La Fisiología del Sueño y sus Etapas

La fisiología del sueño se caracteriza por dos fases, REM y NoREM, y dentro de la fase REM hay cuatro etapas.

Los adultos tienen normalmente unas 8 horas de sueño al día. Si las 8 horas se realizan de forma seguida, se realizarán unos 4 o 5 ciclos.

man-909049_640

Cada ciclo puede comprenderse como fases completas del sueño (de la etapa I a la fase REM), y puede durar entre 90 y 120 minutos cada uno.

¿En que consiste el sueño?

Cuando hablamos de sueño o del proceso de dormir, nos referimos a un estado fisiológico y natural en el que el nivel de alerta y vigilancia se encuentra disminuido, ya que la persona está descansando.

Y aunque parezca que la quietud externa del sujeto, hace que a nivel interno esté en un estado de tranquilidad, se trata de algo totalmente erróneo, pues a nivel interno el cuerpo de quien duerme no para y sigue funcionando tan complejamente como cuando estamos despiertos.

El sueño está compuesto por diferentes grados de intensidad o profundidad, donde a su vez existen modificaciones del organismo que acompañan a cada fase o etapa del sueño.

Teorías básicas sobre el sueño

Una de las primeras teorías formuladas para entender el proceso del sueño fue la Teoría pasiva del sueño, la cual formuló Bremmer en 1935. Esta teoría estaba basada en que las áreas excitadoras del tronco encefálico se iban agotando a lo largo del día, por lo que cuando llegaba el momento de dormir, estaban ya fatigadas y se desactivaban.

Sería algo parecido a la batería de tu móvil, tomando el hecho de cargarlo como nuestro proceso de dormir.

Pero tras varios años y algunos experimentos la teoría quedó obsoleta y se comenzó a tener una visión diferente. Actualmente la teoría que acompaña a este proceso dice que el sueño está producido por una inhibición activa.

Esto quiere decir que en el cerebro existe una pequeña área que hace que partes de él se desactiven durante el sueño. Algo así como un vigilante que impide a otras áreas cerebrales que hagan su trabajo mientras duermes.

Pero tienes que tener claro que el cerebro no duerme mientras tú lo haces, sino que su manera de trabajar cambia para estar en consonancia con el proceso.

A día de hoy, aún no se conoce cuál es la finalidad fisiológica que crea la necesidad que tiene cualquier ser vivo de dormir. Como leíste más arriba, el sueño es considerado una necesidad prioritaria, e incluso el hecho de no dormir durante un tiempo puede causar trastornos e incluso la muerte aunque suene increíble.

Las personas no pueden estar sin dormir nada de nada de 1 a 2 noches. A partir de la tercera noche sin dormir , aparecerían trastornos que poco a poco irían aumentando en gravedad y tendrían graves consecuencias. Esto iría afectando a áreas como la atención, la memoria, el estado de ánimo e incluso pueden aparecer alucinaciones y convulsiones.

Etapas del sueño

Existen 4 fases del proceso del sueño de sueño No REM (NREM) y otra de sueño REM. 

Fase NREM

Esta etapa también es conocida como no-Rem, viene de la traducción del inglés “movimiento no rápido del ojo”, esta primera etapa es la primera toma de contacto con el sueño.

Es el primer estado de ensoñación en el que entramos y para la mayoría de los adultos será el lugar que ocupe el 75% de la totalidad de su sueño.

La etapa NRem se divide a su vez en 4 fases, en las cuales se va moldeando las características del sueño, están son las siguientes:

Etapa NREM- Fase1

Es la etapa donde sentimos somnolencia o estamos adormecidos. El estado de vigilia va desapareciendo ya que el ritmo Alfa también lo hace. De momento el tono muscular no se relaja por completo. Las ondas Beta han desaparecido.

Etapa NREM- Fase II-III

Es la etapa donde aunque estamos dormidos, el sueño es ligero, cada vez desaparece más el ritmo Alfa, sigue existiendo tono muscular. Experimentamos poco a poco la entrada a las ondas theta.

Etapa NREM- Fase IV

Esta es la etapa del sueño profundo, el ritmo encefalográfico es muy bajo, el tono muscular se mantiene o puede estar muy disminuido. En nuestro cerebro aparecen ondas Delta.

Realmente estas etapas se diferencian en que se va incrementando poco a poco la atonía muscular y las ondas cerebrales poco a poco van cambiando en función de la relajación del cuerpo.

Fase REM

Se trata de la fase de sueño paradójico, ya que durante esta fase el cerebro tiene una actividad que recuerda a la que ocurre cuando estamos despiertos. Además durante esta fase se aprecian movimientos oculares rápidos. El cuerpo está en atonía.

Aquello que soñamos se produce durante esta fase.

A día de hoy no se tiene una clara teoría de porque ocurre el movimiento ocular durante la fase REM.

¿Cómo está organizado el sueño durante la noche?

man-909049_640

Los adultos tienen normalmente unas 8 horas de sueño al día. Si las 8 horas se realizan de forma seguida, se realizarán unos 4 o 5 ciclos.

Cada ciclo puede comprenderse como fases completas del sueño (de la etapa I a la fase REM), y puede durar entre 90 y 120 minutos cada uno.

La distribución normalmente es la siguiente:

  • La fase I durante el ciclo estaría desarrollándose aproximadamente un 1,5% del ciclo total. Esto quiere decir que si el ciclo dura 100 minutos, tan solo 1 minuto y medio el cuerpo estaría en la fase I.
  • La fase II durante el ciclo estaría presente aproximadamente un 25% del ciclo total. En un ciclo de 100 minutos, 25 minutos serían los que duraría la fase II.
  • Las fases III y IV durante el ciclo durarían un 45% del ciclo total. En un ciclo de 100 minutos, estas fases durarían aproximadamente 45 minutos.
  • La fase REM, durante el ciclo tendría una duración del 25% del ciclo total. Por lo que en un ciclo de 100 minutos, tan solo 25 minutos corresponden al sueño paradójico y a los sueños.

¿Cuánto duermen las personas?

baby-22194_640

La distribución del sueño a lo largo del día son diferentes según varios factores como lo son la edad, la actividad diaria, la salud, etc…

Los bebés duermen la mayor parte del tiempo, aunque a medida que el crío va creciendo los estados de vigilia son cada vez más prolongados. Es curioso conocer que los bebes tienen un mayor porcentaje de sueño REM que los adultos, y es a lo largo de la infancia cuando ese porcentaje comenzará a descender para alcanzar un porcentaje normalizado.

En los adultos, la necesidad de dormir es menor que en los infantes. Un adulto puede dormir entre 5 y 9 horas y tener un buen rendimiento a lo largo de la jornada. Aunque siempre se aconseja dormir entre 7 u 8 horas diarias para tener una buena salud y calidad de vida.

Las diferentes épocas de la vida y situaciones vitales pueden hacer que la cantidad de sueño se reduzca. Por ejemplo, cuando pasamos por momentos donde tenemos mucha actividad intelectual tendremos más necesidad de dormir, que en momentos en los que el estrés está muy presente en nuestra vida.

Las personas mayores, tienen una menor necesidad de sueño y sus periodos de descanso son menores. Suelen despertarse durante la noche y el porcentaje de la fase IV del sueño. Sin embargo la fase REM parece invariable a lo largo de la vida en cuanto a su duración en el ciclo de sueño.

El sueño está regido por un reloj biológico

El proceso del sueño está regido por un ritmo biológico comprendido como ritmo circadiano. Estos se trata de ciclos de 24 horas que están relacionados con el día y la noche.

El ritmo circadiano del sueño y la vigilia es cada 25 horas aproximadamente. Este dato es curioso porque esto nos indica que nosotros estamos programados de forma que nos dejemos influir por un determinado ritmo o ciclo.

En nuestro sistema nervioso central existe uno de nuestros relojes biológicos. Este reloj hace que el sueño no REM y el sueño REM duren un tiempo determinado.

Los ritmos circadianos dependen de la interacción del organismo con los estímulos que vienen de afuera. De esos estímulos externos el más importante y el que más nos influye es la luz, así como la hora de despertarse, ya que esta hora puede fijarse de forma estricta.

La hora a la que nos vamos a dormir es también importante, y aunque podamos fijarnos unas pautas rutinarias que hagan que a una determinada hora estemos metidos en la cama, normalmente no podemos decidir el momento exacto en el que nos dormimos.

Si la persona se encuentra totalmente aislada de dichos estímulos, es decir, que no percibe cambios de luz, temperatura, actividades, etc… igualmente seguiría un ritmo biológico normal de sueño, ya que el cuerpo humano está programado para seguir el ritmo que necesitamos sin necesidad de influencias externas.

Los sueños

Cuando soñamos nuestro cerebro no descansa al igual que nosotros, pues la actividad cerebral sigue en constante y activo movimiento.

Además mientras dormimos tenemos unas curiosas experiencias, llamadas oníricas o más comúnmente conocidas como sueños.

Como leíste más arriba, los sueños se producen durante la fase REM (de ahí que muchos expertos piensan que el movimiento de los ojos se produce a raíz de esos sueños) y son a color y en movimiento, como si estuviéramos viendo una película.

Durante la fase de sueño profundo, a veces también se sueña. La unica diferencia es que esos sueños son de tipo más abstracto.

Durante el sueño REM, en nuestro cerebro se activa el sistema reticular, que está relacionado con el encéfalo y el prosencéfalo. Estas estructuras están también activadas cuando estamos despiertos. Estas estructuras están implicadas en la estimulación sensorial, por lo que al estar activadas explica porque cuando soñamos tenemos la sensación de estar viviendo realmente ese sueño. Incluso podemos sentir aquello que soñamos.

Además durante el sueño también está activo el sistema límbico, con estructuras como la amígdala, y la corteza cíngular. Este sistema se encarga de la vida emocional, por lo que esto también puede dar una explicación racional de porque durante el sueño no solo sentimos sensorialmente lo que estamos soñando, sino que también lo sentimos emocionalmente.

Durante el sueño, la corteza prefrontal, la cual se encarga del razonamiento mental, está inhibida, por lo que esto puede darnos información relevante acerca de la poca lógica que muchas veces tienen nuestros sueños.

Espero que este artículo te haya aportado información que no conocías sobre el natural proceso de dormir que realizas todas las noches.

Para finalizar con el artículo te dejo por aquí 6 curiosidades sobre el sueño que quizá no sabías.

6 curiosidades sobre el sueño

  1. Los ciegos también sueñan: Aquellas personas que nacieron ciegas pueden soñar igual que las personas que pueden ver. La diferencia es que los sueños de los ciegos están representados por otros sentidos como lo son el sonido y el olfato.
  1. Las mujeres sueñan con sexo la misma cantidad que lo hacen los hombres: Las mujeres sueñan con sexo al igual que lo hacen los hombres. En igual condiciones tanto de cantidad y frecuencia. Quizá la diferencia solo está en el contenido.
  1. No todo el mundo sueña a color: Un 12% de la gente sueña en blanco y negro. Este dato es curioso, pues se dice que desde que apareció la televisión la gente anteriormente soñaba en blanco y negro y fue tras la aparición del aparato cuando comenzamos a soñar a color.
  1. Los animales también sueñan: Seguro que si tienes algún animal de compañía, alguna vez mientras dormía has observado que se movía como si estuviera haciendo algo. Los animales al igual que nosotros los humanos también tienen sueños de hecho mientras ellos sueñan, tienen el mismo tipo de ondas cerebrales que nosotros.
  1. Tu cuerpo reacciona ante tus sueños como si fueran una vivencia real: la experiencia que vivimos durante el momento en el que soñamos se queda registrada al igual que si de una experiencia real se tratara, la diferencia es que tu verdaderamente sabes que ha sido un sueño, pero a tu cerebro le cuesta asimilarlo y procesarlo de esa forma.
  1. Solo soñamos con las caras que ya conocemos: Tu cerebro no inventa rostros a la hora de soñar. Cuando soñamos con personas, la caras que muestran éstas son rostros de personas reales que alguna vez hemos visto durante nuestra vida. Puede que no recordemos el rostro o que no conozcamos a la persona, pero es seguro que forma parte de un recuerdo.
COMPARTIR
Graduada en psicología por la universidad de Sevilla. "lo maravilloso de aprender algo, es que nadie puede arrebatártelo"

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here