye a tus familiares y amigos en el ahorro

Es difícil cuando quieres ahorrar y tus amigos o familiares están en un plan totalmente distinto, cuando organizan salidas a sitios costosos o suelen gastar mucho dinero.

Una manera de mantenerte en contacto con ellos aunque quieras dejar de gastar es invitarlos a ahorrar junto a ti.

Pueden estructurar una estrategia común que funcione a varias personas, e incluso ellos pueden compartir contigo experiencias específicas que te ayuden en tu dinámica de ahorro.

Mantente enfocado

La tentación puede ser muy grande cuando has decidido no salir una noche para no gastar dinero y tus amigos te invitan a tomar una copa o a cenar en un restaurante.

Cuando esto ocurra, recuerda siempre la razón por la cual estás ahorrando y mantente enfocado en tu objetivo.

Puedes invitar a tus amigos a casa, hacer una noche de copas o preparar entre todos una cena que resultará más económica.

Trata siempre de buscar opciones y alternativas, pero ten siempre como prioridad el motivo por el cual ahorras; esto te ayudará a mantener el foco.

Come más vegetales

Además de que son muy saludables para tu organismo, los vegetales tienden a ser muy económicos, por lo que estos son una solución ideal al momento de ahorrar dinero.

Las carnes suelen ser lo más costoso de la cuenta del super, así que puedes comprar menos carne y más legumbres.

Algunas legumbres aportan la misma cantidad de proteínas, como las lentejas y los garbanzos, y además tienen bajo nivel de grasas y mucha fibra.

Congela los vegetales para que duren más

Si congelas los vegetales estos mantendrán la frescura y el sabor por mucho más tiempo, lo que te permitirá optimizar su uso y gastar menos dinero.

Alimentos como el calabacín, el brócoli, el repollo y la coliflor, entre muchos otros, pueden congelarse perfectamente y ser consumidos manteniendo todas sus propiedades. Esto hará que compres más espaciadamente y así ahorrarás más.

Acude a librerías públicas

Las librerías públicas ofrecen muchos servicios gratuitos o a muy bajo costo. En estas podrás revisar libros, tomar prestados discos y películas en DVD, acceder a ebooks y examinar revistas.

En muchos casos solo debes inscribirte como usuario de la librería de forma gratis o a muy bajo costo para poder disfrutar de todos estos servicios. Te recomiendo que averigües dónde está la librería más cercana a ti y preguntes por los servicios que ofrecen.

Aprovecha las ofertas

En todos los establecimientos podrás encontrar distintas ofertas: algunas son permanentes, otras se activan a cierta hora del día y otras aplican solo con ciertas condiciones.

Cuando vayas a comprar, estate bien atento de cuáles son las ofertas del día. Incluso en algunos supermercados hacen descuentos en ciertos productos cuando se acerca la hora del cierre.  

Observa cuál es la dinámica de los supermercados que frecuentas y aprovecha estos descuentos, en muchos casos esto significará un ahorro bastante importante al adquirir un producto.

Conoce las ventajas del trueque

Intercambiar productos con otras personas puede brindarte muchas ventajas. Un objeto que puede que no tenga mucho valor para ti puede ser intercambiado por algo que sí necesites o desees.

Hay varias páginas web dedicadas a vincular a personas interesadas en hacer trueques, y estos intercambios pueden ser de ropa, calzados, productos, servicios e incluso alojamiento.

La cantidad de dinero que podrás ahorrar es grande, además de que sacarás rendimiento de esos objetos que ya no utilizas con frecuencia.

Revisa las fechas de vencimiento de los productos

A veces las personas terminan gastando más dinero porque los productos que adquieren se dañan muy rápido, y entonces deben comprar otros nuevos.

Para evitar esto te recomiendo que estés muy atento de la fecha de vencimiento de todo lo que compres.

Algunas veces hay productos que son más económicos porque se vencerán más pronto; si crees que puedes consumirlos antes de que expiren, puedes aprovechar esto para ahorrar más dinero.

Aprovecha al máximo los alimentos

Es increíble la cantidad de comida que desechamos diariamente al cocinar. Lograrás ahorrar bastante si aprovechas por completo los alimentos.

Por ejemplo, si tienes fruta que se está madurando mucho puedes hacer mermeladas. Solo debes cortar la fruta y cocerla a fuego muy lento junto con azúcar o miel, hasta que vaya espesando.

Ten comida pre hecha para esos días en los que no te apetece cocinar

Hay días en los que no tendrás ganas de cocinar porque llegarás tarde del trabajo o muy cansado. Es en esos días en los que hay tendencia a caer en la tentación, comprar comida y gastar más dinero del debido.

Para prever esto te recomiendo que tengas preparados algunos alimentos de “emergencia”. Puede ser una ensalada, una sopa con verduras o alguna otra comida que se te ocurra. Puedes reservarlos en el congelador y solo calentarlos cuando los necesites.

Aprovecha las frutas y vegetales de temporada

Además de comer fresco, elegir las frutas de temporada te permitirá ahorrar mucho dinero, porque estas siempre son más económicas.

Te invito a que identifiques cuáles son las frutas de cada temporada y a que las compres en el momento en el que están más baratas, el ahorro de dinero será considerable.

Ahorra agua

Es muy sencillo bajar la cuenta del agua poniendo en práctica algunos sencillos hábitos. Por ejemplo, mientras te bañas evita dejar el agua abierta cuando te estés colocando el champú o el jabón. Así mismo, no dejes el agua correr mientras enjabonas los platos al lavarlos.

Otra opción muy recomendable es colocar ahorradores de agua en toda la casa. Muchos de estos ahorradores pueden llegar a reducir el consumo de agua en un 50%. Esto significa que puedes llegar a pagar la mitad de lo que pagabas por el servicio del agua.

Cuida tu salud

Este es el consejo más importante de la lista. Preservar tu salud te permitirá estar activo, funcional y podrás producir dinero, en lugar de gastarlo.

Dolencias mal curadas pueden desembocar en complicaciones de salud que, además de peligrosas, pueden ser increíblemente costosas.

La mejor prevención es cuidarte. Haz ejercicio, come de forma saludable y pon en práctica actividades de relajación. Evita enfermarte y así podrás tener una mejor planificación de tus finanzas.

¿Y tú que haces para ahorrar dinero? Puedes comentar a continuación. ¡Me interesa tu opinión! Gracias.

COMPARTIR
Licenciado en Psicología, Máster en Recursos Humanos y excolaborador de la Universidad de Sevilla. Amante de la lectura y del conocimiento en general. Redactor en otras webs, como Entrepreneur: https://www.entrepreneur.com/author/alberto-rubin-martin

19 Comentarios

  1. Muy buen articulo, gracias, empezare con un papel y bolígrafo para empezar a ver mis gastos, y hacer mi lista e prioridades.

  2. Yo soy de la caixa…. Aunque no quieras hacer refencia a ninguna entidad financiera concreta podrias aconsejar alguno sin decir el nombre? Tengo que empezar a ahorrar y empezar por ahi no me parece mala idea. Muchas gracias! Muy buenos consejos ??

  3. El mejor articulo que he visto en la web sobre un tema tan Importante como el ahorro.
    En verdad era comprador compulsivo pero ya estoy haciendo los ajustes y este articulo me parece un 10 de 10!
    Muchas Gracias y Saludos desde Ciudad de Panama!
    AF

  4. Gracias por los consejos,
    Intentaré ponerlos en practica, porque realmente he perdido mucho dinero (me di cuenta de eso cuando empecé a anotar mis gastos, justo como recomiendas).

  5. Estoy desesperadaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa, GANO LO SUFICIENTE PARA VIVIR UN MES… PERO NOOOOOOOOO ME ALCANZAAAAA!!!! Todo lo gasto lo gasto lo gastoo.. necesito ayuda terapia no se!!!!

  6. Muy acertada tu nota, soy de Guatemala pero vivo en Los Angeles CA, la vida aca es dura y pienso que en todo el mundo asi lo es tambien, coincido en muchos puntos de los expuestos y debo reconocer que me cuesta ahorrar, en lo personal tu punto numero uno lo tomo al revez, en mi billetera nunca tengo efectivo uso mi targeta y estoy casi siempre encima de mis cuentas de banco para ver lo que gasto, anotar todos los gastos es otro buen punto pues yo uso excel para llevar un control, hay mas puntos e ideas de las cuales no habia pensado antes, la regla de los 15 dias, como controlar el impulso a gastar dinero, lo voy a poner en practica, se que va funcionar, todo cuesta en esta vida pero va a funcionar.

  7. buenas tardes, hoy leí su artículo y me pareció muy interesante. Desde hoy pondré a funcionar su táctica, espero que me funcione. Ahorro para un viaje, desde ya muchas gracias.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here