Estrés laboral: síntomas, causas, tipos, consecuencias, prevención

El estrés laboral es un problema psicológico relacionado con las presiones, retos y dificultades presentes en el ambiente de trabajo. Prácticamente todas las personas lo sufren en cierta medida en distintos momentos de su vida; pero cuando se presenta frecuentemente o de manera muy pronunciada, puede traer graves consecuencias.

Según las estadísticas al respecto, aproximadamente el 40% de las personas en edad de trabajar experimentan cantidades significativas de estrés laboral. Este número ha ido aumentando paulatinamente en las últimas décadas; de hecho, los problemas en el puesto de trabajo son citados a menudo como una de las principales causas de malestar.

estrés laboral

A pesar de que se han intentado hacer listas de los empleos más estresantes y de los que menos lo son, se ha descubierto que las clasificaciones de este tipo no tienen mucho sentido. Normalmente, el estrés laboral se produce debido a una falta de concordancia entre la persona y el entorno en el que se encuentra.

Si se mantiene en niveles muy altos durante demasiado tiempo, el estrés laboral puede tener todo tipo de consecuencias negativas en la vida de quienes lo sufren. Por eso, es necesario comprender mejor por qué ocurre este fenómeno, y qué podemos hacer para paliarlo una vez que está presente en nuestras vidas.

Síntomas

Existen multitud de indicios que pueden darnos una pista sobre si alguien está sufriendo grandes cantidades de estrés laboral o no. Cada individuo reacciona de forma distinta a este problema; pero es posible crear una lista de síntomas comunes que se producen de manera más o menos frecuente.

Por lo general, podemos distinguir tres tipos de síntomas principales: físicos, conductuales, y psicológicos. Veamos cada uno de ellos.

Síntomas físicos

El estrés laboral tiene un gran impacto sobre le organismo de las personas que lo sufren. Debido a ello, sus cuerpos tienden a mostrar una serie de síntomas que pueden ir desde simples molestias a otros más graves que pueden llegar a requerir atención especializada.

1- Fatiga

Uno de los síntomas físicos más comunes de los provocados por el estrés laboral es la fatiga. La persona puede sentirse cansada constantemente a pesar de haber dormido lo suficiente o de no haber llevado a cabo grandes esfuerzos físicos. En muchas ocasiones, puede interferir con el desarrollo de las actividades cotidianas del individuo.

2- Dolor de cabeza

Muchas de las personas con estrés laboral experimentan constantes jaquecas, que pueden llegar a presentar una intensidad muy alta. En general, están producidas por el alto grado de tensión muscular que presentan estos individuos, sobre todo en la zona del cuello y de la cara.

3- Problemas del sueño

Otra de las áreas en las que más afectado se ve el cuerpo de alguien con estrés laboral es en el descanso. Para algunos, esto se traduce en una gran dificultad para conciliar el sueño; otros, en cambio, se despiertan constantemente y tienen muchos problemas para permanecer toda la noche dormidos.

4- Malestar intestinal

A pesar de no conocerse exactamente el mecanismo por el que se produce, existe una gran relación entre el estrés laboral y los problemas intestinales.

Mientras que algunos individuos desarrollarán diarrea o dolores más o menos fuertes en este área, otros tendrán grandes dificultades para ir al baño. Estos síntomas empeoran durante los picos de estrés.

5- Problemas de piel

Por último, el estrés laboral tiende a producir ciertas dolencias de la piel que, a pesar de no ser graves, pueden llegar a resultar bastante desagradables. Entre otras cosas, podemos destacar el acné, la sequedad cutánea, o incluso patologías más serias como la psoriasis.

Síntomas conductuales

La manera de comportarse de una persona puede variar enormemente cuando se encuentra bajo los efectos del estrés laboral. A continuación veremos cuáles son los cambios más habituales en la conducta cuando aparece este problema.

1- Dificultades con las relaciones interpersonales

Muchos de los síntomas del estrés laboral hacen muy complicado mantener relaciones sanas y satisfactorias, tanto en el trabajo como fuera de él. Las personas bajo sus efectos pueden volverse más agresivas, intolerantes e impacientes; y por lo general, se muestran menos interesadas en los problemas o preocupaciones de los demás.

Por otro lado, el hecho de tener altos niveles de estrés puede llevar al individuo a querer aislarse del resto. Debido a ello, el resto de problemas en las relaciones tienden a agravarse con el tiempo, según la persona va perdiendo sus habilidades sociales al no practicarlas.

2- Peor rendimiento laboral

Las dificultades emocionales que experimentan las personas con estrés en el trabajo provocan que se vuelvan menos eficientes. Debido a ello, normalmente los afectados por este problema requerirán más tiempo para realizar las mismas tareas, y serán menos capaces de cumplir sus obligaciones dentro de las fechas fijadas.

3- Menor iniciativa y creatividad

Al estar centrados en sus propios problemas y verse superados por ellos, los individuos con altas dosis de estrés laboral estarán menos involucrados en sus tareas. Por eso, es habitual encontrar que sus niveles de creatividad e iniciativa han disminuido a niveles mucho más bajos de lo normal.

4- Altos niveles de absentismo

Uno de los síntomas más claros de unos niveles altos de estrés laboral se produce cuando la persona comienza a faltar a menudo a su puesto de trabajo.

El hecho de sentir que no puede solucionar sus problemas puede acabar llevando al individuo a sentirse desbordado; y por eso, a la mínima ocasión querrá huir del ambiente en que se encuentra.

5- Falta de concentración

La gran cantidad de dificultades psicológicas que experimentan las personas con estrés laboral les lleva a no poder concentrarse plenamente en lo que están haciendo.

Por lo general, su mente se encontrará hiperactiva y se verán constantemente distraídos de sus tareas debido a la velocidad de su pensamiento.

Síntomas psicológicos

A pesar de que el estrés laboral provoca muchos síntomas físicos y conductuales, algunos de los más peligrosos son los que produce a nivel mental. A continuación veremos cuáles son los más comunes.

1- Cambios de humor bruscos

El estrés laboral puede afectar a la vida emocional de las personas de muchas maneras; pero una de las más comunes es haciendo más volátiles los sentimientos.

Cuando un individuo está muy estresado, puede pasar de la ira a la tristeza muy rápidamente, o dejar de estar alegre para encontrarse deprimido casi al instante.

2- Pesimismo

La persona afectada por el estrés laboral tiende a verlo todo con un filtro negativo. Debido a que no se siente capaz de solucionar sus problemas, creerá que todo va a ir a pero con el tiempo y que no hay nada que se pueda hacer para mejorar las cosas.

3- Sentimientos de estar desbordado

Uno de los síntomas más desagradables del estrés laboral es la sensación de que no se puede lidiar adecuadamente con las circunstancias. La persona con este problema creerá que no cuenta con los recursos adecuados para enfrentarse a una situación, y se imaginará que en el futuro todo va a ir a peor.

Causas

No se sabe exactamente qué provoca el estrés laboral. Parece que tiene que darse una combinación de unas circunstancias concretas con una manera de pensar determinada para que aparezca este problema.

Sin embargo, muchos estudios apuntan a que la clave se encuentra en el sentimiento de que existen unos niveles de exigencia demasiado altos para el nivel de habilidad que se tiene para resolver los problemas. La persona se siente incapaz de cumplir sus objetivos, y no ve ningún camino para aprender a hacerlo.

Esto, que parece ser fundamental para la aparición del estrés laboral, se junta a menudo con otras dificultades como una manera de pensar muy pesimista o una tendencia elevada a centrarse en exceso en los problemas.

Tipos

En función de la duración del estrés y sus consecuencias negativas, los autores reconocen dos tipos principales: estrés laboral episódico y estrés laboral crónico.

Estrés laboral episódico

Se trata del tipo de estrés laboral menos grave. Se produce debido a una situación concreta en la que existe una carga muy importante de trabajo, o bien por la aparición de una nueva variable que hace aumentar temporalmente los síntomas de esta patología.

Por lo general, el estrés laboral episódico tiende a desaparecer en cuanto se normaliza la situación o la persona se acostumbra a la nueva variable. Por lo tanto, aunque sus efectos pueden ser preocupantes y deben ser vigilados, por lo general no es necesario preocuparse en exceso por él.

Estrés laboral crónico

La versión más grave de este problema se produce cuando los síntomas de estrés no son dependientes de una situación concreta, sino que tienen que ver con las condiciones de trabajo en general.

Cuando la persona siente que su puesto laboral le desborda constantemente, podríamos estar ante un caso crónico de esta patología.

Es aquí donde se producen las consecuencias más graves a largo plazo. Si los síntomas no se reducen por sí solos, suele ser necesario realizar algún tipo de intervención para disminuirlos antes de que el estado psicológico o físico del individuo se deteriore demasiado.

Consecuencias

Hoy en día, todavía se desconoce exactamente qué efectos provoca el estrés laboral en el cuerpo y la mente de las personas cuando se da durante mucho tiempo.

Sin embargo, sí que sabemos que este problema tiene un gran número de consecuencias negativas, que lo convierten en motivo de preocupación y en un riesgo para la salud pública.

A nivel físico, situaciones de estrés prolongadas pueden afectar al sistema inmune, haciendo que sea más probable que la persona contraiga cualquier enfermedad. Además, puede alterar los patrones normales del sueño, afectar a áreas como el peso corporal y la ganancia de grasa, o incluso favorecer la aparición de patologías como infartos o cáncer.

En el plano conductual, los individuos con altos niveles de estrés laboral pueden acabar perdiendo sus empleos debido a su pérdida de rendimiento. También suelen tener grandes dificultades para mantener relaciones satisfactorias con amigos y familia, lo que a su vez puede hacerles perder su red de apoyo y agravar los síntomas del problema.

Por último, a nivel psicológico el mantenimiento de altos niveles de estrés parece estar relacionado con patologías como la depresión o la ansiedad. Estos problemas mentales pueden llegar a causar graves dificultades en la vida de las personas que los padecen y afectar a todas las áreas de su existencia.

Prevención

Debido a que aún no conocemos todas las causas del estrés laboral, es muy complicado evitar por completo que aparezca. Sin embargo, en los últimos años se han encontrado ciertas medidas que parecen ser muy eficaces para prevenir su desarrollo y para evitar los síntomas más graves cuando se produce.

Ten claras tus tareas

Los estudios muestran que una de las cosas que más estrés producen en los puestos de trabajo es el hecho de no tener una lista de tareas asignadas de manera clara. Los empleados cuyas responsabilidades están menos definidas tienden a desarrollar este problema de manera mucho más frecuente.

Por eso, saber exactamente qué se espera de ti y cómo tienes que hacerlo te ayudará en gran medida a evitar los peores efectos del estrés laboral.

Evita la multitarea

A pesar de que en el pasado la multitarea se veía como algo fantástico, los últimos estudios muestran que el cerebro humano no está preparado para ella. Si pasas mucho tiempo tratando de realizar varias tareas a la vez, será mucho más probable que acabes sin energía, de mal humor y agobiado.

Por eso, comprométete a centrarte en una sola actividad en cada momento, a pesar de tener muchas cosas que hacer. Esto te ayudará a ser más eficiente, y además te otorgará una gran sensación de paz mental.

Cuida de tu cuerpo

Para muchas personas, su día comienza levantándose tras haber dormido un número insuficiente de horas, desayunando cualquier cosa sin prestar atención a su salud, y luego pasándose varias horas sentadas sin realizar ningún tipo de ejercicio.

Sin embargo, todas las investigaciones apuntan a que cuidar de la salud es uno de los factores más importantes para prevenir la aparición del estrés laboral. Si quieres evitar este problema, asegúrate de dormir mínimo 8 horas cada noche, entrena regularmente, y trata de comer alimentos lo más sanos posible la mayor parte del tiempo.

Solo con seguir estas tres recomendaciones, verás cómo gran parte de tu estrés laboral simplemente se desvanece.

Referencias

  1. “Work – related stress” en: Better Health. Recuperado en: 14 Octubre 2018 de Better Health: betterhealth.com.
  2. “How to identify the symptoms of workplace stress” en: Workstress. Recuperado en: 14 Octubre 2018 de Workstress: workstress.net.
  3. “Stress in the workplace” en: Help Guide. Recuperado en: 14 Octubre 2018 de Help Guide: helpguide.org.
  4. “Coping with stress at work” en: American Psychology Association. Recuperado en: 14 Octubre 2018 de American Psychology Association: apa.org.
  5. “9 simple ways to deal with stress at work” en: Very Well Mind. Recuperado en: 14 Octubre 2018 de Very Well Mind: verywellmind.com.
COMPARTIR
Alejandro Rodríguez Puerta es un psicólogo y coach titulado por la Universidad Autónoma de Madrid, que compatibiliza su trabajo en el campo de la salud mental humana con sus labores como escritor y divulgador. Actualmente colabora con varias páginas de psicología y salud, hablando sobre distintos temas relacionados con el bienestar de las personas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here