Los 4 Estilos de Crianza Educativos Parentales

Los estilos de crianza educativos hacen referencia al conjunto de comportamientos de los padres con los que inculcan a sus hijos las normas y valores culturales.

En la literatura científica podemos encontrar una gran multitud de estudios acerca de cómo influyen los estilos que adoptan los padres a la hora de educar en sus hijos, pues a partir de la segunda mitad del siglo XX fue uno de los temas que tomó mayor protagonismo y aún es un tema de investigación muy importante a día de hoy.

estilos de crianza

Cuando analizamos las dimensiones básicas del comportamiento de los padres y madres, encontramos dos principales:

El afecto y la comunicación. Es la importancia que dan los padres al cariño y el afecto en su relación con sus hijos. El tono emocional que dirige las interacciones entre padres, madres e hijos, así como el nivel de intercambios comunicativos existente en dichas interacciones.

Hay padres y madres que mantienen una relación cálida y cercana con sus hijos, que les motivan a expresar sus emociones y pensamientos. Sin embargo, también hay padres cuya relación con sus hijos la llevan con mayor frialdad. Existen menos intercambios comunicativos con sus hijos, menos expresiones de afecto y a veces gobierna la hostilidad.

El control y las exigencias. Consiste fundamentalmente en la disciplina. Cuánto exigen los padres a sus hijos, hasta qué punto controlan su conducta, si hay castigos o no… y cómo enfocan las situaciones que suponen retos para sus hijos.

Hay padres que son más o menos exigentes, y esto hará que los hijos tengan que esforzarse más o menos para conseguir los objetivos. También hay padres y madres que establecen una gran variedad de normas, muy inflexibles y con castigos exigentes si no se cumplen, así como los hay que si ponen castigos al final no los llevan a la práctica, y quienes directamente no usan el castigo como método educativo.

Como es de esperar, estas dimensiones no solo re rigen por sus extremos (nada afectivo-muy afectivos, nada exigentes-muy exigentes), sino que se organizan en una línea continua con muchos grados y matices.

Educar en la familia

Cuando hablamos de educar en la familia, nos referimos al proceso que los padres y madres hacen con sus hijos a la hora de ayudarles a desarrollar sus facultades intelectuales, morales, emocionales y afectivas.

Todas estas facultades son esenciales para el desarrollo de los niños, aunque en la sociedad de los títulos académicos en la que nos encontramos, parece priorizarse ante todo el desarrollo cognitivo.

Lo cierto es que el desarrollo emocional es uno de los elementos esenciales en las personas, que ayudan a la comprensión del mundo y de la personalidad. La inteligencia emocional permite que podamos expresar las emociones, comprenderlas y controlarlas, así como comprender las emociones de los demás.

Esto no quiere decir que las normas y el desarrollo cognitivo no sean importantes, pero sí que un buen desarrollo emocional acompaña a un desarrollo cognitivo óptimo. Ambos aspectos se retroalimentan, y deberán tenerse en cuenta a la hora de educar a los hijos.

Desarrollo de la personalidad y de las emociones

El desarrollo de la personalidad y de las emociones de los niños dependen en gran medida de los procesos educativos y de socialización. Su autoestima está ligada en gran parte a cómo se sienta de valorado por sus padres, y el aprendizaje sobre las emociones estará vinculado a los procesos de socialización y afectivos que se den en el seno de su familia.

En las edades más tempranas de los niños, su familia tiene un gran peso en estos procesos, puesto que los niños aún son domocentristas, es decir, sus padres y sus hermanos, en caso de tenerlos, son el centro de su vida y sobre lo que basan su realidad.

Además, las influencias que reciben los niños y sus familias son multidireccionales. Por ejemplo, la relación de pareja que tengan los padres repercutirá en su hijo, o el temperamento del niño tendrá efectos sobre los padres. También la relación entre los hermanos, o de cada hijo con cada padre, repercutirá en el núcleo familiar: Todo cuenta.

Por esta razón, debemos entender a la familia como un sistema de relaciones interpersonales recíprocas, que no se encuentra aislado del entorno que le rodea ni ajeno a sus influencias: El trabajo de los padres, las experiencias que vivan los hijos en la escuela, la relación de los padres con la escuela, etc. También son importantes en el desarrollo del núcleo familiar y de la familia como sistema.

En cualquier caso, la educación que brindan los padres a sus hijos es clave en su desarrollo, pues será la que les indique cómo relacionarse con el mundo, qué cosas son las importantes, o cuánto deben quererse a ellos mismos.

Los 4 estilos educativos parentales

Las dimensiones que comentábamos con anterioridad son la base de los cuatro estilos típicos de crianza de los padres y madres hacia sus hijos. A continuación, te presentamos una tabla resumen de los cuatro estilos educativos dependiendo de la combinación entre los niveles de las dimensiones básicas.

tablas estilos educativos

El estilo democrático

Es aquel que siguen los padres que mantienen muestras de afecto y aceptación explícitas, presentan sensibilidad hacia sus necesidades, favorecen que se expresen verbalmente exteriorizando sus sentimientos y pensamientos, a la vez que tienen un alto nivel de exigencia que busca el esfuerzo por parte de sus hijos, dejan las normas claras haciéndoselas saber a sus hijos, y cumplen con los castigos o sanciones.

La relación con sus hijos se caracteriza por ser cálida, cercana, afectuosa y comunicativa. Tienden a mantener diálogos explicativos con sus hijos basados en el razonamiento y la coherencia. Utilizan el reforzamiento positivo, y animan a sus hijos a superarse continuamente.

Este estilo educativo es el más buscado y recomendado en general, puesto que están demostrados sus efectos positivos para la salud mental de los hijos.

Los hijos de padres democráticos

Estos niños son los que tienen las características generalmente más deseadas por la cultura occidental actual. Se caracterizan por tener una autoestima alta, con confianza en ellos mismos, que se esfuerzan por conseguir sus objetivos y no se rinden con facilidad. Afrontan las nuevas situaciones con confianza y entusiasmo.

Tienen buenas habilidades sociales, de manera que son competentes socialmente, y tienen una gran inteligencia emocional, que les permite expresar, comprender y controlar sus propias emociones, así como comprender las de los demás y tener empatía.

El estilo autoritario

Los padres que siguen este estilo educativo dan gran importancia a las normas, el control y la exigencia, pero las emociones y los afectos no tienen gran protagonismo en sus interacciones con sus hijos. No suelen expresar abiertamente el cariño hacia sus hijos, y no son muy sensibles a las necesidades que presentan sus hijos (sobretodo necesidades de amor, afecto y apoyo emocional).

A veces tienen una gran necesidad de control sobre sus hijos, que expresan como una reafirmación de poder sobre ellos, sin explicaciones. No le dan importancia a que los niños comprendan por qué tienen que hacer lo que se les pide, de manera que las normas no se explican razonadamente, se imponen. Frases como “porque lo digo yo”, “porque soy tu padre/madre” o “esta es mi casa y harás lo que yo te diga” son típicas de padres autoritarios.

Tienden a utilizar los castigos y las amenazas como modo de moldear la conducta de sus hijos, que cumplen rigurosamente.

Los hijos de padres autoritarios

Estos niños suelen tener una baja autoestima, puesto que sus padres no han tenido en cuenta sus necesidades emocionales y afectivas al mismo nivel que las normas. Han aprendido que el poder y exigencias externas son prioritarias, y por eso se muestran obedientes y sumisos ante poderes externos.

Sin embargo, son niños inseguros con baja inteligencia emocional, que difícilmente tienen autocontrol sobre sus emociones o conductas cuando una fuente de control externo está ausente. Por esta razón, son vulnerables a presentar conductas agresivas ante las situaciones cuyo autocontrol solo depende de ellos mismos.

Además, son poco diestros en las relaciones sociales, puesto que no terminan de comprender las emociones y comportamientos de los demás, gobernando en ellos la inseguridad.

El estilo permisivo

Al contrario de lo que sucede en el estilo autoritario, el estilo permisivo se caracteriza por altos niveles afectivos y emocionales. Estos padres priorizan el bienestar de su hijo ante cualquier cosa, y son los intereses y deseos del niño los que gobiernan la relación padre/madre-hijo.

En consecuencia, son padres poco exigentes, que plantean pocas normas y retos a sus hijos. Ante la dificultad, permitirán a sus hijos que desistan fácilmente, y tenderán a no cumplir los castigos y amenazas que les pongan a sus hijos (en caso de utilizarlos).

Los hijos de padres permisivos

Estos niños se caracterizan por ser muy alegres, divertidos y expresivos. Sin embargo, al no estar acostumbrados a las normas, los límites, las exigencias y el esfuerzo, también son niños muy inmaduros, incapaces de controlar sus impulsos y que se rinden con facilidad.

Además, suelen ser niños bastante egoístas, puesto que siempre les han priorizado por encima de todo, y no han tenido que renunciar a cosas por los demás.

El estilo indiferente/negligente

Este último estilo educativo podríamos calificarlo de inexistente. Realmente, los padres prestan poca atención a sus hijos en ambas dimensiones, de manera que las normas y los afectos brillan por su ausencia.

Sus relaciones con los hijos son frías y distantes, con poca sensibilidad en relación a las necesidades de los pequeños, olvidando en ocasiones incluso las necesidades básicas (alimentación, higiene y cuidados).

Además, aunque en general no establecen límites y normas, en ocasiones ejercen un control excesivo e injustificado, totalmente incoherente, que no hace más que marear a los hijos acerca de su propia conducta y emociones.

Los hijos de padres indiferentes/negligentes

Estos niños presentan problemas de identidad y baja autoestima. No conocen la importancia de las normas, y, por tanto, difícilmente las cumplirán. Además, son poco sensibles a las necesidades de los demás y especialmente vulnerables a presentar problemas de conducta, con los conflictos personales y sociales que esto conlleva.

10 consejos para ser un padre o madre democrático

1. Ten siempre presente que tu hijo depende de ti, y que tu conducta y tus reacciones hacia su conducta determinarán su comportamiento.

2. Ten en cuenta sus necesidades emocionales y afectivas, no solo las básicas. Los niños necesitan cariño, afecto, amor y paciencia.

3. Los niños necesitan comprender lo que sienten. Anímales a expresar las cosas que les ocurren, y ayúdales a identificar cómo se llaman esos sentimientos que te describen.

4. Explícales, si te notan triste o cansado, a qué se debe. Esto no quiere decir que cuentes a tus hijos asuntos de adultos, pero siempre puedes trasladar al nivel del niño tu explicación, y será bueno para que él sepa identificar las emociones en los demás. Por ejemplo, si te ven triste, el niño necesita comprender qué le pasa a su madre o su padre. Puedes decirle que ha sido un día duro para ti, y que por eso te gustaría que te diera cariño. Ayudarás a que se desarrolle su sensibilidad ante las emociones de los demás.

5. El razonamiento debe estar presente en vuestros intercambios comunicativos. Explícale a tus hijos los porqués de las cosas. Las cosas no son “porque sí”.

6. Tu hijo necesita límites y normas. Deben saber qué deben hacer y sobre todo por qué es importante que hagan aquello que les pides.

7. Además de conocer los límites y las normas, es importante que cumplas tus promesas y amenazas. No prometas un premio que no puedas cumplir, y no pongas un castigo si no lo vas a cumplir después. De este modo, sabrán que su conducta tiene consecuencias, y que estas consecuencias no son azarosas.

8. Tu hijo necesita comprender la importancia del esfuerzo. Anímales a enfrentarse a las situaciones que se les presenten y a no tirar la toalla. Hazles saber que son competentes, y que con esfuerzo pueden conseguir aquello que se propongan.

9. Hazle saber a tu hijo que, si se equivoca o falla, estarás disponible para ayudarle. Es común el caso de algunos padres que avisan a sus hijos que se van a caer, y luego, cuando ocurre, además del llanto y disgusto que lleva el niño con su caída, su padre o madre le riñe o castiga. En vez de eso, podemos advertir al niño de la importancia que tiene que tenga cuidado porque, si se cae, se hará daño. Y si se cae, acudir (sin alarmarnos, que a veces asustamos al niño más por nuestra conducta) en su ayuda.

10. No censures los pensamientos y emociones de tu hijo. Es bueno que el niño no se sienta cohibido a la hora de expresarse. Así, sentirá que te puede contar sus cosas, y siempre es mejor dirigir su conducta a través del conocimiento que a través de su desconocimiento. Esto, sobretodo, es más propio en los adolescentes, que harán aquello que quieren hacer con o sin el consentimiento de sus padres y madres.

Referencias

  1. American Psychologycal Association (2016). Parenting and teaching: What’s the connection in our classrooms? Part one of two: how teaching styles can affect behavioral and educational outcomes in the classroom. Recuperado 1 mayo 2016.
  2. American Psychologycal Association (2016). Communication tips for parents. Recuperado 2 mayor 2016.
  3. Baumrind, D. (1991). The influence of parenting style on adolescent competence and substance use. Journal of Early Adolescence, 11(1), 56-95.
  4. Berryman, K., Power, R., Hollitt, S. (2016). Parenting Styles. Recuperado 2 mayo 2016.
  5. Marsiglia, C., Walczyk, J., Buboltz, W., Griffith-Ross, D. (2007). Impact of Parenting Styles and Locus of Control on Emerging Adults’ Psychosocial Success. Journal of Education and Human Development, 1(1).
  6. Palacios, J., Marchesi, A y Coll, C. (1999). Desarrollo psicológico y educación. 1. Psicología evolutiva. Madrid: Alianza.
  7. Parenting Science (2016). Parenting styles: A guide for the science-minded. Recuperado 2 mayo 2016.
  8. Verywell (2016). Parenting Styles. Recuperado 1 mayo 2016.
COMPARTIR

Graduada en Psicología por la US y estudiante de Master en Dificultades del Aprendizaje y Trastornos del Lenguaje por la UOC.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here