¿Cómo se desarrolla y se forma la autoestima?

La autoestima se desarrolla y forma durante la infancia y la adolescencia; forma parte de la madurez de la persona, pues es un indicador fundamental en su desarrollo. Ésta se deja ver en situaciones en las que se ha de manifestar un equilibrio o, quizás, cierta indiferencia ante situaciones que puede ser relativizadas, haciéndolas pasajeras.

A lo largo de la vida de la persona se dan momentos en los que, en función del nivel de autoestima que muestre el individuo, se puede llegar a ser feliz o, por el contrario, puede darse el caso de generar enfermedades y situaciones complejas en las que poder vivir plenamente.

girl power super hero confidence in kids or children

Todo ello, tiene mucho que ver con la dedicación que se le ha dado a la autoestima a lo largo de la vida de la persona, pues es imprescindible educar al niño para que se desarrolle a partir de una autoestima sana y positiva.

¿Qué es la autoestima?

Para dar respuesta a esta pregunta es necesario que la persona realice una mirada a su “yo” interior, una introspección, donde se reconozca y observe a qué nivel se encuentra.

La autoestima la que se forma a partir de la percepción de las propias cualidades personales, pues es la forma de reflexionar y de sentir que tiene el individuo.

Asimismo, la autoestima nace a la vez que el propio niño, a partir de la formación de la “autoimagen” y la valoración personal que se hace éste. Atendiendo a las sensaciones que van dándose a lo largo de la vida, se conforma la autoestima.               

Por ello, se trata de la autoevaluación constante que hacen los demás, y que al fin y al cabo se extrapola a una opinión propia. Esta queda sujeta a que la persona se valore más o menos y, por tanto, ello incide en la consecución de sus metas durante su vida.

También debemos hacer alusión a la seguridad que tiene la persona ejecutando sus tareas, pues a partir de la autoestima es desde donde se sustentan los pilares de la motivación personal, ya que ante una autoestima positiva e idónea la persona no se pone barreras y tienden a superarse, dejando al margen el posible fracaso que puede dar de sí una autoestima baja.

No obstante, son muchos los estudios que señalan que la autoestima está condicionada por la percepción de la persona, tanto positiva como negativa, que puede tener sobre sí misma. 

En definitiva, la autoestima corresponde a la percepción personal que la persona va obteniendo durante toda la vida. A su vez la componen factores externos como es el punto de vista que da el entorno y que, en ocasiones sin darse cuenta, la persona lo asume como propio y forma parte fundamental de la autoestima.

¿Por qué es importante la autoestima para el ser humano?

A partir de la propia valoración del individuo, se extrae su participación en la vida y en la sociedad. Asimismo, también influye en su desarrollo personal y en la inserción en la sociedad de éste.

Ante la pregunta de si es importante la autoestima en el desarrollo de la persona, la respuesta es sencilla: una autoestima alta y positiva implica una óptima percepción de la realidad, y por ende en una comunicación social e interpersonal adecuada.

De esta forma se disminuye el nivel de estrés y los cuadros de ansiedad que la persona puede manifestar en diversos momentos.

Por ello, podemos concretar que, el desarrollo de la autoestima es un aprendizaje y éste puede ser modificado a lo largo del tiempo, como cualquier otro conocimiento.

¿Cómo se forma la autoestima?

La autoestima va ligada al autoconocimiento de la persona. Éste es algo que el individuo, a través de la propia experiencia y de los sentimientos, va desarrollando a lo largo de su vida.

El niño no nace con la autoestima desarrollada, la va adquiriendo con el tiempo, a través de la relación que manifiesta con el entorno y el resultado que éste tiene sobre él.

Debemos tener claro que para la formación de la autoestima es primordial en la educación que el niño reciba, y ello aparece a partir de los estilos educativos que se den en la familia. Por ello, el establecimiento de las normas es, por el ejemplo, un eje primordial en la educación de la autoestima.

A continuación, vamos analizar dos etapas cruciales en el aprendizaje del ser humano y, por tanto, en la autoestima:

En la infancia

Desde que se nace se comienza a formar el autoconcepto. Éste es el inicio de la observación y el análisis del propio cuerpo humano, donde la persona se da cuenta de que su cuerpo está compuesto por dos brazos, dos piernas y una cabeza, entre otras partes.

Es el momento de ir comprobando que absolutamente todos los individuos son distintos y que la propia sociedad establece parámetros donde se crean aceptaciones y rechazos entre las propias personas. Por tanto, a partir de esta idea el niño comienza a debatirse entre ser aceptado o ser rechazado.

En la adolescencia

La búsqueda de la propia identidad es lo que hace a la etapa de la adolescencia la más difícil, si cabe, entre todas las que desarrolla el ser humano a lo largo de su vida. Por ello, es el apoyo que puede necesitar de su entorno el necesario para forjar una autoestima adecuada en su desarrollo.

Existe un cambio amplio, pues el adolescente abandona el hogar para buscar la independencia fuera de éste. Por ello, es imprescindible que en la infancia se trabaje la autoestima para que el joven pueda lograr pasar esta etapa con éxito.

¿Qué pilares sustentan la autoestima?

Existen estudios que abalan ciertos pilares fundamentales en la formación de la autoestima: la eficacia y la dignidad.

¿Que influye en la formación de autoestima?

Las críticas son, sin lugar a dudas, constructoras de la autoestima o destructoras según el caso. Es por ello por lo que se suele citar a otras personas como los implicados en esta formación pues, según el nivel de desarrollo de la autoestima, las críticas afectan de una u otra forma.

Estas es información que la persona guarda y evalúa, ya que la asume como propia y, de una forma u otra, le repercute. Sin lugar a dudas, esta utilidad puede ser tanto positiva como negativa. Si es negativa puede dar paso a desorientar a la persona haciéndola sentir mal y trasladándole inseguridad.

¿Cómo se desarrolla la autoestima?

Dentro del desarrollo de la autoestima se incluye el autoconcepto, el cual hemos mencionado con anterioridad, como un componente fundamental.

La posibilidad de formar una autoestima positiva o negativa siempre puede darse, ya que el individuo está en continua relación con el medio. La propia autoestima se mueve en los mismos contextos en los que lo hace la persona, desde la familia hasta la propia escuela.

Por tanto, es relevante su desarrollo, pues interviene en la creación de la personalidad del individuo. Si es positiva favorecerá la autonomía de la persona y las relaciones interpersonales. Además, también repercute en el sufrimiento de la persona ante diversas situaciones, pues puede darse el caso de que se genere una autoestima negativa dando paso a distintos trastornos y problemas conductuales, entre otros.

¿Cómo es posible mejorar la autoestima?

Ante autoestimas bajas, se debe actuar de inmediato y, por tanto, mejorarla para que la persona pueda hacer su vida con normalidad. Por ello, se plantean a continuación una serie de pasos a seguir para modificar la conducta ante autoestimas negativas:

De lo negativo a lo positivo

“Silencio” – “Necesito un instante para hablar”.

“Me cuesta mucho” – “Se me da bastante bien”.

Stop a la generalización

Las personas tienen fallos y, por tanto, no todas las acciones son negativas, ni se hacen del mismo modo.

En el centro de lo positivo

Lo positivo debe de ser lo primordial, pues se debe apreciar y dar valor, ya que no es óptimo someter todas las acciones a evaluación constantemente.

No usar comparaciones

El individuo debe ser consciente de sus propias características. Esto es debido a que cada persona tiene una característica propia y se debe reconocer las limitaciones propias, sin hacer comparaciones con otros.

Confianza propia

Una autoestima alta da posibilidad a que la persona tenga confianza en sí mismo y, por tanto, gane en seguridad.

Referencias

  1. FERRERAS CASADO, E. (2007). La autoestima. Anales de mecánica y electricidad. (1) 1 (54 – 60).
COMPARTIR
Graduada en Pedagogía.

1 Comentario

  1. Tenemos esa fastidiosa costumbre de apreciar más al otro que a nosotros mismos, tendemos a respetar más aquello que es ajeno, valorar más el tiempo y el espacio del otro que el nuestro. Rendimos homenaje y celebramos el éxito de los demás, entregando lo mejor y dejando muy poco para nosotros mismos. Sin embargo y contradictoriamente, las personas se interesan más por quien tiene alta autoestima que por aquellos que se ubican a ellos mismos en el último lugar.

    No olvides que tu futuro es tu responsabilidad, nadie hará por ti aquello que tú no hagas por ti mismo, nadie te motivara a levantarte cada mañana, tú eres tu mejor aliado, tú eres esa persona que nunca te dejara caer.

    Amaté hasta morir:

    Respétate tanto como respetas a los demás, respeta tu tiempo, no seas impuntual contigo mismo. Honra tus palabras y cumple las promesas que te haces a ti mismo.
    Nunca utilices tus palabras para ponerte por debajo, habla siempre positivamente de ti mismo.
    Rodéate de personas que te motiven a ser tu mejor versión.
    Valora tus proyectos personales. Valora tu tiempo y no permitas que nadie les reste importancia.
    Dedícate tiempo para ti, para sentirte cómodo con lo que eres.
    Tu salud física y mental debe una ser prioridad.
    Valora tu cuerpo, no te maltrates, no te intoxiques o te envenenes.
    Aprende a decir NO, y a no excusarte por decirlo
    Como todas las relaciones son los pequeños detalles los que hacen crecer el amor. Vistamos la mejor ropa cuando vamos a pasar un día a solas, cocinemos nuestro plato favorito solo para nosotros, celebremos nuestros pequeños triunfos e invitémonos a cenar. Digamos en voz alta lo orgullosos que estamos de lo que somos, y que estamos aún más orgullosos de lo que seremos.

    Cuando nos damos el lugar que merecemos, somos capaces de transmitir esa confianza al mundo y a las personas que nos rodean. Nos volvemos personas más agradables, nos volvemos independientes. Reflejamos seguridad y amor – y esa misma energía la que atraemos a nuestra vida.

    Conviértete en la persona que más admiras. BE|PRIME

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here