Dicloxacilina: para qué sirve, cómo funciona y efectos secundarios

La dicloxacilina es un antibiótico de segunda generación que sirve para tratar infecciones causadas por bacterias resistentes a la penicilina.

Este fármaco entró en uso médico aprobado en 1968 en los Estados Unidos y hoy en día es usado mundialmente para tratar muchas infecciones comunes.

Dicloxacilina en diferentes presentaciones.
Imagen recuperada de labhg.com.ec.

Es un antibiótico del mismo tipo que la penicilina y su manera de luchar contra las bacterias es deteniendo su crecimiento o en algunos casos matándolas, en un mecanismo que se conoce como antibiosis.

La dicloxacilina sirve para tratar un gran número de enfermedades, que serán expuestas a continuación. Entre ellas, se pueden destacar las afecciones de la piel o las infecciones relacionadas con el sistema respiratorio.

Usos de la dicloxacilina

La dicloxacilina posee un agente específicamente activo para combatir cepas bacterio-infecciosas resistentes a la mayoría de los antibióticos del tipo penicilina.

Este tipo de bacterias, como el estafilococo áureo, se encuentran distribuidas por todo el mundo, estimando que un tercio de la población está colonizada pero no infectada.

Son las principales causantes de enfermedades en los seres humanos. Las infecciones en la piel o de tejidos blandos como abscesos, forúnculos, otitis externa, foliculitis, y celulitis pueden ser tratadas efectivamente con dicloxacilina, en dosis regulares bajo estricto control médico.

A pesar de que la mayoría de estas infecciones no resultan ser tan graves, estas bacterias pueden llegar a infectar el torrente sanguíneo.

También se les reconoce como causantes de infecciones del tracto respiratorio como faringitis, bronquitis o neumonía. Estas enfermedades pueden ser tratadas en sus etapas primarias o intermedias con la dicloxacilina .y obtener buenos resultados.

Enfermedades como osteomielitis e infecciones en las articulaciones también son causadas por este tipo de bacteria, pero también pueden ser tratados con dicloxacilina.

Cuando los casos de infección se tornan graves, es necesaria la hospitalización y el inmediato tratamiento intravenoso de antibióticos, donde la dicloxacilina en concentraciones más fuertes es la opción más probable.

¿Cómo funciona la dicloxacilina?

La dicloxacilina funciona a través de la antibiosis. Este proceso se da cuando un organismo produce sustancias que pueden matar a otro organismo que existe en su mismo entorno, en un intento por tener más espacio y nutrientes para sí mismo. La coexistencia entre ambos organismos es impedida por una especie de guerra química microscópica.

De esta forma el antibiótico combate la bacteria cuando ambos organismos se encuentran en el mismo medio. El concepto de antibiosis se contrapone al de simbiosis, que es cuando los organismos sí coexisten entre sí y en una relación mutualmente beneficiosa.

En el caso de la dicloxacilina, es capaz de inhibir la creación de las cadenas que unen las paredes celulares de ciertas bacterias comprometiendo su integridad.

Así permite la interacción conflictiva entre ambos organismos y la eventual destrucción de la bacteria. Otros antibióticos de tipo penicilina encontrarían resistencia en este escenario celular.

Este antibiótico sólo funciona para tratar infecciones causadas por bacterias. No funciona contra infecciones causadas por virus como la gripe y el resfriado común.

¿Cómo se usa?

La dicloxacilina se ingiere de forma oral en su presentación en cápsulas, usualmente 4 veces al día o cada 6 horas, o en el intervalo que el médico indique. Las cápsulas vienen en presentaciones genéricas diversas de 250 y 500 miligramos.

La dosis va a depender de la condición médica del paciente y la respuesta al tratamiento. Los intervalos son muy importantes para la efectividad de los antibióticos, ya que funcionan mejor cuando la cantidad de medicina se mantiene en niveles constantes dentro del cuerpo.

Se debe tomar con el estómago vacío, una hora antes de comer o dos horas después, con un vaso completo de agua. Es recomendable mantener la ingestión de líquidos mientras se usa este medicamento, a menos que el doctor indique lo contrario.

Los síntomas pueden desaparecer aun cuando falten varios días para finalizar las dosis de antibiótico en el tratamiento. Por esta razón se indica que es necesario llegar hasta la última cápsula establecida en la prescripción.

Detener las dosis del medicamento antes de tiempo puede hacer que la bacteria continúe su crecimiento, causando un relapso en la infección. En este caso o en cualquiera en el que la condición persista se debe informar al doctor inmediatamente.

También es importante recalcar que el uso excesivo del medicamento o su administración innecesaria puede traer como consecuencia la reducción de su efectividad.

¿Cuáles son sus efectos secundarios?

La dicloxacilina puede causar nausea, vómitos o diarrea. Por esta razón es importante mantenerse bajo estricto control médico al usar este fármaco, sobre todo en caso que estos efectos secundarios persistan o se tornen más graves.

Es importante destacar que si la dicloxacilina fue prescrita como parte de un tratamiento, el médico ya ha determinado que los beneficios son mayores que los riesgos a los efectos secundarios.

En caso de diarrea muy líquida con sangre, se debe llamar al doctor de inmediato y se recomienda no ingerir ninguna medicina anti diarreica.

Aunque muy raros, también se pueden presentar los siguientes efectos secundarios: orina oscura, dolor abdominal, coloración amarillenta en ojos o piel, fiebre, dolor fuerte de garganta, inflamación en la boca, labios o lengua, moretones extraños o sangramiento inusual.

Estos casos son considerados serios y deben recibir atención médica de emergencia. Para evitar que la dicloxacilina tenga mayores efectos inesperados, se debe informar previamente sobre cualquier condición o enfermedad que se tenga así como alergias de cualquier tipo.

Las reacciones alérgicas a este antibiótico son muy improbables, pero se debe acudir al médico inmediatamente de presentarse: irritación en la piel o en las mucosas de la boca, mareos severos y dificultad para respirar.

Interacciones

La dicloxacilina, al igual que la mayoría de los antibióticos, puede alterar sus funciones cuando se encuentra en interacción con otro tipo de medicación.

Solo el médico o el farmacéutico de un paciente pueden entender perfectamente estos fenómenos, por eso es importante comunicar en todo momento y con suma exactitud todos los medicamentos que consume habitualmente, así como los cambios en dichas dosis.

Estas son algunas de las interacciones más importantes de la dicloxacilina:

  • Tener especial precaución con el metotrexato, la tetraciclina y la warfarina.
  • Muchos antibióticos pueden disminuir la efectividad de anticonceptivos hormonales como la píldora, ampollas, parches o anillos.
  • El consumo de dicloxacilina puede dar falsos positivos en tests de orina para determinar diabetes, específicamente los de reacción con Sulfato Cúprico.
  • Puede causar variaciones en resultados de laboratorio, por eso antes de la toma de muestra es importante informar al personal del tratamiento.

En este artículo no se mencionan todos los medicamentos que interactúan con la dicloxacilina, por lo que de todas formas se hace crucial mostrar al médico una lista de todo lo que se consume habitualmente, desde drogas hasta vitaminas, hierbas o suplementos.

Sobredosis

Los síntomas más serios en una sobredosis de dicloxalicina son desmayos y/o problemas para respirar. En caso de que esto suceda es importante llamar al servicio de emergencias local, sobre todo si estos incluyen vómito severo, diarrea persistente, cambio inusual en la cantidad de orina o convulsiones.

Precauciones

Antes de establecer tratamiento con dicloxacilina, como cualquier tipo de antibióticos, es necesario comunicar al médico si se sufre de problemas digestivos, enfermedades relacionadas con el hígado o los riñones, desórdenes de coagulación, historia previa de diarrea al consumir antibióticos, asma o cualquier tipo de alergia.

El producto puede contener ingredientes inactivos que causen reacciones alérgicas u otros problemas, por lo que no se deben omitir detalles a la hora de hablar con el médico o farmacéutico. Es importante prestar especial atención a los antecedentes de afecciones en los riñones.

La dicloxacilina puede causar que vacunas bacterianas vivas no funcionen de manera óptima, como por ejemplo las vacunas contra fiebre tifoidea. Es conveniente no realizarse ningún tipo de inmunización durante el tratamiento a menos que el médico lo indique.

Se desconoce si esta medicina afecta al feto, pero en caso de mujeres se recomienda informar sobre embarazo o si se planea tener un bebé.

Si se está en período de amamantar se debe informar al médico, ya que la dicloxacilina puede transferirse por la leche materna y podría causar daños al bebé.

Información adicional

Este antibiótico no debe ser compartido con otras personas. Cada tratamiento es único y es de vital importancia que se cumpla al pie de la letra. Adicionalmente, se prescribe la dicloxacilina de acuerdo a una condición médica específica actual, por lo que no se debe volver a utilizar para infecciones futuras sin previa indicación médica.

Si el tratamiento con dicloxacilina es prolongado, lo ideal es realizar exámenes médicos y de laboratorio periódicamente para monitorear el progreso y buscar efectos secundarios peligrosos.

Si se pierde una dosis, bien sea por olvido o cualquier otra razón, el paciente debe tomarla tan pronto como lo recuerde. Si la hora está muy cerca de la próxima dosis, lo mejor es más bien saltarse la dosis perdida y retomar la agenda usual. Nunca se debe duplicar una dosis para “recuperar el tratamiento”, sino recuperar el mismo ritmo que se llevaba.

Cabe destacar que la dicloxacilina debe almacenarse en un ambiente seco y fresco. Las presentaciones en pastillas o comprimidos deben mantenerse en un contenedor adecuado, correctamente cerrado, lejos de cualquier exceso de calor o humedad. Nunca se debe guardar esta medicación en el baño.

Nota importante

Este artículo cumple propósitos meramente informativos o de cultura general, y no pretende en lo absoluto servir como base de referencia clínica para suministrar ningún tipo de medicamento en ningún caso mencionado. De necesitarlo, acuda a un médico o a un especialista en fármacos.

Referencias

  1. Web MD. DRUGS & MEDICATIONS – Dicloxacillin. Recuperado de webmd.com.
  2. Minnesota Department of Health (2010). Causes and Symptoms of Staphylococcus aureus. Minnesota Department of Health Fact Sheet. Recuperado de health.state.mn.us.
  3. Mezler Katy. How does penicillin work? – Discovery, Mechanism & Properties. Recuperado de study.com.
  4. Drugs.com. Dicloxacillin. Recuperado de drugs.com.
  5. GoodRx, Inc. What is dicloxacillin? Recuperado de goodrx.com.
  6. Medline Plus (2010). Dicloxacillin. Recuperado de medlineplus.gov.
  7. National Institutes of Health, U.S. Department of Health & Human Services. Drug record – Dicloxacillin. U.S. National Library of Medicine. Recuperado de livertox.nih.gov.
COMPARTIR
Profesor de inglés graduado UPEL-IPC. Gerente académico de Cursos Modernos & Leadership. Amante del conocimiento. Escritor creativo bilingüe. Artista Marcial.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here