Lista de las 10 Emociones Positivas Principales

Las emociones positivas son reacciones psicofisiológicas, una reacción tanto de nuestro cuerpo como de nuestra mente, que aparecen en un momento determinado.

Muchas veces cuando hablamos de emociones no sabemos exactamente a lo que nos estamos refiriendo y a menudo lo utilizamos como sinónimos de exaltación, alteración o conmoción.

emociones positivas

Pero las emociones no son sólo sensaciones negativas o de excitación, los seres humanos también tenemos emociones positivas, y estas son muy importantes para nuestro bienestar y nuestra salud.

Sin embargo, parece que en nuestra sociedad las emociones positivas no tengan demasiada importancia, y a pesar de su enorme valor, no se les hace mucho caso.

Creo que conocer cuáles son las emociones positivas que tenemos los humanos y saber cómo gestionarlas e incrementarlas correctamente, debería ser un conocimiento básico para todo el mundo.

Te puede interesar también esta lista con 270 emociones.

Características de las emociones positivas

Suelen aparecer cuando percibimos algún estímulo que debido a sus cualidades o características nos produce una reacción determinada.

Por ejemplo, si caminas solo por una calle oscura y desierta, y de golpe oyes un ruido extraño, es de esperar que en ese momento experimentes una emoción de miedo o alerta.

Del mismo modo, si estás sentado en el sofá y de repente viene tu hijo muy contento, diciéndote que ha sacado un sobresaliente en el examen que hizo la semana pasada, seguramente experimentarás una emoción de alegría.

El primer caso sería un claro ejemplo de emoción negativa y el segundo de emoción positiva.

A pesar de que las emociones negativas suelen cumplir una función adaptativa y es necesario experimentarlas en ciertas ocasiones (si en el ejemplo anterior el ruido estuviera provocado por alguien que te quiere agredir será preferible que respondas con miedo o alerta), las emociones positivas son vitales para nuestro bienestar.

Dicho de otra forma: si nunca experimentas emociones positivas, nunca estarás contento, alegre o satisfecho, nunca te divertirás, y no tendrás bienestar psicológico.

No obstante, las emociones positivas tienen una ventaja respecto las negativas, y esta es que puedes realizar acciones para que aparezcan más y beneficiarte más de ellas.

Como hemos dicho, las emociones negativas cumplen una función adaptativa, por lo que a veces es necesario que aparezcan, pero la gestión que puedes hacer de ellas se limita a intentar que aparezcan sólo cuando sea necesario.

Por ejemplo: con el miedo, lo único que puedes hacer es intentar que aparezca sólo cuando sea necesario experimentarlo, es decir, cuando haya una amenaza real.

Si lo consigues, habrás logrado realizar una adecuada gestión del miedo y por lo tanto evitarás que esta emoción perjudique tu bienestar.

Sin embargo, con las emociones positivas la cosa cambia, ya que si consigues gestionarlas adecuadamente no sólo conseguirás que no te perjudiquen, sino que te podrás beneficiar de ellas para tener un mayor bienestar.

Cuantas más emociones positivas experimentes durante el día mejor te sentirás.

Esto no quiere decir que tengas que estar experimentando emociones positivas todo el día como un loco, ya que como hemos dicho las emociones negativas también son necesarias.

Del mismo modo, estar experimentando emociones todo el día tampoco sería bueno, ya que momentos de calma y de ausencia de emociones también son necesarios.

No obstante, seguro que estarás de acuerdo conmigo si digo que las emociones positivas suelen ir muy caras, y experimentarlas de forma regular no es una tarea sencilla.

Además, tal y como apuntó Frederickson a inicios de siglo, las emociones positivas no sólo sirven para mejorar nuestro bienestar psicológico y aumentar la felicidad.

Las emociones positivas también optimizan la salud, previenen enfermedades y reducen la ansiedad.

Así mismo, favorecen un razonamiento eficiente, flexible y creativo, amplían el repertorio de pensamientos y acciones de la persona, y refuerzan sus recursos, ya sea de forma física, intelectual y social.

Es por todo eso, que es muy importante conocer cuáles son las emociones positivas que tenemos los seres humanos y saber qué podemos hacer para incrementar su aparición.

Las 10 emociones positivas más importantes y cómo aumentarlas

1. Humor

risa niña

El humor se refiere a la capacidad para experimentar o estimular la risa.

Sin embargo, esta emoción no se queda ahí, ya que lo que le hace especialmente importante es que permite interpretar positivamente las situaciones que pueden resultar amenazantes.

Además, varias investigaciones han demostrado que el hecho de reír está directamente relacionado con beneficios considerables en los sistemas musculares y cardiovasculares, por lo que experimentar esta emoción favorece nuestra salud.

Así pues, el humor constituye una emoción positiva importante a la que es fundamental que nos expongamos con frecuencia.

Para gestionarla adecuadamente no se trata de que “nos lo tomemos todo con humor” como puede sugerir su nombre, pero sí que es importante realizar dos acciones importantes:

1. Interpretar detalladamente si esas situaciones que te ponen de mal humor están siempre justificadas, es decir, si son situaciones que constituyen una amenaza real. Si no lo son, será preferible que intentes experimentar una emoción positiva.

2. Exponerte con frecuencia a estímulos que nos provoquen humor directamente: ver una película o una serie de televisión divertida, quedar con ese amigo con el que siempre acabas riendo, prestar atención a chistes o anécdotas divertidas, etc.

2. Alegría

mujeres felices

La alegría es una emoción universalmente conocida que se caracteriza por experimentar un sentimiento grato y vivo.

Genera directamente una sensación de bienestar general, y además nos previene de su emoción contrapuesta, la tristeza.

La alegría se experimenta a través de experiencias agradables, y cierto es que si actualmente no poseemos este tipo de experiencias es difícil que aparezca.

Sin embargo, si hace mucho tiempo que no experimentas la sensación de alegría, puedes hacerlo hoy mismo.

Túmbate en la cama, relájate, cierra los ojos e intenta recordar con máximo detalle la última situación que te hizo experimentar el sentimiento de alegría.

Simplemente con la imaginación de una experiencia agradable y feliz, conseguirás apreciar esta emoción.

A veces la rutina, el trabajo o el estrés hace que no tengamos demasiados estímulos que nos produzcan alegría pero eso no es excusa para no exponerte a ella, cierra los ojos y recuerda cómo era.

3. Interés

interés

Poca gente interpreta el interés como una emoción pero en realidad sí lo es. El interés es esa emoción que te permite centrar toda tu atención en alguna cosa concreta.

Y es que tener interés por las cosas es una de las necesidades básicas que tiene nuestro cerebro.

En el momento que obtienes interés por algo, aumenta tu motivación, tus ganas de mantenerte activo y deseo de descubrir cosas nuevas.

Así pues, no te permitas el lujo de no tener interés por nada, si lo haces, serás mucho más vulnerable a las emociones negativas, tu vida será más aburrida y tendrás menos fuentes de gratificación.

Cada persona tiene unos intereses y unos gustos distintos, por lo que nadie puede recomendar a nadie adquirir interés por algún concepto en concreto.

Sin embargo, debes tener muy presente que cuantos más intereses tengas y más disfrutes de ellos, mayor será tu gratificación y más emociones positivas tendrás.

¿Todavía no sabes cuáles son tus intereses? ¡Ponte a buscarlos hoy mismo!

4. Fluidez

fluir

La fluidez (flow) es aquella emoción que se experimenta cuando nos encontramos totalmente sumergidos en la actividad que estamos realizando.

En ese momento, toda nuestra atención, todos nuestros pensamientos y todas nuestras emociones están centrados en la actividad, hasta el punto de perder la noción del tiempo.

Esta sensación de plenitud y funcionamiento óptimo se puede experimentar en una gran cantidad de actividades: al practicar algún deporte, al cantar, bailar, pintar…

La verdad es que no existe una fórmula secreta para acceder a este estado, pero seguro que si lo has experimentado sabrás muy bien de qué se trata.

La forma más eficaz para alcanzarlo es realizar esa actividad que más te apasione.

Así pues, exponte tantas veces como puedas a la actividad que te permite alcanzar esta emoción.

5. Diversión

diversión

La diversión constituiría esa emoción parecida a la fluidez pero que se experimenta con menor intensidad.

La desventaja está clara, con una actividad te puedes divertir pero no experimentar fluidez, por lo que la emoción que sentirás no será tan placentera.

Sin embargo, hay una ventaja: te puedes divertir con un rango de actividades más amplio.

Y es que la fluidez se alcanza con actividades muy concretas, y la mayoría de personas suelen experimentarla únicamente en una sola actividad (o ninguna), por lo que la exposición a esta emoción suele ser escasa.

Sin embargo, la diversión la puedes experimentar en muchísimas actividades.

¿Qué cosas te divierten? Exponte a ellas siempre que puedas, nunca pierdas una oportunidad para divertirte.

6. Orgullo

orgullo

El orgullo es esa emoción que se produce cuando estamos contentos o satisfechos de lo que somos, hacemos o conseguimos.

Es una emoción importante ya que nos permite subir la autoestima, confiar más en nosotros mismos y ser menos vulnerables a emociones negativas como la culpa o la envidia.

Para incrementar esta emoción el ejercicio es sencillo: revisa todo lo que eres, todo lo que tienes y todo lo que haces, y pregúntate por qué no deberías estar orgulloso de ello?

A veces pensamos que sólo gente extraordinaria o con mucho éxito puede sentirse orgulloso de él mismo pero esto no es así, todos tenemos algo de lo que nos podemos sentir orgullosos.

7. Elevación

elevación

La elevación es esa emoción que experimentamos cuando nos sentimos satisfechos de haber realizado una buena acción.

El mejor ejercicio para experimentar esta emoción es ayudar a alguien que necesite soporte, y así conseguir hacerle feliz.

La elevación es una emoción muy importante ya que va acompañada de una fuerte sensación de afecto, “nos hace sentir”, y nos hace estar en paz con nosotros mismos.

Empieza a practicar buenas acción y verás lo gratificante que es esta emoción.

8. Resilencia

obsáculos chica

La resilencia es posiblemente la emoción positiva más difícil de experimentar. Se experimenta cuando somos capaces de afrontar las adversidades, superarlas y sacar algo positivo de ellas.

Así pues, se trata de una emoción de enorme valor, ya que nos permite convertir la emociones negativas en positivas.

A diferencia del resto de emociones, esta no es una a la que debamos exponernos con frecuencia, ya que para que aparezca es necesario verse inmerso en una situación negativa y estresante.

Sin embargo, es de vital importancia que cuando te encuentres en una de esas situaciones no te olvides que como todos los seres humanos posees esta capacidad.

Nunca olvides que por muy dura que se la situación en la que te encuentras, si te esfuerzas en seguir tu camino llegará un momento en el que te recuperarás y transformas el evento negativo en algo positivo para ti.

9. Tranquilidad

tranquilidad

Mucha gente piensa que tranquilidad es antónimo de emoción, pero esto no es así.

Esa sensación de serenidad cuando las cosas van bien, experimentando un estado de paz y tranquilidad, es una emoción básica para el ser humano, con enormes beneficios físicos y psicológicos.

Intenta destinar unos minutos cada día en sentarte en tu sillón y despreocuparte de todo lo que hay en tu cabeza, dedica un momento a sentir la calma en tu interior.

10. Bienestar

bienestar mental

Finalmente, el bienestar es un estado de satisfacción personal que se consigue al considerar como positivos los ámbitos que configuran la vida de una persona: personal, social, familiar y laboral.

De hecho, bienestar se podría considerar la condición “sine qua non” de la felicidad.

Cuando experimentamos esta emoción nos volvemos más creativos, estamos más orgullosos de nuestra forma de ser y funcionamos con mayor motivación.

Bien es cierto que para experimentar esta situación debemos considerar como positivos los ámbitos de nuestra vida, pero evidentemente, la interpretación que hagamos sobre estos aspectos será subjetiva, dependerá de nosotros.

¿Los ámbitos de tu vida pueden ser interpretados como positivos? ¿Por qué no? ¿Qué te impide de experimentar bienestar?

Realízate estas preguntas y probablemente no tengas motivos para no sentir que tu vida es satisfactoria.


¿Qué otras emociones positivas incluirías en la lista o qué acciones que no he comentado realizarías para aumentarlas? Compártelo con nosotros ¡Muchas gracias!

Referencias

  1. APA Division 38 (Health Psychology): http://www.health-psych.org/.
  2. Barragán, A. R., Morales, C. I. (2014). Psychology of the positive emotions: generalities and benefits. Enseñanza e Investigación en Psicología. VOL. 19, NUM. 1: 103-118.
  3. European Health Psychology Society: http://www.ehps.net/.
  4. Fernández-Abascal, E.G. (Ed.) (2009). Emociones Positivas. Madrid: Pirámide.
  5. Fernández-Abascal, E.G. i Palmero, F. (Eds.) (1999). Emociones y Salud. Barcelona: Ariel.
  6. OGDEN, J. (2007). Essential readings in health psychology. Berkshire, UK: Open University Press.

2 Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA