Fobia Escolar: Síntomas, Causas, Tratamiento

La fobia escolar o didascaleinofobia es el miedo irracional y persistente a la escuela. Este tipo de trastorno es muy similar al de otros tipos de ansiedades infantiles, que puede surgir de otras variantes como el miedo de un niño de separarse de sus padres.

Este miedo a todo lo escolar tiene tratamiento terapéutico y sus causas y diagnóstico son relativamente fáciles de detectar y evaluar.

Didascaleinofobia

Seguramente habrás visto a muchos niños llorando, gritando, agarrados fuertemente a sus padres, etc al inicio de la vuelta al cole o incluso si tú eres padre/madre te habrá pasado alguna vez.

En principio no debes preocuparte por este tipo de conductas si solo ha sucedido en un par de ocasiones, ya que suelen ser normales en casi la mayoría de niños. No obstante, el problema vendría una vez que este tipo de conductas suceden de manera recurrente y persistente con un marcado nivel de ansiedad y angustia emocional.

A continuación, te explicaré detalladamente en qué consiste esta fobia, cuáles son sus síntomas, los factores  precipitantes y posibles tratamientos.

Características de la fobia escolar

El término “fobia escolar” fue utilizado por primera vez en 1941 para identificar a todos aquellos niños que no asistían al colegio por el elevado nivel de ansiedad y angustia emocional que les provocaba. Como ya hemos comentado anteriormente, tambien se conoce como rechazo a la escuela o didascaleinofobia.

Solo el pensar que tiene que ir a la escuela, se convierte el algo literalmente aterrador para aquellos que lo sufren.  

De acuerdo con la American Academy of Child and Adolescent Psychiatry (AACAP), suele aparecer en niños de edad preescolar de 5-7 años que por lo general padecen ansiedad de separación y en niños de 11-14, debido a la transición que supone pasar de la escuela primaria a secundaria.

En este transición el nivel de dificultad del trabajo escolar comienza a aumentar, además de los cambios asociados a la pubertad y la adolescencia y como no, a esas hormonas que están en plena ebullición.

Posiblemente esta frase que Hartwell-Walker redactó en un artículo representa perfectamente la fobia de ir al colegio:

“La escuela es un lugar donde no pueden tener éxito, donde se sienten mal consigo mismos, en el que constantemente están a la altura de las expectativas de los adultos. Día tras día, año tras año, son arrojados a la situación que más temen. Y día tras día, año tras año, el miedo se refuerza “.

Síntomas de la fobia escolar

El signo más evidente de que estamos ante un caso de fobia escolar, es la negativa de asistir a la escuela. Pero no todos aquellos que se nieguen a ir a la escuela sufren de esta condición psicológica, ya que deben tener además una sintomatología específica.

Respecto al comienzo de la fobia, esta puede ser:

  • Gradual, con protestas poco intensas sobre la asistencia al colegio que acabe desembocando al final en un negativa total.
  • Brusca, que puede venir precedida por tener una enfermedad, vacaciones o por un cambio de colegio, que le puede resultar bastante estresante.

Entre los síntomas más destacados tenemos:

-Un elevado nivel de ansiedad que puede desembocar en verdaderas crisis de angustia ante la perspectiva de tener que ir al colegio. Se manifiesta en forma de: palidez, llanto, quejas somáticas, nauseas, vómitos, diarrea, mareos, palpitaciones, sequedad bucal, sudoración excesiva o incluso ataques de pánico.

Esto suele ser bastante penoso para los padres ya que no son capaces de ayudar a sus hijos a aliviar dichos síntomas.

-Por otro lado puede darse síntomas depresivos, aunque son menos frecuentes, como: tristeza, anhedonia, o sentimientos de inseguridad.

Estos síntomas suelen ser más intensos por la mañana, horas antes de tener que asistir a la escuela.

Síntomas gripales: a medida que se acerca el tiempo de la escuela, algunos niños sufren de dolores de cabeza, dolor de estómago.

Problemas del sueño: muchos de los niños que padecen fobia escolar, tienen dificultades para conciliar el sueño, incluso pudiendo llegar a tener pesadillas acerca de ir a la escuela.

-Conductas inapropiadas: como pueden ser la típica rabietas, sentir miedo, o pegarse literalmente a los brazos de su madre/padre.

-Síntomas cognitivos: temor a todo lo relacionado con el colegio sin saber muy bien especificar a qué y pensamiento irracionales sobre su miedo de ir a la escuela.

Causas

Entre los factores precipitantes que pueden contribuir al temor de ir a una escuela están:

-Los problemas familiares: una muerte de un ser querido, un divorcio u otros acontecimientos estresantes como cambio de escuela, pueden desencadenar en una fobia a la escuela.

-Problemas académicos: en estudiantes de bajo rendimiento o donde las expectativas y la valoración son vistas como muy altas, puede desembocar en un rechazo a la escuela.

-Problemas con otros estudiantes: por ejemplo el ser acosado y humillado por otros estudiantes, puede dar lugar a una incapacidad general para ir al colegio. Deberemos asegurarnos muy bien de que el niño no esta pasando por una situación de bullying.

Problemas con la apariencia o defectos físicos.

Diagnóstico diferencial

Hay que tener en cuenta dos entidades:

  • Absentismo escolar voluntario, también conocido como “hacer novillos”: se diferencia de la fobia escolar en que en este caso el niño no presenta ninguno de los síntomas de ansiedad y malestar clínicamente significativos. 

Estos niños suelen tener rasgos y conductas disociales.

  • Otros trastornos de ansiedad: a veces puede resultar difícil hacer el diagnóstico diferencial, ya que puede darse simultáneamente tanto el trastorno de ansiedad como la fobia escolar.

Es importante tener en cuenta el trastorno de ansiedad por separación, ya que puede confundirse con el miedo a ir a la escuela. En este caso el miedo también estaría en la simple idea de separarse de su figura de apego. De hecho, incluso cuando están en casa no se separan de esa figura.

Respecto a la edad de aparición suele ser menor que en la fobia escolar.

Por último, también es necesario detectar si hubiera algún tipo de trastornos graves del aprendizaje o retrasos cognitivos.

Tratamiento

Asesoramiento a los padres

El primer objetivo que se tiene que conseguir es que el niño regrese a la escuela lo antes posible, ya que solo de esta forma, tanto los síntomas de ansiedad como de depresión podrán desaparecerán.

Para ello, es imprescindible asesorar adecuadamente a los padres de cómo llevar a cabo todo el proceso. Se recomienda que ambos padres acompañen a su hijo a la escuela, de manera que poco a poco el niño deje de resistirse a ir.

También seria conveniente enseñarle a los padres algunas de las técnicas de modificación de conducta para que las lleven a cabo en su ambiente natural.

Colaboración del niño

Imprescindible que el menor esté receptivo. A través de sesiones individuales en las que se pueda dar la posibilidad de que sea él, debe decidir como va a ser su retorno a la escuela y así desarrollar su capacidad de autoeficacia.

Técnicas de modificación de conducta

Entre las técnicas mas utilizadas tenemos la relajación, la exposición a los estímulos fóbicos, la reestructuración cognitiva de los pensamientos irracionales y catastrofistas, uso de técnicas de resolución de problemas, autoinstrucciones y autorefuerzo.

Terapia familiar

Puede ser utilizada para ayudar a los asuntos familiares que puedan estar afectando al niño.

Tratamiento farmacológico

Al afrontar la fobia puede ser útil el uso de ansiolíticos, siempre y cuando no hayan sido efectivas las técnicas anteriores. Si se utiliza, debe ser durante el menor tiempo posible, ya que se acostumbraría a ello y por tanto los síntomas se verían reforzados negativamente.

En octubre de 2003 La Food and Drug Administration de Estados Unidos, publicó un aviso donde indicaba que los niños que reciben tratamiento con inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) o antidepresivos, pueden tener mayor riesgo de suicidio, por lo que deben  sopesar muy bien antes de prescribir estos medicamentos.

Pronóstico

Bernstein informó de un pronóstico positivo de todos aquellos niños que recibían tratamiento, citando estudios que indicaban que más de 8 de cada 10 niños antes fóbicos, estaban en la escuela un año después de que se sometieran a terapia.

La terapia cognitivo-conductual parece ser la causante de producir estos resultados tan exitosos.

Entre las condiciones subyacentes que pueden afectar a la recuperación de la fobia a la escuela esta el síndrome de tourette, TDAH, depresión, trastorno bipolar u otros trastornos de ansiedad y fobias.

Consejos para padres

Para finalizar, os dejo unos consejos sobre como actuar ante un caso de fobia escolar:

1- Los padres deberán asesorarse por un profesional de la salud mental.

2- Mantener a sus hijos en la escuela, ya que el hecho de faltar reforzaría la conducta de ansiedad en vez de evitarlo.

3- Hable con su hijo sobre sus miedos y temores ya que así le ayudarás a que se reduzcan.

4- Se requiere por parte de los padres y maestros bastante paciencia, tolerancia y comprensión.

5- Se debe reforzar cualquier pequeño progreso o esfuerzo que el niño haga en volver a la escuela.

6- Exponga a su hijo a la escuela de forma gradual, así se irá dando cuenta poco a poco de que su miedo irracional por ir a la escuela desaparecerá.

7- Haga especial hincapié en los aspectos positivos que tiene el ir a la escuela: estar con los amigos, aprender cosas muy interesantes, jugar en el recreo, etc.

8- Tenga una reunión con su maestro, para explicarle el proceso que debe de llevar su hijo.

9- Escoja un buen libro de autoayuda que el terapeuta te haya recomendado.

10- Anima a tu hijo a que realice las aficiones que más le gusten, para así poder ayudarle a que confié en el mismo.

Si tienes alguna duda o te ha gustado el artículo, déjenos un comentario ¡Gracias!

Referencias

  1. American Academy of Child and Adolescent Psychiatry. 3615 Wisconsin Avenue, NW, Washington, DC 20016 3007. 
  2. ƒKearney CA, Albano AM. The functional profiles of school refusal behavior. Diagnostic aspects. Behav Modif. 2004; 28 (1): 147-61.
  3. ƒLewis M: Child and adolescent psychiatry. Lippincott,Williams & Wilkins. 2002. uveg C, Aschenbrand SG, Kendall PC. Separation anxiety disorder, panic disorder, and school refusal. Child Adolesc Psychiatr Clin N Am. 2005; 14 (4): 773-95.
COMPARTIR

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here