Disartria: síntomas, causas y tratamiento

La disartria es un trastorno del lenguaje de origen neurológico que puede corresponder a una lesión en el sistema nervioso central o SNC o en el sistema nervioso periférico.

Esta lesión produce alteraciones del tono muscular, parestesias, incoordinación muscular o parálisis que producirán dificultades en el control postural de los órganos oroarticulatorios como los órganos de la respiración, la fonación, la resonancia, la articulación y la prosodia produciendo así alteraciones en la expresión verbal.

disartria

La disartria puede presentarse de manera congénita o adquirida a cualquier edad.

La etiología de este daño neurológico es multicausal, por ejemplo, antes, durante o después del parto, como la falta de oxigenación o trauma, o por enfermedades neurológicas (Parkinson), en accidentes vasculares cerebrales, tumores, parálisis cerebral infantil, poliomelitis, infecciones, esclerosis múltiple, etc.

La anartria sería la forma más grave de disartria, donde el sujeto es incapaz de articular correctamente los fonemas de las palabras.

Alteraciones frecuentes en pacientes con disartria

Las alteraciones más frecuentes en los pacientes con disartria se manifiestan mediante errores articulatorios que producen que a veces, entre ellos, encontramos los siguientes:

  1. a) La omisión es un tipo de error en el que el sujeto omite un fonema o una sílaba que no puede pronunciar, no lo sustituye.

A veces se omite un sonido, como por ejemplo en vez de “zapato” dice “apato” y en otros casos también se puede omitirá la sílaba completa en vez de “cabeza” dice “beza”.

  1. b) La sustitución es un error de articulación donde el individuo sustituye un sonido por otro que le resulta más sencillo pronunciar. Por ejemplo, en vez de “reloj” dice “leloj”.
  2. c) La adición es un error en el que la persona introduce un fonema más en la palabra para que le sea más fácil articular la palabra. Por ejemplo, en vez de “cuatro” dice “cuatoro”
  3. d) La distorsión se produce cuando el individuo distorsiona un sonido, de manera que se pronuncia de forma aproximada a la correcta pero sin llegar a serlo.

Generalmente este tipo de error es consecuencia de una posición inadecuada de los órganos de la articulación.

  1. e) Otra de las alteraciones que encontramos en la disartria es la afectación de la velocidad del habla, en algunos casos el discurso del paciente se ve enlentecido y en otros casos se produce una aceleración del habla.
  2. f) También la acentuación se podría ver alterada. A veces puede estar reducida o ser demasiado intensa.
  3. g) A su vez, en la disartria pueden generarse movimientos involuntarios, que en ocasiones pueden ir vinculados a movimientos anómalos de lengua y labios afectando a la inteligibilidad del discurso.
  4. h) La disminución de la inteligibilidad del habla es otra de las áreas afectadas y está provocado por todas estas alteraciones, a veces puede estar distorsionada por la incapacidad de articular sonidos, por la dificultad para controlar la respiración o la descoordinación de los movimientos del aparato fonoarticulatorio.

Síntomas

La sintomatología que se presenta en la disartria es muy variada, encontrando así los siguiente síntomas:

a) Alteración de la articulación: la expresión está repleta de deformaciones como palabras borrosas, farfulleo, sonidos inexactos que produce un lenguaje no inteligible especialmente para personas que no pertenecen a su entorno cercano.

b) Alteración de los movimientos en la articulación: los movimientos están afectados por falta de precisión y asincronía, los órganos pueden moverse para realizar otras funciones, sin embargo, articular palabras requiere movimientos finos, precisos, sincrónicos, rápidos y coordinados. Si atendemos al ritmo, también suele estar alterado por exceso o por defecto.

c) Trastornos respiratorios: a veces encontramos dificultades añadidas a la disartria como trastornos respiratorios (contracciones y espasmos que interrumpen el acto de respiración) que impiden la coordinación de la emisión de la voz y la respiración.

d) Alteración del tono muscular:

Hipertonía: aumento exagerado del tono muscular que produce rigidez y espasmos

Hipotonía: disminución del tono muscular permanente que afecta a los órganos fono-articulatorios y dificulta la expresión del habla.

Distonías: aumento de tono, no continúo o mantenido de un grupo de músculos que alteran la articulación de la palabra cuando la zona afectada es la buco-facial.

e) Torpeza motriz generalizada junto con alteraciones del movimiento o detención de la madurez psicomotriz, dándose a veces movimientos involuntarios.

Movimientos involuntarios

  1. Movimientos coreicos: movimientos bruscos, breves e irregulares, desordenados, súbitos y sin ritmo. Afectan a la cara, labios y lengua y miembros.
  2. Movimientos atetósicos: más lentos y repetitivos que los coreicos.

f) Disminución de fuerza muscular para realizar movimientos. La forma más grave sería la parálisis o pérdida total de fuerza.

g) Ataxia o falta de coordinación.

h) Alteraciones en los movimientos de deglución de la saliva provocando babeo.

Clasificación de disartrias

Los tipos de disartrias se clasifican en función de los puntos donde se localice la lesión en el SNC. Así, podemos encontrar:

a) Disartria flácida

Se produce por una disfunción del nervio vago, la lesión está en la motoneurona inferior. La voz se vuelve ronca y se emite un volumen más bajo.

También puede cursar con respiración jadeante, frases cortas y estridor inhalatorio. Al hablar se produce una hipernasalidad causada por la parálisis del músculo elevador del paladar y de los músculos constrictores de la faringe.

En función de las estructuras articulatorias implicadas en la expresión del lenguaje se producirán una distorsión de unos fonemas y otros.

b) Disartria espástica

La lesión se produce en la motoneurona superior. Debido a un aumento de los músculos laríngeos se estrecha la apertura laríngea, lo que deriva en una resistencia al flujo de aire. Los sujetos emiten frases cortas, su voz es ronca y el tono es bajo y monótono.

Las personas que presentan este trastorno realizan estrategias compensatorias como disminuir la velocidad del habla y acortamientos de frases.

También se producen interrupciones tonales o de respiración. La articulación de las consonantes puede ser poco precisa y a veces las vocales se distorsionan. También es posible que los pacientes presenten hipernasalidad.

c) Disartria atáxica

Se origina por una lesión en el cerebelo. La voz es áspera y con tono monótono, caracterizado por las pocas variaciones que se hace en intensidad.

Estos pacientes realizan poca definición consonántica y distorsión vocálica, además de una alteración en la prosodia. Prolongan los fonemas o los intervalos entre los mismos

d) Disartrias por lesiones del sistema motor extrapiramidal

Las funciones del sistema motor extrapiramidal son:

  • La regulación del tono muscular en reposo y de los músculos antagónicos cuando hay movimiento.
  • Regulación de los movimientos automáticos.
  • Adecuación entre la mímica facial y las sincinesias ópticas.

Una lesión en el sistema extrapiramidal supone que se podrían producir dos tipos de disartrias:

1- Hipocinética: característica de la enfermedad de Parkinson:

  • Movimientos lentos, limitados y rígidos.
  • Movimientos repetitivos
  • Frases cortas
  • Falta de flexibilidad y control de los centros faríngeos.
  • Monotonía tonal
  • Variabilidad en el ritmo articulatorio.

2- Hipercinética: los músculos implicados en el hablan realizan movimientos involuntarios, irrelevantes y excesivos.

Por lo que las funciones motóricas básicas se ven afectadas de forma sucesiva o simultánea. A continuación se presentan los trastornos más característicos de las hipercinesias:

  1. Coreas: movimientos involuntarios e irregulares. Alteraciones del habla, hiperdistorsión de vocales y uso de frases cortas. Producción oral irregular y prosodia afectada.
  2. Atetosis: movimientos involuntarios y lentos en la articulación. Problemas respiratorios y de fonación, habla distorsionada y tono monótono.
  3. Temblor: produce interrupciones de la voz.
  4. Distonía: alteraciones prosódicas. Disminuye la altura tonal, inspiraciones audibles y temblor de la voz,

e) Disartrias mixtas

Esta forma de disartria es la más compleja puesto que está involucrado una combinación de sistemas motores.

Evaluación del lenguaje en la disartria

En la evaluación inicial es la que nos permite conocer la línea base de la persona, por eso debe de ser muy exhaustiva, además de evaluar las aptitudes lingüísticas y comunicativas.

También se realizan evaluaciones complementarias para conocer las características del funcionamiento general de la persona: motor, sensorial, neurológico y cognitivo de la persona evaluada con el fin de conocer si estas características podrían estar influyendo en el problema comunicativo.

Para comenzar, evaluaremos los procesos motores básicos del habla y valoraremos el rendimiento:

  1. La respiración y soplo

Para evaluar la respiración y el soplo evaluaremos si presenta unas características normales, si el proceso de inspiración espiración es forzada y si es audible o no.

También atenderemos al tipo de respiración, si es costal alto, costodiafragmático o abdominal y además si se hace de modo nasal bucal o mixto.

  1. La fonación

Se le pide a la persona que diga el fonema /a/ y observamos la intensidad que puede ser normal, débil o aumentada, el tono que puede ser normal, con quiebres tonales, bajo o alto y la calidad del sonido de la fonación que puede ser forzada-estrangulada, soplada, húmeda o temblorosa.

  1. La resonancia

Se le pide a la persona que produzca pares de palabras como /mata-bata/, /boca-poca/ y atenderemos a las características de la resonancia, si es normal, hipernasal o hiponasal.

  1. Control motor oral y articulación

Para evaluar el control a nivel motor facial le pediremos que imite diferentes conductas que nosotros emitiremos, primero la cara en reposo, nos fijaremos si existe debilidad en alguno de los laterales de la cara, después le pediremos que sonría, que abra y cierre la mandíbula, etc.

  1. La prosodia

La prosodia hace referencia a la entonación del habla, observaremos si es monótona o si por el contrario hay excesivas variaciones de intensidad, si existen silencios inadecuados, si acentúa excesivamente, etc.

Intervención en disartria

La intervención en disartria será de carácter multidisciplinar adecuándonos a las características individuales de cada paciente.

El objetivo principal de la intervención será incrementar la funcionalidad de la expresión oral de la persona y el grado de inteligibilidad de su habla.

Es importante destacar que la intervención con la persona debe de ser flexible para que la propia rehabilitación no provoque cansancio o molestias.

 Los pasos principales que la intervención logopédica debe de ser es según Reyes Valdés (2007):

  • Proporcionar información básica al paciente y a sus familiares y/o cuidadores.
  • Dotar al paciente de estrategias para facilitar una mejora de la inteligibilidad de la producción del lenguaje.
  • Practicar actividades dirigidas a mejorar control neuromuscular de los órganos afectados en la producción oral del habla: lengua, labios, etc. En casos muy graves podríamos considerar el uso de sistemas de comunicación aumentativos.

La intervención en terapia respiratoria

Consiste en entrenar la respiración para conseguir una adecuada espiración a través de ejercicios verbales y no verbales con el objetivo de aumentar la capacidad para modular los cambios de intensidad de la voz, así como incrementar la capacidad pulmonar y optimizar la coordinación fonorespiratoria.

Para comenzar tomaremos conciencia de nuestra propia respiración y los ejercicios consistirán en alternar la ventana nasal por la que inspiramos y combinarlo con ejercicios de retención de aire.

La intervención en terapia fonoarticulatoria

Esta intervención va destinada a mejorar la producción de sonidos manipulando el tiempo de articulación y la frecuencia de la producción dentro de la palabra y de la frase.

Se entrena al paciente en localizar el punto de articulación correcto para emitir los sonidos.

Este entrenamiento se denomina entrenamiento en praxias orolinguofaciales y tiene como objetivo incrementar la precisión, rapidez y control voluntario de los movimientos.

El Entrenamiento en prosodia

Este entrenamiento va dirigido a aprender a utilizar los cambios de tono, ritmo y duración adecuándolos al contexto.

De alguna manera es un intento por corregir la monotonía de la voz y mejorar la entonación.

Se pueden utilizar melodías populares donde el paciente debe repetir la entonación, por ejemplo cantar las tablas de multiplicar o la melodía de la Loteria Nacional.

Además, en algunos casos de pacientes disártricos, se ven afectadas otras áreas como por ejemplo la masticación y la deglución, la finalidad del entrenamiento es sustituir la actividad refleja por un control voluntario.

Otra área que puede verse afectada podría ser el lenguaje escrito, los pacientes con parálisis cerebral o esclerosis múltiples sufren numerosos síntomas como temblor que les dificulta escribir como consecuencia de las alteraciones neurológicas.

Para mejorar la recuperación de los pacientes con disartria lo importante es que los ejercicios se practiquen fuera de las sesiones de rehabilitación, así como involucrar a los familiares en el programa de recuperación y rehabilitación con el fin de mejorar la calidad de vida de estas personas.

¿Y tú, conocías ya este trastorno del lenguaje?

Referencias

  1. Fiuza, M.J., Díaz, M.C., Hervás, G. y de la Fuente, M. (2007). Una aproximación ecléctica al tratamiento de la disartria en la enfermedad de Parkinson. Rev. Iberoam. Rehab. Med. (25),64, 5-22.
  2. Ferri, L. (2015). Cerebelo y lenguaje: intervención logopédica en sus trastornos. Rev Neurología 60, S57-S62.
  3. González, R. y Bevilacqua, J. (2012). Las disartrias. Rev. Hosp. Clin. Univ. Chile 23, 229-230.
  4. Martínez, J.M (2008). Neurolingüística: patologías y trastornos del lenguaje. Revista digital universitaria (9)12, 3-18.
  5. Moriana, M.J. (2009). La disartria. Revista Digital Innovación y Experiencias Educativas, 16.
  6. Servicio de Daño Cerebral del Hospital Aita Menni. Guía para el manejo de la disartria. Pautas para personas con problemas en el habla.
COMPARTIR

Licenciada en Psicología, Máster en Psicología Clínica, Máster en Psicología Infantil, Máster en Logopedia. Formación de posgrado en Trastornos de la Conducta Alimentaria, Mindfulness aplicado en la práctica clínica, Trastornos emocionales, Psicología educativa y Tercera edad.

Actualmente trabaja en varias clínicas de la ciudad de Valencia, además de formar a padres y educadores en escuelas infantiles.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here