Las 5 Enfermedades Psicosomáticas Principales

Las enfermedades psicosomáticas son enfermedades físicas que surgen del estrés, trastornos psicológicos o psiquiátricos. Se aplica más comúnmente a enfermedades en las que aún no se ha identificado una anomalía física u otro biomarcador.

En ausencia de una evidencia “biológica” de una enfermedad subyacente, a menudo se asume que la enfermedad debe tener una causa psicológica, incluso si el paciente no muestra indicios de estar bajo estrés o de tener un trastorno psicológico o psiquiátrico.

enfermedades psicosomáticas

Hay problemas con la suposición de que toda enfermedad médicamente inexplicada debe tener una causa psicológica. Es posible que hayan anomalías genéticas, bioquímicas o electrofisiológicas que pueden estar presentes pero que no tengamos la tecnología para identificarlas. 

Las personas que tienen algún trastorno psicosomático, actualmente denominados trastornos de síntomas somáticos y trastornos relacionados en el DSM-5, sufren a menudo mucha incomprensión social, ya que este tipo de trastorno se caracteriza porque las personas padecen afecciones físicas que no son consecuencia de ningún problema médico.

Por la naturaleza de este trastorno, los familiares y conocidos del paciente suelen pensar que se está inventando los síntomas, que está exagerando y que realmente no les pasa nada.

Pero, nada más lejos de la verdad, las reacciones y síntomas psicosomáticos son reales y es necesario acudir al médico para diagnosticarlo y tratarlo de una manera adecuada.

Lista de las 5 enfermedades psicosomáticas principales

1- Trastorno de síntomas somáticos

cómo calmar la ansiedad

Las personas que sufren este tipo de trastorno suelen presentar varios síntomas físicos que le causan malestar y le impiden llevar a cabo las tareas de la vida diaria que antes llevaba a cabo. Los síntomas que sufren no están explicados por ninguna enfermedad médica.

La mayoría de las personas antiguamente diagnosticadas con hipocondría se incluirían ahora dentro de esta categoría.

Los síntomas pueden ser generales o específicos y, en ocasiones, son identificados como síntomas sensaciones normales (como la sensación de tener hambre) o síntomas de enfermedades leves (como un resfriado). El síntoma más frecuente en los pacientes que sufren este trastorno es el dolor.

Los síntomas físicos que sufren no tienen una explicación médica, pero esto no quiere decir que el trastorno sea irreal o que la persona se lo está “inventando”. El sufrimiento de las personas que sufren este trastorno es real por lo tanto es importante diagnosticarlo y tratarlo.

El hecho de que la persona sufra alguna enfermedad médica no excluye el diagnóstico de trastorno de síntomas somáticos, siempre y cuando dicha enfermedad no explique los síntomas sufridos.

Por ejemplo, una persona sufre un infarto de miocardio leve que no le deja secuelas, una semana después empieza a experimentar síntomas somáticos como dolor de pecho o parálisis, estos síntomas no están causados por el infarto de miocardio, pero le provocan un malestar significativo, por lo tanto, la persona sería diagnosticada con un trastorno de síntomas somáticos.

Las personas con este trastorno tienen a estar muy preocupados por los síntomas que sufre y por la salud en general. Identifica estos síntomas de forma errónea como amenazadores, perjudiciales o molestos y son muy pesimistas en cuanto a su salud, pensando que les ocurre algo incluso cuando las pruebas indican que está físicamente sano.

Este tipo de personas suelen ir con frecuencia al médico, a menudo buscan una segunda opinión de varios médicos.

Esto no ayuda a la persona ya que sigue pensando que le ocurre algo malo, aunque le digan lo contrario, además el realizar muchas pruebas diagnósticas y la toma de medicamentos pueden agravar los síntomas que siente.

Criterios diagnósticos (según el DSM-5)

  1. Uno o más síntomas somáticos que causan malestar o dan lugar a problemas significativos en la vida diaria.
  2. Pensamientos, sentimientos o comportamientos excesivos relacionados con los síntomas somáticos o asociados a la preocupación por la salud, como se pone de manifiesto por una o más de las características siguientes:
    1. Pensamientos desproporcionados y persistentes sobre la gravedad de los propios síntomas.
    2. Grado persistentemente elevado de ansiedad acerca de la salud o los síntomas.
    3. Tiempo y energía excesivos consagrados a estos síntomas o a la preocupación por la salud.
  3. Aunque algún síntoma somático puede no estar continuamente presente, el estado sintomático es persistente (por lo general más de seis meses).

Especificar si:

Con predominio de dolor (antes trastorno doloroso): este especificador se aplica a individuos cuyos síntomas somáticos implican sobre todo dolor.

Especificar si:

Persistente: Un curso persistente se caracteriza por la presencia de síntomas intensos, alteración importante y duración prolongada (más de seis meses).

Especificar la gravedad actual:

Leve: Sólo se cumple uno de los síntomas especificados en el Criterio B.

Moderado: Se cumplen dos o más de los síntomas especificados en el Criterio B.

Grave: Se cumplen dos o más de los síntomas especificados en el Criterio B y además existen múltiples quejas somáticas (o un síntoma somático muy intenso).

2- Trastorno de ansiedad por enfermedad

El trastorno de ansiedad por enfermedad implica una excesiva preocupación por sufrir una enfermedad grave, aunque no se sienta ningún síntoma o los síntomas que se sufran sean leves. Algunas de las personas incluidas anteriormente en el criterio de hipocondría

Las personas que sufren este trastorno suelen acudir frecuentemente al médico y hacerse pruebas médicas en las que no se encuentran indicaciones de que el individuo sufra ninguna afección que puedan explicar su preocupación.

A diferencia del trastorno de síntomas somáticos, la angustia de las personas que sufren este trastorno no está provocada por síntomas, si no por una creencia irracional de que se sufre una enfermedad.

En algunas ocasiones refieren que sufren síntomas, pero estas son sensaciones físicas normales (p. ej., mareos) o un malestar que no puede asociarse con una enfermedad grave (p. ej., eructos).

Este tipo de personas suele alarmarse fácilmente cuando oyen que alguien de su entorno se ha puesto enfermo o alguna noticia sobre salud (p. ej., que se estén dando casos de alguna enfermedad como el ébola).

Criterios diagnósticos (según el DSM-5)

  1. Preocupación por padecer o contraer una enfermedad grave.
  2. No existen síntomas somáticos o, si están presentes, son únicamente leves. Si existe otra afección médica o un riesgo elevado de presentar una afección médica (p. ej., antecedentes familiares importantes), la preocupación es claramente excesiva o desproporcionada.
  3. Existe un grado elevado de ansiedad acerca de la salud, y el individuo se alarma con facilidad por su estado de salud.
  4. El individuo tiene comportamientos excesivos relacionados con la salud (p. ej., comprueba repetidamente en su cuerpo si existen signos de enfermedad) o presenta evitación por mala adaptación (p. ej., evita las visitas al clínico y al hospital).
  5. La preocupación por la enfermedad ha estado presente al menos durante seis meses, pero la enfermedad temida específica puede variar en ese período de tiempo.
  6. La preocupación relacionada con la enfermedad no se explica mejor por otro trastorno mental, como un trastorno de síntomas somáticos, un trastorno de pánico, un trastorno de ansiedad generalizada, un trastorno dismórfico corporal, un trastorno obsesivo-compulsivo o un trastorno delirante de tipo somático.

Especificar si:

Tipo con solicitud de asistencia: Utilización frecuente de la asistencia médica, que incluye visitas al clínico o pruebas y procedimientos.

Tipo con evitación de asistencia: Raramente se utiliza la asistencia médica.

3- Trastorno de conversión

El trastorno de conversión, también denominado trastorno de síntomas neurológicos funcionales, se caracteriza por la presencia de uno o más síntomas que suelen ser motores o sensoriales que no pueden ser explicados por una enfermedad fisiológica.

Dentro del grupo de los síntomas motores se encuentran la debilidad o parálisis, los movimientos anormales (como el temblor o las distonías), las alteraciones de la marcha y la postura anormal de los miembros.

Los síntomas sensoriales que pueden encontrarse están relacionados con la alteración o ausencia de la sensibilidad de la piel, la vista o el oído.

Las personas que sufren este trastorno pueden tener episodios parecidos a ataque epilépticos o al coma.

Otros síntomas frecuentes son la reducción o ausencia del volumen de la voz (disfonía/afonía), la articulación alterada (disartria), la sensación de nudo en la garganta (globo) o la visión doble (diplopía).

Criterios diagnósticos (según el DSM-5)

  1. Uno o más síntomas de alteración de la función motora o sensitiva voluntaria.
  2. Los hallazgos clínicos aportan pruebas de la incompatibilidad entre el síntoma y las afecciones neurológicas o médicas reconocidas.
  3. El síntoma o deficiencia no se explica mejor por otro trastorno médico o mental.
  4. El síntoma causa malestar clínicamente significativo o deterior en lo social, laboral u otras áreas importantes del funcionamiento.

Nota de codificación: El código CIE-9-MC para el trastorno de conversión es 300.11, el cual se asigna con independencia del tipo de síntoma. El código CIE-10-MC depende del tipo de síntoma (véase a continuación).

Especificar el tipo de síntoma:

(F44.4) Con debilidad o parálisis

(F44.4) Con movimiento anómalo (p. ej., temblor, movimiento distónico, mioclonía, trastorno de la marcha)

(F44.4) Con síntomas de la deglución

(F44.4) Con síntomas del habla (p. ej., disfonía, mala articulación)

(F44.5) Con ataque o convulsiones

(F44.6) Con anestesia o pérdida sensitiva

(F44.6) Con síntoma sensitivo especial (p.ej., alteración visual, olfativa o auditoria)

(F44.7) Con síntomas mixtos

Especificar si:

Episodio agudo: Síntomas presentes durante menos de seis meses.

Persistente: Síntomas durante seis meses o más.

Especificar si:

Con factor de estrés psicológico (especificar el factor de estrés)

Sin factor de estrés psicológico.

4- Factores psicológicos que influyen en otras afecciones médicas

La ansiedad

La característica principal de este trastorno es la presencia de al menos un factor psicológico o conductual que produzca un daño clínicamente significativo y que influye en una afección médica empeorándola y aumentando la probabilidad de sufrir una discapacidad o incluso la muerte.

Entre los factores psicológicos que pueden afectar se encuentran el malestar psicológico, los patrones de interacción interpersonal, los estilos de afrontamiento y algunos comportamientos desadaptativos como la negación de los síntomas o la poca o nula adherencia a la terapia médica.

La ansiedad es uno de los factores psicológicos que más comúnmente afecta de forma negativa a enfermedades médicas. La ansiedad puede agravar enfermedades como el asma, enfermedades cardiovasculares o afecciones estomacales.

Criterios diagnósticos (según el DSM-5)

  1. Presencia de un síntoma o afección médica (que no sea un trastorno mental).
  2. Factores psicológicos o conductuales que afectan negativamente a la afección médica de una de las maneras siguientes:
    1. Los factores han influido en el curso de la afección médica como se pone de manifiesto por una estrecha asociación temporal entre los factores psicológicos y el desarrollo o la exacerbación o el retraso en la recuperación de la afección médica.
    2. Los factores interfieren en el tratamiento de la afección médica (p. ej., poco cumplimiento).
    3. Los factores constituyen otros riesgos bien establecidos para la salud del individuo.
    4. Los factores influyen en la fisiopatología subyacente, porque precipitan o exacerban los síntomas, o necesitan asistencia médica.
  3. Los factores psicológicos y conductuales del Criterio B no se explican mejor por otro trastorno mental (p. ej., trastorno de pánico, trastorno de depresión mayor, trastorno de estrés postraumático).

Especificar la gravedad actual:

Leve: Aumenta el riesgo médico (p. ej., incoherencia con el cumplimiento del tratamiento antihipertensivo).

Moderado: Empeora la afección médica subyacente (p. ej., ansiedad que agrava el asma).

Grave: Da lugar a la hospitalización o visita al servicio de urgencias.

Extremo: Produce un riesgo importante, con amenaza a la vida (p. ej., ignorar síntomas de un ataque cardíaco).

5- Trastorno facticio

Las personas que sufren este trastorno simulan signos o síntomas médicos o psicológicos, en ellos mismos o en otras personas. Normalmente, acuden al médico para “tratar” las afecciones que supuestamente tienen.

Algunos métodos que suelen usar estas personas son la exageración, la simulación o incluso la lesión. Por ejemplo, podrían simular síntomas de trastornos alimenticios no comiendo delate de su familia, pero sí a escondidas o podrían falsificar pruebas de laboratorio.

Criterios diagnósticos (según el DSM-5)

Trastorno facticio aplicado a uno mismo:

  1. Falsificación de signos o síntomas físicos o psicológicos, o inducción de lesión o enfermedad asociada a un engaño identificado.
  2. El individuo se presenta a sí mismo frente a los demás como enfermo, incapacitado o lesionado.
  3. El comportamiento engañoso es evidente incluso en ausencia de una recompensa externa obvia.
  4. El comportamiento no se explica mejor por otro trastorno mental, como el trastorno delirante u otro trastorno psicótico.

Especificar:

Episodio único

Episodios recurrentes (dos o más acontecimientos de falsificación de enfermedad y/o inducción de lesión)

Trastorno facticio aplicado a otro (antes: Trastorno facticio por poderes)

  1. Falsificación de signos o síntomas físicos y psicológicos, o inducción de lesión o enfermedad en otro, asociada a un engaño identificado.
  2. El individuo presenta a otro individuo (víctima) frente a los demás como enfermo, incapacitado o lesionado.
  3. El comportamiento engañoso es evidente incluso en ausencia de recompensa externa obvia.
  4. El comportamiento no se explica mejor por otro trastorno mental, como el trastorno delirante u otro trastorno psicótico.

Nota: El diagnóstico se aplica al autor, no a la víctima.

Especificar si:

Episodio único

Episodios recurrentes (dos o más acontecimientos de falsificación de enfermedad y/o inducción de lesión).

Otros

Otro trastorno de síntomas somáticos y trastornos relacionados especificados

Esta categoría engloba todos los cuadros clínicos en los que predominan los síntomas somáticos y que causan un malestar clínicamente significativo o un deterioro en áreas importantes de la vida del paciente (deterior social, laboral…) pero que no cumplen todos los criterios necesarios para diagnosticar ninguno de los trastornos anteriores.

Algunos ejemplos de este tipo de trastornos son los siguientes:

  1. Trastorno de síntomas somáticos breve: la duración de los síntomas es inferior a seis meses.
  2. Trastorno de ansiedad por enfermedad breve: la duración de los síntomas es inferior a seis meses.
  3. Trastorno de ansiedad por enfermedad sin comportamientos excesivos relacionados con la salud: no se cumple el criterio D para el trastorno de ansiedad por enfermedad.
  4. Pseudociesis: creencia falsa de estar embarazada que se asocia a signos y síntomas de embarazo.

Cuando no es posible realizar un diagnóstico más específico se usa la categoría trastorno de síntomas somáticos y trastornos relacionados no especificados.

Referencias

  1. (2015). Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales DSM-5. Washington: APA.
  2. DeAngelis, T. (s.f.). When symptoms are a mystery. Obtenido de APA.
  3. Gea, A. (s.f.). Trastornos psicosomáticos. Recuperado el 2016 de Mayo de 20, de COP.
  4. Safarti, Y., & Kipman, A. (2012). Somatizaciones. Tratado de medicina, 16(3), 1-8. doi:10.1016/S1636-5410(12)61928-X
COMPARTIR
Graduada en Psicología y estudiante del máster en Cerebro y Conducta y del Doctorado en Psicología de la Universidad de Sevilla. Especialista en el campo de las neurociencias y la psicofisiología.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here