Erik Erikson: Biografía y La Teoría del Desarrollo Psicosocial

Erik Homberger Erikson fue un psicoanalista alemán reconocido por sus contribuciones a la psicología del desarrollo y especialmente por haber formulado la teoría del desarrollo psicosocial y sus 8 etapas. Nació en Frankfurt, Alemania, el 15 de junio de 1902 y murió en Massachusetts, Estados Unidos, el 12 de mayo de 1994.

Erikson no creció junto a su padre biológico, ya que sus padres se separaron antes de su nacimiento. Su padre era de origen danés y su madre, Karla Abrahamsen, era también una joven danesa judía. Ella crió a Erikson sola hasta que cumplió tres años. Luego se casó con Theodor Homburger, un médico-pediatra judío.

erik-eriksen

La familia se mudó a Karlsruhe, ubicado al sur de Alemania. Según contó el propio Erikson en un ensayo llamado Notas autobiográficas sobre las crisis de identidad, sus padres le ocultaron durante toda su infancia que su madre se había casado anteriormente y que además era hijo de un hombre que lo abandonó antes de su nacimiento.

Tras terminar la secundaria, Erik decidió que quería ser artista. Estudió arte y durante una época vivió como un joven rebelde, vagando por Europa. Finalmente, a los 25 años decidió sentar cabeza y plantear un rumbo a su vida.

Se convirtió en profesor en una escuela experimental para estudiantes estadounidenses, gracias a la recomendación de un amigo. Así comenzó una nueva etapa en su vida que lo llevó a lo que sería su oficio el resto de su existencia.

Los inicios de la psicología de Erikson

Erikson consiguió el puesto como maestro en aquella escuela experimental. Aquel lugar lo dirigía Dorothy Burlingham, también amiga de Anna Freud. El joven artista no se quedó solo con el arte. Además de maestro, continuó estudiando, consiguiendo así un certificado en educación Montessori.

Ademas, gracias a la ayuda de Anna Freud, Erikson cursó estudios en el Instituto Psicoanalítico de Viena. Allí se especializó en psicoanálisis infantil.

Su cercanía con Anna Freud lo puso en contacto con el psicoanálisis y fue por ello que decidió convertirse en psicoanalista. De hecho, su análisis didáctico, un tratamiento al que deben someterse los psicoanalistas para poder ser terapeutas, lo hizo con la propia Anna Freud.

Todo esto lo llevó a ser aceptado en el exclusivo círculo de discípulos de Sigmund Freud. Fue durante aquella época que Erikson conoció a una profesora de danza canadiense, Joan Serson, con quien contrajo matrimonio y posteriormente tuvo tres hijos.

Tras la llegada de los nazis al poder en Viena, Erikson y su esposa huyeron de la ciudad. Primero se instalaron durante un breve tiempo en Copenhague, para luego ir a Boston (Estados Unidos) en 1933. Allí, el psicoanalista impartió clases en las universidades más prestigiosas de Norteamérica: Harvard, Yale y Berkeley.

En la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard consiguió su primer puesto de trabajo, donde tenía una consulta privada para practicar psicoanálisis de niños. Para entonces, Erikson se relacionó con renombrados psicólogos como Kurt Lewin y Henry Murray, así como con antropólogos como Margaret Mead, Ruth Benedict y Gregory Bateson.

Luego de trabajar en Harvard, el psicoanalista trabajó en la Universidad de Yale, un periodo que dedicó a trabajar en la influencia que tenía la cultura y la sociedad en el desarrollo del niño. Para llegar a sus conclusiones, Erikson realizó estudios con grupos de niños indígenas estadounidenses.

De esta manera logró formular las teorías que le permitirían marcar una relación entre el crecimiento de la personalidad y los valores sociales y familiares.

Entre los años de 1939 y 1951 trabajó en la Universidad de California en Berkeley y San Francisco. En 1939, Erikson obtuvo la ciudadanía norteamericana y por alguna razón decidió cambiar su apellido de Homburger a Erikson.

En 1950 escribió su primer gran trabajo titulado Infancia y sociedad (Childhood and Society). Este libro contenía los artículos que dedicó a sus estudios de las tribus norteamericanas y ensayos de análisis de Máximo Gorki y Adolf Hitler. También incluía una discusión de la personalidad estadounidense, y bases argumentales de lo que sería su versión sobre la teoría freudiana.

Y es que, aunque Erikson era cercano a los postulados de Freud, discrepaba del padre del psicoanálisis en algunos aspectos. Erikson no estaba de acuerdo con la relevancia que Freud le otorgaba al desarrollo sexual para dar explicación al desarrollo evolutivo del individuo. Erikson pensaba que era el propio individuo quien con el pasar de los años iba desarrollando su conciencia por medio de la interacción social.

Pero este tema de la influencia de la cultura sobre la personalidad, que fue el que dio origen a su famosa teoría del desarrollo psicosocial, no solo quedó en este libro. Fue un postulado que se repitió constantemente en otros trabajos del psicoanalista. Entre ellos La verdad de Gandhi, un libro a partir del cual consiguió dos grandes reconocimientos: el premio Pulitzer y el Premio Nacional del Libro.

La teoría del desarrollo psicosocial de Erikson

La teoría más conocida de Erik Erikson fue la teoría del desarrollo de la personalidad o teoría del desarrollo psicosocial. El especialista se enfocó en integrar el psicoanálisis clínico con la antropología cultural, para así dar nuevos matices a los aspectos del desarrollo evolutivo. Con este modelo psicoanalítico Erikson buscaba describir el desarrollo de la personalidad en la etapa de la niñez y en la edad adulta pero desde un enfoque social.

La perspectiva de Erikson tiene en cuenta tanto los aspectos psicológicos como los sociales del individuo, asociando el comportamiento de cada persona según su edad. A diferencia de Freud, que se centró en el estudio del inconsciente y el Ello, Erikson  basó su teoría en la psicología del Yo.

La teoría del desarrollo psicosocial de Erikson fue desarrollada a partir de una reinterpretación de las fases psicosexuales establecidas por Freud. En ellas el psicoanalista hizo énfasis en los aspectos sociales. En esta teoría Erikson aumentó el entendimiento del ‘yo’ y lo hizo ver como una fuerza vital y positiva, pero sobre todo intensa. Además, tomando como punto de partida las etapas de desarrollo psicosexual de Freud, las explicitó e integró en ellas el aspecto social y el psicológico.

Asimismo, amplió el concepto de desarrollo de la personalidad extendiéndolo al ciclo completo de la vida. Es decir que tomó en cuenta el desarrollo desde la infancia hasta la vejez. Y finalmente exploró el impacto que tiene la cultura, la sociedad y la historia en el desarrollo de la personalidad del individuo.

La teoría del desarrollo psicosocial es también una teoría de la competencia. Erikson sostiene que el individuo desarrolla una serie de competencias específicas en cada una de las etapas de la vida.

Esto quiere decir que, por ejemplo, para el crecimiento emocional de los niños, estos deben desarrollarse en un orden determinado. Lo fundamental en este caso es la socialización, ya que es de esta forma que podrán desarrollar de una manera sana su propia identidad personal.

Según la teoría de Erikson, si las personas adquieren las competencias que les corresponden en cada una de las etapas, al salir de ellas la persona sentirá una sensación de dominio. Esta sensación ha sido llamada por el psicoanalista como fuerza del ego.

Gracias a la adquisición de esta competencia, la sensación de suficiencia que experimenta el individuo le ayudará a resolver los desafíos que deberá enfrentar en la siguiente etapa.

Otro de los aspectos que caracteriza la teoría de Erikson son los conflictos que marcan cada una de las etapas de la vida. Según el experto, son estos conflictos los que permiten el desarrollo del individuo. Y cuando la persona en cuestión los resuelve, crece de forma psicológica. Mucho se ha hablado de que las personas crecen en las dificultades y eso es parte de lo que propone la teoría. El ser humano es capaz de encontrar su potencial para el crecimiento al resolver los conflictos que le afectan en cada una de las etapas.

Erikson clasificó el desarrollo del Yo en ocho estadios. En cada uno de ellos es necesario resolver tareas específicas para poder pasar a la siguiente etapa. Estos estadios de Erikson se articulan con el “medio social“, el cual tiene una influencia sobre la resolución de cada una de las tareas de los individuos.

Las 8 etapas psicosociales según Erikson

1- Confianza vs desconfianza

Es una etapa que se da desde el momento del nacimiento hasta los 18 meses. Este estadio depende de la relación que se establezca con los cuidadores, específicamente con la madre. En esta etapa los bebés comienzan a desarrollar la confianza en los demás. Y del desarrollo sano de este vínculo dependerán sus futuras relaciones de confianza.

Cuando la confianza se desarrolla con éxito, el individuo gana confianza y seguridad en el mundo que lo rodea. Pero si este proceso no se completa con éxito, la persona puede desarrollar incapacidad para confiar y una sensación de miedo que le hará sentirse inseguro e insatisfecho emocionalmente.

2- Autonomía vs vergüenza y duda

Este estadio va desde los 18 meses hasta los 3 años. En esta etapa comienza el desarrollo cognitivo y muscular del niño. Es el momento cuando empiezan a independizarse, caminando lejos de la madre o eligiendo juguetes, ropa o comida. Si se apoya la conducta independiente los niños se vuelven más confiados y seguros.

Por otro lado, esta es también la etapa en la que comienzan a ejercitar y controlar los músculos relacionados con las eliminaciones del cuerpo. Este aprendizaje puede llevarlos a sentir vergüenza o duda. Si no se les da la oportunidad de afirmarse, podrían volverse muy dependientes de los demás e incluso carecer de autoestima.

3- Iniciativa vs culpa

Es una etapa que va desde los 3 hasta los 5 años. Es cuando el niño comienza a desarrollarse de forma física e intelectual. Y es el momento cuando comienzan a planear actividades, a inventar juegos y a relacionarse con otros niños. Es importante que los niños tengan la oportunidad de desarrollar esta sensación de iniciativa y puedan sentirse seguros de su capacidad para tomar decisiones o para dirigir a otras personas.

De no ser así, podrían frustrarse y el resultado sería el desarrollo de un sentido de culpabilidad. Si obtienen respuestas negativas por parte de sus padres, se sentirán como un fastidio para las personas, no desarrollarán la capacidad de iniciativa y serán siempre seguidores pero no líderes.

4- Laboriosidad vs Inferioridad

Esta etapa ocurre entre los 6 y 7 años hasta los 12 años aproximadamente. En este momento es cuando los niños comienzan la etapa preescolar y se empiezan a sentir interesados por el cómo funcionan las cosas. También es el momento en el que intentan llevar a cabo muchas actividades por sí mismos. Su esfuerzo por llevar a cabo ciertas cosas necesita ser estimulado, ya sea desde casa o en la escuela.

De no ser tomadas en cuenta sus acciones de forma positiva, los niños podrían desarrollar una sensación de inseguridad. Sus fracasos nunca deberían ser resaltados de forma negativa y mucho menos hacer comparaciones entre ellos y otros niños. Esto los hará sentirse inseguros frente a los demás.

5- Búsqueda de identidad vs difusión de identidad

Esta etapa se da en la adolescencia. Es el momento cuando empiezan a preguntarse quienes son. Aquí es cuando comienza la verdadera independencia. Es el momento cuando quieren pasar más tiempo con sus amigos y cuando empiezan a pensar en el futuro.

Es entonces cuando se produce la búsqueda de la identidad. En este proceso se sentirán muchas veces confundidos porque estarán en una etapa de autodescubrimiento. Y a medida que vayan descubriendo quienes son y lo que les gusta querrán mostrarlo al mundo.

6- Intimidad vs aislamiento

Es una etapa que se da desde los 20 a los 40 años aproximadamente. En este estadio de la vida cambia la manera de relacionarse con otras personas. El individuo comienza a interesarse por hacer que sus relaciones más íntimas tengan un compromiso recíproco basado en la confianza.

Si no se da cabida a este tipo de intimidad, el riesgo de llegar a un aislamiento social y a una soledad que puede desembocar en una depresión.

7- Generatividad vs estancamiento

Se da entre los 40 y los 60 años. Es este el momento en el que los individuos dedican tiempo a su familia y en el que también se busca un equilibrio entre el ser productivo y el estancamiento.

La productividad está asociada al futuro, a la sensación de sentirse útil y necesario para los demás. Caso contrario es el estancamiento. En esta etapa las personas también suelen preguntarse de qué sirve lo que hacen. Pueden llegar a sentirse estancados, sin un propósito de vida.

8- Integridad vs desesperanza

Se desarrolla desde los 60 años hasta la muerte. Se da en la vejez, cuando el individuo ya no puede ser productivo de la manera que solía serlo. Es una etapa en la que la forma de vivir cambia radicalmente por los cambios que sufre el cuerpo y la mente. El entorno también se ve alterado. Amigos y familiares fallecen y es necesario ir afrontando duelos.

COMPARTIR
Venezolana, amante de la buena comida, el cine, de las hermosas playas de mi país y de un buen libro. Soy Licenciada en Ciencias Políticas y aunque parezca algo lejano a mis estudios también Chef y a la par de esto me dedico a una de mis grandes pasiones, escribir.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here