17 Enfermedades de la Columna Vertebral (Síntomas y Causas)

En este artículo describiré las principales enfermedades de la columna vertebral para que puedas identificarlos y evitar que se vuelvan a producir. Los dolores de espalda son muy comunes, no conozco a nadie que no los haya sufrido al menos una vez en la vida. Normalmente son causados por una contractura provocada por una mala postura.

La columna vertebral es una estructura compleja, formada por múltiples huesecillos y articulaciones, por lo tanto, no es extraño que a veces ocurra algo en una de las estructuras y sintamos dolor de cuello, de espalda e incluso de piernas.

enfermedades de la columna vertebral

Los problemas potenciales por las que se sienten dolores relacionados con la columna vertebral son:

  • Pinzamiento o irritación de los nervios largos que van hacia las piernas y los brazos.
  • Pinzamiento o irritación de los nervios cortos que se encuentran alrededor de la columna.
  • Distensión de los músculos erectores de la espalda (los dos músculos grandes que se encuentran a ambos lados de la columna).
  • Alguna lesión en huesos, ligamentos y/o articulaciones.
  • Problemas relacionados con los segmentos que se encuentran entre las vértebras.

Estos problemas pueden ser causados por múltiples afecciones o condiciones, entre las que se encuentran:

  • Infecciones.
  • Lesiones.
  • Tumores.
  • Enfermedades como la espondilitis anquilosante y la escoliosis.
  • Cambios óseos relacionados con la edad, como estenosis espinal y hernias de disco.

A continuación se expondrán las principales causas de los dolores de espalda categorizados según la altura de la columna donde se produce el problema.

Dolores cervicales

La intrincada estructura de las vértebras cervicales se ve forzada cada día simplemente con tareas cotidianas (como trabajar en frente de un ordenador) que la sobrecargan. Algunas de las afecciones más frecuentes son:

Enfermedad degenerativa de disco cervical

Los síntomas más comunes en las personas que sufren esta enfermedad son rigidez y dolor de cuello, aunque también pueden sufrir hormigueo, entumecimiento o debilidad en el cuello, los hombros y brazos como resultado de la irritación o pinzamiento de los nervios en la zona cervical debido a la degeneración de los discos.

Además, esta enfermedad puede degenerar en una estenosis cervical y otras enfermedades progresivas y aumentar las probabilidades de sufrir una hernia de disco cervical. 

Hernia de disco cervical

Las hernias ocurren cuando una porción de la parte interna del disco se desplaza y pinza o presiona los nervios. Suele producirse por un trauma o una lesión en el cuello y los síntomas aparecen de forma espontánea.

Los síntomas incluyen dolor agudo, hormigueo y debilidad muscular, a menudo comienzan en el cuello y van prolongándose hacia los hombros y los brazos, pudiendo llegar a sentirse incluso en los dedos. 

Estenosis cervical

La estenosis cervical es una enfermedad progresiva en la cual se produce un pinzamiento de los nervios a la altura del cuello.

El pinzamiento se produce porque, con la edad, se van endureciendo las articulaciones del canal espinal y estas acaban pinzando y comprimiendo los nervios causando una mielopatía cervical. Por razones obvias, esta afección es más común en personas mayores.

Osteoartritis cervical

La osteoartritis cervical, también denominada enfermedad degenerativa de las articulaciones o, simplemente, artritis de cuello, se produce por la degeneración de las articulaciones del cuello.

Las personas que sufren esta enfermedad sienten un dolor agudo en el cuello que se extiende hacia los hombros o los omóplatos, ese dolor es más intenso al final y al comienzo del día y mejora cuando la persona empieza a moverse y con el descanso.

En algunas ocasiones también pueden sufrir dolores de cabeza, sobre todo en la parte posterior. 

Dolor y rigidez de cuello

Las causas más frecuentes del dolor y la rigidez del cuello son distensión o esguince muscular, que a su vez puede estar causado por una mala postura, una lesión deportiva, alguna actividad que requiera girar la cabeza de un lado a otro (como nadar), sufrir estrés continuo, etc.; enfermedades de la columna, como las explicadas anteriormente; infección o meningitis.

Los síntomas que sufren las personas con esta condición incluyen dolor (que puede ir de leve a extremo), dificultades para mover el cuello hacia los lados y, en algunas ocasiones, dolor de cabeza, hombros y brazos.

Estos síntomas suelen durar entre dos días y una semana y desaparecen de forma espontánea, aunque es recomendable aprender ejercicios y posturas a mantener día a día para prevenir que se vuelva a producir.

Dolores dorsales o torácicos

Aunque la estructura formada por las vértebras dorsales y la caja torácica es bastante fuerte y tiene poco movimiento, también puede surgir problemas en esta zona que causen dolores de espalda. Los más comunes son:

Problemas musculares

Los dolores de la parte superior de la espalda están causados mayoritariamente por la irritación o tensión de los músculos aquí localizados, este tipo de dolor se denomina miofascial. La causa principal de este dolor suele ser una mala postura.

Disfunción de las articulaciones

Algunos problemas en las articulaciones que unen las costillas y la columna vertebral pueden causar un dolor intenso en esta zona.

Degeneración o hernia de discos

Estas afecciones no son frecuentes en la zona torácica, debido a su rigidez, pero cuando se dan producen un dolor intenso.

Artritis

A medida que envejecemos los cartílagos situados en las articulaciones entre las vértebras tienen a adelgazar e incluso a aparecer dando como resultado la artritis.

Esta puede irritar e inflamar los nervios, causando dolor provocado por la tensión y presión provocadas sobre los nervios y limitando los movimientos que la persona puede realizar.

Fracturas vertebrales

La causa más frecuente de dolor torácico son las fracturas por comprensión debidas a la osteoporosis. Estas fracturas suelen producirse en las últimas vértebras de esta zona (T9-T12).

Cifosis (joroba)

La cifosis puede producirse por fracturas vertebrales, una mala postura mantenida durante mucho tiempo o una deformidad. Aunque el síntoma principal de esta afección es la deformidad también puede producir dolor.

Escoliosis

La escoliosis se produce porque los huesos de la columna se desvían de forma anormal hacia los lados y suele producir dolor.

Dolores lumbares

La zona lumbar de la columna está compuesta por múltiples estructuras y, por lo tanto, hay muchas causas pueden dar lugar a dolores lumbares, además los problemas suelen darse en varias estructuras que se encuentran relacionadas, provocando un problema más complejo.

Las causas más frecuentes de dolor lumbar son:

Problemas musculares

La causa más común de dolor lumbar son los problemas musculares debido a la tensión muscular.

Esta puede estar provocada por una mala postura, por la realización de una tarea que implique esos músculos de forma repetitiva o por la realización de un esfuerzo excesivo de esos músculos, por ejemplo, levantando peso. El dolor causado por problemas musculares suele pasarse en varios días.

Degeneración de los discos

Los discos vertebrales son unos tejidos esponjosos situados entre las vértebras para que no haya fricción entre ellas. La degeneración de estos discos puede hacer que las vértebras se rocen y causar un dolor agudo.

Hernia de disco lumbar

El lugar más común donde se producen las hernias de disco es la zona lumbar. La hernia puede producirse de forma repentina por una lesión o de forma progresiva debido al desgaste.

Esta afección suele provocar un dolor intenso y es la causa más frecuente del dolor de ciática que se refleja en la pierna.

Disfunción de la articulación sacroilíaca

La articulación sacroilíaca conecta las vértebras lumbares con el coxis. Cuando se produce una disfunción en esta articulación pueden sufrirse dolores lumbares o ciática.

Espondilolistesis

La espondilolistesis se produce cuando una vértebra se desliza sobre la que está justo debajo suya, lo cual comprime los nervios y puede provocar dolores de piernas o incluso de pies.

Este problema suele darse más comúnmente en las últimas vértebras lumbares o en su unión con el sacro (L4-L5 o L5-S1).

Osteoartritis

La osteoartritis se produce por el desgaste y el envejecimiento de los cartílagos que envuelven las articulaciones.

Cuando este cartílago adelgaza pueden producirse fricciones entre las vértebras que den lugar a fisuras en los huesos, hinchazón en las articulaciones y pinzamiento de nervios. Los síntomas principales de esta afección son el dolor y la limitación en la movilidad.

Estenosis lumbar

La estenosis se produce por el envejecimiento normal, cuando el canal por el que pasan los nervios se vuelve rígido. Esta rigidez irrita y comprime los nervios, lo cual puede resultar en dolor de piernas, hormigueo, entumecimiento y dificultad para caminar.

El nervio ciático, que va desde la espalda hasta los pies pasado por las piernas, puede dañarse o pinzarse con cualquiera de las afecciones comentadas. Los problemas de nervio ciático se caracterizan por provocar un dolor intenso y hormigueo que se extiende por toda la pierna.

Dolores del sacro

El sacro es un hueso que se conecta con la pelvis (con los huesos ilíacos) a través de la articulación sacroilíaca. Los problemas de esta zona suelen denominarse disfunciones de la articulación sacroilíaca, son más comunes en mujeres que en hombres, y pueden degenerar en un problema con el nervio ciático.

Otro problema común de esta zona es la coxidinia o dolor de coxis. Esta afección también es más común en mujeres y suele producirse por un trauma local (por ejemplo, una caída) o tras el parto.

Esta afección se caracteriza por provocar un dolor intenso y persistente al final de la columna vertebral que empeora cuando se presiona esa zona, por ejemplo, sentándose.

Anatomía de la columna vertebral

La columna vertebral está formada por 26 huesos en forma de disco, llamados vértebras, unidas entre sí gracias a los tendones y ligamentos. Esta estructura es altamente resistente, a la vez que flexible, y está diseñada para proteger la médula ósea y mantenernos erguidos.

En la columna vertebral pueden diferenciarse cuatro regiones:

La zona cervical (el cuello)

El cuello sostiene todo el peso de nuestra cabeza y es la primera barrera protectora de los nervios de la médula, que salen del cerebro y llegan hasta la zona lumbar, y otros nervios que inervan el resto del cuerpo.

Esta región está compuesta por 7 vértebras (C1-C7), las superiores son más pequeñas y el tamaño de las vértebras va aumentando a medida que se va bajando.

Los segmentos que se encuentran entre las dos vértebras superiores (C1-C2 y C2-C3)* son especialmente importantes para la rotación de la cabeza, mientras que los dos segmentos inferiores (C5-C6 y C6-C7) lo son para la flexión y extensión del cuello. 

La zona dorsal o torácica (parte superior de la espalda)

Esta zona está unida a la caja torácica, cada vértebra se une a una costilla, y juntas forman una estructura resistente diseñada para proteger los órganos vitales localizados en esa posición, como el corazón o los pulmones.

Esta región está formada por 12 vértebras (T1-T12) que se mantienen firmes y son poco flexibles, por lo tanto, además de proteger los órganos internos, nos sirven para mantener la postura.

La zona lumbar (la parte baja de la espalda)

Esta zona tiene bastante más movilidad que la zona dorsal, pero también debe cargar con todo el peso del torso y, a veces, no es lo suficientemente fuerte, por lo que es el área de la columna vertebral que más problemas suele dar.

Esta zona está compuesta por 5 vértebras (L1-L5), la mayor parte de la movilidad de esta zona se tiene gracias a los segmentos comprendidos entre las tres últimas vértebras (L3-L4 y L4-L5).

La zona sacra (la parte más baja de la columna vertebral)

El final de la zona lumbar de la columna se encuentra un hueso llamado sacro, este hueso está encajado en los huesos ilíacos de la pelvis a través de las articulaciones sacroilíacas y tiene forma de triángulo hueco para conectar la médula espinal con la parte inferior de nuestro cuerpo.

Referencias

  1. Davis, E. (1 de Noviembre de 2013). Lumbar Spine Anatomy and Pain. Obtenido de Spine-health.
  2. National Institute of Health, NIH. (s.f.). Spine Injuries and Disorders. Recuperado el 14 de Junio de 2016, de MedlinePlus.
  3. Ullrich, P. F. (10 de Enero de 2009). Cervical Spine Anatomy and Neck Pain. Obtenido de Spine-health.
  4. Ullrich, P. F. (27 de Agosto de 2009). Spinal Anatomy and Back Pain. Obtenido de Spine-health,
  5. Yezak, M. (24 de Enero de 2011). Thoracic Spine Anatomy and Upper Back Pain. Obtenido de Spine-health.
  6. Fuente imagen
COMPARTIR
Graduada en Psicología y estudiante del máster en Cerebro y Conducta y del Doctorado en Psicología de la Universidad de Sevilla. Especialista en el campo de las neurociencias y la psicofisiología.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here