Fortalezas Personales: 10 Ejemplos y Como Trabajarlas

Las fortalezas personales constituyen un conjunto de cualidades o capacidades que posee una persona. El uso de este tipo de habilidades permite alcanzar una gran variedad de logros y propósitos personales.

En la actualidad, el estudio de las fortalezas personales es uno de los temas centrales de la psicología positiva. En este sentido, existen numerosas teorías e investigaciones acerca de la personalidad que reafirman la existencia de fortalezas personales.

las fortalezas personales son un largo camino que te conducen al éxito

Dentro de la psicología positiva, la investigación en torno a las fortalezas personales se ha situado en lo que se conoce como “teorías de rasgos”.

Así pues, este tipo de habilidades hacen referencia a una serie de patrones de conducta, pensamientos y emociones relativamente estables que hacen que las personas se comporten de un modo más o menos persistente.

Una de las mayores apreciaciones acerca de las fortalezas personales la realizó Seligman en 2002. El autor refirió al “buen carácter” como una forma de ser formada por un conjunto de rasgos positivos que él mismo denominó como fortalezas.

Hoy en día, existen múltiples de fortalezas personales diferentes, las cuales se pueden englobar en diferentes categorías tales como, el conocimiento, el coraje, la humanidad, la justicia, la moderación o la trascendencia.

10 tipos de fortalezas personales y cómo potenciar su desarrollo

1- Creatividad

La creatividad, la originalidad o el ingenio constituyen una habilidad que da lugar a la generación de nuevos y productivos modos de conceptualizar las cosas.

Esta habilidad, a pesar de que incluye la creación artística, no se limita exclusivamente a ella, ya que engloba un gran número de actividades tanto conductuales como mentales.

Desarrollar la creatividad permite elaborar pensamientos y puntos de vista diferentes para cada cosa y, de este modo, potencia un análisis más amplio y más rico de los elementos que constituyen el entorno de las personas.

Esta cualidad se encuentra estrechamente relacionada con ciertos aspectos caracteriales, tales como la curiosidad, el interés por el mundo o la perspectiva.

Para poder desarrollarla es importante presentar en todo momento una notable apertura mental. Este hecho implica el desarrollo de juicio y pensamiento crítico hacia las cosas.

Las ideas, los pensamientos o la opiniones acerca de los elementos del mundo deben elaborarse cuidadosamente. Así mismo, resulta importante evitar las cogniciones automáticas y la adopción de ideas externas o ajenas.

2- Apertura mental

La Visualización Creativa representada en un niño de madera que usa su imaginación

La apertura mental es otra fortaleza personal importante, la cual se encuentra estrechamente relacionada con la creatividad.

De hecho, la apertura mental suele dar lugar al desarrollo de la creatividad y, la aparición de la creatividad implica una apertura mental previa.

La apertura mental constituye un concepto bastante abstracto que hace referencia a una serie de actitudes hacia el entorno. Estas actitudes se basan en el interés por el mundo, la búsqueda de novedades, la apertura a las experiencias etc.

Para poder desarrollar esta habilidad, es necesario pues dar lugar a este tipo de actitudes y elaborar una forma de relacionarse con el mundo basada en el interés.

Ser curioso, preguntarse el por qué de las cosas, tener interés por aspectos comunes o automáticos a los que no se suele prestar atención… Todos estos aspectos permiten desarrollar una serie de actitudes que dan lugar a la apertura mental.

3- Amor por el aprendizaje

El amor por el aprendizaje es, según muchos autores, la fortaleza mental más importante de los seres humanos.

Esta cualidad hace referencia a la capacidad de dominar nuevas habilidades, materias y conocimientos, ya sea por sí mismo o mediante un aprendizaje formal.

El amor por el aprendizaje está relacionado con la fortaleza de curiosidad pero va más allá. De hecho, esta cualidad describe una tendencia sistemática de añadir cosas a lo que uno sabe.

El desarrollo de esta habilidad permite adoptar una postura abierta hacia el aprendizaje y, por lo tanto, elaborar un mayor conocimiento y sabiduría.

A pesar de que el amor por el aprendizaje se puede trabajar a través del interés y el desarrollo de un estudio constante, esta cualidad se encuentra muy ligada con los factores de personalidad de los seres humanos.

4- Perseverancia

La perseverancia, la tenacidad, la diligencia y la laboriosidad son otros tipos de fortalezas personales importantes. Estas habilidades permiten terminar lo que uno empieza y, por lo tanto, dan lugar a una forma de ser estable y persistente.

En este sentido, la perseverancia resulta una cualidad indispensable para que el resto de fortalezas personales puedan desarrollarse adecuadamente.

Poseer una elevada creatividad, una gran curiosidad o un amplio amor por el aprendizaje puede resultar improductivo si dichas fortalezas no se acompañan de perseverancia.

Para poder trabajar esta fortaleza es importante persistir en toda y cada una de la actividades, aunque estas resulten poco importantes o presenten una gran cantidad de obstáculos.

Es importante tener en cuenta que la perseverancia no es sinónimo de logro. Es decir, para trabajarla no se debe pretender lograr todo lo que unos se propone sino persistir intensamente en su consecución.

5- Integridad

La integridad, al igual que la perseverancia, es otra de las fortalezas personales importantes referentes al coraje. Es decir, constituye un tipo de habilidad emocional que implica el ejercicio de la voluntad para la consecución de metas ante situaciones complejas.

La integridad determina una forma de ser que se caracteriza por “ir siempre con la verdad por delante”. Es decir, constituye la capacidad de mostrarse ante los demás de una forma genuina.

Esta capacidad permite el desarrollo de conductas sinceras y no pretenciosas, así como asumir responsabilidades tanto referentes a los propios sentimientos como referentes a los comportamientos personales.

6- Inteligencia Social

La inteligencia social, la inteligencia emocional y la inteligencia personal son una serie de competencias que implican la detección y la conciencia de las motivaciones y los sentimientos.

Dicho análisis de los sentimientos debe realizarse tanto sobre uno mismo, es decir, sobre los sentimientos propios, como de los sentimientos de los demás.

Esta cualidad permite saber cómo comportarse en la diferentes situaciones sociales, conocer qué aspectos son importantes para los demás y desarrollar la empatía.

Así mismo, permite conocerse más a uno mismo, ser consciente de las cualidades emocionales personales y ejecutar comportamientos y estilos de pensamientos beneficiosos.

Para poder trabajar esta fortaleza personal es importante ser consciente de que todas las personas tienen sentimientos y que estos resultan importantes. Ante su aparición, se les debe prestar la atención necesaria.

7- Perdón

La capacidad de perdonar a aquellas personas que han actuado mal y aceptar los defectos de los demás constituye una fortaleza personal importante referente a la moderación.

La ejecución de este tipo de habilidades permite a uno mismo protegerse de los excesos y los momentos emocionalmente incontrolables.

Así mismo, la misericordia permite reforzar las relaciones personales, dar una segunda oportunidad a los demás y desarrollar una forma de ser no vengativa ni rencorosa.

Finalmente, es importante que la misericordia no sólo debe ejecutarse sobre los demás, sino que se debe desarrollar también sobre uno mismo. Saber auto-perdonarse es uno de los elementos básicos para llevar a cabo un comportamiento saludable.

8- Gratitud

La gratitud es una fortaleza personal que se caracteriza por ser consciente de y agradecer las cosas buenas que suceden. Así mismo, esta capacidad implica saber expresar el agradecimiento.

La gratitud es pues una fortaleza personal referente a la trascendencia que permite forjar conexiones con la inmensidad del universo y proveer de significado a la vida.

Así mismo, esta habilidad personal permite experimentar un mayor número de sensaciones y emociones positivas, por lo que incrementa el bienestar mental y psicológico de los individuos.

Para poder trabajar la gratitud es importante mostrarse abierto hacia las cosas buenas, así como buscar la gratificación y mostrarse satisfecho cuando se han conseguido los logros planteados.

9- Sentido de la justicia

El sentido de la justicia es una fortaleza personal referente a la humanidad. En este sentido, constituye una capacidad interpersonal que implica cuidar y ofrecer amistad y cariño a los demás.

Tratar a todas las personas como iguales en consonancia con las nociones de equidad y justicia es probablemente la conducta que mejor define esta fortaleza personal.

Así mismo, el sentido de la justicia implica también no dejar que los sentimientos personales influyan en exceso en las decisiones acerca de los demás.

Desarrollar esta habilidad personal permite dar a todo el mundo las mismas oportunidades y elaborar una forma de ser justa y satisfactoria tanto para los demás como para uno mismo.

10- Amor

Finalmente, el amor es otra fortaleza personal importante referente a la humanidad. Esta cualidad implica la capacidad de amar y ser amado por parte de los demás.

Para poder llevar a cabo este atributo caracterial es importante valorar las relaciones cercanas con otras personas, especialmente con aquellas en las que el afecto y el cuidado son mutuos.

El hecho de sentirse cercano a otras personas permite expresar y sentir, con mayor frecuencia, sentimientos y emociones positivas, y da lugar a una forma de relacionarse basada en el afecto.

Referencias

  1. Hervás, G. (2009). Psicología Positiva: Una introducción. Revista interuniversitaria de formación del profesorado, 66, 23-41.
  2. Moyano, N. (2010). Gratitud en la Psicología Positiva. Psicodebate, Cultura y Sociedad de la Universidad de Palermo, 10, 103-118.
  3. Peterson, C., y Seligman, M. E. P. (Eds.) (2004). Character Strengths and Virtues: a handbook and classification. (627-630). Washington, DC: American Psychological Association and Oxford University Press.
  4. Prieto-Ursúa, M. (2006). Psicología Positiva: una moda polémica. Clínica y Salud, 17(3), 319-338.
COMPARTIR
Graduado en Psicología y Máster en Psicopatología Clínica del Adulto.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here