Educación Emocional en Niños: 5 Claves para Construirla

La educación emocional en niños es fundamental para que estén motivados, interesados e involucrados para estar en la escuela y aprovechar todo lo que la escuela puede ofrecerles.

Necesitan saber cómo focalizar su atención en los estudios, incluso cuando se han peleado con algún compañero, aprender a trabajar junto con otros estudiantes y ser buenos comunicadores y resolutivos.

educación emocional

Estas habilidades son fundamentales para desarrollarse y tener éxito no solo en la escuela sino en todos los ámbitos de la vida.

¿Por qué es importante la educación emocional?

Según investigaciones realizadas a nivel mundial por The Consortium for Research on Emotional Intelligence in Organizations:

El éxito de las personas se debe un 23% a nuestras capacidades intelectuales, y un 77% a nuestras aptitudes emocionales. A lo largo de la vida resultan esenciales una mayor autoestima, una mejor capacidad para gestionar las emociones perturbadoras, una mayor sensibilidad frente a las emociones de los demás y una mejor habilidad interpersonal y, como apuntan Daniel Goleman y Linda Lantieri, todas estas aptitudes se construyen en la infancia”.

En los últimos años, numerosos estudios han salido a la luz aportando esta forma de educar a los niños desde una perspectiva emocional y social. Son las llamadas habilidades no-cognitivas como el autocontrol, la persistencia y la autoconciencia.

Se cree que el poseer estas habilidades es un mayor predictor de éxito y felicidad en la vida que los resultados académicos.

En esta línea, se desarrolló en Estados Unidos un programa de Aprendizaje Emocional y Social (SEL) que pudiera complementarse con la educación académica estándar.

El aprendizaje emocional y social (SEL) es el proceso a través del cual niños y adultos adquieren y aplican de forma efectiva el conocimiento, la actitud y las habilidades necesarias para entender y manejar las emociones, conseguir objetivos, sentir y demostrar empatía hacia los demás, establecer y mantener relaciones positivas y tomar decisiones responsables.

tres niñas

Numerosos estudios exploran los beneficios a largo plazo que pueden obtenerse a través de los programas de aprendizaje emocional y social.

En una de las investigaciones examinaron cómo el SEL aplicado a niños de educación primaria tiene un impacto en su etapa adulta ya que, respecto al grupo control, desarrollaron un 10% menos de problemas psicológicos, de comportamiento y de abuso de drogas a la edad de los 25 años ( Dodge et al., 2014).

Otro estudio demuestra cómo el fomento de habilidades prosociales (amabilidad, cooperación y empatía) a niños de primaria, correlaciona de forma significativa con mayores logros académicos, mejor profesionalidad y una mejor salud mental; además de menor actividad conflictiva y abuso de drogas ( Jones, Greenberg, & Crowley, 2015).

Un estudio realizado en 2011 utilizando una muestra de 17.000 niños británicos, encontraron que el nivel de bienestar mental en los niños correlaciona muy significativamente con el éxito en el futuro.

Otros estudios demuestran que aquellos niños que desarrollan estas habilidades no solo triunfan más en el ámbito laboral, sino que también tienen un matrimonio más duradero y padecen menos de depresión y ansiedad. Algunas evidencias demuestran que también tienden a estar físicamente más saludables.

En un estudio publicado a estos efectos, el grupo de estudiantes que había recibido un programa de educación emocional y social durante los primeros años de escolarización, a la edad de los 18 años, tenían un 30% menos de incidencias en la escuela por problemas de comportamiento, un 20% menos de violencia y delincuencia y un 40% menos de abuso de alcohol.

Dados los resultados, creo que es importante que tanto padres como profesores se esfuercen en educar a los niños y enseñarles a gestionar y potenciar las habilidades sociales y emocionales.

5 Claves para la educación emocional en niños

1-Fomenta la autoconciencia

tres hermanos

Es la habilidad para identificar las emociones, los pensamientos y su influencia en el comportamiento. Esta es una de las cosas más difíciles para la gente joven. El saber lo que sienten, la conciencia sobre su cuerpo, el impacto de sus palabras en los demás.

Para desarrollar esta habilidad hay que llevar a cabo un trabajo de reflexión que puede hacerse mediante la meditación, escribir un diario o comunicándose con personas de confianza.

Desarrollando la autoconciencia desarrollan la capacidad de reconocer sus propias emociones, describir sus intereses y valores para poder ir a por ellos, y desarrollar la confianza en sí mismos y el auto-conocimiento. 

Hacer una lista de palabras que reflejen sentimientos u emociones con sus hijos, y convertirse en un “entrenador de emociones” motivando a sus hijos a expresar sus sentimientos, puede ser una buena forma de desarrollar la autoconciencia.

También poner énfasis en los puntos fuertes de sus hijos(a), antes de considerar otros aspectos podrían mejorarse.

Los estudiantes que tienen una mayor autoconciencia y confianza en sí mismos tienen mayor persistencia a la hora de afrontar retos (Aronson, 2002; cited in Durlak et al., 2011).

2-Desarrolla la auto-gestión

niñas pequeñas caminando

Las habilidades que forman parte de la auto-gestión según Goleman son: auto-control emocional, flexibilidad, optimismo, consecución de metas e iniciativa.

Se les tiene que educar para que sean capaces de manejar su propio estrés, controlar los impulsos y tener perseverancia ante los obstáculos.

A veces está bien que nos dejemos llevar por las emociones, especialmente cuando estas son positivas, por ejemplo sacar una buena nota en un examen. Pero hay que ir con más cuidado cuando la rabia o el enfado nos inundan, ya que si nos dejamos llevar por ellas sin ningún tipo de control, las consecuencias podrían ser desastrosas.

La inteligencia emocional sugiere que es importante ser consciente de todas nuestras emociones porque, es cuando somos conscientes y las identificamos, cuando podemos elegir cómo responder y cómo expresar esas emociones.

Para aquellos niños o jóvenes con dificultades de lidiar con la rabia o el enfado y que no saben cómo resolver los conflictos, se les puede ofrecer herramientas como ejercicios de respiración, contar hasta cinco o abandonar momentáneamente el lugar.

Los estudiantes que se plantean buenos objetivos académicos, que tienen autodisciplina, se motivan ellos mismos y gestionan su estrés, tienen mayor capacidad de aprendizaje y obtienen mejores resultados (Duckworth & Seligman, 2005; Elliot & Dweck, 2005; cited in Durlak et al., 2011).

3-Genera conciencia social

niños sonriendo

Es la capacidad de tomar perspectiva y de empatizar con los otros, reconociendo y respetando la diversidad y las diferencias individuales y grupales.

Para desarrollar la conciencia social:

  • Mejora las habilidades de escucha.

  • Presta atención a las interacciones con otras personas. Observa qué dicen, cómo lo dicen y qué hacen.

  • Presta atención a las emociones que sienten las otras personas.

  • Piensa antes de responder y expresa una respuesta clara.

Para desarrollar la conciencia social es de gran utilidad que lleven a cabo labores sociales y actividades que tengan que ver con asuntos de justicia social.

El role-playing es una buena forma para que puedan ponerse en el lugar de otras personas y desarrollar así la empatía.

4-Potencia las aabilidades de relación

niños jugando con manos

Es la habilidad para establecer y mantener relaciones saludables y satisfactorias con diferentes personas y grupos. Esto incluye una comunicación efectiva, escucha activa, la cooperación, resistir la presión social, manejar los conflictos y ofrecer ayuda cuando es preciso.

Es una habilidad que se necesita toda la vida. Puedes no necesitar saber calcular mañana, pero sí necesitarás saber cómo tratar a las personas tanto en un sentido laboral como con tu compañero de vida.

Los estudiantes pueden aprender cooperación y a trabajar en equipo a través de los deportes en equipo y juegos.

En las reuniones celebradas en las clases, los alumnos pueden practicar la toma de decisiones grupales y el establecimiento de normas.

Potenciando la autoconciencia, la auto-regulación y la conciencia social consecuentemente potencia las habilidades de relación.

5-Estimula la toma de decisiones

niño en camino

Es la habilidad para tomar decisiones constructivas sobre el comportamiento y las interacciones sociales de acuerdo con unos estándares éticos, normas sociales, la sensatez, y que aporten bienestar a uno mismo y a los demás.

Puedes estimularle brindando elecciones a tus hijos, preguntarles qué pueden hacer para ayudar a resolver un problema, y ayudándoles a identificar las ventajas y desventajas de las distintas soluciones.

No tomes constantemente decisiones por ellos. Ellos mismos deben ser capaces de analizar las consecuencias, tomar una decisión en base a ellas y ser persistente en la decisión elegida para llevarla a cabo.

Los estudiantes que fomentan las habilidades de resolución de problemas para superar los obstáculos y la toma decisiones responsables, desarrollan un mayor rendimiento académico (Zins & Elias, 2006; cited in Durlak et al., 2011).

¿Qué podemos hacer los padres para potenciar estas habilidades en los hijos?

  • Nombra las emociones que tienes. Si estás enfadado, o triste y lloras, expresa en voz alta el sentimiento que estás teniendo para que tu hijo pueda identificar lo que estás sintiendo.

  • Usa un vocabulario emocional rico. Las emociones no son solo triste y contento. Hay muchas otras emociones que describen lo que sentimos. El mundo emocional es complejo y tu hijo debe saber poner palabras a sus sentimientos.

  • Valida los sentimientos de tu hijo. Si tu hijo se siente frustrado porque por ejemplo, no habéis podido ir al parque, valida el sentimiento que está teniendo en vez de ignorarlo “entiendo que te sientas frustrado por no haber podido ir al parque, tienes un sentimiento razonable”.

  • Enséñale empatía. Háblale de la comprensión y la empatía hacia los demás. Hazlo tú con los demás para que pueda tenerte como modelo.

  • Ayúdale a entender diferentes puntos de vista. Si tu hijo viene a casa enfadado porque en el colegio ha discutido con su amigo, tómate un tiempo para hablar con él acerca del conflicto. Valida la emoción que está sintiendo él y ayúdale a entender la forma de verlo de su amigo y cómo se ha podido sentir.

  • Sé un modelo efectivo de comunicación. Utiliza en casa, tanto con tu hijo como con tu pareja, una comunicación efectiva, en la que expresas desde la calma las cosas que te molestan sin necesidad de gritar ni insultar. El modelo que tu hijo vea en casa es el que luego imitará en las relaciones con los demás.

Resultados de la aplicación del programa SEL en colegios de Estados Unidos:

  • Aumento de la autoconciencia y el auto-conocimiento

  • Mayor capacidad de relajar el cuerpo y liberar tensión física

  • Mejora la capacidad de atención y concentración fundamental para un buen aprendizaje.

  • Mayor eficacia a la hora de hacer frente a situaciones de estrés.

  • Mayor control sobre los pensamientos.

  • Mayores oportunidades para profundizar la comunicación y el entendimiento entre profesor-alumno-padres, debido a que los pensamientos y
    sentimientos son compartidos con regularidad.

  • Aumento de valores de empatía, cooperación y solidaridad.

  • Excelentes resultados en lectura, escritura y matemáticas (Fuente: CASEL – Colaboración para el Aprendizaje Académico, Social y Emocional).

El programa SEL ha sido aplicado en los últimos años a varios colegios de España. Los resultados están todavía por evaluarse pero seguro que resultan prometedores.

La aplicación del programa de aprendizaje emocional y social en las escuelas ha resultado muy exitoso en los países en los que se ha implantado. Estamos a la espera de que se acabe implantando en los demás países, y que se le dé la importancia que se merecen las aptitudes emocionales que, como he comentado al inicio de este artículo, representan el 77% del éxito de las personas.

Además de su aplicación en las escuelas, es importante que los padres traten de fomentar y desarrollar estas habilidades en casa.

Pascal escribió hace más de 300 años que “Nada es más poderoso que una idea cuyo tiempo ha llegado”. Y la educación emocional y social es una idea cuyo tiempo ya ha llegado.

Y para acabar, una reflexión: “Los hombres olvidan siempre que la felicidad humana es una disposición de la mente y no una condición de las circunstancias” J. LocKe.

Referencias

  1. http://www.nytimes.com/2013/09/15/magazine/can-emotional-intelligence-be-taught.html?pagewanted=all&_r=0.
  2. http://www.sheknows.com/parenting/articles/1021695/how-to-teach-emotional-intelligence-to-children.
  3. https://www.psychologytoday.com/blog/communication-success/201201/five-keys-enhancing-your-emotional-intelligence.
  4. https://www.td.org/Publications/Blogs/Management-Blog/2013/06/Emotional-Intelligence-Is-Key-to-Our-Success.
  5. http://www.projecthappiness.org/social-and-emotional-learning/.
  6. http://www.edutopia.org/social-emotional-learning-introduction.
  7. http://www.casel.org/social-and-emotional-learning/core-competencies/.
COMPARTIR
Licenciada en Psicología y Máster Sanitario en Práctica Clínica

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here