8 Consecuencias de la Esquizofrenia en Salud, Familia y Sociedad

Las consecuencias de la esquizofrenia principales son el deterioro cognitivo, aislamiento, suicidio, hábitos tóxicos, déficits de habilidades para la vida diaria, impacto sobre familias y el coste económico.

La esquizofrenia es una enfermedad neuropsiquiatría grave, deteriorante y relativamente frecuente en la sociedad. Cursa con alteraciones emocionales, sensoriales, cognitivas y conductuales, y afecta aproximadamente al 1% de la población general.

consecuencias de la esquizofrenia

Suele iniciarse en la juventud temprana ya que la edad típica de inicio recae entre los 18 y los 23 años aproximadamente, aunque puede comenzar en cualquier momento de la vida.

Hay que tener en cuenta que no todos los pacientes con esquizofrenia padecen la misma sintomatología, el mismo curso ni las mismas características clínicas.

De hecho, existen diferentes subgrupos de esquizofrenia dependiendo de la sintomatología presentada.

No obstante, sea cual sea la edad de inicio de la enfermedad, y la sintomatología y el curso de cada paciente, existe una enorme bibliografía que describe las nefastas consecuencias de la esquizofrenia.

Se han aportado evidencias científicas que ponen de manifiesto tanto consecuencias médicas como consecuencias sociales y familiares de estos trastornos psicóticos.

De hecho, la esquizofrenia se considera como el trastorno psicopatológico más grave y que origina una mayor repercusión en todos los ámbitos del paciente.

¿Qué es exactamente la esquizofrenia?

Popularmente, la esquizofrenia se interpreta como una enfermedad en la que se padecen delirios y alucinaciones.

No obstante, a pesar de que los delirios y las alucinaciones confeccionan los síntomas patognómicos de la esquizofrenia, esta enfermedad va mucho más allá.

Para poder explicar tanto los síntomas como las repercusiones de la enfermedad, se ha elaborado un modelo tetrasindrómico, es decir un modelo en el que se agrupan las manifestaciones de la esquizofrenia en 4 categorías. Estas son:

  1. Síntomas positivos

Confeccionan los delirios y las alucinaciones típicas de la esquizofrenia.

  1. Síntomas de desorganización.

Agrupan los trastornos formales del pensamiento, las conductas extrañas y la afectividad inapropiada.

  1. Síntomas negativos.

Hacen referencia a las alteraciones afectivas, el deterioro cognitivo, la apatía y la anhedonia.

  1. Síntomas relacionales.

 Abarcan todas las consecuencias a nivel relacional y de funcionamiento que padece el paciente.

Consecuencias de la esquizofrenia en la salud, familia y sociedad

A continuación comentaremos las 8 consecuencias principales de la esquizofrenia.

1- Deterioro cognitivo

Como hemos visto, la esquizofrenia no sólo produce síntomas positivos como los delirios y las alucinaciones, sino que también produce síntomas negativos.

La dualidad entre positivo y negativo hace referencia al nivel de actividad del cerebro esquizofrénico.

De este modo, mientras unos (los positivos) incrementan en el nivel de actividad y se manifiestan a través de un aumento de la velocidad de pensamiento o la aparición de delirios y alucinaciones, los negativos hacen referencia a una disminución de la actividad cerebral.

De forma más específica, los síntomas de tipo negativo pueden agruparse en dos categorías principales: las referentes al estado afectivo y las referentes al estado cognitivo.

La sintomatología afectiva se caracteriza principalmente por la apatía, la abulia y la “indiferencia afectiva”.

Así, pues, salvando las distancias, se podrían interpretar estos síntomas como una especie de estado depresivo en el que el paciente esquizofrénico no tiene ganas de hacer nada, no disfruta de nada y es incapaz de generar emociones positivas.

Por lo que respectan los síntomas negativos cognitivos, muchos pacientes esquizofrénicos manifiestan lo que se conoce como alogia.

La alogia hace referencia a una serie de síntomas que ponen  de manifiesto un claro deterioro de las capacidades mentales de los pacientes.

Entre otros síntomas, las personas con esquizofrenia pueden padecer lenguaje y pensamiento enlentecido, pobreza en el contenido del pensamiento, bloqueos constantes en su razonamiento y un aumento de la latencia de respuesta.

Estos síntomas suelen ser menos frecuentes al inicio de la enfermedad pero suelen hacerse más prominentes con el paso de los años.

De este modo, la mayoría de pacientes con esquizofrenia acaban perdiendo gran parte de sus capacidades mentales y presentando un deterioro cognitivo claramente marcado, el cual a menudo puede desembocar en un síndrome demencial.

2- Aislamiento

Otras de las consecuencias más típicas de la esquizofrenia es el aislamiento y el pobre contacto social que padecen los pacientes.

Esta repercusión de la enfermedad hace referencia al cuarto grupo de síntomas que hemos comentado anteriormente, es decir, a los síntomas relacionales.

No obstante, esta consecuencia altamente perjudicial para los pacientes con esta patología pueden explicarse en función de los demás síntomas.

Es decir, todos los síntomas de la esquizofrenia pueden dificultar enormemente la capacidad de la persona para sociabilizarse y tener un círculo de apoyo.

Ya sea un paciente que padece principalmente síntomas positivos a través de alucinaciones y delirios constantes.

O bien un paciente que padece síntomas negativos a través de una clara disfuncionalidad, y ausencia de motivación para realizar cualquier cosa ni capacidad de disfrutar de la mayoría de situaciones.

O un individuo que presenta una amplia gama de de síntomas de desorganización y tiene un comportamiento y una forma de relacionarse claramente extravagante.

O lo que suele ser más habitual, una persona con esquizofrenia que padece varios de estos síntomas.

En cualquiera de estos cuatro casos, los propios síntomas de la enfermedad hacen que el paciente tenga muchas dificultades para relacionarse y establecer relaciones personales, por lo que el aislamiento aparece en abundancia entre los sujetos con esquizofrenia.

3- Suicidio

A diferencia de lo que mucha gente pueda pensar, el suicido es un aspecto altamente relevante en la esquizofrenia ya que este tipo de conductas aparecen con relativa frecuencia.

De hecho. expertos de la Asociación Española de Psiquiatría Privada, señalan que el 80% de los casos de suicidio se asocia a un cuadro de depresión, una esquizofrenia, un trastorno de personalidad o una drogodependencia.

En el caso de la esquizofrenia, el suicidio va estrechamente relacionado con la sintomatología depresiva que puede ocasionar la patología.

Tanto el aislamiento como los propios síntomas del trastorno psicótico pueden llevar al paciente a un estado en el que las conductas suicidas sean más posibles y ganen mayor prevalencia.

Este hecho explica que las tasas de suicidio entre pacientes esquizofrénicos sean notablemente superiores a las de la población general y constituyan una de las consecuencias principales del trastorno.

4- Hábitos tóxicos

El consumo de sustancias y la esquizofrenia han sido dos conceptos que han ido siempre muy ligados.

Este hecho se explica porque existe un gran número de pacientes esquizofrénicos que presentan hábitos tóxicos y que consumen distintos tipos de drogas.

De hecho, la gran mayoría de sujetos con esta enfermedad presentan lo que se conoce como patología dual, es decir, un cuadro en el que se presentan dos trastornos (la esquizofrenia y el abuso de sustancias) y en el que ambas patologías se retroalimentan entre sí.

Son muchas las corrientes que relacionan la esquizofrenia y los hábitos tóxicos en un sentido unidireccional, en el que el consumo de drogas puede dar lugar a la aparición de esquizofrenia.

No obstante, gracias a la investigación que se ha llevado a cabo durante los últimos años, se ha concluido que el consumo de sustancias de por sí no puede causar esquizofrenia.

Bien es cierto que consumir ciertas drogas como el cannabis puede incrementar el riesgo de padecer un brote y motivar el debut del trastorno psicótico.

Sin embargo, la esquizofrenia se interpreta como un trastorno del neurodesarrollo, por lo que para que esto suceda, el sujeto debe presentar previamente una predisposición a padecer esta enfermedad.

Así pues, hoy en día existe cierto consenso en interpretar el consumo de sustancias como una consecuencia de la propia esquizofrenia.

La esquizofrenia se entiende como la enfermedad mental primaria que puede dar lugar a comportamientos de abuso de sustancias.

Así mismo, el propio consumo de drogas puede incrementar la sintomatología de la esquizofrenia, maximizar sus consecuencias negativas, limitar la recuperación y empeorar el pronóstico del paciente.

En conclusión, la relación entre hábitos tóxicos y esquizofrenia es bidireccional.

Por un lado, la esquizofrenia incrementa la probabilidad de padecer dependencia a ciertas drogas y, por otro lado, el consumo de sustancias configura un factor de riesgo para la propia esquizofrenia.

5- Déficits de habilidades

Esta consecuencia de la esquizofrenia resulta especialmente relevante entre esos sujetos que padecen el debut de la enfermedad durante la adolescencia o etapas tempranas.

La esquizofrenia causa un claro deterioro en todos los ámbitos del paciente, el cual pierde un gran número de habilidades y suele adquirir un grado de dependencia notablemente elevado.

Este hecho hace que el desarrollo de habilidades básicas como hacerse la comida, limpiar la habitación, o llevar a cabo una higiene y un cuidado de la imagen personal adecuado se conviertan en actividades muy complicadas para el paciente.

Así mismo, otro tipo de habilidades más complejas como comunicarse adecuadamente, gestionar aspectos administrativos o económicos personales, o realizar una actividad laboral resultan acciones prácticamente inalcanzables.

De hecho, el entrenamiento en habilidades personales y sociales es uno de los principales objetivos del tratamiento psicológico en personas con esta patología, y  resultan claves para limitar la dependencia del sujeto.

Esta consecuencia (al igual que todas las otras) puede variar en cada paciente y puede reducirse si se reciben los tratamientos adecuados.

Sin embargo, el déficit de habilidades es uno de los factores que más se observan entre los pacientes con esquizofrenia.

6- Consecuencias al mundo laboral

La esquizofrenia es un trastorno grave que afecta en múltiples ámbitos de la vida de la persona y, por lo tanto, también repercute en el mundo laboral.

En primer lugar, el inicio de la patología en la adolescencia o el período adulto joven hace que en muchos casos el paciente carezca de una formación laboral suficiente para conseguir un empleo.

Así mismo, siguiendo con el punto anterior, el déficit de habilidades que provoca el debut de la esquizofrenia, también repercute en abundancia sobre la capacidad del individuo de insertarse en el mundo laboral.

Además, la propia sintomatología de la esquizofrenia, independiente del grupo de síntomas que presente el paciente (positivos, negativos, desorganizados o relacionales) también son factores importantes que ponen en entredicho la relación entre esquizofrenia y mundo laboral.

En términos generales, los factores que intervienen de forma más directa en la consecución de un empelo son:

  1. Edad: se ha demostrado como a mayor edad, más difícil lo tendrá el paciente que padece esquizofrenia de adquirir una situación laboral satisfactoria.
  1. Función cognitiva: en muchos casos, la esquizofrenia provoca un claro deterioro cognitivo, hecho que se relaciona con el fracaso laboral del paciente.
  1. Funcionamiento social y educacional previo: tal y como hemos comentado al inicio de este punto y del anterior, cuanto antes empiece la esquizofrenia, menos habilidades personales habrá podido desarrollar el paciente.
  1. Conciencia de enfermedad: la falta de consciencia acerca de estar enfermo es un fenómeno que ocurre en un gran número de pacientes y que se relaciona directamente con un peor futuro laboral.

7- Impacto sobre las familias y los cuidadores

Tal y como hemos podido ir viendo a lo largo de los 6 puntos anteriores, la esquizofrenia es una patología que origina una dependencia importante en el paciente.

Este necesitará el cuidado y la vigilancia de sus familiares para poder garantizar unos niveles mínimos de funcionamiento y llevar a cabo una vida satisfactoria.

Por este motivo, la carga sobre los familiares o cuidadores es una de las consecuencias más importantes de esta patología.

De hecho, un estudio realizado por la OMS atribuía el 31,7% de todos los años vividos con discapacidad a los trastornos neuropsiquíatricos, de los cuales la esquizofrenia ocupa el tercer lugar (2,8%), sólo por detrás de la depresión y el consumo de alcohol.

8- Coste económico

Finalmente, el coste económico que comporta la enfermedad de esquizofrenia  es muy elevado, tanto por lo que refiere a los costes directos como lo que refiere a los costes indirectos.

No obstante, llama la atención los pocos datos que se disponen en la actualidad sobre el impacto económico total que puede tener esta enfermedad sobre la sociedad.

Un estudio reciente estimó que en los países europeos, el coste de la esquizofrenia se sitúa entre el 3 y el 4% del producto nacional bruto (PNB), superando los 182.000 millones de euros anuales, por lo que esta enfermedad supone un coste económico muy importante para la sociedad.

Referencias

  1. Ministerio de Sanidad y Consumo. Estrategiaen Salud Mental del Sistema Nacional de Salud. Madrid: Ministerio de Sanidad y Consumo;2007.
  1. Andlin-Sobocki P, Rössler W. Cost of psychotic disorders in Europe. Eur J Neurol.2005;12(s1):74-7.
  1. López M, Laviana M, Fernández L, López A, Rodríguez AM, Aparicio A. Laluchacontraelestigma y la discriminación en salud mental. Unaestrategiacompleja basadaen lainformación disponible. Rev Asoc EspNeuropsi. 2008;101:43-83.
  1. Robinson D, Woerner MG, Alvir JM, Bilder R, Goldman R, Geisler S. Predictors of relapse following response from a first episode of schizophrenia or schizoaffective disorder. Arch Gen Psychiatry.1999;56:241-7.
  1. World Federation of Mental Health. Caring for the caregiver: why your mental health matters when you arecaring for others. Woodbridge(VA): WFMH;2010.
  1. Caqueo-Urízar A, Gutiérrez-Maldonado J, Ferrer-García M, PeñalozaSalazar C, Richards-Araya D, Cuadra-Peralta A. Attitudes and burden in relatives of patients with schizophreniain a middleincomecountry. BMC Family Practice.2011;12:101.
  1. Suhrcke M, Mckee M, Sauto Arce R, Tsolova S, Mortensen J. Thecontribution of health to the economy in the European Union. Brussels: European Commission;2005.
COMPARTIR

Graduado en Psicología y Máster en Psicopatología Clínica del Adulto.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here