Echinococcus granulosus: morfología, hábitat, ciclo biológico

El Echinococcus granulosus, tenia del perro o gusano de la hidátide es un platelminto de la clase cestodo. Se trata de uno de los agentes causales de la echinococcosis quística, también conocida como hidatidosis. Otras especies de cestodos del género Echinococcus poseen importancia médica, entre ellas E. multilocularis, E. oligarthrus y E. vogeli.

Los cestodos o tenias son endoparásitos del sistema digestivo de vertebrados. Presentan formas aplanadas, similares a una cinta. El cuerpo de estos organismos está compuesto por tres partes conocidas como: el escólex, el cuello y el estróbilo.

Este parásito es una pequeña tenia que habita en perros y otros cánidos. Las formas juveniles se desarrollaran en huéspedes intermediarios, que incluye al hombre, entre otros mamíferosLos quistes pueden alcanzar tamaños considerables dentro de sus hospedadores intermediarios, ocasionando serios problemas de salud.

Este parásito se encuentra a nivel mundial, siendo un problema significativo, no sólo a nivel clínico, también lleva a pérdidas importantes en la ganadería. Se encuentra con mayor frecuencia en zonas tropicales.

La echinococcosis quística es considerada una enfermedad rural, aunque puede presentarse en zonas urbanas, cuando los cánidos tienen acceso al ganado.

Morfología

E. granulosus pertenece al filo platelmintos. Este grupo se caracteriza por no presentar celoma. Son organismos con forma de gusanos aplanados dorsoventralmente. Presentan simetría bilateral, las aberturas oral y genital se ubican en la zona ventral. Carecen de ano.

Poseen epidermis sensorial y ciliada. El sistema muscular es de origen mesodérmico y con varias fibras circulares, longitudinales y oblicuas bajo la epidermis.

Los espermatozoides de los platelmintos poseen dos flagelos, contrario a la característica estándar de estas células reproductoras.

Los cestodos se pueden diferenciar del resto de los platelmintos por dos rasgos específicos: absoluta carencia de sistema digestivo y presencia de microtricos.

Estas son microvellosidades que funcionan como proyecciones para aumentar la absorción de nutrientes. Ayudan a compensar la falta de sistema digestivo en estos organismos.

Morfología del adulto

Los adultos son pequeños gusanos que miden de 3-6 mm de longitud. El parásito se divide en escólex, cuello y estróbilo:

Escolex

Es un órgano de fijación. Presenta ventosas o ganchos para poder cumplir con su propósito. La presencia o ausencia y distribución espacial de estas estructuras permite la identificación de distintas especies de cestodos.

En esta especie, el escólex mide 0,25 mm y el rostelo es de tipo no retráctil. Posee dos coronas (o hileras) con pequeños ganchos. El número de ganchos varía entre 20 y 50. Presenta cuatro ventosas sobresalientes con forma ovalada.

Cuello

Zona donde ocurre el desarrollo de los proglótidos nuevos.

Estróbilo

Es un sector corporal compuesto por una serie lineal de órganos. Está compuesto por tres proglótidos o segmentos, conocidos como inmaduro, maduro y grávido.

Estos segmentos están marcados en su parte externa por surcos. Esta especie sólo presenta de 3 a 4 proglótidos.

Morfología de la larva

La larva puede alcanzar un diámetro de 0,5 a 1 cm en aproximadamente 6 meses, aunque puede llegar a tamaños superiores de 10 o 15 centímetros.

Tiene una apariencia globulosa y opaca. La pared del quiste consiste en tres capas: periquiste, ectoquiste y endoquiste. El endoquiste puede medir de 60 a 70 um.

El quiste presenta un líquido interior. Es una sustancia clara, rico en sales, carbohidratos y proteínas.

Hábitat

El gusano adulto vive en el intestino delgado de perros y otros cánidos, como el zorro. Asimismo, pueden encontrarse en algunos félidos.

El estado larval o juvenil, llamado cisticerco, se desarrolla en forma de quiste hidatídico. Se encuentra en las vísceras de humanos y animales ungulados herbívoros, como ovejas, cabras, ganado y caballo. También pueden encontrarse en algunos roedores.

Ciclo biológico

El gusano adulto se encuentra en los intestinos delgados de sus huéspedes definitivos, los perros, lobos, zorros y demás cánidos. Los huevos pasan por medio de las heces a sus huéspedes definitivos.

Los huéspedes intermediarios, entre ellos los humanos y animales ungulados, adquieren la infección por la ingestión de los huevos. Cuando un cánido que posee el parásito deposita sus heces en el pasto favorece la contaminación de los rumiantes y otros animales.

En humanos la principal vía de contagio es la ingesta de huevos gracias a la convivencia con cánidos infectados.

El huevo eclosiona y libera la oncósfera. Esta penetra las paredes del intestino y por medio del sistema circulatorio es llevada a varios órganos, entre ellos el hígado, los pulmones, el bazo y los huesos.

Pueden llegar al corazón por la circulación venosa y de esta manera son llevados a los pulmones. En estos órganos se desarrolla el quiste hidatídico.

Cuando el huésped definitivo ingiere el quiste en los órganos de los huéspedes intermediaros, los protoescólices del quiste son liberados. Posteriormente el escólex puede adherirse al intestino y desarrollarse como adulto.

La vida de estos parásitos adultos esta entre 6 y 30 meses.

Características clínicas

En el humano, la infección por quiste hidatídico generalmente es asintomática. Los síntomas se desarrollan cuando el quiste produce algún tipo de obstrucción o un efecto de presión.

En la mayoría de los casos, el estado primario de la enfermedad ocurre en el hígado. Otro sitio común es el pulmón derecho.

En animales la manifestación de la enfermedad es muy poco común. Y si llega a presentarse, lo hace manifestando síntomas no específicos.

Diagnóstico y tratamiento

Para el diagnóstico de este cestodo puede usarse serodiagnosis, diagnóstico molecular (por medio de la técnica de PCR) o por examinación de las muestras bajo el microscopio.

Sin embargo, esta técnica no logra diferenciar entre los huevos de distintas especies de tenias. Otro tipo de diagnóstico es por imágenes radiológicas o ultrasonido.

El tratamiento varía dependiendo del estado de la enfermedad. En los estados temprano puede llevarse a cabo la punción, aspiración, inyección y reaspiración. Este procedimiento, conocido como PAIR, por sus siglas en inglés, es una opción no invasiva para remover los quistes.

También pueden ser extraídos por medio de tratamientos quirúrgicos. Algunos medicamentos de uso común son el albedazol y el praziquantel. Este último elimina completamente el parásito de perros infectados.

La enfermedad puede prevenirse tomando medidas higiénicas pertinentes. Entre ellas, evitar el acceso a mascotas a las vísceras de los animales y desparasitar de forma continua a los cánidos.

Referencias

  1. Berenguer, J. G. (2007). Manual de parasitología: morfología y biología de los parásitos de interés sanitario (Vol. 31). Edicions Universitat Barcelona.
  2. Larrieu, E., Belloto, A., Arambulo III, P. & Tamayo, H. (2004). Echinococcosis quística: epidemiología y control en América del Sur. Parasitología latinoamericana, 59(1-2), 82-89.
  3. Mahmud, R., Lim, Y. A. L., & Amir, A. (2018). Medical Parasitology: A Textbook. Springer.
  4. Pérez-Arellano, J. L., Andrade, M. A., López-Abán, J., Carranza, C., & Muro, A. (2006). Helmintos y aparato respiratorio. Archivos de bronconeumologia, 42(2), 81-91.
  5. Quiróz, H. (2005). Parasitología y enfermedades parasitarias de animales domésticos. Editorial Limusa.
COMPARTIR
Licenciada en Biología ULA.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here