Los 3 Principales Estilos de Comunicación (con Ejemplos)

Los estilos de comunicación principales son el pasivo, asertivo y agresivo, siendo aceptado que el asertivo es el más adecuado para establecer relaciones personales y comunicarse.

La comunicación es una capacidad, además de una necesidad, propia del ser humano cuyas habilidades se desarrollan y mejoran a lo largo de nuestra existencia. Con ella, trasladamos la información relacionada con nuestras emociones, expectativas, sentimientos, datos, opiniones, etc. La comunicación nos ayuda al crecimiento tanto personal como a nivel grupal.

estilos de comunicación

Elementos de la comunicación

Visto desde un punto de vista más definitorio, la comunicación se considera como un proceso dinámico en el que intervienen 3 elementos:

  • Emisor: es el que transmite el mensaje.
  • Receptor: es el receptor de dicho mensaje.
  • Canal: es el soporte a través del cual se transmite el mensaje. Este puede ser verbal, vocal o visual.

Una comunicación siempre tiene como objetivo obtener una respuesta. Esta respuesta es considerada el propósito de realizar el mensaje. Cuando la respuesta que recibimos del receptor coincide con la que esperábamos, se considera que la comunicación ha sido efectiva.

Estilos de comunicación

Cada estilo de comunicación puede describirse en función de los componentes de las habilidades sociales que utiliza el individuo. Cada persona tiene un estilo de comunicación que predomina en relación a los otros dos.

Si bien es cierto que nos solemos comunicar de una forma más frecuente en uno de estos estilos, dependiendo tanto de cual sea nuestro interlocutor, del tema o la situación dada, podemos ir rotando entre los tres estilos que existen.

Por ejemplo, si nos encontramos en un ambiente que nosotros consideramos inseguro como puede ser el trabajo, lo más seguro es que adoptemos un estilo de comunicación pasivo. Por el contrario, en el entorno familiar solemos adoptar un estilo entre agresivo y asertivo, debido a la confianza que este entorno nos genera.

Alguno de estos estilos nos servirá para facilitar las relaciones con los demás, mientras que otros la dificultarán afectando al vínculo que nos une con esa persona. Los factores facilitadores de la comunicación son todos aquellos que contribuyen a disminuir el esfuerzo que tiene que hacer el receptor para entender el mensaje.

Estos factores generan en este individuo una actitud positiva y de colaboración, beneficiando la relación entre emisor-receptor. Así, dependerá del estilo de comunicación que utilicemos para comunicarnos, que nuestro mensaje llegue al receptor tal y como nosotros hemos querido emitirlo desde un principio y no sea malinterpretado.

Tres son los estilos de comunicación existentes:

Estilo de comunicación asertivo

Este estilo es el intermedio entre el estilo agresivo y el pasivo y es característico de las personas que son capaces de defender sus propios intereses y opiniones al mismo tiempo que respetan que los demás tengan los suyos. Es el único estilo de comunicación que facilita la relación entre las personas.

La persona asertiva sabe defender sus derechos a la vez que discrepa y además entiende y respeta los puntos de vista de su interlocutor. Suelen ser personas que disfrutan de buena autoestima, poseen seguridad en sí mismos y se muestran confiadas.

Buscan en la comunicación soluciones satisfactorias para ambas partes sin ninguna intención de manipulación. En definitiva, se sienten relajadas y con control ante la situación, lo cual facilita la comunicación. Se gustan a sí mismos y gustan a los demás. Estas personas suelen utilizar mensajes “yo”, es decir, mensajes como pueden ser: “yo opino”, “yo creo”, “yo deseo”…

Las habilidades comunicativas que suelen tener las personas con estilo asertivo son:

  • Por un lado la empatía, es decir, la habilidad para ponerse en el lugar y punto de vista del otro y poder ponerse en su situación, teniendo en cuenta sus sentimientos, expectativas y sus intereses.
  • Por otro lado, la escucha activa, que consiste en percibir y entender toda la información que recibimos de nuestro interlocutor y su contexto, evitando realizar interrupciones o juicios previos.
  • A su vez, emitiremos mediante nuestra comunicación no verbal (gestos, señales y conductas) un feedback para que la otra persona sepa que estamos recibiendo correctamente su mensaje.

Estas personas se adaptan a cada contexto donde se desarrolla la interacción con el otro individuo, consiguiendo comunicarse de la manera más óptima posible en cada situación.

Este estilo favorece el afecto y afianza lazos familiares a nivel educativo, enseña a resolver conflictos de forma respetuosa, establece bien las normas y utiliza adecuadamente las contingencias. Todos estos aspectos ayudarán a que, a medida que se va acercando a la edad adulta, la persona se desarrolle de forma autónoma y con madurez.

Su conducta no verbal está caracterizada por una expresión facial amigable y relajada. Miran fijamente a su interlocutor, pero siempre respetando los descansos necesarios. Sonríen frecuentemente y se sitúan frente a frente a la otra persona pero siempre respetando los espacios personales.

Hacen uso de gestos firmes frecuentemente, pero sin resultar amenazantes. Se muestra atento a lo que su interlocutor le quiere transmitir mediante la realización de preguntas adecuadas y, respondiendo también de forma óptima, al tipo de pregunta que recibe del otro individuo.

En relación a la conducta verbal, hacen uso de la primera persona del singular de cada verbo para mostrar abiertamente sus propias opiniones e ideas, emociones, y sentimientos.

Aunque es el estilo de comunicación más efectivo, resulta bastante complicado ser asertivos en todas las situaciones y con todas las personas. Sin embargo, existen métodos y herramientas que nos ayudan a aumentar la fluidez y frecuente uso de este estilo.

Voy a poner un ejemplo. Nos encontramos en un debate grupal, en el que tu opinión difiere a las del resto de los participantes, ¿Cómo actuaría este estilo?

Una persona asertiva defendería sus opiniones y si se diera la situación de que las demás personas no están de acuerdo con ella, lo entendería y respetaría.

Gracias a este estilo, los sentimientos que se tienen cada vez que se interactúa son de satisfacción, seguridad y control emocional y de la situación.

Estilo de comunicación agresivo

Las personas que utilizan este estilo tratan de imponer su criterio y conseguir sus objetivos sin importarle la opinión ni los sentimientos de su interlocutor. El modus operandi de estos individuos es el uso de estrategias como amenazas, intimidación, sarcasmo, acusaciones, sentimiento de culpabilidad, enfado y reproches.

En ningún momento se tiene en cuenta los derechos que deben tener los demás y su lenguaje suele tener un exceso de expresiones tales como: “tienes que..”, “debes de…”, “no te voy a permitir que..”, interrumpiendo el discurso de la otra persona y dando órdenes. Su comportamiento es de tipo egocéntrico.

Su conducta verbal se caracterizará por tono de voz elevado y frió impidiendo la entonación, habla rápida y fluida, haciendo uso de monólogos y con muy poco intervalo entre una intervención y otra, no dejando que su interlocutor de su opinión. Además, hacen uso de un modo verbal imperativo.

Critican el comportamiento de los demás, llegando incluso a propagar insultos hacia el otro. No muestran ningún tipo de interés por sus interlocutores, contestando a las preguntas que se le realizan con otra pregunta, e incluso, ignorándolas.

Los rasgos característicos de su conducta no verbal suelen ser un cuerpo adelantado, mirada fija penetrante con signos de tensión o enfado constante, gestos excesivos amenazantes hacia su receptor, cara crispada, invasión del espacio vital de la otra persona posicionándose frente a frente, entre otros.

Estas conductas provocan sentimientos en la otra persona de tensión, descontrol, mala imagen con relación al emisor, humillación, frustración y rechazo.

Si tomásemos la situación del debate grupal expuesta como ejemplo en el caso del lenguaje asertivo, la réplica en en el caso del estilo agresivo sería totalmente distinta. En este caso, el individuo intervendría en el debate de forma brusca y expondría sus ideas por encima de las de los demás participantes, sin mostrar ningún tipo de interés en mis decisiones.

Etilo de comunicación pasivo o inhibido

Los individuos que se caracterizan por este estilo, inhiben su comportamiento con tal de evitar cualquier confrontación con otra persona en vez de hacerse respetar. Tienen una excesiva necesidad y preocupación por agradar a los demás y, a menudo, se sienten incomprendidos por los demás o manipulados.

Suelen estar dudosos en relación a sus intervenciones en la comunicación con otras personas, haciendo uso de frases tales como “Eh… bueno, quizás..” “mmm, tal vez…”. Son personas a las que no les gusta llamar la atención y hacen lo que sea para evitarlo. No se implican en los temas y muestran conformidad ante las decisiones de los demás, anteponiendo los deseos y opiniones de los demás a los suyos propios.

Aunque la persona no muestra su opinión llevando a cabo una actitud conformista, esto es recibido por su interlocutor como una muestra de actitud de inseguridad y temor frente a la situación.

Su conducta verbal está representada por un tono de voz excesivamente bajo y vacilante. La entonación resulta monótona, habla entrecortad y la velocidad es, o muy rápida (producto de los nervios) o excesivamente lenta. Las frases son cortas, incluso a veces haciendo uso solamente de monosílabos.

A menudo hace uso del modo condicional, sin afirmativas y frecuentes muletillas dubitativas. Sus respuestas tienen el menor número de palabras posible.

Su conducta no verbal se caracteriza por cabeza y/o mirada cabizbaja, expresión facial seria o sonrisa tímida. La postura y movimientos son rígidos, alejados y encorvados y evitando estar frente a frente con su interlocutor. Afirmación frecuente con movimientos con la cabeza. Evita el contacto físico y ocular.

A nivel fisiológico, suelen ser frecuentes los movimientos nerviosos de brazos y piernas y las manos sudorosas. Este estilo suele ser la causa de sentimientos de ansiedad, irritación, resentimiento, disgusto y frustración en el individuo. Además, como ya hemos visto, estos individuos suelen tener una baja autoestima y mantener este estilo de comunicación no hace más que acrecentar esta baja autoestima.

En la misma situación propuesta anteriormente, este estilo optaría por mantenerse callado, pensando que si todo el mundo piensa de la misma forma debería adaptar mis ideas a las suyas para que sean iguales a las del resto de personas.

Tanto el estilo agresivo como el pasivo más allá de favorecer la comunicación entre las personas, la dificulta. Solamente lograremos generar conflictos que pueden llegar a acarrear consecuencias no deseables a corto, medio y largo plazo, o quizá, las podamos sufrir inmediatamente.

Nos es muy útil identificar el estilo de comunicación de una persona, ya que nos ayudará a relacionarnos de forma más óptima con este. Hay que tener en cuenta que detrás de cada estilo de comunicación hay inmersa una personalidad.

Así que si observamos al emisor que tenemos en frente podremos conocerle mejor y adaptarnos mejor a él para poder llevar a cabo una relación más exitosa entre ambos.

¿Qué nos impide comunicarnos eficazmente?

Las barreras de la comunicación son aquellos factores que dificultan o impiden la recepción e interpretación adecuada del mensaje que queremos transmitir.

Si la información emitida llega distorsionada a nuestro interlocutor, este puede tomar un significado distinto al que nosotros nos proponíamos, provocando una mala efectividad en la interacción. Existen diversas barreras en la comunicación entre dos o más personas que dificultan la efectividad de las relaciones. Estas barreras se pueden dividir en 3 tipos:

  • Barreras psicológicas: son las propias de las emociones, los valores, interpretaciones, los hábitos de conducta o las percepciones.
  • Barreras conductuales: son las relativas a la falta de empatía, de escucha activa, agresividad, y pasividad. Todas ellas dificultan la efectividad de la comunicación.
  • Barreras semánticas: son las relativas a las verbales y vocales, las palabras inadecuadas, confusión en la estructura, que hacen que adquieran distintos significados según la situación.
  • Barreras ambientales: se refieren al contexto físico en el que se da la interacción. En este se puede dar una temperatura extrema, ruido externo, o un espacio inadecuado, que dificultarán la comunicación fluida.

No nos tenemos que olvidar de la percepción de cada individuo, que sin lugar a dudas afecta al significado e interpretación de la información recibida.

Para finalizar este artículo, me gustaría citar un párrafo de Herbert. G. Lingren, que define de forma muy completa lo que es un buen estilo asertivo:

“Hablo porque conozco mis necesidades, dudo porque no conozco las tuyas. Mis palabras vienen de mi experiencia de vida. Tu entendimiento viene de la tuya. Por eso, lo que yo digo, y lo que tú oyes, puede no ser lo mismo. Por lo que si tu escuchas cuidadosamente, no sólo con tus oídos, sino también con tus ojos y tu corazón, puede ser que logremos comunicarnos.”

COMPARTIR
Licenciada en Psicología por la U.N.E.D y Especialista en Tratamiento Psicológico en Trastornos de la conducta alimentaria. Cursando Máster en Psicoterapia.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here