¿Qué son las Constelaciones Familiares?

Las constelaciones familiares aparecen como una terapia que pretende lograr en las personas una liberación de los pensamientos o creencias y de los sentimientos o emociones que desagradan al individuo. Es una técnica que no ha estado exenta de críticas dado su carácter de terapia alternativa.

En ocasiones las personas no somos conscientes de cuál es el problema o qué nos provoca sufrimiento, pero en otras ocasiones sí lo somos y a pesar de ello no logramos modificarlo.

constelaciones familiares

¿Qué son las constelaciones familiares?

La técnica de las constelaciones familiares parte de la concepción de que los conflictos o maneras de comportarse que provocan problemas psicológicos en un sujeto, vienen regulados por una transmisión a través de sus generaciones pasadas.

Es una concepción bastante alejada de la visión que tiene la psicología y la terapia psicológica acerca de los problemas del individuo y de la manera de resolverlos.

A pesar de esta transmisión entre generaciones, las constelaciones familiares no hacen referencia a ninguna transmisión genética, ni tampoco a partir de la historia de aprendizaje de cada sujeto. Sería una transmisión de carácter cultural, por decirlo de algún modo.

Se trata de una técnica que pretende incidir en la parte inconsciente del ser humano, dado que es aquí donde se ubican las creencias más enraizadas en la persona y que le provocan malestar y sufrimiento.

Numerosas situaciones provocan al ser humano dolor y sufrimiento, y pese a saber su origen, no logra modificarlo para encontrar tranquilidad.

Las constelaciones familiares actúan sobre problemas de carácter personal, trastornos psicológicos, enfermedades médicas o relaciones con otras personas.

Se ha utilizado también para resolver conflictos en el ámbito escolar entre padres y escuela o entre los alumnos dentro del aula, así como también en empresas.

Mediante las constelaciones familiares se obtiene información acerca de las interacciones del sistema en el que se desarrolla el individuo.

Historia de las constelaciones familiares

Las constelaciones familiares aparecen sobre mediados de la década de los ochenta, a partir de la versión alemana Familienaufstellung, que podría ser traducido por “colocación de la familia”.

La historia de las constelaciones familiares se remonta a Bert Hellinger (1925), el creador de dicha técnica.

Hellinger nació en Alemania y fue filósofo, teólogo y pedagogo. Fue misionero de la religión católica en Sudáfrica y formado en el psicoanálisis en Viena.

Desarrolló su propio modelo a partir de las ideas que recibió del psicoanálisis, de la Dinámica de grupos, la fenomenología, hipnoterapia y sensibilización gestáltica.

Quizá por la formación terapéutica de su creador, algunos supuestos de las constelaciones parecen basarse a algunos supuestos psicoanalíticos, aunque aquí con un carácter colectivo y no individual.

En las constelaciones familiares, como en el psicoanálisis (y salvando mucho las distancias), se pretende sanar a la persona extrayendo del inconsciente determinados contenidos para trabajarlos en la sesión.

Una de las críticas que reciben las constelaciones familiares es su falta de modelo teórico o de hipótesis verificables y contrastables.

Evidencia de las constelaciones familiares

Hay poca evidencia empírica y encuadre teórico alrededor de las constelaciones familiares.

A nivel empírico, no ha podido probarse si es una técnica eficaz para la psicoterapia y para el tratamiento psicológico de los pacientes. A nivel teórico, tampoco si sus presupuestos se sustentan en una teoría fundamentada.

Ha recibido muchas críticas acerca de su consideración como parte de la psicoterapia (como técnica psicológica), así como también acerca de cuáles son los mecanismos por los que podría considerarse eficaz o la escuela a la que pertenecería dicha técnica.

Las constelaciones familiares cuentan con el beneplácito de algunas personas que se sienten satisfechas con esta técnica.

Sin embargo y a pesar de ello, la eficacia terapéutica demostrada de la técnica no es tal. No hay estudios contrastados ni tampoco resultados empíricos que avalen su eficacia.

Se pueden encontrar referencias de pacientes individuales, pero no estudios que cumplan con los requisitos de la evidencia científica.

A nivel teórico su fundamento también presenta problemas. Uno de ellos es la posibilidad de refutar sus supuestos y muchos de sus planteamientos carecen de validez.

Algunos autores pretenden encuadrar las constelaciones familiares dentro del tipo de terapias de corte sistémico. Y esto tampoco ha estado exento de polémica.

Aunque puedan considerar que hay elementos comunes, como pueden ser:

  • La importancia de la familia.
  • El papel de la familia a la hora de solucionar los problemas.
  • Concepción de la familia como sistema propio.

No obstante, son otras las diferencias significativas entre las constelaciones familiares y las terapias sistémicas, por ejemplo, como puede ser la importancia que las primeras otorgan al pasado.

Tampoco en las constelaciones existe una relación de psicoterapia entre el constelador y el que constela, algo que sí existe en la terapia sistémica.

Así, la terapia sistémica rechaza que pueda considerarse como un tipo de terapia suya.

Elementos principales de las constelaciones familiares

Hay algunos elementos significativos dentro de las constelaciones familiares con los que es importante familiarizarse para poder conocer a fondo esta técnica.

a) El inconsciente o consciencia inconsciente

Todos los individuos tenemos una parte de la personalidad que se muestra visible a nuestro entorno, con el que nos relacionamos con los demás y con el mundo.

Sin embargo, todo ello se ve envuelto también por otros elementos como los instintos o las creencias profundas que no son accesibles a la consciencia. A todo ello es a lo que llamamos inconsciente.

Esta técnica propone llegar a comprender ese inconsciente, esa parte más profunda del ser humano que tiene sus raíces en la supervivencia del mismo.

Desde las constelaciones familiares se parte de la idea de que la mayor parte de nuestra mente es inaccesible a nosotros, esto es, es inconsciente. Y además, lo más llamativo de esto, es que para ellos en este inconsciente se encontraría una especie de “memoria histórica”.

Esta es la parte cultural a la que se refieren las constelaciones familiares. Existe una memoria histórica en el inconsciente de cada uno no sólo propia, si no también colectiva, de los antepasados.

Estaría moldeada por las experiencias de nuestros antepasados, remontándonos a miles de años atrás. Algunos de los ejemplos diarios que desde esta práctica se consideran serían los reflejos que presentan los recién nacidos.

Nuestros antepasados tuvieron una serie de vivencias, experiencias y aprendizajes que han quedado anidadas en el inconsciente.

A través de dicha técnica, los seres humanos pueden comprender qué es y cómo funciona, y hacerse conscientes de que hay una gran cantidad de experiencias o conocimientos en el inconsciente de cada uno y que permanecen ahí al margen de la conciencia de uno mismo.

Todas ellas influyen diariamente en las conductas de cada uno y permanecen para siempre, para reproducirse y extenderse al resto de generaciones.

Respecto a la consciencia inconsciente su autor, Hellinger, argumenta que el origen podría remontarse al origen de la raza humana, cuando las personas vivían en grupos medianos y actuaban de forma similar para garantizar su supervivencia.

De este modo, cuidaban unos de otros para poder garantizar bienestar al grupo y todos ellos se consideraban importantes. Al no poder prescindir de ninguno de ellos para la supervivencia del grupo, había alguna “fuerza” que los impulsaba en esa dirección.

b) El sistema de funcionamiento del inconsciente

Hasta ahora hemos visto qué es el inconsciente y cómo se reproduce. Sin embargo, podrías preguntarte cuál es la función que tiene.

Las situaciones grabadas en el inconsciente familiar se transmiten de unas generaciones a otras. Todos los miembros de una misma familia permanecen conectados de algún modo a través de las vivencias inconscientes.

Se guardarán no sólo experiencias y vivencias, también información, situaciones no resueltas, etc.

De este modo, si alguna situación un individuo no ha podido resolverla satisfactoriamente, a través de este inconsciente histórico se aseguraría que en la siguiente generación, un individuo de esa familia lo mantenga en su inconsciente para volver a la situación y sanarla.

Si esto no sucediera, pasaría a las siguientes generaciones. Sería tarea de uno de ellos “sanarlo” para que no vaya reproduciéndose y se pueda liberar así el inconsciente familiar a través de las generaciones.

Las constelaciones familiares permiten acercarnos al inconsciente familiar para sanar y liberar esa parte que es origen de comportamientos inadecuados.

c) Implicación/enredo

Hemos partido ya de la idea de que las constelaciones sostienen que hay determinadas acciones o situaciones que afectan a un individuo que tienen su partida en acontecimientos sufridos por las generaciones anteriores.

Los individuos vamos asumiendo de manera inconsciente esas obligaciones pasadas, esos “enredos” o “implicaciones” llamados aquí.

También puedes sufrir una “implicación” cuando la persona se ha identificado de modo inconsciente con un antepasado que sufrió algún problema trágico (enfermedad, muerte prematura…).

Algunos ejemplos de estas “implicaciones” pueden ser ideas suicidas, asesinatos, actitudes machistas y agresivas, sentimiento de infelicidad por ser un hijo no deseado…

Las implicaciones o enredos es lo que se pone de manifiesto a través de las constelaciones familiares, lo que lleva a la persona a poder deshacerse por fin de ellas y que dejen de formar parte del inconsciente familiar.

d) Derecho de pertenecer a la familia

Una de las normas fundamentales de las constelaciones familiares es que todos los miembros forman parte de la familia y tienen derecho a sentirse reconocidos.

Y todos los miembros de la familia tienen el derecho y la obligación de apoyar y reconocer a todos los miembros de su familia.

e) Las personas más mayores tienen prioridad sobre las jóvenes

Reconocer que la prioridad sobre los jóvenes la tienen aquellos miembros de la familia que llegaron antes también es un presupuesto de esta teoría.

¿En el inconsciente familiar sólo hay información referida a nuestra familia?

Aunque por lo general, como ya hemos comentado, en el inconsciente familiar pasa informaciones entre generaciones, es necesario aclarar este punto.

En algunas ocasiones, la persona que está constelando puede mostrarse también vinculado a otras personas que si bien no tienen vínculo consanguíneo con ella, pueden formar parte también del inconsciente familiar.

Un ejemplo que suele nombrarse es un asesinato. Si nuestro antepasado cometió un asesinato, su inconsciente y el de la víctima se “funden” y se traduce de manera simbólica (dado que es importante aclarar que el lenguaje del inconsciente es diferente) en una emoción dolorosa.

Es importante sacarlo a la luz para sanarlo y trabajarlo y que deje de formar parte del inconsciente familiar.

A través de esta técnica se pretende encontrar el origen de la situación, reconocerlo, hablar sobre él para alcanzar así la solución.

En la representación de la constelación, los participantes toman el papel de los miembros de la familia de la persona que constela. Sin embargo, en determinados momentos y bajo la supervisión del constelador, pueden representar papeles de miembros ajenos a la familia de la persona que está constelando si es necesario para resolver el caso del momento.

Es importante tener en cuenta, en relación a la familia, que todos los miembros forman parte de ésta, aunque no se hablen, estén desaparecidos, fallecidos, fueran bebés muertos prematuramente o se hayan ido al extranjero y se les haya perdido la pista.

Cuando uno de ellos queda olvidado o excluido de la familia, el sistema de la familia no lo permite, dado que busca la unión y el bienestar del grupo. Es una fuerza invisible de conservación del sistema.

De este modo, si se excluye en una generación, la siguiente lo incluirá dentro de su familia para poder resolverlo, siendo así estos miembros relegados quienes impactan con mayor fuerza en la familia.

Procedimiento de las constelaciones familiares

Las constelaciones familiares se realizan en grupo. Sin embargo, es importante destacar que no se trata de una terapia grupal, dado que no es la dinámica de la terapia en grupo la que se sigue para este tipo de sesiones.

En la sesión de constelaciones se realiza un trabajo fundamentalmente personal y vivencial. pero también grupal asistiendo a las constelaciones del resto de participantes.

Los participantes son personas que no tienen vínculo entre ellas, teniendo las constelaciones generalmente una duración de una sola sesión que puede alargarse varios días según el número de participantes.

La persona que regula o dirige el grupo es llamado habitualmente “constelador” o “terapeuta” y varía el número de participantes, que puede ir desde tres o seis personas hasta una veintena.

Los participantes se posicionan en círculo y uno detrás de otro, por turnos, van demandando e inmediatamente configurando a su familia. Cada uno de ellos dispone de un tiempo para constelar.

Cuando uno de los participantes comienza su constelación, el resto de personas que se encuentran dentro de la terapia, participan activamente de la misma representando distintas vivencias del inconsciente de la persona que constela.

En algunas ocasiones, es la persona que constela quien elige por intuición entre el resto de los participantes a aquellos que le ayudarán a representar a su familia en la constelación.

Conexión del inconsciente colectivo

Las constelaciones familiares parten de la “conexión colectiva”, del inconsciente colectivo.

A pesar de que las personas que representan a los miembros de la familia de la persona que constela no tienen ningún vínculo con ella, es interesante destacar que al comenzar la constelación estas personas comienzan a sentirse como ellas.

A través de esta técnica se puede hacer un análisis del problema, su origen o etiología, la manera en la que afecta a una persona cotidianamente, etcétera.

Es importante destacar su dinámica grupal dado que los participantes intervienen en la terapia del individuo que “constela”.

Estos participantes ofrecen y reciben la manifestación emocional del inconsciente de la persona que está constelando.

No la conocen de nada, ahí radica la importancia de que sean personas sin vínculo.

Lo que sucede, por tanto, es que se evidencia en la sesión el “inconsciente colectivo” que fluye y parece surgir en la conciencia cuáles son los mecanismos que dan lugar a esas situaciones dolorosas.

El papel del constelador

A partir de la ayuda del constelador, aparecen las señales del origen del bloque emocional que está teniendo el sujeto y por tanto, se sabe el lugar que hay que atacar para poder sanarlo.

El papel de la persona que constela es pasivo, dado que en ese momento es externo a lo que sucede y queda representado por el resto de participantes con la intervención del constelador.

En la representación aparecen distintos miembros de la familia de la persona, incluida su familia extensa. Además, obviamente, no es necesario que los individuos de la familia estén vivos para que puedan aparecer representados en la constelación.

La persona que constela se puede remontar a tantas generaciones como desee, siempre que sea capaz de recordarlo.

Puede representarse todo, incluidas las personas que fueron rechazadas en la familia por cualquier cuestión (drogodependencias, enfermedades, orientación sexual), así como también muertes de bebés o incluso abortos.

El papel de los participantes

Es importante también la manera en la que los participantes se colocan. Para ello, al estar de pie la persona los va situando en una posición determinada. Así puede observarse la configuración que otorga a la familia (posiciones, proyecciones, distancias, etcétera).

Los participantes son quienes empiezan a actuar indicando cómo se sienten, qué sensaciones tienen, si perciben tensiones. Debe centrarse en la situación presente, lo que perciben en ese mismo momento.

También pueden aparecer elementos verbales a lo largo de la terapia. Se dirigen a dejar claras relaciones de la persona. Cuando se dicen estas frases, los participantes, que están representando a miembros de la familia, tienen que evaluar el impacto que tienen las palabras sobre cómo se van sintiendo.

¿Cuál es el objetivo de constelar?

Las constelaciones familiares pretenden sanar a la persona, eliminar el dolor y el sufrimiento para encontrar la paz y la felicidad.

Se parte de la idea de que el dolor y el bloqueo que experimenta la persona en su vida no tiene por qué ser responsabilidad exclusivamente suya, de sus vivencias o decisiones.

Así, existe el inconsciente, una parte más profunda donde se enraízan una serie de creencias intensas que hemos heredado de nuestros antepasados, como pueden ser nuestros padres, abuelos, bisabuelos, tatarabuelos…

El objetivo de las constelaciones familiares es revivir las experiencias inconscientes dolorosas que sus ancestros no pudieron solucionar y se transmitieron a través de las generaciones mediante el inconsciente familiar.

Sería una tarea del individuo constelar para sanar y cambiar aquellos hechos o situaciones de su historia familiar que provocan dolor con el fin de no transmitirlo a sus descendientes.

Hellinger, su autor, reconoce distintos tipos de sentimientos que pueden afectar a la intervención:

a) Sentimientos primarios: los que ocurren en ese preciso instante y que generan fortaleza y llevan a la persona a actuar. Son cortos en el tiempo y alcanzan de manera temprana el objetivo fijado.

b) Sentimientos secundarios: impiden la acción y llevan a la inacción, puesto que absorben la energía de la persona.

c) Sentimientos adoptados de manera sistémica: la persona está fuera de sí mismo, como en una “enajenación”.

d) Meta sentimiento: son los que se presentan sin la emoción.

¿Sobre qué temas se puede constelar?

Prácticamente cualquier tema que provoca dolor y sufrimiento en el sujeto puede ser susceptible de constelar.

Puede constelarse sobre problemas y conflictos con nuestra familia, con nuestra pareja, con relaciones ya pasadas.

Se puede constelar para afrontar momentos difíciles en la vida, para afrontar relaciones sociales complicadas, enfermedades, experiencias traumáticas, orientación, tristeza…

Así, las consecuencias pueden llevar a solucionar cualquier tipo de conflicto, aprender a enfrentarse a separaciones o a la muerte, clarificar sentimientos que tenemos, conseguir un equilibrio personal o ser feliz.

¿Cuál es el papel del constelador?

El constelador atiende a la dinámica que se genera en la sesión. De este modo, observa a todos los participantes. Éstos son importantes dado que en ellos se proyectarán las emociones, las personas, las situaciones que están presentes en el inconsciente del que constela.

El constelador es quien evalúa lo que sucede a lo largo de la sesión. Tiene que tener una formación en constelaciones familiares y es por tanto quien determinará el lugar del bloqueo emocional en el inconsciente de la persona que está sometida a la terapia de constelación. Se encargará, asimismo, de transmitirlo a la persona que constela.

Es también su tarea ir posicionando los distintos elementos en el inconsciente de quien está constelando. Es la parte de “sanación”. Deberá resolver los conflictos, restablecer los vínculos emocionales…

Es importante destacar que para sanar e integrar la experiencia, se debe trabajar con la responsabilidad. 

El constelador consigue al final de la terapia que la haya una reconciliación en la historia de la familia y para ello sigue una serie de normas:

  • Los miembros mayores tienen prioridad sobre los jóvenes.
  • Hay que equilibrar pérdidas y ganancias.
  • Todos los familiares deben estar integrados.
  • La variable más importante es el vínculo entre la familia y su sentido de pertenencia al grupo.
  • La sabiduría familiar se determina por el orden de ésta.

¿Cómo se logra la sanación?

Como ya se ha comentado, la sanación viene cuando logra trabajarse a partir de las constelaciones familiares la parte inconsciente del individuo.

Dado que en este inconsciente se encuentra todo, la persona comienza a darse cuenta tras la sanación en la manera de sentirse pero sobre todo, en las situaciones de su alrededor.

Después de constelar, cuando debe integrar la sanación, la persona comienza a ver el mundo de un modo diferente para después comenzar a sentirse bien consigo misma.

Es importante tener en cuenta que la base de la terapia de constelaciones familiares se basa únicamente en un trabajo de una sola sesión. Cada persona constela con el resto de participantes durante la hora que le corresponde y es en este momento cuando se libera de los patrones repetitivos que le acompañaban.

Más tarde, al haberlo sanado mediante un trabajo profundo en la sesión, el malestar y el sufrimiento que le iban acompañando desaparecen. No requiere de esfuerzo posterior, la persona se ha “liberado”.

Por todo ello, y dado que no ha podido probarse su eficacia terapéutica, debe considerarse una terapia alternativa, que tiene seguidores pero que no puede entrelazarse con las intervenciones basadas en datos empíricos.

Referencias

  1. Alonso, Y. (2005). Las constelaciones familiares de Bert Hellinger: un procedimiento psicoterapéutico en busca de identidad. International Journal of Psychology and Psychological Therapy, 5(1), 85-96.
  2. Booth Cohen, A. (2006). “Family Constellations”: An Innovative Systemic Phenomenology Group Process From Germany. The Family Journal: Counselling and Therapy for couples and families, 14(3), 226-233.
  3. Bourquin, P. Las constelaciones familiares: en resonancia con la vida.
  4. Gómez, F., Pérez, A. M. (2005). Investigación sobre la aplicación del método de las constelaciones familiares de Bert Hellinger a la supervisión clínica. Revista de Investigación en Psicología, 8(1), 29-50.
  5. Hellinger, B. (2008). El inconsciente colectivo y las constelaciones familiares. Cuadernos de Información y Comunicación, 14, 83-88.
  6. Hellinger, B. (2003). Los órdenes de la ayuda.
  7. Hellinger, B. (2008). Las constelaciones familiares del espíritu. ECOS-Boletín, 16.
  8. Medina Pacheco, B. ¿Qué son las constelaciones familiares? Facultad de Psicología, UMSNH.
  9. Página web: Las constelaciones familiares: http://mardeluz.es.
  10. Ulsamer, B. El trabajo con el trauma y la constelación familiar: ¿Una relación imposible, coincidente, complementaria, enriquecedora?
COMPARTIR

Licenciada en Psicología, Máster en Psicología Clínica, Máster en Psicología Infantil, Máster en Logopedia. Formación de posgrado en Trastornos de la Conducta Alimentaria, Mindfulness aplicado en la práctica clínica, Trastornos emocionales, Psicología educativa y Tercera edad.

Actualmente trabaja en varias clínicas de la ciudad de Valencia, además de formar a padres y educadores en escuelas infantiles.

1 Comentario

  1. Hola Rocío sabes donde puedo hacer lo de las constelaciones aquí en Valencia? Me ha gustado mucho tu artículo pero no veo ningún número para llamar y planificar una sesión de esas.. gracias

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here