Comunicación Asincrónica: Características, Tipos, Ventajas y Desventajas

La comunicación asincrónica es aquella en la cual la interacción entre las personas no ocurre al mismo tiempo. La asincronía tiene que ver con procesos en tiempos diferentes. Una carta, que es un medio de comunicación, se escribe y se lee en momentos diferentes. Como lo dice la etimología de la palabra, es un proceso “fuera de tiempo”, no sincronizado.

La comunicación es el proceso por medio del cual dos o más sujetos comparten, a través de un medio, un discurso basado en significados comunes. Ahora bien, hay un factor dentro de este mecanismo que establece el tipo de comunicación: el tiempo. En primer lugar, hacen falta dos o más individuos dispuestos a compartir el evento. 

Comunicación asincrónica

También debe existir un medio o un instrumento que sirva para canalizar el proceso. Por último, el contenido, también considerado el discurso, debe estar compuesto por elementos que los participantes del fenómeno sociocultural entiendan y compartan. El último factor tiene que ver con el tiempo.

Los individuos pueden compartir el contenido en tiempo real; esa es una comunicación sincrónica. Si no lo hacen en el mismo tiempo, la comunicación es asincrónica. La comunicación puede pasar de sincrónica a asincrónica y viceversa; esa característica la va a otorgar solo el tiempo en el que ocurra la interacción.

Características

La principal característica de este tipo de comunicación viene dada por la distancia entre los interlocutores. Las personas involucradas en este tipo de comunicación pueden estar en lugares diferentes, aunque también puede darse este tipo de comunicación cuando las personas están físicamente en el mismo espacio.

Sin embargo, la característica anterior no es la única presente en una comunicación asincrónica. La versatilidad en cuanto al tiempo también es fundamental. Es decir, no es necesario que los participantes en la comunicación estén presentes en el mismo tiempo.

También hay mensajes que son parte de una comunicación sincrónica, que con el pasar del tiempo se convierten en asincrónicas.

Por ejemplo, un dibujo en la cueva de Altamira, en la Cantabria española, en el momento en el que fue trazado era sincrónico. Servía como elemento comunicacional para quienes habitan ese espacio; pero pasados los siglos, se convirtió en asincrónico.

La asincronía tiene que ver con procesos en tiempos diferentes. Una carta, que es un medio de comunicación, se escribe y se lee en momentos diferentes. Como lo dice la etimología de la palabra, es un proceso “fuera de tiempo”, no sincronizado.

Tipos

En la actualidad, las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) pautan el sincronismo o no en función del producto tecnológico en cuestión.

Por ejemplo, los correos electrónicos son la correspondencia contemporánea. Es muy raro que alguien escriba una carta; en cambio, la mayoría de las personas enviamos correos electrónicos. Utilizando cualquiera de los programas para Internet se puede enviar cualquier tipo de material.

Un texto, una fotografía, un gráfico, un video y hasta un sonido o audio se envía a otra persona a su buzón privado. Entre el momento en el que se envía y el momento en que el destinatario lo lee pueden pasar minutos, horas, días y hasta meses. Ambas personas no están enlazadas en tiempo real.

Otros productos asíncronos son los boletines de noticias, los listados de correo con materiales informativos, las páginas web y los blogs, así como la mayoría de las redes sociales.

Incluso aquellos productos comunicacionales que se actualizan cada segundo, terminan por ser consultados o consumidos en un tiempo diferente al que fueron elaborados y subidos a la nube.

Por otra parte, el uso de la computadora como herramienta en los procesos educativos (e-learning) permite el manejo de la comunicación asincrónica como una de las herramientas básicas para la formación a distancia.

Ventajas

– La comunicación asincrónica permite el uso de acuerdo con el tiempo propio del usuario. Se pauta a un ritmo y necesidad distinta para cada quien. Es decir, se puede leer, pensar, analizar, redactar y revisar antes de compartir interrogantes, dudas o propuestas con otras personas.

– Permite enfrentar visiones, idiosincrasias y modos de pensar distintos, al contrastar con individuos de otras partes del mundo con culturas diferentes.

– Permite afinar el manejo de las ideas y obliga a optimizar las capacidades expresivas.

Desventajas

– Si realmente se quiere hacer una comunicación efectiva, la asincronicidad establece exigencias como la constancia y la seriedad en el proceso. También obliga a una alta dosis de responsabilidad por parte del emisor como del receptor.

– Dificulta captar la intencionalidad de la persona con la que se está interactuando, porque no se percibe la gestualidad ni la expresión facial. Sin embargo, esta desventaja obliga a afinar más la capacidad de interpretación de los giros gramaticales. Incluso, cuando se trata de compartir audios, se debe poner atención a las inflexiones de voz.

– Exige competencias y destrezas en el manejo de equipos electrónicos. A quienes nacieron bajo el uso de la tecnología les cuesta menos que a quienes deben aprenderla ya de adultos.

El mundo de la comunicación asincrónica

Actualmente la sociedad contemporánea se mueve sobre la comunicación intermediada, la que utiliza herramientas tecnológicas para producirse y multiplicarse.

Desde las redes sociales hasta los correos electrónicos, las salas de conversación, los grupos de discusión y la educación a distancia, todos trabajan sobre ese concepto de aprovechar el tiempo de cada persona.

Igual sucede con los procesos de educación a distancia, y no se puede dejar por fuera los formatos que se trabajan desde el gobierno electrónico o de las empresas de servicio.

Finalmente, están los nuevos servicios de entretenimiento. A través de estos se pueden comprar las películas para ser consumidas dentro del tiempo y el espacio individualizado; ya no se requiere estar frente a la pantalla del televisor a una hora determinada.

También están cambiando los procesos laborales. Muchas personas trabajan desde su casa, en su tiempo y comodidad. Las empresas necesitan menos infraestructura y bajan los costos de producción; se optimizan los tiempos de respuesta y hay menos conflictos.

Referencias

  1. Bedoya, A. (1997).  ¿Qué es interactividad?. Revista Electrónica sinpapel. com. Recuperado en: penta3.ufrgs.br
  2. Berrocoso, Jesús V. (2002). Herramientas para la comunicación sincrónica y asincrónica. Educar en red. Málaga: Aljibe. Recuperado en: scholar.google.es
  3. Cabero Almenara, J., Llorente Cejudo, M. D. C., & Román Graván, P. (2004). Las herramientas de comunicación en el” aprendizaje mezclado”. Pixel-Bit. Revista de Medios y Educación, 23, 27-41. Recuperado en: idus.us.es
  4. Díaz, V. M., Urbano, E. R., & Berea, G. A. M. (2013). Ventajas e inconvenientes de la formación online. Revista Digital de Investigación en Docencia Universitaria, 7(1), 33-43. Recuperado en: revistas.upc.edu.pe
  5. Rodríguez, V. H. P. (2006). La comunicación asincrónica en e-Learning: promoviendo el debate. Prácticas de e-learning. Granada: Ediciones Octaedro, 110-136. Recuperado en: scholar.google.es
  6. Soto, C. F., Senra, A. I. M., & Neira, M. C. O. (2009). Ventajas del uso de las TICs en el proceso de enseñanza-aprendizaje desde la óptica de los docentes universitarios españoles. EDUTEC. Revista electrónica de Tecnología educativa, (29). Recuperado en: edutec.es
COMPARTIR

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here