Ecosistema léntico: características, biodiversidad, ubicación y amenazas

Los ecosistemas lénticos son ambientes acuáticos donde los cuerpos de agua no presentan una corriente continua. Las aguas se encuentran retenidas en un espacio determinado y según su tamaño se pueden presentar olas y mareas.

Los lagos, lagunas, embalses y humedales son distintos tipos de ecosistemas lénticos. Se han originado de distintas formas. Algunos por impactos de meteoritos, otros por erosión o sedimentación.

Laguna Chaxas, San Pedro de Atacama, Chile. Autor: Negrorodrigo [CC BY-SA 3.0 (https://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0)], from Wikimedia Commons

La biodiversidad presente en los ecosistemas lénticos viene determinada por distintos factores abióticos. Tiene gran importancia la temperatura, luminosidad, concentración de gases y el contenido de materia orgánica.

Dentro de la fauna presente destaca el zooplancton conformado principalmente por rotíferos y crustáceos. Asimismo, se encuentran diversos invertebrados anfibios y peces. La flora está constituida por el fitoplacton (algas microscópicas) y diversas angiospermas flotantes o arraigadas.

Los ecosistemas lénticos se distribuyen por todo el planeta. Se presentan tanto en zonas templadas como tropicales. En el Ártico y la Antártida podemos encontrar igualmente algunas áreas lénticas.

Características

Origen

Los ecosistemas lénticos tienen orígenes muy diversos. En algunos casos es a partir del deshielo de glaciares de montaña (lagos glaciares).

También pueden originarse por movimientos tectónicos que producen fracturas y generan depresiones donde puede llegar agua de ríos y formar lagunas o lagos. Igualmente, el impacto de meteoritos puede formar cráteres.

En otros casos pueden ser originados por procesos erosivos. Asimismo, algunos volcanes inactivos forman depresiones donde puede ocurrir la acumulación de agua.

La desembocadura de grandes ríos produce deltas amplios donde se presentan diversos ecosistemas lénticos. Por otra parte, en los desiertos se forman oasis a partir de fuentes de agua subterráneas.

Por último, el ser humano ha construido lagos, lagunas y estanques artificiales donde se han establecido comunidades bióticas y se genera una dinámica similar a los ecosistemas naturales.

Factores abióticos

La dinámica de los ecosistemas lénticos viene determinada por diversos factores ambientales. Entre ellos, los más importantes son la disponibilidad de luz, la temperatura, presencia de oxígeno y contenido de materia orgánica

La cantidad de luz que penetra en el cuerpo de agua, dependerá de la profundidad del mismo, así como de la turbidez que se produzca por la acumulación de sedimentos.

La temperatura tiene gran importancia, particularmente en zonas templadas donde se dan ciclos estacionales. En estas zonas, se crean estratificaciones térmicas en el cuerpo de agua. Esto ocurre principalmente en el verano, cuando la capa superficial está más caliente y define distintas zonas térmicas.

Entre los gases más importantes en la dinámica de los ecosistemas lénticos están el CO2 y el O2. La concentración de estos gases está regulada por la presión atmosférica de los mismos.

El contenido de materia orgánica en estos cuerpos de agua viene determinado por la actividad fotosintética principalmente del fitoplancton. Por otra parte, las bacterias determina la velocidad de degradación de las mismas

Estructura

Se presenta una estructura vertical y una horizontal. En el caso de la estructura horizontal, se define la zona litoral, la sublitoral y la limnética (de aguas abiertas).

En la zona litoral la profundidad es menor y hay una mayor luminosidad. Está sometida a la acción de las olas y mayores fluctuaciones de temperatura. En la misma se presentan plantas acuáticas arraigadas.

La zona intermedia se denomina sublitoral. Generalmente está bien oxigenada y el sedimento está formado de granos finos. Aquí se tienden a ubicar los restos calcáreos de los moluscos que crecen en el litoral.

Posteriormente se ubica la zona de aguas abiertas. Aquí se presenta la mayor profundidad del cuerpo de agua. La temperatura tiende a ser más estable. Hay poco contenido de O2 y el CO2 y metano pueden ser abundantes.

En la estructura horizontal, se diferencia una capa superficial bien iluminada (capa fótica). Luego la luz va disminuyendo progresivamente hasta alcanzar la capa afótica (casi sin presencia de luz). Esta constituye la zona béntica (fondo del cuerpo de agua). Aquí es donde ocurren la mayoría de los procesos de descomposición

Biodiversidad

La flora y fauna presente en los ecosistemas lénticos, se distribuye de forma estratificada. Con base en esto, se ha dado la siguiente clasificación principalmente asociada a la fauna:

Plancton

Son los organismos que viven suspendidos. No tienen medios de locomoción o están poco desarrollados. Se mueven asociados a los movimientos de las corrientes. Son generalmente microscópicos.

El fitoplancton está formado por organismos fotosintéticos, principalmente algas. Destacan cianobacterias, diatomeas, Euglena y diversas especies de las Chlorophyaceae.

Dentro del zooplancton son comunes diversos protozooarios, celenterados, rotíferos y númerosos crustáceos (cladóceros, copépodos y ostrácodos).

Necton

Se refiere a los organismos que nadan libremente. Pueden desplazarse largas distancias, aún en contra de la corriente. Presentan estructuras de locomoción eficientes.

Hay diversidad de especies de anfibios, tortugas y peces. Además son comunes los insectos tanto en formas larvarias como adultos. Igualmente, hay abundantes crustáceos.

Bentos

Se ubican incrustados o posados en el fondo de los cuerpos de agua. Conforman una fauna variada. Entre estos tenemos ciliados, rotíferos, ostrácodos y anfípodos.

También son frecuentes larvas de insectos de grupos como Lepidoptera, Coleoptera, Diptera y Odonata. Otros grupos son ácaros y especies de moluscos.

Neuston

Este grupo de organismos se ubica en la interface agua-atmósfera. Hay gran cantidad de arácnidos, protozoarios y bacterias. Los insectos pasan al menos una fase de su vida en esta zona.

Angiospermas

Las plantas se ubican en la zona litoral y sublitoral. Forman un continuum desde emergentes, flotantes, hasta sumergidas. Entre las plantas emergentes destacan especies de Typha, Limnocharis y Sparganium.

Los grupos de plantas flotantes son abundantes. Entre los géneros más comunes encontramos Nuphar y Nymphaea (nenúfares). También se presentan especies  de Eichhornia y Ludwigia.

Posteriormente, se ubican las plantas totalmente sumergidas. Podemos destacar a especies de Cabomba, Ceratophyllum, Najas y Potamogeton, entre otras.

Ubicación geográfica

La diversidad de fenómenos geofísicos que dan origen a lagos, lagunas y estanques, determina que estos ecosistemas estén ampliamente distribuidos en el planeta.

Los ecosistemas lénticos se ubican desde el nivel del mar hasta altitudes superiores a los 4000 msnm. Los encontramos en diversas latitudes y longitudes en la superficie terrestre. El lago navegable más alto es el Titicaca a 3.812 msnm.

Desde el lago Vostok en la Antártida, con su diversidad de vida bajo una capa de 4 Km de hielo, pasando por la zona de los Grandes Lagos en Norteamérica con el Lago Superior a la cabeza, el lago de Maracaibo y el Titicaca en Sudamérica, el lago Victoria, el Tanganica y el Chad en África, los lagos alpinos en Europa, el mar Caspio entre Europa y Asia, hasta el mar de Aral y el lago Baikal en Asia.

Por otra parte el ser humano también crea enormes lagos artificiales, al crear represas con fines de generación de energía eléctrica y provisión de agua para consumo.

Por ejemplo, tenemos la gigantesca represa de Las Tres Gargantas del río Yangtsé en China, la de Itaipú entre Brasil y Paraguay o la del Gurí en Venezuela.

Amenazas

Los ecosistemas lénticos forman parte del sistema de humedales de la Tierra. Los humedales están protegidos por convenios internacionales como el Convenio de Ramsar (1971).

Los distintos ecosistemas lénticos son una fuente importante de agua dulce y alimentos. Por otra parte, ejercen un papel relevante en los ciclos biogeoquímicos y en el clima planetario.

Sin embargo, estos ecosistemas están bajo serias amenazas, fundamentalmente por las actividades antrópicas. El calentamiento global y la deforestación de las grandes cuencas, está llevando a la desecación y sedimentación de muchos lagos.

Según el Consejo Mundial del Agua, más de la mitad de los lagos y reservas de agua dulce del planeta están amenazados. Los más amenazados son los lagos de menor profundidad y ubicados cerca de regiones de agricultura intensiva y desarrollo industrial.

El Mar de Aral y el lago Chad se han reducido al 10% de su extensión original. El lago Baikal está seriamente afectado por la actividad industrial en sus orillas.

Más de 200 especies de peces del lago Victoria han desaparecido por la introducción de la “perca del Nilo” para la explotación pesquera. El lago Superior, en la zona de los Grandes Lagos entre EEUU y Canadá, también ve afectada su fauna nativa por la introducción de especies exóticas.

La contaminación del Titicaca ha hecho desaparecer el 80% de la población de la rana gigante endémica de este lago.

Referencias

  1. Gratton C y MJV Zanden (2009) Flux of aquatic insect productivity to land: comparison of lentic and lotic ecosystems. Ecology 90: 2689–2699.
  2. Rai PK (2009) Seasonal monitoring of heavy metals and physicochemical characteristics in a lentic ecosystem of subtropical industrial region, India. Environmental Monitoring and Assessment 165: 407–433.
  3. Roselli L, A Fabbrocini, C Manzo and R D’Adamo (2009) Hydrological heterogeneity, nutrient dynamics and water quality of a non-tidal lentic ecosystem (Lesina Lagoon, Italy). Estuarine, Coastal and Shelf Science 84: 539–552.
  4. Schindler DE and MD Scheuerell (2002) Habitat coupling in lake ecosystems. Oikos 98: 177–189. d
  5. Ward J. (1989). The four-dimensional nature of lotic ecosystems. J. N. Am. Benthol. Soc. 8: 2–8.
COMPARTIR
Licenciada en Biología. Mención Ecología. Universidad Central de Venezuela.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here