Cultura de masas: características y ejemplos

Se denomina cultura de masas al fenómeno cultural que involucra un conjunto de bienes, artículos o productos que son fabricados y presentados por las industrias con la finalidad de entretener a un público y a unos consumidores. Dichos productos se caracterizan por su heterogeneidad.

Para algunos filósofos y pensadores —como por ejemplo, los integrantes de la Escuela de Frankfurt— la cultura de masas es un éxito contundente del capitalismo, puesto que involucra una satisfacción masiva y rápida a partir del consumo de imágenes y sonidos propiciados por la tecnología.

Los Simpsons se consideran un show televisivo de masas. Fuente imagen: bagogames, flickr.com

Según estos intelectuales, la cultura de masas está fundamentada en una idea superficial del arte que carece de verdadera esencia. En palabras del pensador Theodor Adorno, el arte ha perdido su aurea, debido a que la cultura se ha convertido en un elemento banal gracias a la masificación de su fabricación y producción.

Los medios de comunicación son fundamentales para la propagación de esta cultura popular, puesto que a través de estos se hace publicidad a dichos productos. Además, son los encargados de estandarizar el plano cultural mediante una serie de normas y valores que tienden a ser homologantes (pese al carácter heterogéneo de las masas sociales).

A pesar de que la cultura de masas —como expresión urbana— tiende a la homologación de los patrones culturales, también se puede establecer que esta presión mediática se enfrenta con la riqueza histórica y cultural de las clases subalternas.

En otras palabras, a pesar de que el consumidor de esta cultura generalmente actúa como un ente pasivo, recibiendo información de manera constante sin cuestionarse sobre esta, la cultura de masas también ha dado paso a algunos artistas subalternos para que expresen su inconformidad frente a un sistema de producción en el que se fomenta la trivialidad.

La cultura de masas también tiene aspectos positivos; filósofos como Edgar Morin han reconocido que la cultura de masas forma parte nuestra era, por lo que ya no se trata de una subcultura sino de una cultura propiamente dicha, con sus parámetros y sus manifestaciones artísticas. El autor la definió como “la cultura de los tiempos modernos”.

Características

La cultura de masas suele tener dos acepciones: en primera instancia se encuentra la connotación negativa, puesto que se argumenta que el hecho de tener un alto número de destinatarios es proporcional a su falta de calidad; la segunda acepción es de carácter social, dado que propone un modelo de vida, de arte y de pensamiento.

Según esta acepción, la cultura de masas es una cultura democrática, debido a que es accesible para la mayoría de las sociedades y se presenta con las mismas características para cualquier persona, indiferentemente de su clase social. Además, la cultura de masas trasciende las barreras geográficas y conecta a las personas de todo el mundo.

Además de las anteriores, existe una serie de características específicas asociadas a la cultura de masas. A continuación describiremos las más relevantes:

Centralización del poder económico

La cultura de masas está enfocada principalmente en una concepción capitalista de la economía, pues apela al consumismo y a la satisfacción inmediata de necesidades.

Los grupos de poder que tienen la posibilidad de proponer los elementos deseables para el público consumidor de esta cultura corresponden a la burguesía.

Por esta razón, se establece que uno de los principios de la cultura de masas es que el poder económico está centralizado, y que es un pequeño grupo de personas el que ejerce las mayores influencias.

Uniformidad de los productos

Los productos, bienes o artefactos que son fabricados por esta cultura, son modelos producidos en serie, lo que quiere decir que todos son similares.

Un ejemplo de esto puede percibirse en las marcas de automóvil, puesto que estas fabrican varios modelos de automóviles que se rigen por un mismo método y mantienen una misma elaboración.

El elemento comercial de la “marca” es fundamental dentro de esta cultura, ya que las empresas se encargan de elaborar sus propias propuestas artísticas y económicas, lo que las distingue del resto y las hace más atractivas para el tipo de consumidor específico que estén buscando.

Sincronización mediante la producción en serie

La fabricación de estos elementos sigue la línea de montaje de producción en serie, lo que implica que se elaboran grandes cantidades de un mismo producto (esto destaca nuevamente la uniformidad presente en la estética de estos bienes). Lo anterior garantiza que el costo será bajo para el consumidor.

Ejemplos

El imaginario colectivo y cultural de la Coca-Cola

Una de las empresas más exitosas ha sido Coca-Cola. Desde sus inicios, esta empresa se ha encargado de elaborar toda una imagen y una estética cultural que promueve una serie de patrones y de actitudes que se adaptan a las necesidades del consumidor.

Los carteles y el diseño de esta empresa han creado todo un imaginario artístico que se puede observar en la actualidad en camisas, equipajes y arte pictórico, entre otros.

Por ejemplo, es común que un cliente tenga en su hogar un cojín con el logo de esta marca o un cartel enmarcado de una de las primeras publicidades de esta empresa.

Coca-Cola, como marca y como fábrica, apela a la emocionalidad de los consumidores; se ha vuelto parte del día a día de cada individuo, incluso cuando este ha decidido no adquirir más este producto, ya sea por razones de salud o de gusto.

El mundo cinematográfico de los superhéroes: Marvel y D. C.

Spiderman, superhéroe de Marvel Comics

En la actualidad, un claro ejemplo de la cultura de masas se encuentra en la explotación cinematográfica que se le ha dado a los comics de superhéroes.

Tras el éxito de taquilla de la película Avengers, las industrias del cine se han encargado de seguir produciendo filmes exitosos de esta línea que atrapan instantáneamente al espectador.

Este fenómeno ejemplifica de qué forma la cultura de masas vende unas imágenes y unos valores que son llamativos y, en cierta medida, moralizantes para miles de personas.

Las historias que son presentadas en las películas de superhéroes no se diferencian en gran medida de las epopeyas clásicas de Homero: se trata de un grupo de personas extraordinarias que son celebradas tanto por sus atributos físicos como por su belleza e intelecto.

La diferencia está en que es un arte ideado para el consumo y para generar estrafalarias cantidades de dinero.

Expresiones artísticas, los medios de comunicación y la cultura de masas

-Expresiones artísticas

La industria cinematográfica

La industria del espectáculo representa una parte fundamental para la distribución de la cultura de masas; a través del cine —y de otros medios audiovisuales— se difunden modelos artísticos y estéticos que luego pueden ser producidos en serie.

La ceremonia de los premios Oscar presenta el lado más estético de las películas de Hollywood, donde se premia a las películas en distintas categorías: premio al mejor guión, premio a los mejores efectos especiales, entre otros.

Por sí solo, este evento forma parte de la cultura de masas, pues involucra a miles de espectadores en todo el mundo.

El diseño gráfico: un arte publicitario

A pesar de la masificación del arte y su carácter altamente consumista, se requiere de diferentes técnicas y estudios para llevar a cabo los diferentes diseños que serán utilizados para convencer al consumidor de adquirir un producto.

En este escenario entra la disciplina del diseño gráfico, que mantiene varias nociones artísticas universales (por ejemplo, la búsqueda por la simetría y la belleza), pero enfocadas a agradarle al consumidor y a darle una imagen llamativa y comercial a una marca determinada.

El arte de las series de televisión

El auge de las series de televisión fue potenciado por la llegada de Internet ya que, mediante esta plataforma, los espectadores pueden buscar la serie que deseen sin importar la época en la que salió al aire. Por ejemplo, existe la empresa de Netflix, la cual ofrece toda una gama de películas, series y musicales por un bajo costo.

Además, la estética de las series se ha ido perfeccionando con el paso de los años, por lo que ahora la pantalla chica puede competir con la pantalla grande: empresas como HBO han producido una gran cantidad de series que han sido constantemente premiadas.

El ejemplo más preciso se percibe en la serie Game of thrones, que cuenta con un arte y un diseño muy particulares que han permeado la realidad más inmediata de los individuos: se pueden encontrar camisas y llaveros, entre otros artefactos, que reproducen esta estética y que son coleccionados en el ámbito mundial.

-Los medios de comunicación y la cultura de masas

Tal como hemos comentado anteriormente, los medios de comunicación son los pilares que mantienen a la cultura de masas en vigencia y en constante movimiento, ya que gracias a estos las industrias del entretenimiento y del consumo tantean el terreno para innovar en sus próximas ideas y productos, adquiriendo cada vez más poder dentro del mercado.

Publicidad agresiva a través de radio, televisión e Internet

Desde el año 1930 los grandes filósofos y pensadores comenzaron a manifestar su inconformidad con respecto a las publicidades agresivas que pueden encontrarse en cualquier medio comunicacional, como lo son la radio, la televisión e Internet.

Su preocupación residía en el hecho de que, en la mayoría de las ocasiones, la publicidad invade en su totalidad al individuo, ya que se le presenta a través de todos los medios posibles: el alcance es totalitario.

Esto trae como consecuencia que el individuo solo piense en consumir cada vez más, alejándose de su capacidad crítica y argumentativa, pues absorbe cualquier imagen o concepto que se le presente mediante los aparatos tecnológicos.

Referencias

  1. Abruzzese, A. (2004) Cultura de masas. Recuperado el 2 de febrero de 2019 de Revistas UCM: revistas.ucm.es
  2. Aziz, A. (s.f.) Cultura de masas: medios de difusión y culturas subalternas. Recuperado el 2 de febrero de 2019 de Culturas contemporáneas: culturascontemporaneas.com
  3. Magallón, R. (2010) La transformación de la cultura de masas. Aura y comunión fática. Recuperado el 2 de febrero de 2019 de Aposta digital: apostadigital.com
  4. Rodríguez, M. (1991) Cultura popular-cultura de masas. Espacio para las identidades. Recuperado el 2 de febrero de 2019 de: Redayc: redaly.org
  5. Rueda, M. (s.f.) Artes y medios, entre la cultura de masas y la cultura de redes: un tejido evanescente. Recuperado el 2 de febrero de 2019 de UNLP: sedici.unlp.edu.ar
COMPARTIR
Licenciada en Comunicación Social, mención Periodismo

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here