Las 51 Mejores Frases de 13 Reasons Why

Te dejo las mejores frases de 13 Reasons Why, serie de drama juvenil de la plataforma Netflix, basada en la novela juvenil del escritor Jay Asher. Actualmente se encuentra en la segunda temporada.

Te pueden interesar también estas frases de películas románticas.

-Algunas veces las cosas simplemente te pasan. Simplemente suceden. No puedes hacer nada al respecto, pero lo que haces es lo que cuenta. No lo que ocurre, sino lo que decides hacer. –Hannah.

-Algunas veces juzgamos a las personas. Digo, todos lo hacemos. Otras veces simplemente vives para arrepentirte de ello. –Alex.

-Le costó la vida a una chica porque tuve miedo de amarla. –Clay.

-El tipo de soledad del que hablo es cuando sientes que no queda nada. Nada ni nadie. Como si te estuvieras ahogando y nadie te fuera a tirar una cuerda. –Hannah.

-¿Por qué no me dijiste esto cuando estaba viva? –Hannah.

-Al contrario que la edad o el cáncer, nadie se puede anticipar al suicidio. –Hannah.

-No puedes reescribir el pasado. –Hannah.

-Las cosas mejoran o empeoran, depende de tu punto de vista. –Hannah-

-Al final, todo importa. –Hannah.

-Puedo verlo. Tiene escrito “crisis existencial” a lo largo y ancho de toda su frente. –Skye.

-Debería de ser posible nadar en el océano de quien amas sin ahogarte…-Hannah.

-Necesito vomitar y no tengo nada en el estómago. –Clay.
-Necesitas algo de comer. –Tony.
-¿Para qué? ¿Para tener que vomitar?-Clay.
-Para que te calmes, joder.-Tony.

-Bienvenido a tu cinta. –Hannah.

-No puedes conocer los rumores. Puedes escucharlos pero no conocerlos. –Hannah.

-A algunos de ustedes les importa. A ninguno les importó lo suficiente. –Hannah.

-Tal vez piensas que estoy siendo tonta. Que soy una chica estúpida a la que le afectan las cosas pequeñas. Pero las cosas pequeñas importan. –Hannah.

-Los tiburones estaban en el agua, Jess. Yo simplemente te subí al bote. Eso es lo que hacen los amigos. –Hannah.

-Pensé que talvez estabas enamorado de ella. –Clay.
-Clay, ¿sabes que soy gay verdad? –Tony.
-¿Qué? No, no lo sabía. ¿Cómo se supone que lo supiera?-Clay.
-Pensé que todos sabían. Mucha gente lo sabe. –Tony.

-Se requiere de coraje para ser un nerd. –Hannah.

-No éramos amigos. Los amigos se dicen la verdad, no se vuelven en contra del otro. –Jessica.

-Mira, odié la preparatoria. No podía esperar a salir de ella. Era un infierno para mí. Y fui un blanco en más de una ocasión- –Sr. Jensen.

-Esas cintas me están inquietando. Están haciéndole cosas a mi cabeza. –Clay.

-Como lo dije, somos una sociedad de acosadores. Todos somos culpables. Todos miramos. Todos pensamos en cosas que nos avergüenzan. La única diferencia, Tyler, es que a ti te atraparon. –Hannah.

-Las personas pueden ser unos malditos cabrones. –Sheri.

-El chocolate caliente es la cura para todas las cosas de mierda en la vida. –Jessica.

-Algunas veces el futuro no se desenvuelve de la manera que piensas que lo hará. Las cosas pasan y la gente apesta. –Hannah.

-Todo drama tiene que ser tu drama o no cuenta. De alguna manera todo esto se trata de ti. –Clay.

-Ahí es donde comenzaron los problemas. Con esa sonrisa. Con esa maldita sonrisa. –Hannah.

-Sé lo que todos están pensando. Hannah Baker es una puta. ¡Ups! ¿Escucharon? Acabo de decir “Hannah Baker ES…”. Ya no puedo decir lo mismo. –Hannah.

-Un rumor basado en un beso arruinó el recuerdo que esperaba que fuera especial. –Hannah.

-Todo el mundo es tan lindo hasta que te llevan a matarte. –Clay.

-¡Hola!, habla Hannah, Hannah Baker. Así es, no ajustes cualquiera que sea el aparato en el que estés escuchando esto. Soy yo, en vivo y en estéreo.(…) Ponte cómodo porque estoy a punto de contarte la historia de mi vida. –Hannah.

-Ustedes chicos son unos pésimos jugadores de ajedrez. Estamos a dos movimientos de que nos hagan jaque mate. –Alex.

-La teoría del caos. Suena dramático pero no lo es. Pregúntale a un matemático. Mejor aún, pregúntale alguien que ha estado en un huracán. –Brian.

-Tiene que mejorar… la manera en la que nos tratamos el uno al otro y nos cuidamos. Tiene que mejorar de alguna manera. –Clay.

-¿Alguna vez te has preguntado qué es lo que se siente al observar a alguien? ¿Invadir la privacidad de alguien? ¿Acaso no te preguntas qué secretos podrías descubrir? Bien, con el siguiente estás a punto de enterarte. –Hannah.

-Te amo. Y nunca te lastimaría. No lo haré. Ni hoy ni nunca. Te amo. –Clay.

-Perder un buen amigo nunca es fácil, especialmente cuando no entiendes por qué lo perdiste en primer lugar. –Hannah.

-No puedo explicarlo, pero al sentarme debajo de las estrellas me sentí en paz por primera vez en días. –Hannah.

-Según mi punto de vista, hay dos tipos de muerte. Si tienes suerte, vivirás una longeva vida y un día tu cuerpo dejará de trabajar y se acabó. Pero si no tienes suerte, morirás poco a poco hasta darte cuenta que es muy tarde. –Hannah.

-Hannah se quitó su vida Clay. Esa fue su decisión. Pero tú, yo, y todos los de esas cintas, la decepcionamos. No le hicimos saber que había una alternativa. Tal vez la hubiéramos podido salvar. No lo sabemos. –Tony.

-Es tiempo de dejar de pensar lo que quería Hannah, y empezar a pensar en lo que necesita. –Clay.

-Las fiestas tienen una magia extraña. Son como un universo paralelo. Pueden hacerte creer que todo es posible. –Hannah.

-Las reglas son muy sencillas. Solamente son dos. Regla número uno: escuchas. Regla número dos: pasas las cintas. Espero que ninguna de ellas sea fácil (…) cuando hayan escuchado las 13 versiones, rebobínenlas, póngalas de vuelta en la caja y pásenlas a la siguiente persona. –Hannah.

-La vida es impredecible y el control es tan solo una ilusión que nos hace sentir pequeños e indefensos. –Hannah.

-Creo que he sido bastante clara, pero nadie ha tratado de pararme. –Hannah.

-¿Cómo se supone que deba de escuchar esto?-Clay.
-Creo que la respuesta de un cretino sería: ponte los audífonos, carga el casete y reprodúcelo. –Tony.

-No sabemos qué es lo que ocurría en la mente de Hannah. No podemos saber por qué hizo lo que hizo. –Clay.

-Todos quieren hablar. Nadie quiere hacer nada. –Clay.

-¿Qué? ¿Acaso te sientes paranoico?¿Nervioso? Sí, la prepa suele hacer eso a las personas. No sabes en realidad en quién puedes o no confiar. –Hannah.

-Parecía que no importaba lo que hiciera, seguía decepcionando a la gente. Ahí comencé a pensar cómo la vida de las personas sería mejor sin mí. –Hannah.

COMPARTIR

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here