Cómo Tratar con Personas Dificiles en Vida y Trabajo

Seguramente estas tratando con gente difícil en el trabajo, casa u otra parte de tu vida y literalmente están haciendo tu existencia amargante. A veces es sencillo que el comportamiento de alguien nos afecte y tenga consecuencias negativas en el trabajo y en general, en nuestro estado de ánimo.

En este artículo te enseñaré cómo tratar con personas difíciles en tu vida y trabajo, lidiar con la situación y volver a ser productivo y feliz. La situación no va a mejorar sola, de hecho en muchas ocasiones va a peor. Por tanto, debes afronta la situación mientras puedas mantener un control emocional.

A continuación obtendrás algunas claves para afrontar la situación y aprenderás técnicas para solucionar las situaciones frecuentes.

7 Consejos para tratar con personas difíciles

1- No des importancia a las personas no influyentes

Al menos que sea importante tomar acción, no te preocupes por el comportamiento de alguien que no tiene importancia en tu vida y no vale la pena meterse en discusiones o peleas.

No trates de convencer a alguien o cambiar su comportamiento negativo, ya que estarás perdiendo el tiempo. Si puedes, mantén una distancia prudente con las personas que te influyen negativamente, en caso de que no puedas, si tendrás que tomar acción. 

Las situaciones a las que me refiero son: 1) cuando la influencia negativa es temporal (por ejemplo alguien que te pita porque has arrancado lento o un cliente que se queja por cualquier cosa), 2) si aguantar el comportamiento de la otra persona te da beneficios; por ejemplo alguien que no te cae bien en tu equipo pero que es muy inteligente y aporta buenas ideas.

En ejemplos como estos tendrás que reflexionar sobre si merece la pena confrontar la  situación y si el comportamiento de la otra persona es soportable.

2– No seas reactivo

Si eres reactivo, no manejarás bien la situación y actuarás impulsivamente haciendo cosas de las que probablemente te arrepientas. Piensa bien lo que harás para o dirás antes de hacerlo.

Respira profundamente o cuenta hasta diez para relajarte, controlarte y pensar bien en cuál es la mejor forma de actuar para obtener los resultados que quieres; piensa en pros y contras.

Si crees que estas fuera de control aunque te hayas intentado relajar o contado hasta diez, vete a un lugar solo hasta que te autocontroles.

3- No te lo tomes personalmente

Si te sientes herido por el comportamiento o las palabras de alguien, intenta ver la situación de otra manera. Por ejemplo, puedes pensar que tu jefe no se preocupa por ti o que esta muy ocupado.

Si evitas tomarte personalmente el comportamiento de otras personas, puedes percibir su comportamiento de forma más objetiva.

La gente hace lo que hace por su bienestar, no por nosotros.

Otra forma de no personalizar es ponerte en la piel de las otras personas: ¿Qué harías tu en su situación? Por ejemplo: “es normal que mi pareja no tenga tiempo de lunes a viernes, debe ser muy cansado trabajar 8 horas al día”.

Si alguien se comporta de forma maleducada o violenta, no es excusa, lo que te quiero explicar es que evitar que te lo tomes personalmente, evitará escalar en la discusión/conflicto y te hará tomar soluciones más razonables. 

4- Céntrate en la tarea, no en lo personal

Hay dos clases de conflictos, el de tarea (decisiones del trabajo, cómo hacer un proyecto, qué color elegir para una campaña de marketing…) y el personal (se centra en características personales de los interlocutores). 

Esta comprobado que el conflicto de tarea en un grado medio, es positivo para la creatividad, innovación y para la calidad del trabajo realizado.

Sin embargo, el conflicto personal siempre es negativo y llevar algún problema profesional del trabajo a algo personal solo llevará a escalar en el conflicto y cada vez será más complicado volver atrás.

5- Comunica fe forma eficaz

Hay personas que se comunican de forma violenta, no solo verbalmente sino con su lenguaje no verbal; movimiento de los ojos, miradas desafiantes, apuntar con el dedo, gestos violentos, etc.

Seguramente te habrás encontrado con personas que te malinterpretan, atacan, te dicen algún defecto personal, o son excesivamente negativas, centrándose siempre en qué esta mal.

El objetivo de la comunicación de estas personas es el control, en lugar de tratar con los problemas y resolverlos, tomando una decisión colectiva. En estos casos, no sigas con el juego de la otra persona y haz preguntas para que se hagan conscientes de las repercusiones de lo que piden: 

Persona con comunicación violenta: “esto no va a funcionar, creo que lo estas dirigiendo muy mal”

Respuesta: “¿puedes aportar una solución?

Persona con comunicación violenta: “no seas tonto, aportala tú”.

Respuesta: si sigues tratándome de forma irrespetuosa no seguiré trabajando/hablando contigo, ¿es eso lo que quieres?

Otra técnica para los comentarios atacantes es responder con un comentario inesperado y gracioso o cambiar de tema:

Persona con comunicación violenta: “deja de estorbar, lo estas haciendo fatal”.

Respuesta: “buena idea, así puedo descansar. ¿Te apuntas”?

6- Usa el humor

El humor libera la tensión, desarma el comportamiento violento y muestra que tienes mayores habilidades sociales. 

Tú: Hola ¿qué tal?

Compañero (no te echa cuenta).

Tú: uff me imagino, tienes que estar bien concentrado (en tono de humor).

7- Enfrentate a los maltratadores de forma inteligente

Las personas que maltratan psicológicamente en el trabajo, lo hacen a las personas que perciben como más débiles y pasivos. Normalmente, cuando la víctima se defiende, el maltrador en el trabajo empieza a corregir su mal comportamiento.

Para afrontar a estas personas, debes estar seguro de tener un apoyo social detrás, mantenerte firme y no tolerar el maltratato porque lo volverán a repetir. 

Lo primero es intentar resolver el problema solo hablando con la otra persona y usando mensajes como “Yo, no trabajo bien si me tratas así”. Exprésate: para afrontar un comportamiento negativo de otra persona, comunícale que te molesta usando esta estructura: comportamiento, sentimientos y necesidades. Por ejemplo en el caso de un compañero que te trata mal:

“Cuando me tratas así me siento mal, para trabajar bien necesito sentirme bien. ¿Qué es lo que te lleva a comportarte así?

Desafortunadamente, habrá personas que simplemente no están interesadas en los demás y les da igual hacer daño. Si la otra persona sigue comportándose igual o hay maltrato físico, psicológico o verbal, consulta con tu superior o Recursos Humanos.

Cuando hables con tu jefe o RRHH, pídele consejo y coméntale el problema indirectamente para que perciba que tu quieres resolver el problema por ti mismo: “estoy teniendo el problema de que Manuel me trata mal y es maleducado trabajando. No quiero que lo resuelvas aunque me gustaría que me des algún consejo”.

8- Si nada da resultado, puedes buscar otro trabajo

La vida no acaba en tu trabajo actual y si te has comportado correctamente. Evalúa lo que te aporta el trabajo en términos de felicidad, lo que te aporta económicamente, si tienes opciones a buscar otro. Si los pros ganan, céntrate en solucionar el problema.

Si ganan los contras, céntrate en abandonar tu actual trabajo y en buscar otras soluciones fuera de el.

¿Qué otros consejos darías para tratar con personas difíciles?

COMPARTIR
Licenciado en Psicología, Máster en Recursos Humanos y excolaborador de la Universidad de Sevilla. Amante de la lectura y del conocimiento en general. Redactor en otras webs, como Entrepreneur: https://www.entrepreneur.com/author/alberto-rubin-martin

1 Comentario

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here