La dieta ideal para la hipoglucemia

Una dieta para tratar la hipoglucemia incluye carbohidratos con bajos niveles glucémicos, fibra soluble y proteínas vegetales y animales. Además es importante evitar una serie de alimentos.

Actualmente en el mundo existe un gran porcentaje de personas que sufren desgraciadamente una enfermedad denominada como hipoglucemia donde encontramos pacientes de todas las características.

dieta para la hiperglucemia

¿Qué es la hipoglucemia y cómo aparece?

Según la Asociación Americana de Diabetes, la hipoglucemia se trata de “una condición caracterizada por la sangre anormalmente con niveles bajos de glucosa (sangre en azúcar)”.

Esta condición de hipoglucemia se suele detectar y diagnosticar cuando las cantidades en sangre se sitúan en menos de 70mg/dl, aunque esto suele variar dependiendo de varios factores.

Los bajos niveles de glucosa en sangre se produce cuando nuestro páncreas deja de funcionar de una manera correcta, creado así insulina en exceso y conllevando en última instancia a dichos niveles de glucemia en la sangre.

Ahora bien, en el momento de referirnos a las causas de la aparición de esta enfermedad pueden ser varias, de las cuales van desde una patología hereditaria hasta problemas alimenticios.

También existen otro tipo de patologías como por ejemplo candidiasis, pancreatitis, insuficiencia adrenal, problemas renales, alteraciones relacionadas con las glándulas tiroideas o directamente con la pituitaria.

¿Cómo detectar la hipoglucemia?

Hay varios métodos por los que se puede detectar la hipoglucemia. A continuación os vamos a pasar a enumerar los efectos de nuevo, según la Asociación Americana de Diabetes, que pueden desencadenar en nuestro en nuestro organismo que nos ayuden a detectarla:

  1. Inestabilidad física
  2. Nerviosismo o ansiedad
  3. Sudoración fría, caliente y escalofríos
  4. Irritabilidad e impaciencia
  5. Confusión llevada en ocasiones al delirio
  6. Aceleración de los latidos del corazón
  7. Sensación de desmayo o mareo
  8. Sensación de hambre y náuseas
  9. Somnolencia visión borrosa o deteriorada
  10. Hormigueo o entumecimiento de los labios o la lengua
  11. Constantes dolores de cabeza
  12. Debilidad o fatiga
  13. La ira, terquedad o la tristeza
  14. Falta de coordinación
  15. Pesadillas o gritar durante los sueños llegando incluso a convulsiones
  16. Pérdida de la consciencia

Alimentos clave en la dieta para la hipoglucemia

La cantidad de alimentos beneficiosos es variada, recordando siempre no abusar demasiado de las cantidades. A continuación os dejamos una lista dividida según tres preceptos:

Alimentos generales favorables

Proteínas de origen vegetal o animal que se encuentran en estos alimentos:

  1. Huevo
  2. Carne
  3. Pescado
  4. Soja

Alimentos integrales

  1. Galletas de grano entero
  2. Tortillas de maíz
  3. Arroz integral
  4. Fideos de trigo
  5. Avena

Infusiones de hierbas sin cafeína

  1. Alfalfa
  2. Manzanilla
  3. Consuelda
  4. Diente de león
  5. Enebro
  6. Menta piperita

Alimentos a evitar

Tras ver los diferentes alimentos clave para realizar la dieta de una manera correcta y exitosa es necesario conocer de primera mano cuales son los que hay que evitar bajo todo concepto.

Debemos comenzar con las pastas, las cuales introducen altos porcentajes de condimentos grasos, como pueden ser por ejemplo las pillas o mismamente los canelones.

Asimismo, los productos pertenecientes a la confitería son especialmente perjudiciales, no ya solo para una dieta hipoglucémica, sino para cualquier otra. Dentro de esta familia encontramos todo tipo de dulces, helados, aperitivos, etc…

Por último habría que señalas las bebidas tales como las refrescantes de marcas reconocidas como Coca Cola o Fanta. Estas, además de una gran cantidad de sustancias químicas perjudiciales, atienden a mostrar altísimas cantidades de azúcar.

Es por ello por lo que se recomienda, si se decanta por ellas, intentar siempre escoger las que no contengan azúcar como las zero, o directamente buscar alternativas tales como zumos naturales o batidos.

Claves para realizar con éxito una correcta dieta

Comidas en pequeñas cantidades, regularmente y de forma constante: Siempre se ha dicho que hay que realizar un total de cinco comidas al día, pero la cosa cambia cuando hablamos de una dieta hipoglucémica.

Lo ideal aquí sería situarse en las seis o siete comidas al día que ronden la ingesta de dos a tres horas normalmente. Además nos ayudará a no aumentar de peso como se produciría normalmente.

Ahora bien, una de las claves, como hemos mencionado antes, es ingerir pequeñas cantidades, pues comer en grandes proporciones puede crear insulina en exceso y como consecuencia empeorar la hipoglucemia sufrida.

Ingiere carbohidratos con bajos niveles glucémicos: Si decidimos decantarnos por hidratos de carbono con un alto porcentaje glucémico es posible que el azúcar en nuestra sangre haga que se estimule insulina para provocarnos una hipoglucemia rápidamente.

Por lo tanto, sería conveniente intentar evitar los hidratos de carbono refinados o procesados por los de bajo índice glucémico. ¿Cuáles pueden ser ejemplo de ello? Alimentos tales como cereales como la avena, pan de pasa, o la harina de grano entero molida, frutas pertenecientes a clima templado, y diferentes tipos de pasta de grano entero.

Agrega proteína a tu dieta: Estas hacen que nuestros niveles de azúcar se regulen de una manera mucho más eficientes justo después de comer.  Podemos escoger entre queso, pollo, pescado, verduras, huevos, verdura o incluso distintas variedades de semillas.

Añade fibra soluble: Al igual que el efecto que realiza sobre nuestro cuerpo la proteína, el agregar fibra soluble a nuestra dieta ayudará de manera efectiva a la regulación de la glucosa. Su efecto hace que el agua se absorba creando un gel que consigue retrasar la elevación de los niveles de azúcar presentados.

Podemos encontrar fibra soluble en alimentos tales como el psilio, las semillas de linaza, avena, berenjenas o frutas tales como la manzana o la naranja.

Evitar el consumo excesivo de cafeína, ya que esta produce que se estimule la producción en nuestro organismo de la propia cafeína, por lo que se llega a empeorar los síntomas derivados de la hipoglucemia debido a los efectos de la adrenalina.

Realizar ejercicio físico: Lo ideal para mantenernos completamente sanos sería la realización de actividad física. Lo ideal se basa en parámetros de realización de 30 minutos diarios de deporte un total de 3 días a la semana.

En este apartado la variedad está servida, pues se pueden realizar distintos tipos de deporte como por ejemplo running, natación, bicicleta o incluso largas caminatas a una velocidad media- rápida, lo cual se torna en algo totalmente idílico para combinar con nuestra dieta.

Pasos a seguir para realizar la ingesta de manera exitosa

1- Acudir a un médico: Antes de nada, y de comenzar a ingerir y a practicar una dieta que sea accesible y sana para los hipoglucémicos debemos acudir a la ayuda de un experto. Lo correcto sería acudir a un doctor especializado.

Por lo tanto, la dieta debería cambiarse después de visitar a un experto en la materia que pueda analizar el caso en particular ante el que se presenta para poder diagnosticarte y prepárate para lo que sería el siguiente paso a completas

2- Acudir a un nutricionista: Tras haber sido diagnosticado de una vez por todas por el médico, y con tu caso por delante, deberemos visitar a un nutricionista. Este, a raíz de analizar las características del paciente podrá realizar una correcta visión sobre los alimentos que deberás ingerir para planificarte una tabla por días.

3- Tener cuidado con los síntomas: Es adecuado que vigilemos constantemente los síntomas de la hipoglucemia, pues estos pueden que varíen dependiendo de las cantidades, las veces o directamente el tipo de comida que ingieres.

Así que es recomendable estar al tanto regularmente y proponer unas fechas fijas (por ejemplo una vez a la semana) para hacer balance de cómo han afectado los alimentos a nuestro organismo.

4- Seguir las pautas: En el apartado que se encuentra en la parte superior hemos explicado una serie de pautas y consejos prácticos que deberían de seguirse ya entrados dentro de la propia dieta.

Si esto se realiza de una forma común, lo más probable es que no haya ningún tipo de problema a la hora de ejecutar la dieta.

5- Mantener el peso: Una vez estemos en plena dieta, habrá que intentar mantener siempre la misma cantidad de kilos. Según especialistas, está demostrado que la cantidad de peso interfiere en los distintos procesos corporales que controla la cantidad de glucosa en la sangre.

Es por ello por lo que es recomendable mantenerse siempre en la misma cantidad de peso.

Ejemplo de dieta semanal hipoglucémica

Basándonos en las características que debe presentar una ingesta correcta si se presenta hipoglucemia hemos aunado dos tipos de variadas dietas, para así poder elegir la que más guste.

Dieta número 1

Desayuno

  • Una cucharada de levadura de cerveza mezclado con un jugo de tomate.

Media mañana

  • Dos galletas de avena integral y queso light.
  • Una taza de infusión de manzanilla.

 Entre horas

  • Una pieza de fruta como por ejemplo una manzana.

 Comida

  • Dos filetes de pechuga de pollo realizado a la plancha.
  • Una ensalada de lechuga y tomate con una cucharada de aceite vegetal.
  • Una sopa de brócoli.
  • Finalizamos con una gelatina sin sabor.

Merienda

  • Pequeño puñado de frutos secos, preferiblemente cacahuetes.

 Cena

  • Dos rebanadas de pan de grano entero.
  • Dos onzas de queso cheddar natural.
  • Un vaso de leche de soya.
  • Una pieza de fruta como por ejemplo una pera.

Dieta número 2

Desayuno

  • Tres cuartos de una taza de copos de maíz con leche desnatada.
  • Un par de tostadas de trigo entero con una rebanada de margarina más cucharadita de azúcar y mermelada.
  • Una pieza de fruta, a preferir mandarina.
  • Tres cuartos de una taza de café descafeinado con sacarina.

Media mañana

  • Una manzana de tamaño mediano.

Almuerzo

  • Media taza de zanahoria cocida.
  • Una cuchara de aderezo italiano.
  • Un aguacate o plátano a elegir.
  • Media taza de semilla y frutos secos.
  • Un pan de hamburguesa de carne magra con lechuga y tomate natural cortado a rodajas.

Media tarde

  • Una pieza de fruta como por ejemplo una manzana.

Merienda

  • Una taza de feche desnatada con unas tres galletas de trigo integral.

Cena

  • Combinación de frutas como fresas o uvas por ejemplo.
  • Media taza de judías verdes junto a media patata horneada.
  • Rollito vegetal.
  • Un filete de pechuga de pollo al horno.

Otro tipo de alimentación para la dieta: lo suplementos

Además de alimentos comunes, existe otro tipo de tratamientos alimenticios. Así pues, debemos hablar de los suplementos adicionales.

Estos se tratan de un aporte extra que viene dado comúnmente en forma de pequeños sobres, polvos, tabletas o incluso en algunos casos pastillas.

Por ello los expertos recomiendan por ejemplo añadir de 15 a 20 gramos por ejemplo de glucosa si queremos mejorar nuestro estado en forma de suplemento.

También existen suplementos en forma de hidratos de carbono. Lo recomendable sería, de la misma manera que con la glucosa ingerir un total de unos 15 gramos.

Hay que señalar que existen muchas más posibilidades de suplementos, pero las más corrientes suelen ser los dos ejemplos que os hemos expuesto en las anteriores líneas escritas.

Cómo prevenir la enfermedad

De todas formas, y pese a los síntomas de la enfermedad y sus consecuencias, os vamos a facilitar una serie de consejos para poder prevenirla si aún no la sufres y de esta manera no tener que llevar a cabo las claves dadas durante el artículo.

Ingerir alimentos ricos en hidratos de carbono: Nos ayudan a realizar una lenta absorción del azúcar en la sangre, no aumentando bruscamente los niveles de glucosa. Dentro de este grupo encontramos tales como cereales y pasta integrales además de diferentes legumbres, hortalizas, verduras y por supuesto frutos secos.

Evitar la práctica de actividad física excesiva o que llegue a extremos: Esto nos lleva a que se produzca un brusco descenso de nuestros niveles de azúcar en sangre. Si ya se presentan bajos niveles de azúcar en sangre se recomienda que se regule la glucosa en la sangre.

No saltarse las comidas y realizar varias al día: Si no nos saltamos las comidas y realizamos las correspondientes conseguiremos que nuestros niveles de glucosa caigan bruscamente evitando de esta manera la enfermedad.

COMPARTIR
Graduado en Periodismo por la Universidad de Sevilla

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here