La Filmoterapia y sus 16 Beneficios para la Salud Física y Mental

La filmoterapia es el uso del cine como una forma de complementar la terapia psicológica, incluyendo el visionado de películas, escenas o cortos y su posterior análisis como tarea para casa o en la propia consulta del profesional.

Se utiliza como un medio o herramienta más que puede ayudar a la persona entre otras cosas a reflexionar sobre diferentes aspectos de la vida.

filmoterapia

La psicología y el cine se unen en la filmoterapia, de hecho ambos nacieron casi a la vez, a finales del siglo XIX. El origen de la psicología como disciplina aparece en 1879 cuando el fisiólogo, filósofo y psicólogo Wilhelm Wundt crea en Alemania el primer laboratorio de psicología experimental.

Y por otro lado el comienzo del cine se considera que ocurrió en diciembre de 1895 cuando los hermanos Lumière crean en su laboratorio una serie de imágenes proyectadas. Este vínculo continúa en los años posteriores en los que tanto la psicología como el cine se van consolidando.

El fisiólogo ruso Ivan Pavlov presenta en Madrid en 1904 su teoría sobre los reflejos condicionados y es en esta misma época cuando Alfred Binet construye en su gabinete los primeros test para medir la inteligencia. Mientras todo esto ocurría el prestidigitador Georges Méliès monta en París un estudio de grabación dónde crea películas como Viaje a la Luna, lo que le lleva a considerarle el precursor de la ciencia ficción cinematográfica.

Este lazo se ha seguido manteniendo a lo largo de los años, ya que existe una estrecha relación entre ambos. La psicología forma parte de diferentes fases del proceso de creación de una película, como por ejemplo, en el desarrollo de la personalidad y características de los personajes, en la creación del guión o en la propia interpretación de los actores.

Por otro lado, se han hecho muchas películas que han tenido y tienen como tema principal la psicología, el papel del psicólogo, el proceso terapéutico o los trastornos mentales.

En 1947 el doctor Gary Solomon ya había descubierto los beneficios del cine en el proceso terapéutico y utilizaba las películas como una forma de llegar al subconsciente de las personas.

Los comienzos: cineterapia

Fue en el año 1998 cuando Hesley y Hesley comienzan a utilizar términos como video-work o cineterapia (cinematherapy en inglés) y los popularizan con su libro Alquila un par de películas y nos vemos mañana.

Proponen al paciente el visionado de películas o escenas que consideran adecuadas para cada caso con el objetivo de que la persona puedan sentirse identificada o reconocer algún aspecto de sí misma y que le conduzca a una posterior reflexión.

En lugar de otras actividades o herramientas prescriben esta actividad como tarea para casa porque consideran que sirve para reforzar y acelerar la eficacia del proceso terapéutico.

Además sostienen que el uso del cine en la terapia tiene varias ventajas con respecto a otras herramientas, por ejemplo, que es de fácil acceso, es familiar y además es una actividad que la mayoría de las personas consideran placentera.

Según señalan estos autores algunos de los aspectos a los que contribuye el uso de esta estrategia son que proporciona modelos a seguir, ayuda a reformular los problemas, refuerza o extingue una determinada conducta o mejorar la comunicación. Otros terapeutas como Ulus (2003) incluyen las películas de forma habitual como recursos para las terapias de grupo.

La capacidad del cine para generar conductas positivas

Por otro lado, Mangin (1999) señala que si las películas pueden generar conductas negativas (por ejemplo inducir a la violencia), su buen uso tendrá la capacidad de generar el efecto contrario y desarrollar conductas positivas.

Este mismo autor indica que el impacto de las películas ocurre más a nivel emocional que intelectual. Como otra ventajas señala la de permitir tratar de forma indirecta temas que son difíciles de abordar de manera directa, como por ejemplo el abuso de sustancias.

En el año 2004 Lampropoulos, Kazantzi y Deane realizaron una encuesta en Estados Unidos sobre el uso del cine en la terapia a 827 psicólogos y psiquiatras. El 67% indicó que utilizaban el cine como recurso habitual en el tratamiento de sus pacientes. Además el 88% de los entrevistados consideraba que el uso de esta herramienta era beneficioso para la terapia porque contribuye a la eficacia de la misma. Sólo un 1% respondió que el uso del cine podía resultar dañino para el proceso terapéutico.

Según señalan García-Martínez y Moreno-Mora (2011) la investigación experimental ha demostrado algunos hechos que permiten justificar el uso de películas como herramienta en el proceso terapéutico. Como demuestran numerosos estudios, los seres humanos tendemos a atribuir intencionalidad a cualquier objeto animado o aparentemente animado y este efecto queda ya establecido en la infancia (O`Neill y Shultis, 2007).

Por tanto, es fácil atribuir intenciones, deseos y semejanzas a los personajes que vemos en las películas, sean humanos o animados. Por otra parte, numerosos estudios sobre la personalidad investigan el posible efecto de los medios de comunicación de masas (en  especial del cine) en la elaboración de la identidad de los individuos (McAdams 1995).

En los últimos años se han realizado experimentos e investigaciones que de forma general concluyen que una película puede conectar de forma significativa con una persona, puede reflejar aspectos de su vida, valores, emociones, experiencias, situaciones que en ocasiones no puede o no sabe expresar con sus propias palabras.

Hablar de una película puede proporcionar la libertad para opinar, debatir y expresar opiniones a través de los personajes y situaciones que aparecen en ella.

Beneficios de la filmoterapia

A continuación enumeramos algunos de los principales beneficios del uso del cine en el proceso terapéutico así como en otros contextos o aspectos de la vida general.

1- Reflexionar sobre situaciones vitales

El cine nos ayuda a reflexionar sobre situaciones que forman parte de la vida y que pueden ser difíciles de abordar, como el duelo, el maltrato o una enfermedad. Abre una puerta a la reflexión, al aprendizaje y a un posible debate en el que cada uno pueda aportar su experiencia o análisis.

2- Papel importante en la socialización

El cine tiene un papel fundamental en los procesos de socialización. Transmite valores y modelos de referencia, muchas veces son los propios actores los que con sus comportamientos y actitudes sirven de modelo. Además tiene una gran capacidad de difusión por la capacidad de llegar a prácticamente toda la población.

3- Es entretenido

Es un modo de entretenimiento muy habitual. En muchas ocasiones ver una película es una manera de desconectar de la vida cotidiana, de meterse en la piel de otra persona, o viajar a otros lugares. Es una forma de alejarse durante unos minutos de los problemas del día a día que nos permite relajarnos y disfrutar de un tiempo de descanso mental.

4- Sirve para hacerse consciente de fortalezas o valores

Sirve como medio para hacer conscientes las propias fortalezas o valores. El espectador puede sentirse identificado con uno de los personajes o con las situaciones que refleja la película. Esto puede ayudar a la persona a desarrollar una motivación interna o a utilizar recursos personales que no habría pensado poseer.

5- Nos exponemos a nuestros miedos

Muchas películas nos exponen a nuestros miedos o temores. Aunque nos resulte desagradable e incluso a veces doloroso es la manera adecuada de comenzar a superarlos. Nos ayuda a comprender el origen de ese miedo, cómo se produce o incluso estrategias para enfrentarlo.

6- Difunde el uso de la Psicología

Conocer los trastornos mentales a través del cine y difundir el uso de la psicología. En muchas películas aparecen síntomas, características y consecuencias de las patologías mentales.

Por otro lado, muchos actores y actrices han realizado el papel de psicólogos y terapeutas en las películas. En algunas se menciona claramente la profesión, en otras únicamente aparecen escenas en una consulta o una pequeña parte del tratamiento. En algunas ocasiones lo que aparece en la película tiene poco que ver con la realidad pero en cualquier caso sirve para divulgar y acercar la profesión al público.

7- Fomenta la expresión de las emociones

El cine fomenta la expresión de las emociones. Durante el visionado de una película el espectador puede pasar por sentimientos tan variados como la sorpresa, la angustia, el miedo, la frustración o la tristeza en pocos minutos. La expresión de estas emociones nos alivia y nos hace estar en contacto con lo más íntimo de nuestro ser.

8- Eficaz en terapias de grupo y comunidades terapéuticas

El visionado de películas o escenas ha demostrado ser de gran eficacia en terapias de grupo y comunidades terapéuticas. En el tratamiento de las drogodependencias suele utilizarse de forma habitual.

Después de ver la película se establece un debate para la reflexión de lo que ha ocurrido en la misma, siendo más fácil abordar el tema hablando del personaje que de uno mismo.

También es cada vez más habitual el uso del cine como forma de prevención. Enseña, advierte y conciencia de las posibles consecuencias de una conducta o de una situación concreta. Suele utilizarse para prevenir problemas como la violencia de género, los trastornos de la conducta alimentaria o las drogodependencias.

9- Es un medio didáctico

El uso de películas como medio didáctico es muy habitual. Es un recurso que resulta muy atractivo para los alumnos y ayuda a despertar su interés por diferentes temas. Utilizarlo para después realizar un debate o reflexión común puede ayudar a interiorizar temas tan importantes como los valores sociales, o conductas de convivencia adecuadas.

10- Es una forma para sentirse identificado

El espectador puede sentirse identificado con alguno de los personajes porque atraviesen por un proceso similar al suyo. De esta forma pueden aparecer diferentes puntos de vista ante el mismo conflicto, aprender alternativas de actuación que no se habría planteado o tomar distancia del problema al verlo desde fuera.

Ayuda a ser más creativo y flexible haciendo uso de la imaginación para buscar diferentes opciones. En definitiva descubrir que otras personas pueden estar atravesando el mismo problema y las diferentes maneras que existen para solucionarlo.

11- Mejora la motivación

Ver una película en la que el protagonista se esfuerza y lucha por conseguir sus objetivos o metas puede suponer una buena motivación para decidirse a hacer lo mismo. En ocasiones la fuerza de lo que transmite es tan poderosa que genera en la persona una motivación de cambio.

Puede ver en ese protagonista un modelo a seguir o darse cuenta de los aspectos bonitos de la vida, valorar los pequeños detalles o placeres del día a día o empezar a vivir de una forma más consciente. Puede ayudar a encontrar opciones que no se habían barajado e incluso cambiar el rumbo de la vida.

12- Las películas ofrecen esperanza

Muchas películas nos ofrecen esperanza. Nos enseñan que la vida es complicada pero que siempre es posible empezar de nuevo. También nos muestran a personas que están pasando por un momento vital muy difícil y cómo lo superan, lo que infunde un sentimiento de valor y bienestar.

13- Contribuye al desarrollo de la empatía

En muchas ocasiones no entendemos la forma de actuar de una persona o la manera de comportarse ante una situación. Las películas nos enseñan que hay tantas formas de actuar como personas, y que cada uno tiene unos motivos determinados para hacerlo, los compartamos o no.

Entender esto nos ayuda a ser más empáticos, a ponernos en la piel del otro y así poder entender cosas como por qué alguien ha tomado una decisión que en principio no comprendíamos.

14- Dosis de humor y risa

Diferentes estudios han demostrado los beneficios de la risa tanto a nivel físico como mental. Además está demostrado que ver una comedia acompañado de otras personas nos produce más placer y nos genera más “carcajadas” que si lo hacemos solos.

15- Mejora las relaciones sociales

Ir al cine o ver una película con otras personas nos ayuda a compartir tiempo y espacio con amigos y familiares. Además suelen generar diversos puntos de vista y diferentes conclusiones o análisis, lo que contribuye a la comunicación y socialización con otras personas.

16- Las películas ayudan a ampliar nuestros conocimientos

Las películas sirven como medio de información. Nos enseñan países, costumbres, culturas diferentes a la nuestra o acontecimientos históricos que de otra manera no habríamos conocido.

¿Y tú qué otros beneficios de la filmoterapia conoces?

Referencias

  1. Ulus, F. (2003) Movie therapy, movie therapy! , Canada. Trafford Publishing.
  2. Hesley, J. W., Hesley, J. G.  (2001). Rent Two Films and Let’s Talk in the Morning: Using Popular Movies in Psychotherapy. New York: John Wiley & Sons
  3. Mangin, D. (1999). Cinema therapy: How some shrinks are using movies to help their clients cope with life and just feel better. Health and Body.
  4. Lampropoulos, G., Kazantzi, N., Deane, F. (2004) Psychologists’ Use of Motion Pictures in Clinical Practice. Professional Psychology: Research and Practice. American Psychological Association 2004, Vol. 3
  5. García-Martínez,J. y Moreno-Mora, D. (2011) El trabajo con películas en psicoterapia. Universidad de Sevilla. Revista de Psicoterapia.
  6. Clyman, J. (2013) Cinematherapy: A useful tool in group therapy. Psychology today.
  7. Berg-Cross, L., Jennings, P., & Baruch, R. (1990). Cinematherapy: Theoryand application. Psychotherapy in Private Practice, 8
  8. Solomon, G. (1995). The Motion Picture Prescription. Santa Rosa, CA: Aslan Publishing
  9. Fuente imagen
COMPARTIR
Psicóloga Clínica y Social con consulta en Madrid.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here