Duelo en niños: síntomas y actividades para tratarlo

El duelo en niños puede ser especialmente de afrontar. Frente a la pérdida de un ser querido, todos experimentamos una serie de síntomas negativos como tristeza o rabia; pero los más pequeños a menudo tienen aún más problemas que los adultos para lidiar con este tipo de situaciones.

En función de la edad de los niños, lo que pueden entender sobre la muerte varía en gran medida. Aparte de esto, sus experiencias vitales, su educación y su personalidad modificarán la manera en la que los más pequeños afronten la pérdida de alguien cercano a ellos.

Fuente: pixabay.com

Ayudar a los niños a superar esta experiencia vital tan complicada puede ser muy difícil, especialmente porque a la vez es necesario lidiar con el propio proceso de duelo.

Sin embargo, hacerlo correctamente es fundamental para ayudarles a afrontar esta situación de la mejor manera y recuperarse lo antes posible.

En este artículo veremos la forma que toma generalmente el duelo en los niños, así como algunas de las mejores actividades que se pueden realizar con ellos para ayudarles a afrontar esta situación.

Síntomas

Las características del duelo dependen muchísimo de la edad y experiencia de las personas que lo experimentan. Por eso, lo más común al hablar de este proceso en los niños es dividirlo en función de la etapa del desarrollo que están atravesando.

En función de la edad de los pequeños, algunas de sus características y formas de pensar pueden hacer más fácil o más difícil que afronten la pérdida de un ser querido. A continuación veremos cuáles son los síntomas más habituales.

Niños de hasta dos años

Los niños más pequeños no son capaces de comprender el concepto de muerte; sin embargo, sí que pueden experimentar un sentimiento de pérdida de alguien cercano.

Por eso, es habitual que los infantes de esta edad pregunten dónde está la persona que ha fallecido, y pidan que vuelva porque la echan de menos.

En la mente de los niños menores de dos años, muerte equivale a separación; y a menudo culpan a la persona que se ha ido por abandonarles, por mucho que se les intente explicar lo que ha sucedido.

Hasta los seis años

Los niños en esta etapa del desarrollo son capaces de comprender mejor qué significa la muerte, pero tienen una visión muy limitada de la misma.

Debido a su manera de interpretar el mundo (conocida como pensamiento mágico), por lo general creen que la persona que ha fallecido puede volver de nuevo a la vida con el tiempo.

En general, los niños menores de seis años pueden comprender parcialmente lo que ha ocurrido, pero harán una y otra vez las mismas preguntas debido a que no entienden realmente la situación.

Por otro lado, a menudo el dolor y la pérdida pueden hacer que sufran un retroceso temporal en su desarrollo. Un ejemplo sería la pérdida repentina del control de esfínteres incluso si previamente habían dominado esta habilidad.

Hasta los nueve años

Los niños entre seis y nueve años ya son capaces de distinguir el pensamiento mágico de la realidad, y entienden las consecuencias y la realidad de la muerte.

Sin embargo, a menudo también aparecen otros sentimientos, como la culpa o la ira, que los pequeños no pueden procesar de manera correcta.

La muerte de un ser querido a estas edades puede ser muy traumática para los niños. A pesar de que parezcan no querer hablar de ello, normalmente lo mejor es intentar ayudarles a afrontar la pérdida lo antes posible; y si es necesario, acudir a un profesional puede ser una buena idea.

Algo que no se debe hacer bajo ningún concepto es ocultar lo sucedido a un niño de esta edad, ya que por lo general se darán cuenta de que algo está pasando.

Debido a ello, si se toma esta actitud se sentirán excluidos y pensarán que no se confía en ellos, lo que empeorará la situación la mayoría de las veces.

A partir de los nueve años

Cuando los niños alcanzan esta etapa, por lo general ya pueden entender la muerte de la misma manera en la que lo hacen los adultos. Sin embargo, es necesario ayudarles a procesar el duelo, ya que sus capacidades emocionales pueden no estar totalmente desarrolladas.

Los niños de más edad y los adolescentes pueden sentir la necesidad de desarrollar su propia filosofía de vida ante la muerte de un ser querido; y a menudo empezarán a plantearse cuestiones existenciales, que variarán en función de su edad y su capacidad.

Actividades para tratarlo

Ayudar a los niños a afrontar el duelo es fundamental para que puedan superar esta situación tan complicada de manera adecuada. Por suerte, existen multitud de herramientas que se pueden utilizar en casa con este propósito.

Cuentos

Los cuentos son una gran manera de explicarle a los niños el concepto de la muerte sin importar su edad. Utilizando un lenguaje cercano y que pueden entender, y de una manera segura, esta herramienta ayuda a los más pequeños a romper algunos de sus mitos sobre la pérdida de un ser querido y a entender lo que están sintiendo.

Además, el ver a personajes con los que pueden identificarse afrontando una situación vital similar a la suya propia por lo general les ayuda a afrontar mejor sus propias emociones.

Por suerte, existen muchos cuentos tradicionales y modernos que tienen este objetivo concreto en mente.

Películas

En la misma línea, utilizar películas infantiles para enseñarle a los niños lo que significa realmente la muerte y lo que están sintiendo puede ser muy efectivo para ayudarles a afrontar el duelo.

Muchas películas tradicionales incluyen mensajes sobre este acontecimiento vital, por lo que es relativamente sencillo encontrar largometrajes que puedan ser útiles para hablar con los niños sobre el tema.

Sin embargo, para que las películas sean realmente efectivas, es necesario hablar con los niños sobre su mensaje y responder a todas las preguntas que puedan tener.

Talleres

Por último, realizar actividades en el aula sobre la muerte y lo que significa realmente puede ser muy beneficioso para los niños.

Estos talleres también pueden centrarse en los sentimientos más comunes que los pequeños pueden experimentar, para ayudarles a normalizarlos y procesarlos adecuadamente.

Referencias

  1. “El duelo en los niños” en: Psiquiatría. Recuperado en: 12 Diciembre 2018 de Psiquiatría: psiquiatria.com.
  2. “Psicología infantil: cómo afrontar el duelo con niños” en: Ceac. Recuperado en: 12 Diciembre 2018 de Ceac: ceac.es.
  3. “Cómo viven los niños el proceso de duelo” en: Psicopedia. Recuperado en: 12 Diciembre 2018 de Psicopedia: psicopedia.org.
  4. “Cómo ayudar a su hijo a afrontar la pérdida de un ser querido” en: Kids Health. Recuperado en: 12 Diciembre 2018 de Kids Health: kidshealth.org.
  5. “El duelo de un niño ante la pérdida de un progenitor” en: El Mundo. Recuperado en: 12 Diciembre 2018 de El Mundo: elmundo.es.
COMPARTIR
Alejandro Rodríguez Puerta es un psicólogo y coach titulado por la Universidad Autónoma de Madrid, que compatibiliza su trabajo en el campo de la salud mental humana con sus labores como escritor y divulgador. Actualmente colabora con varias páginas de psicología y salud, hablando sobre distintos temas relacionados con el bienestar de las personas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here