Disestesia: Características, Tipos y Causas

La disestesia es un trastorno neurológico que se caracteriza por el debilitamiento o alteración de la sensibilidad de los sentidos, especialmente el tacto.

Esta afección provoca una sensación anormal y desagradable que puede resultar tanto espontanea como provocada.

la disestesia puede afectar a distintas extremidades como los codos

En este sentido, la disestesia se conceptualiza como un tipo de parestesia dolorosa. El caso más típico de disestesia se conforma a través de la experimentación de un dolor urente causado por distintas polineuropatías.

En este artículo se comentan las principales características de la disestesia, se explican los tipos y las enfermedades que la originan y se revisan los datos disponibles acerca de esta alteración.

Características de la disestesia

La palabra disestesia proviene del griego, donde “dis” significa anormal y “estesia” significa sensación. De este modo, este fenómeno se describe como una sensación desagradable y anormal del sentido del tacto.

Normalmente, la disestesia genera la experimentación de dolor, pero también puede generar sensaciones táctiles desagradables o extrañas pero no dolorosas.

Esta alteración está provocada por lesiones en el sistema nervioso central y periférico, concretamente, es originada por afecciones en el sistema de transmisión del dolor.

Las principales sensaciones que suele generar la disestesia son: los pinchazos, el picazón, la descarga eléctrica, la sensación de humedad, los hormigueos, el ardor, las irritaciones y los adormecimientos. Todas estas manifestaciones se experimentan debido a un incremento del umbral de dolor de la persona.

La sintomatología de esta alteración puede afectar a cualquier región del cuerpo, aunque las más sensibles suelen ser la boca, el cuero cabelludo y las piernas.

En la actualidad, la disestesia es un trastorno neurológico que se observa en una gran variedad de patologías, por lo que presenta una etiología muy variada.

Tipos

La disestesia es un tipo de trastorno neurológico que se caracteriza, de forma general, por presentar una sensación anormal y desagradable. Constituye una alteración de la sensibilidad superficial táctil que genera síntomas como el hormigueo, los pinchazos, las sensaciones de irritación o los adormecimientos.

Todos los casos de disestesia presentan una manifestación similar, ya que esta alteración constituye más un síntoma que una enfermedad en sí. No obstante, en el ámbito clínico se puede clasificar distintos tipos de disestesia en función de la región del cuerpo afectada.

En este sentido, se ha dictaminado la presencia de la disestesia cutánea, la cual se caracteriza la experimentación de incomodidad o dolor del tacto de la piel cuando esta entra en contacto con estímulos normales.

Las personas con disestesia cutánea pueden presentar graves dificultades para funcionar adecuadamente, ya que cualquier mínimo contacto de su piel con un objeto externo (incluyendo la ropa) les genera sensaciones dolorosas y/o desagradables.

No obstante, en estos casos, el grado de sensación dolorosa puede variar y oscilar desde un leve hormigueo hasta la experimentación de un dolor contundente y discapacitante.

Por otro lado, en la actualidad se ha establecido el diagnóstico de disestesia en el cuero cabelludo. Las personas con esta afección no presentan ningún tipo de alteración sensitiva en la piel, excepto en sus regiones capilares.

La disestesia del cuero cabelludo se caracteriza principalmente por la experimentación de sensaciones de dolor o ardor en la superficie de la piel craneal, así como el padecimiento de picazón excesivo en el cuero cabelludo.

Finalmente, el último tipo de disestesia se conoce como disestesia oclusal o mordisco de fantasma. Esta afección se caracteriza por afectar a la región dental de la persona.

Constituye un alteración muy poco común que experimentan individuos que han sido sometidos a procedimientos dentales. Estos sujetos sienten dolores y sensaciones desagradables es sus regiones dentales y creen que la región superior de la boca no encaja correctamente con la región inferior.

En este caso, el fenómeno de disestesia suele clasificarse como un trastorno somatoformo, tal y como sucede con los otros “fenómenos fantasmas” suele presentar trastornos psicológicos contaminantes.

Causas

La disestesia es una afección que es causada por lesiones específicas tanto en el sistema nervioso central como en el sistema nervioso periférico.

Esta afección implica el sistema de transmisión del dolor, el cual está estrechamente ligado a la médula espinal, pero que también es procesado por diversas regiones del cerebro como el tálamo.

Por este motivo, lesiones o alteraciones funcionales tanto en el cerebro como en la médula espinal y las regiones que unen ambas estructuras, pueden llevar a cabo el desarrollo de disestesia.

A pesar de no ser un trastorno neurológico altamente prevalente, la disestesia presenta una gran número de patologías relacionadas con su etiología.

De forma general, se sostiene que esta afección resulta siempre secundaria a una enfermedad primaria, la cual sería la responsable de los cambios funcionales en la transmisión de los estímulos dolorosos y sensitivos.

Diabetes

La diabetes mellitus es un conjunto de trastornos metabólicos que se caracteriza por la presencia de concentraciones elevadas de glucosa en la sangre de forma persistente.

Esta patología es altamente prevalente a nivel mundial y se origina debido a un defecto en la producción de insulina.

La sintomatología de la diabetes es muy variada, incluyendo fatiga, cansancio, alteraciones visuales, dolor abdominal, irritabilidad o pérdida de peso. Así mismo, aunque no resulta una de las manifestaciones más comunes, muchas personas con diabetes puede presentar disestesia.

Síndrome de Guillain-Barré

El síndrome de Guillain-Barré es una patología grave que se desarrolla cuando el sistema inmunitario del organismo ataca parte del sistema nervioso por error.

Esta enfermedad ocasiona la inflación de distintos nervios cerebrales, hecho que ocasiona debilidad muscular o parálisis. Así mismo, entre los síntomas que genera esta patología destaca la disestesia, la cual se puede experimentar con frecuencia en estos casos.

Neuropatía periférica

La neuropatía periférica constituye un conjunto de enfermedades del sistema nervioso periférico que se caracterizan por generar daños cerebrales.

Estas alteraciones pueden estar causadas por varias condiciones como infección de herpes, neurotoxinas o efectos de fármacos de quimioterapia y suele degenerar en situaciones de insensibilidad, disestesias y alodinias.

Polineuropatías

Las polineruopatías son afecciones neurológicas complejas que presentan una elevada prevalencia en la población adulta.

Constituye una entidad patológica que engloba enfermedades tanto inflamatorias como degenerativas del sistema nervioso periférico. Es decir, constituye toda alteración que afecta a los nervios periféricos del cerebro.

Esta enfermedad suele generar una elevada afectación sensitiva, motora y vegetativa, provocando una gran variedad de síntomas normalmente graves, de los cuales uno de los más prevalentes es la disestesia.

Síndrome de abstinencia

El síndrome de abstinencia hace referencia a un conjunto de reacciones tanto físicas como psicológicas que experimenta una persona adicta a una sustancia cuando interrumpe su consumo.

El síndrome puede presentarse en algunas patologías psicológicas como la dependencia emocional. La sintomatología de esta condición suele variar en función de la sustancia a la que la persona es adicta.

Por lo que respecta la disestesia en estos casos, resulta un síntoma poco común pero que pueden experimentar algunos sujetos adictos al alcohol cuando interrumpen su consumo y desarrollan el propio síndrome de abstinencia.

Esclerosis múltiple

La esclerosis múltiple es una enfermedad que se caracteriza por la aparición de lesiones desmielinizantes, neurodegenerativas y crónicas del sistema nervioso central.

La esclerosis múltiple presenta una amplia sintomatología, incorporando astenia, pérdida de masa y fuerza muscular, descoordinación en los movimientos, disartria, insuficiencia respiratoria, espasticidad, calambres, disfunción sexual, problemas cognoscitivos y disestesia.

Intervenciones odontológicas

Las intervenciones odontológicas se relacionan con los casos de disestesia oclusal o mordisco de fantasma.

Esta alteración resulta ligeramente distinta a los otros tipos de disestesia, ya que las sensaciones dolorosas y/o desagradables están sujetas a elementos cognitivos estrechamente relacionados con las experiencias vividas en una intervención odontológica previa.

En este sentido, la disestesia oclusal es considerada un tipo de trastorno somatomorfo en el que la persona experimenta una notable distorsión acera del funcionamiento y la estructura de sus regiones dentales.

Gangliosidosis

Las gangliosidosis son un conjunto de patologías de almacenamiento lisosómico que se deben a un acumulo de gangliósidos (un tipo de esfingolípido) en las neuronas del cerebro.

Esta patología hereditaria origina una disfunción de las enzimas lisosómicas, hecho que provoca el desarrollo de distintos trastornos neurológicos y físicos entre los que se incluye la disestesia.

Neuropatía periférica inducida por quimioterapia

La neuropatía periférica inducida por quimioterapia es un tipo de neuropatía periférica bastante común que se caracteriza por estar originada por los efectos directos de la quimioterapia.

Esta afección genera principalmente disestesia, ocasionando síntomas como el hormigueo o el adormecimiento. La sintomatología suele iniciarse en las manos y los pies y subir gradualmente por las extremidades inferiores y superiores.

Síndrome de Dèjerine-Roussy

Finalmente, el síndrome de Dèjerine-Roussy o síndrome talámico es una patología que provoca una pérdida sensitiva de todas las formas de sensación en un hemicuerpo debido al padecimiento de una lesión del tálamo del cerebro contralateral.

Referencias

  1. Klempner, M. S., Hu, L. T., Evans, J., Schmid, C. H., Johnson, G. M., Trevino, R. P., Weinstein, A. (2001). Two controlled trials of antibiotic treatment in patients with persistent symptoms and a history of Lyme disease. New England Journal of Medicine, 345(2), 85-92.
  2. Hara, E. S., Matsuka, Y., Minakuchi, H., Clark, G. T., & Kuboki, T. (2012). Occlusal dysesthesia: a qualitative systematic review of the epidemiology, aetiology and management. Journal of Oral Rehabilitation, 39(8): 630-638.
  3. Hoss, D., & Segal, S. (1998). Scalp dysesthesia. Archives of Dermatology, 134(3). doi: 10.1001/archderm.134.3.327.
  4. Tsukiyama, Y., Yamada, A., Kuwatsuru, R., & Koyano, K. (2012). Bio-psycho-social assessment of occlusal dysaesthesia patients. Journal of Oral Rehabilitation, 39(8).
COMPARTIR
Graduado en Psicología y Máster en Psicopatología Clínica del Adulto.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here