Cómo saber si tienes dislexia: 11 síntomas

Saber si tienes dislexia y reconocer las señales más comunes es importante para afrontarla y recibir un tratamiento adecuado, ya seas niño o adulto.

La lectura y la escritura resultan estrategias complicadas de adquirir. La mayor parte de los niños aprenden a hacerlo sin dificultad con un cierto grado de maduración y un buen ambiente pedagógico.

cómo saber si tienes dislexia

Sin embargo, para algunos niños con un desarrollo normativo puede resultar algo verdaderamente complejo. Nos encontramos ante niños que presentan dislexia de desarrollo.

Si no estas seguro si tú o tu hijo la tiene o no, a continuación te indicaré cómo saber si tienes dislexia.

¿Qué es la dislexia?

La dislexia supone un problema o dificultad en el aprendizaje de la lectura. Se incluye dentro de una clasificación amplia, la que se refiere a las dificultades específicas del aprendizaje (DEA).

Se manifiesta en dificultades de acceso al léxico y puede deberse a problemas en el procesamiento fonológico, auditivo y/o visual.

Suele estar acompañado en problemas relacionados con déficits en memoria de trabajo, en el conocimiento sintáctico y en velocidad de procesamiento.

La dislexia ocurre en personas con un desarrollo cognitivo o inteligencia dentro de la normalidad o superior a ésta. Además, no padecen alteraciones sensoriales y han recibido una instrucción en la lecto-escritura adecuada en la que, sin embargo, presentan dificultades.

Es la causa más frecuente de dificultades a la hora de leer y aprender y un factor bastante relevante en lo que se refiere a abandono o fracaso escolar, dado que afecta a la lectura pero también se manifiesta en la escritura.

La dislexia suele presentarse asociada, en ocasiones, al trastorno de cálculo (Discalculia) y de la expresión escrita, así como en niños con Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH).

Es importante tener en cuenta que la dislexia no es, en ningún caso:

  • Un problema de inteligencia
  • Una discapacidad sensorial
  • Un problema de falta de motivación
  • Un problema de atención
  • Un problema de maduración
  • La consecuencia de un problema de tipo emocional

Sintomatología y diagnóstico de la dislexia

La dislexia supone una dificultad en el aprendizaje y en la utilización de las aptitudes académicas, evidenciado por la presencia de al menos uno de los siguientes síntomas que han persistido por lo menos durante 6 meses, a pesar de intervenciones dirigidas a estas dificultades.

Se trata de un trastorno específico del aprendizaje con dificultades en la lectura, que implica:

1) Lectura de palabras imprecisas o lenta y con esfuerzo (por ejemplo, lee las palabras sueltas en voz alta incorrectamente o con lentitud y vacilación, con frecuencia adivina palabras, tiene dificultad para expresar palabras).

2) Tiene dificultad para comprender el significado de lo que se lee (por ejemplo, puede leer un texto con precisión pero no comprende la oración, las relaciones entre ellas, las inferencias o el sentido profundo de lo que está leyendo).

La dislexia constituye alrededor del 80% de los diagnósticos de dificultades en el aprendizaje y suele estar presente entre el 2 y el 8% de los niños que están escolarizados.

Además, suele ser más frecuente en niños y también en sujetos que tienen antecedentes familiares de este problema de aprendizaje.

Es importante tener en cuenta también que la dislexia no puede diagnosticarse antes de una determinada edad, siendo entonces cuando se hace visible porque el niño presenta un retraso en la adquisición de las habilidades del lenguaje escrito frente a sus compañeros de edad.

Es importante el diagnóstico precoz de la dislexia, porque a partir de los 12 años, si no está diagnosticado, ya presentará muchos problemas.

Ante las menores sospechas, lo mejor es iniciar el proceso del diagnóstico aunque no se tenga la seguridad.

Es imposible distinguir, en las primeras fases de la escolarización de un niño, entre la dislexia y algunas otras dificultades del aprendizaje. Hay veces en las que existen solapamientos y no se ha podido realizar el diagnóstico diferencial.

Para poder realizar un diagnóstico apropiado se deben evaluar los procesos cognitivos que están implicados en la lecto-escritura, dado que esta es la única vía correcta para poder acceder al diagnóstico.

Debemos evaluar la lectura y la escritura. En lo que a lectura se refiere, es adecuado evaluar su velocidad lectora, cómo procesa sintácticamente las oraciones, cómo accede a los contenidos semánticos, cómo integra los conocimientos, su memoria operativa.

Debemos evaluar también cómo lee las palabras frecuentes y las poco frecuentes.

En lo que a escritura se refiere, debemos evaluar la capacidad que tiene para copiar palabras de manera adecuada, los errores ortográficos, la letra (si está ajustada a tamaño adecuado), la organización del texto, la expresión de conocimientos a través de la escritura.

11 características para saber si puedes presentar dislexia

1. Tienes problemas en la velocidad lectora y en la precisión

Las personas con dislexia suelen presentar problemas de precisión lectora y de velocidad. Así, suelen centrar toda su atención a la lectura para leer mecánicamente e ir decodificando las letras y las palabras.

Esto hace que deriven los recursos cognitivos a esa tarea y por tanto la velocidad y la precisión se vean alteradas.

2. Tienes dificultades en la codificación verbal y fonológica

Hay distintos trabajos que han intentado probar la existencia de problemas perceptivos en niños que tienen dislexia.

Se ha concluido que las personas con dislexia tienen problemas perceptivos cuando los estímulos que se le presentan son etiquetados verbalmente.

Esto quiere decir que no hay problemas cuando la percepción es visual, pero sí hay dificultades cuando interviene el etiquetado verbal.

Por ejemplo, en algunas investigaciones se ha encontrado que los niños con problemas en la lectura, cuando debían dibujar figuras que previamente tenían que retener mnémicamente, mostraban dificultades cuando el estímulo llevaba un etiquetado verbal.

3. No tienes dificultades en otras áreas ni problemas de inteligencia

El problema verbal que tienen las personas con dislexia no es conceptual, ya que tienen una buena inteligencia. El problema surge cuando deben abstraer y generalizar información verbal en tareas verbales.

Sin embargo, como ya hemos comentado, hay algunas personas que asociado a la Dislexia pueden presentar otros problemas como Discalculia o TDAH.

Muchos niños con dislexia son a veces aislados y presentan problemas interpersonales y a muchos de ellos acaban considerándolos niños con problemas intelectuales.

En otras ocasiones, desde la familia o la escuela consideran que es un problema de motivación o de falta de esfuerzo por parte del niño.

4. Tienes una comprensión lectora deficiente

Al leer, las personas con dislexia recuerdan las cadenas de palabras al pie de la letra y por tanto, como consecuencia, son ineficaces a la hora de recordar los términos exactos y cuando deben leer directamente gracias al significado.

Son capaces de leer pero no aprenden de aquello que leen. Les cuesta realizar inferencias del texto y sacar conclusiones del mismo.

5. Tienes escaso dominio sintáctico

Este es otro problema lingüístico. Las diferencias entre personas con dislexia y sin ella han puesto de manifiesto que los primeros tienen un vocabulario más reducido, menos fluidez verbal para las descripciones verbales y un uso sintáctico, en la formación de frases, menos complejo en comparación con las personas sin dislexia.

6. Tu escritura puede estar afectada

Las personas con dislexia pueden presentar muchos errores ortográficos, afectando por tanto a la escritura. En dictados o copias, por ejemplo, las personas con dislexia omiten, sustituyen, agregan letras o palabras.

La escritura puede llegar a ser ilegible y ellos mismos pueden presentar dificultades a la hora de leer lo que han escrito. Presentan dificultades para memorizar y automatizar todo lo que se refiere a reglas ortográficas. A veces, escriben con mucha presión o con poca (y no puede leerse).

7. Puedes presentar o has presentado desinterés en la escuela y bajas calificaciones

Aunque no son síntomas de la dislexia, son consecuencias, efectos colaterales de la dislexia.

Muchos niños, en su etapa escolar, acaban mostrando desinterés por el estudio y bajas calificaciones porque les cuesta mucho realizar todas las tareas académicas dadas las dificultades que presentan en la lectura.

8. Puedes presentar problemas emocionales

Muchos niños con dislexia acaban presentando, como consecuencia, ciertas características como baja autoestima, sentimientos de seguridad, etc. Y todo ello es debido a los problemas que presentan y a la concepción que puede tener el entorno acerca de ellos.

9. Presentas dificultades al leer un texto: ritmo, inversión, localización…

Las personas con dislexia, en la lectura, suelen confundir letras, intercambiar sílabas, repetir, pueden suprimirlas o añadir letras o palabras.

En ocasiones, cuando están leyendo, inventan palabras, se saltan renglones, pueden presentar problemas en la entonación o en el ritmo.

No comprenden, como hemos dicho, lo que leen e incluso pueden percibir que las palabras o los renglones “se mueven”.

10. Tienes características específicas en lo que se refiere a la visión

Aunque los exámenes médicos no lo ratifican, muchas personas con dislexia presentan problemas en la visión. Les suele faltar percepción y tienen visión periférica.

11. Tienes problemas motrices

Es bastante habitual que presenten problemas psicomotores y que tengan torpeza. Suelen presentar problemas de coordinación (movimientos, chutar un balón, atarse los cordones o abrocharse un botón).

Tienen problemas para entender los conceptos de espacio y de tiempo. Y suelen presentar problemas en deportes que exigen coordinación o trabajo en equipo.

Signos de alarma en la dislexia

Encontramos, además, distintos signos de alarma que pueden ayudarnos a detectar que podemos estar ante un niño con dislexia.

1. En niños menores de 6 años

En niños menores de seis años, podemos encontrar algunos signos que pueden ayudarnos a investigar si estamos ante un caso de dislexia:

  • Hay un retraso del lenguaje y/o dificultades en la expresión
  • El niño realiza lectura en espejo
  • Presenta dificultades a la hora de identificar las letras
  • Confunde palabras que suenan de manera similar
  • Presenta dificultades a la hora de identificar sonidos que se asocian a letras
  • Historia familiar de problemas disléxicos
  • Ausencia de conciencia fonológica
  • Alterna días buenos y malos en la escuela
  • Dificultad para aprender canciones típicas de educación infantil
  • No “pega el salto” en lo que se refiere a velocidad lectora para superar la lectura silábica

2. En niños entre 7-11 años

  • Lectura que presenta errores o correcta pero no está automatizada
  • Tiene dificultad a la hora de leer palabras extrañas o no-palabras
  • Su lectura es lenta y su comprensión es pobre
  • Cambia el orden o invierte letras y números tanto en lectura como en escritura
  • Presenta problemas para descodificar palabras de manera aislada y no en contexto
  • Escribe en espejo
  • Confunde la derecha con la izquierda
  • Tiene una mala letra y el texto está desordenado
  • Tiene dificultades en la ortografía no propias de su nivel
  • Se expresa mejor de manera oral que escrita
  • Puede presentar problemas para pronunciar algunas palabras
  • A veces buscan sinónimos a palabras y se confunden en el significado
  • Problemas con el alfabeto
  • Problemas en las rimas
  • Falsos arranques, vacilaciones o pierden el sitio del texto en el que estaban leyendo
  • Incapacidad para recordar lo que han leído
  • Ante preguntas de textos leídos, suelen responder más con conocimientos generales que tienen más que con lo que acaban de leer
  • Problemas con las tablas de multiplicar
  • Falta de confianza en sí mismo

3. A partir de los 12 años

  • Problemas de concentración al leer o escribir
  • Problemas en la memoria de trabajo (a veces no recuerda lo que ha leído)
  • Problemas de comprensión de conceptos
  • Dificultades a la hora de organizar sus pensamientos y el espacio
  • Problemas de planificación y de estrategias escolares
  • Problemas del estado de ánimo de ansiedad o bloqueos
  • Problemas de habilidades sociales
  • Aversión a la escritura y a la lectura
  • Lentitud

En niños, cuando están en preescolar, hay determinados elementos que suelen ser habituales en niños que acaban desarrollando dislexia pero que no son signos propios de la dislexia y que pueden afectar a otras áreas.

Algunos de ellos pueden ser:

  • Problemas en el desarrollo del habla y del vocabulario (va más lento, tiene dificultades a la hora de pronunciar palabras o articularlas correctamente…)
  • Tiene lateralidad cruzada o dominancia lateral
  • Tiene problemas a la hora de controlar y manejar el lápiz/tijeras
  • Problemas en las habilidades sociales
  • Tiene alteradas las nociones de espacio y tiempo (no aprende los días de la semana, ni “ayer, hoy y mañana”…)
  • Confunde la localización de las zonas del cuerpo
  • Ha presentado retraso a la hora de adquirir ciertos conceptos como los números, colores, formas…
  • Es torpe en lo que se refiere a psicomotricidad, equilibrio y motricidad fina
  • Tiene problemas con las instrucciones, órdenes, rutinas y problemas de atención.

Referencias

  1. Asociación andaluza de dislexia. Guía general sobre dislexia.
  2. Iglesias Musach, M. T. Alumnos con dislexia: estrategias para educadores
  3. Junta de Andalucía. Dificultades específicas de aprendizaje: Dislexia.
  4. Rivas, R. y Fernández, P. (2000). Dislexia, disortografía y disgrafía. Pirámide.
COMPARTIR
Artículo anteriorSulfuro de Cobre: Propiedades, Riesgos y Usos
Artículo siguiente7 Beneficios de viajar apoyados por la ciencia
Licenciada en Psicología, Máster en Psicología Clínica, Máster en Psicología Infantil, Máster en Logopedia. Formación de posgrado en Trastornos de la Conducta Alimentaria, Mindfulness aplicado en la práctica clínica, Trastornos emocionales, Psicología educativa y Tercera edad.Actualmente trabaja en varias clínicas de la ciudad de Valencia, además de formar a padres y educadores en escuelas infantiles.

DEJA UNA RESPUESTA