Depresión Atípica: Síntomas, Diagnóstico y Tratamiento

La depresión atípica constituye una alteración del estado de ánimo que se caracteriza por poseer síntomas y manifestaciones específicas.

Esta alteración psicopatológica se cataloga como un tipo de depresión, ya que la clínica que presenta es principalmente depresiva. De hecho, la depresión atípica cumple los criterios diagnósticos para el establecimiento de trastorno depresivo mayor.

mujer con depresión atípica

No obstante, la particular nomenclatura de depresión atípica responde a que este trastorno se caracteriza por presentar una serie de síntomas que resultan “atípicos” y poco prevalentes en la mayoría de casos de depresión.

En este sentido, a parte de los típicos síntomas depresivos como la tristeza o la incapacidad de experimentar gratificación, la depresión atípica suele caracterizarse por presentar manifestaciones como: humor reactivo, cansancio en brazos y piernas, incremento del apetito, hipersomnia e hipersensibilidad al rechazo personal.

Así mismo, la depresión atípica destaca por requerir intervenciones diferentes a los otros tipos de depresión. Por lo general, las personas con este tipo e afección no responden bien al tratamiento con antidepresivos tricíclicos y sí lo hacen a los IMAO.

En este artículo se revisan las principales características de este tipo de depresón, así como sus síntomas, sus causas, diagnóstico y tratamiento.

Características de la depresión atípica

La depresión atípica es considerada, hoy en día, como un tipo poco prevalente de trastorno depresivo que se caracteriza por presentar una clínica y una sintomatología cualitativamente distinta a la mayoría de casos de depresión.

El establecimiento de esta variante de depresión se originó a la década de los 50 del siglo pasado, cuando un grupo de psiquiatras ingleses describieron una serie de sujetos con clínica depresiva que presentaban unas manifestaciones “atípicas”.

Los principales síntomas que se describieron en un inicio de esta patología fueron la pesadez y el cansancio tanto de las extremidades superiores como de las extremidades inferiores.

Debido a esta referencia, en la década de los 70 un grupo de investigadores de la Universidad de Columbia utilizaron el término “parálisis pesada” para referirse a los pacientes deprimidos que presentaban intensos síntomas de cansancio en los brazos y las piernas.

La aparición de una nomenclatura diferente para hacer referencia a un tipo específico de depresión generó controversia científica acerca de este tipo de alteración.

Posteriormente, se estableció que las personas con este tipo de síntomas padecen en sí un trastorno depresivo que se acompaña de una serie de manifestaciones diferentes a los experimentadas en el resto de casos de depresión.

Así pues, hoy en día la depresión atípica constituye un tipo de depresión particular, de la misma forma que lo hacen otro tipos como la depresión menor, la depresión mayor, la distimia, la depresión postparto o el trastorno disfórico premenstrual.

Finalmente, es preciso tener en cuenta que la nomenclatura “atípica” hace referencia a la presencia de síntomas poco comunes en otros casos de depresión, pero no hace referencia a su prevalencia.

Es decir, múltiples estudios han puesto de manifiestos que la depresión atípica no resulta una de las alteraciones del ánimo menos prevalentes, por lo que muchas personas pueden presentar este tipo de alteración.

Síntomas

Los síntomas generales de la depresión atípica resultan los mismos que los del resto de depresiones. Es decir, la persona presenta un estado de ánimo deprimido la mayor parte del día, así como una importante disminución del interés o placer por todas o casi todas las actividades.

De hecho, estos dos síntomas principales resulta imprescindibles para el diagnóstico de cualquier tipo de trastorno depresivo. Como la depresión atípica constituye un tipo de depresión, sus dos manifestaciones nucleares son la experimentación de tristeza y la disminución de interés y/o gratificación.

No obstante, aparte de estas dos manifestaciones nucleares, la depresión atípica destaca por la incorporación de manifestaciones poco prevalentes o poco importantes en el resto de tipologías depresivas.

En este sentido, esta alteración del estado de ánimo destaca por presentar lo siguientes síntomas catalogados como “atípicos”

Signos vegetativos

Las manifestaciones vegetativas que pueden resultar más o menos prevalentes en los casos de depresión, son una de los síntomas predominantes de la depresión atípica.

Entre este tipo de signos destaca la astenia y la fatigabildiad en el contexto de falta global de vitalidad. Estas manifestaciones resultan más marcadas durante las primeras horas del día en muchos pacientes.

Así mismo, en este trastorno se suelen presentar cefaleas de características atípicas, trastornos digestivos, pérdida de apetito, sequedad de boca, dispepsias, gastralgias, estreñimiento, diarrea, pérdida de la libido, impotencia o trastorno del equilibrio.

Finalmente, en algunos casos de depresión atípica la persona puede presentar un trastorno que se asemeja al vértigo, el cual se caracteriza por la sensación de inseguridad en la marcha, sin llegar a caerse.

Ansiedad y fobias

Las alteraciones ansiosas son otro de los síntomas predominantes en los casos de depresión atípica. Las personas con esta patología suelen presentar estados de elevada ansiedad durante la mayor parte del día.

En este sentido, suele ser habitual que la ansiedad aparezca de forma continua a la disminución del estado de ánimo. La persona puede mostrarse ansiosa por el hecho de estar deprimido y el malestar principal recae en su alteración del estado de ánimo.

Empeoramiento nocturno

Otro signo típico de las depresiones atípicas radica en un empeoramiento del estado y de la sintomatología por la noche.

Las persona con esta tipo de alteración del estado de ánimo puede “sentirse mejor” durante el día y experimentar una acentuación de su sintomatología depresiva durante la noche.

Insomnio inicial

Las dificultades para conciliar el sueño resultan también manifestaciones importantes y recurrentes de esta psicopatología.

Las personas con este tipo de trastorno tienden a tener muchas dificultades para dormir, y pueden pasarse noches en vela debido a su dificultades para cerrar los ojos.

Hipersomnia diurna

Como consecuencia y como causa de la manifestación anterior, suele ser habitual que los sujetos con este tipo de depresión presenten elevadas horas de sueño durante el día.

El hecho de experimentar una acentuación de la sintomatología depresiva durante la noche y las dificultades para conciliar el sueño suelen derivar en cansancio extremo y somnolencia durante el día.

Así mismo, las elevadas horas descansadas durante el día suelen incrementar todavía más las dificultades para conciliar el sueño por la noche. Las personas con depresión atípica suelen dormir durante el día y estar desvelados y ansiosos por la noche.

Hiperfagia

A diferencia de la mayoría de casos de trastornos depresivos, donde la sintomatología suele acompañarse de una disminución del apetito y una pérdida de peso, en la depresión atípica suele observarse la hiperfagia.

Los sujetos con esta alteración psicopatológica suelen experimentar un incremento excesivo de la sensación de apetito, hecho que puede conllevar a la realización de ingestas descontroladas y a un notable incremento de peso.

Reactividad

La depresión atípica destaca también por preservar una cierta reactividad del estado de ánimo. Es decir, las personas con este tipo de afección son capaces de experimentar un ligero incremento del estado de ánimo ante acontecimientos positivos.

Este factor resulta importante a la hora de diferenciarla de otras modalidades depresivas, donde el interés y la experimentación de placer se encuentra altamente disminuidas.

No obstante, y en contrapartida, la depresión atípica suele presentar también una elevada reactividad hacia los acontecimientos negativos. Las personas con esta alteración suelen derrumbarse ante las menores adversidades, cayendo en una posición paralizante.

Abatimiento o parálisis pesada

Finalmente, la depresión atípica destaca por la experimentación de una sensación de pesadez en los brazos y las piernas.

Este factor fue uno de los más importantes a la hora de iniciar la investigación acerca de este tipo de depresión, ya que los sujetos con otras modalidades depresivas no suelen experimentar síntomas específicos en las extremidades.

No obstante, este no resulta el síntoma principal de la depresión atípica ya que otras alteraciones del estado de ánimo también pueden cursar con elevadas sensaciones de fatiga y cansancio físico.

Diagnóstico

Para el diagnóstico de depresión atípica es necesario establecer el diagnóstico de trastorno depresivo mayor, así como cumplir los criterios que establecen la presencia de síntomas atípicos.

En este sentido, los criterios que se deben cumplir para establecer la presencia de esta alteración son:

Diagnóstico de trastorno depresivo mayor

1. Presencia de dos o más episodios depresivos mayores caracterizados por:

1.1 Presencia de cinco (o más) de los siguientes síntomas durante un período de dos semanas que representan un cambio respecto a la actividad previa:

  • Estado de ánimo depresivo la mayor parte del día.
  • Disminución acusada del interés o de la capacidad para el placer en todas o casi todas las actividades.
  • Pérdida importante de peso sin hacer régimen o aumento de peso.
  • Insomnio o hipersomnia casi cada día.
  • Agitación o enlentecimiento psicomotores casi cada día.
  • Fatiga o pérdida de energía casi cada día.
  • Sentimientos de inutilidad o de culpa excesivos o inapropiados.
  • Disminución de la capacidad para pensar o concentrarse.
  • Pensamientos recurrentes de muerte.

1.2 Los síntomas no cumplen los criterios para un episodio mixto.

1.3 Los síntomas provocan malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad del individuo.

1.4 Los síntomas no son debidos a los efectos fisiológicos directos de una sustancia o una enfermedad médica.

1.5 Los síntomas no se explican mejor por la presencia de un duelo.

  1. Los episodios depresivos mayores no se explican mejor por la presencia de un trastorno esquizoafectivo y no están superpuestos a una esquizofrenia, un trastorno esquizofreniforme, un trastorno delirante o un trastorno psicótico no especificado.
  1. Nunca se ha producido un episodio.

Diagnóstico de síntomas atípicos

El trastorno depresivo se caracteriza por presentar la siguiente sintomatología:

  1. Pérdida de placer en todas o casi todas las actividades.
  2. Falta de reactividad a los estímulos habitualmente placenteros.
  3. Tres o más de los siguientes síntomas.
  4. Una cualidad distintiva del estado de ánimo depresivo.
  5. La depresión es habitualmente peor por la mañana.
  6. Despertar precoz al menos dos horas antes de la hora habitual de abrir los ojos.
  7. Enlentecimiento o agitación psicomotores.
  8. Anorexia significativa o pérdida de peso.
  9. Culpabilidad excesiva o inapropiada.

Complicaciones

La depresión atípica suele relacionarse con distintas situaciones o elementos problemáticos que pueden derivarse del propio trastorno. En este sentido, se debe tener una especial precaución en los siguientes aspectos:

Incremento de peso

La alteración del apetito que provoca la depresión atípica está correctamente documentada y demostrada, por lo que esta alteración constituye un elevado factor de riesgo para la obesidad.

Tratar de equilibrar la ingesta y la dieta es un objetivo terapéutico secundario pero que puede resultar altamente importante en distintos casos.

Trastornos de ansiedad

A pesar de que la sintomatología ansiosa no resulta la principal manifestación de la depresión atípica, esta puede ser importante dentro del cuadro clínico.

Las personas con este tipo de depresión pueden presentar mayores riesgos de desarrollar un trastorno de ansiedad como por ejemplo la fobia social o los ataques de pánico.

Suicidio

Tal y como sucede con la gran mayoría de alteraciones del estado de ánimo, el suicidio constituye el principal factor de riesgo de la patología.

La evaluación tanto de las ideas de muerte como los pensamientos auto-líticos y la planificación suicida deben resultar primordial en el tratamiento de la depresión atípica.

Tratamiento

En la actualidad, existen tratamientos específicos para intervenir la depresión atípica. De forma general, las personas que padecen esta alteración presentan cuadros clínicos graves que requieren medicación.

Así mismo, la psicoterapia resulta una herramienta altamente recomendable para acompañar el tratamiento farmacológico.

Farmacoterapia

A diferencia de la mayoría de tipos de depresión, las personas con depresión atípica no suelen responder adecuadamente al tratamiento con antidepresivos tricíclicos.

En este sentido, los fármacos de primera elección para tratar esta psicopatología son los inhibidores de la monoamino oxidasa (IMAO). No obstante, estos medicamentos deben emplearse con precaución ya que pueden originar efectos secundarios importantes.

Otro tipo de psicofármacos empleados en el tratamiento de la depresión atípica son los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS). Estos fármacos presentan menos efectos secundarios que los IMAO y resultan medicamentos eficaces para la depresión atípica.

Referencias

  1. Akiskal H. Hacia una nueva clasificación de los trastornos bipolares. En: Vieta E. Trastornos bipolares. Avances clínicos y terapéuticos. Médica Panamericana SA. Madrid, 2001.
  2. Gastó C. Melancolía. En: Vallejo J, Gastó C. Trastornos afectivos: ansiedad y depresión. 2ª Edición. Masson. Barcelona, 2000.
  3. Menchón JM, Vallejo J. Distimia. En: Roca M. Trastornos del humor. Médica Panamericana, SA. Madrid, 1999.
  4. Navarro V, Gastó C. Neuroquímica de las depresiones. En: Vallejo J, Leal C. Tratado de Psiquiatría. Volumen II. Ars Médica. Barcelona, 2010.
  5. Parker G, Hadzi-Pavlovic D. A disorder of movement and mood. Cambridge University Press. USA, 1996.
  6. Paykel ES. Psicopatología de los trastornos afectivos. Ed. Pirámide SA. Madrid, 1985.
  7. Retterstol N. An european perspective. Cambridge University Press. UK, 1993.
  8. Vallejo J. Clasificación de los trastornos afectivos. En: Vallejo J, Gastó C. Trastornos afectivos: ansiedad y depresión. 2a Edición. Masson. Barcelona, 2000.
COMPARTIR
Graduado en Psicología y Máster en Psicopatología Clínica del Adulto.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here