Cómo Dejar de Fumar Marihuana/Porros en 10 Pasos

Este artículo te explicaré cómo dejar de fumar marihuana, dejar atrás tu adicción y comenzar a llevar otra vida más saludable. Esta planta puede tener ciertos beneficios -como aliviar el dolor-, aunque consumida frecuentemente por ocio tiene claros perjuicios.

El poder adictivo del cannabis puede no ser tan elevado como el de otras drogas como la cocaína o la heroína, pero esto no significa que dejar de consumirla vaya a ser más sencillo.

cómo dejar de fumar marihuana

Y es que cuando empiezas a consumir Marihuana de forma habitual es muy probable que esta sustancia empiece a controlar tu vida, incluso puede que necesites ayuda para dejarla.

10 pasos para dejar de fumar marihuana

1-Date cuenta

Para poder superar una adicción a esta sustancia primero de todo tienes que darte cuenta de que eres adicto y que tienes que dejar de consumirla.

Si no te das cuenta de los efectos negativos que está causando en tu vida, tanto a nivel de salud como a nivel económico, social, de relaciones y de funcionamiento personal, difícilmente querrás dejar de consumirla.

Si estás leyendo esto es porque quieres dejar de consumirla y probablemente ya te habrás dado cuenta de que tienes que eliminar la Marihuana para recuperar tu vida.

Si estás leyendo este artículo porque te interesa saber cómo dejar la Marihuana para ayudar algún amigo o familiar tuyo, lo que tienes que hacer es intentar meterle esta idea en la cabeza.

Para hacerlo puedes proporcionarle información que encuentres en libros o por internet sobre los efectos perjudiciales de su consumo.

Así mismo, ya que normalmente los consumidores de estas sustancia suelen subestimar los inconvenientes que tiene consumirla, un ejercicio que puede ser de mayor utilidad es conseguir que se dé cuenta de los cambios que se han producido en su vida desde que consume.

Debes intentar mostrarle los efectos directos y observables que ya ha sufrido debido al consumo de esta sustancia y que él mismo se vaya dando cuenta de ello.

2-Fíjate objetivos

qué es un objetivo

Una vez te hayas dado cuenta de que tu futuro pasa por dejar de consumir marihuana, tienes que fijarte una serie de objetivos.

En este momento tienes que pensar no sólo en que tienes que dejar de consumir esta sustancia, sino en el motivo por el que debes hacerlo. Haz una lista sobre todos los motivos que tengas para dejar de fumar porros.

Para recuperar la claridad de ideas que tenías antes, para poder construir un futuro profesional sólido, para recuperar relaciones personales que has ido perdiendo, para mejorar tu estado mental…

Seguro que tienes miles de motivos para dejar de fumar y seguro que se te ocurren montones de ventajas que tendrás cuando hayas superado la adicción. Escríbelos todos y guárdalos como objetivos personales.

3-Busca apoyo

Terapia Narrativa

Hay quien prefiere no involucrar a otras personas en el proceso de superar una adicción por miedo a mostrarse como una persona débil, adicta y que necesita a los demás para seguir adelante.

El intentar hacerlo sólo o hacerlo con la ayuda de los demás será decisión tuya. Ahora bien, lo que sí se ha demostrado a través de múltiples estudios es que cuando te plantees esta disyuntiva sólo tendrás dos opciones:

  1. Escoger la vía difícil e intentar hacer el largo camino tú sólo.

  2. Escoger la vía más beneficiosa y buscar apoyo entre tus personas más allegadas o profesionales para que te ayuden durante todo el proceso y tengas mayores opciones de éxito.

Lo puedes hacer con cualquiera de las dos opciones, ahora bien la recomendación está muy clara: cuantas más personas tengas apoyándote y ayudándote más puntos a favor tendrás para conseguir tus objetivos.

4-Detecta estímulos

Trastorno Disocial de la Personalidad

En el momento que dejes de fumar porros tendrás que tener una cosa muy en cuenta, y esta es ser capaz de detectar estímulos. Si consumías marihuana de forma habitual seguro que tenías una serie de costumbres a la hora de fumar.

Momentos del día en los que siempre te liabas un cigarrillo, amigos con los que quedabas para fumar, sitios que frecuentabas para hacerlo, utensilios y herramientas que usabas o incluso ropa que te ponías para consumir marihuana.

Es conveniente que hagas una lista con todos los estímulos que recuerdes que te puedan incitar al consumo y ser muy consciente de ellos.

Una vez tengas claro cuáles son, lo que tendrás que hacer es intentar resistirte a ellos. Para hacerlo, la mejor forma es intentar evitarlos, sobre todo al principio de dejar de fumar.

Intenta no quedar con las personas que quedabas para fumar y si lo haces asegurarte de que ellos no van a fumar cuando quedéis esta vez.

Intenta no frecuentar esos sitios en los que solías consumir, busca una actividad que te distraiga en esos momentos del día en los que fumabas sí o sí y deshazte de “grinders”, papeles, boquillas, mecheros y demás objetos que utilizabas para fumar.

5-Cambiar amistades

Otra acción que suele ser necesaria realizar, y quizá una de las más difíciles, es la de cambiar amistades. Esto no significa que todos tus amigos que consumen marihuana tengan que pasar a ser tus enemigos, pero sí que necesitas realizar un cambio de ambiente.

Puedes mantener esas amistades si cuando quedéis no lo hagáis para fumar porros y si ellos están tan convencidos como tú de qué vas a superar la adicción.

Así mismo, sería muy útil que al mismo tiempo fueras capaz de incorporar otro tipo de amistades y de ambientes en tu vida, los cuales no estén relacionados con el consumo de marihuana.

Si lo haces, tu ambiente te facilitaría el procesos de dejar de consumir marihuana, en cambio si continúas inmerso en un ambiente muy relacionado con la marihuana, te lo dificultará.

6-Cambia actividades

tipos de conocimiento

Del mismo modo, si quieres dejar el Cannabis es muy importante que incorpores nuevas actividades en tu vida. El hecho de fumar porros suele ocupar un espacio muy grande en el repertorio de actividades de las personas que consumen María habitualmente.

Se suele quedar con amigos para estar un rato juntos mientras se fuma y se suelen realizar actividades lúdicas que van siempre acompañadas de porros. Así pues, busca actividades alternativas que sean de tu agrado pero que sean incompatibles con el consumo de marihuana.

Las actividades tendrán que ir acorde con tus gustos, no hay unas mejores y otras peores, mientras no impliquen encenderse un cigarrillo la actividad será adecuada.

7-Convéncete de que puedes tener éxito

El principal motivo que suele frustrar los intentos de superar la adicción a la marihuana es la creencia de que no podrás hacerlo.

Si eres adicto a la marihuana y dejas de consumirla, probablemente experimentes una serie de síntomas como rabia, irritabilidad, nerviosismo o inquietud (dependencia psicológica).

Estos síntomas suelen crear distorsiones en la cognición y crear pensamientos sobre la incapacidad personal para sobrevivir sin esa droga. Sin embargo, estos pensamientos están distorsionados por la sensación de malestar que provoca el hecho de no fumar (sobre todo al principio) y no son para nada ciertos.

Como cualquier persona tienes total capacidad para dejar de consumirla y si te esfuerzas lo conseguirás. Para convencerte de esta idea es bueno tener a gente a tu alrededor que te lo vaya recordando y que rectifique a tus pensamientos distorsionados cuando aparezcan.

También puede ser útil acudir a un psicólogo especializado para que te ayude a superar este momento.

8-Supera el síndrome de abstinencia

Además de la dependencia psicológica, en la marihuana también existe una dependencia física. Esta dependencia física se produce porque tu cuerpo se ha habituado a funcionar adecuadamente únicamente cuando le proporcionas esta sustancia.

Cuando dejes de consumir marihuana, tu cuerpo te reclamará la sustancia para funcionar correctamente y muy probablemente experimentarás una serie de síntomas: el síndrome de abstinencia.

Estos síntomas suelen ser temblor, sudoración, dolor abdominal, escalofríos, pérdida de peso e insomnio. Si experimentas estos síntomas acude al médico para que te administre el tratamiento farmacológico conveniente.

9-Premia tu esfuerzo

Para ir aumentando tu motivación a medida que vayan pasando los días sin consumir, puedes realizar un contrato de contingencias. En este contrato puedes especificar qué premios te otorgarás cada x tiempo sin consumir.

Por ejemplo, por cada día que no fumes puedes premiarte con tu postre favorito y por cada semana en la que no fumes con ir al cine.

Esto son sólo dos ejemplos, realiza estas recompensas con esas cosas que más te gusten y que más pueden potenciar tu motivación para abandonar el Cannabis.

10-Realizar ejercicio

Finalmente, con el objetivo de mantener el cambio realizado y prevenir posibles recaídas es muy conveniente realizar ejercicio físico.

El ejercicio físico suele provocar una gran sensación de bienestar, aporta una notable recompensa a tu cerebro y además es una actividad incompatible con el consumo de marihuana.

Si consigues adoptar un estilo de vida sano donde la marihuana no tenga cabida posiblemente hayas superado la adicción para siempre.

Las características de la marihuana

La información que comentaré a continuación sobre esta droga te será muy útil para conocerla mejor y entender con mayor exactitud los pasos para superar su adicción.

¿Qué es?

La marihuana o Cannabis es una sustancia psicoactiva que proviene de la planta Cannabis SativaSu forma de consumo suele ser fumada, aunque también puede consumirse por vía oral, cocinada de distintas formas.

En el cannabis se han identificado más de 400 sustancias diferentes, de las cuáles unas 60 pertenecen químicamente al grupo de los cannabinoides, la más importante es el Tetrahidrocannabinol.

El Tetrahidrocannabinol entra directamente en nuestro cerebro y activa los receptores CB1 de las neuronas distribuidas por muchas partes de nuestro cerebro.

¿Qué efectos provoca la marihuana?

Pocos minutos después de que la sustancia haya entrado en nuestro cerebro, empezamos a notar sus efectos.

Los efectos del cannabis son muy variables según la persona que lo consume, pero suele producirse un efecto bifásico: tras una fase inicial de estimulación (euforia, bienestar, aumento de la percepción), le sigue una fase donde predomina la sedación (relajación, somnolencia).

Se produce una agudización de las percepciones visuales, auditivas y táctiles, así como una ligera distorsión del espacio y tiempo. También aparece risa fácil, locuacidad y aumento del apetito con preferencia por los dulces. El consumo agudo mejora el sueño y puede intensificar la experiencia de las relaciones sexuales.

En la esfera cognitiva, disminuye la capacidad de concentración, altera la memoria reciente y la resolución de tareas complicadas.

En algunos sujetos, especialmente en consumidores inexpertos o tras dosis elevadas, puede aparecer ansiedad, disforia, síntomas paranoides y/o pánico, que habitualmente desaparecen de forma espontánea en pocas horas.

¿Qué complicaciones puede provocar su consumo?

La percepción del Cannabis como “droga blanda” está ampliamente extendida entre nuestra sociedad. Existe una creencia bastante generalizada de que el riesgo de la marihuana es bastante bajo y no puede ocasionar complicaciones.

Sin embargo esto no es así, ya que esta sustancia puede provocar una larga lista de efectos perjudiciales sobre la salud física y mental de los consumidores habituales.

Puede causar efectos a nivel psicológico como: brotes psicóticos, esquizofrenia, trastorno bipolar, ansiedad, síndrome amotivacional, deterioro cognitivoflashbacks, empobrecimiento del rendimiento escolar, problemas de sueño y efectos sobre la conducta alimentaria.

Así mismo, puede provocar complicaciones físicas tales como: problemas cardiovasculares, problemas respiratorios, efectos oculares, efectos gastrointestinales, efectos sobre la musculatura estriada, sobre el sistema inmunológico y sobre el sistema endocrino.

Así pues, el consumo habitual de esta sustancia puede implicar un problema muy grande en nuestras vidas. Además, si consumimos a menudo esta sustancia nos podemos volver dependientes a ella con facilidad, por lo que dejar de consumirla nos va a costar mucho.

Sin embargo, como cualquier otra adicción esta se puede superar a través de fuerza de voluntad, motivación y unas conductas organizadas.

Aquí te dejo un resumen del artículo:

¿Has superado alguna vez una adicción como esta? Explícanos tu experiencia para ayudar a los lectores. ¡Muchas gracias!

Referencias

  1. Bobes J, Calafat A (editores). (2000). Monografía Cannabis. Adicciones, 12, suplemento 2.
  2. Budney, A.J., Hughes, J.R., Moore, B.A. y Vandrey, R. (2004). Review of the Validity and Significance of Cannabis Withdrawal Syndrome. American Journal of Psychiatry, 161, 1967–1977.
  3. Coffey, C., Carlin, J.B., Degenhardt, L., Lynskey, M., Sanci, L. y Patton, G.C. (2002). Cannabis dependence in young adults: an Australian population study. Addiction, 97, 187-94.
  4. Denis, C., Lavie, E., Fatséas, M. y Auriacombe, M. (2006). Psychotherapeutic interventions for cannabis abuse and/or dependence in outpatient settings. Cochrane Database Syst Rev. 3:CD005336.
  5. Earleywine M. (2005). Entender la marihuana. Reconsiderando la evidencia científica. Barcelona: Masson.
  6. Roffman RA, Stephens RS (editores). (2006). Cannabis dependence. Its nature, consequences and treatment. Cambridge: Cambridge University Press.
  7. Sociedad Española de Investigación sobre Cannabinoides. (2002). Guía Básica sobre los cannabinoides. Madrid.
  8. Stinson, F.S., Ruan, W.J., Pickering, R. y Grant, B.F. (2006). Cannabis use disorders in the USA: prevalence, correlates and co-morbidity. Psychological Medicine, 36, 1447-1460.
COMPARTIR
Graduado en Psicología y Máster en Psicopatología Clínica del Adulto.

2 Comentarios

  1. Gracias, Marcel, por escribir un artículo tan sencillo y de gran ayuda.
    La marihuana y el ejercicio son incompatibles, como bien dices, porque el sistema endocannabinoide parece rearticularse ante la presencia de las endorfinas que son secretadas tras cierto tiempo continuo de actividad física, entonces el organismo obtiene aquí una recompensa nueva con claras ventajas sociales y autoconceptuales. Los cannabinoides obtenidos a partir del consumo de la planta dejan de recompensar porque el ejercicio físico aporta esas ventajas que menciono.
    ¡Gracias por compartir esta forma de ayudar!

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here