Las 51 Mejores Frases de Alicia en el País de las Maravillas

Más de 50 frases de Alicia en el país de las maravillas y de sus personajes; el Sombrerero Loco, el Gato Sonriente (de Chesire), el Conejo Blanco, la Reina de Corazones, la Oruga Azul y muchos más.

Pueden que algunas frases te resulten sin sentido, aunque si lo analizas, todas tienen un significado interno y es que Lewis Carroll escribió su obra más conocida con mucho detenimiento.

frases de alicia en el pais de las maravillas

No es cualquier cuento de ficción para niños. Se trata de una historia llena de filosofía, truismos y lecciones de vida. Todo parece absurdo, pero hay un mensaje de trasfondo que deja una impresión que no se olvida fácilmente.

Te pueden interesar también estas frases de escritores o estas sobre la lectura.

-“¡Bueno —pensó Alicia—, después de una caída así, ya puedo rodar por las escaleras que sean! ¡Qué valiente van a pensar que soy en casa! ¡No chistaría ni aunque me cayera del tejado! (Alicia).

-¡Que sensación más curiosa! —dijo Alicia—. ¡Creo que me estoy plegando como un telescopio!

¡Díos mío, Dios mío! ¡Qué extraño es todo hoy! ¡Y ayer, en cambio, era todo normal! ¿Habré cambiado durante la noche? Vamos a ver: ¿era yo la misma al levantarme esta mañana? Casi creo recordar que me sentía un poco distinta. Pero si no soy la misma, la pregunta siguiente es: ¿quién diablos soy? ¡Ah; ése es el gran enigma! (Alicia).

-¡Válganme mis orejas y bigotes, qué tarde se me esta haciendo! (Conejo Blanco).

-No tiene utilidad volver a ayer, porque entonces era una persona distinta (Alicia).

-Todos hemos ganado y todos tenemos que ganar un premio. (Dodo).

-Aquí todos estamos locos. Yo estoy loco. Tú estás loca. (Gato de Cheshire).

-Un lado te hará crecer, y el otro te hará disminuir. (Oruga).

-No sabía que los gatos de Chesire estuvieran siempre sonriendo. En realidad, ni si quiera sabía que los gatos pudieran sonreír. (Alicia).

-Si cada uno se ocupara de sus propios asuntos, el mundo giraría mucho mejor y con menos pérdida de tiempo (Duquesa).

-¡Oh, siempre llegarás a alguna parte si caminas lo suficiente. (Gato de Chesire).

-¿Por qué un cuervo se parece a una mesa de escritorio? (Sombrerero).

-Si conocieras el tiempo tan bien como yo, no hablarías de perderlo. (Sombrerero).

-¿Por qué es que siempre eres demasiado bajo o demasiado alto? (Alicia).

-¿Cuál es el uso de un libro sin dibujos ni conversaciones? (Alicia).

-Me pregunto si he cambiado en la noche. Déjame pensar. ¿Era la misma persona cuando me levante esta mañana? Casi pienso que puedo recordar sentirme un poco diferente. Pero si no soy la misma, la siguiente pregunta es ¿quién soy en el mundo? ¡Ese es el gran puzzle! (Alicia).

-Creo que si, que has perdido la cabez, estás completamente loco. Pero te diré un secreto: las mejores personas lo están. (Sombrerero).

-¿Quién decide qué es lo que es apropiado? ¿Y si decidiesen que lo apropiado es ponerse un salmón en la cabeza lo usarías? (Alicia).

-Si todo el mundo se preocupase de sus propios negocios, el mundo giraría mucho más rápido. (Alicia).

-Solo tienen que pintar las rosas de rojo. (Reina de Corazones).

-Comienza por el principio y luego continúa hasta que llegues al final. Entonces para. (Rey).

-Me doy a mi misma buenos consejos pero rara vez los sigo. (Alicia).

-Cuida de los sentidos y los sonidos se harán cargo de si mismos.

-Sabía quien era esta mañana, pero he cambiado varias veces desde entonces.

-No tiene utilidad volver a ayer, porque entonces era una persona distinta.

-A veces pienso hasta en seis cosas imposibles antes del desayuno.

-Si no sabes a donde vas, cualquier camino te llevará allí.

-Solo unos pocos encuentran el camino, otros no lo reconocen cuando lo encuentran, otros ni si quiera quieren encontrarlo.

-Alicia: esto es imposible. El sombrerero loco: solo si tú crees que lo es.

-Sí yo hiciera mi mundo todo sería un disparate. Porque todo sería lo que no es. Y entonces al revés, lo que es, no sería y lo que no podría ser si sería. 

-Alicia: ¿Cuánto es para siempre? El conejo blanco: a veces, solo un segundo.

-Lee las direcciones y directamente serás dirigida a la dirección correcta.

-Tía creo que me volví loca, estoy viendo un conejo blanco con ropa.

-¿Cómo voy a ser la Alicia incorrecta cuando este es mi sueño?

-¡No estoy loco! Mi realidad es simplemente diferente a la tuya.

-No creo que haya un átomo de significado en ello.

-Les dije que es la Alicia correcta.

-Lo sería si lo fuera. Pero si no es no es. Pero si lo fuera podría serlo. Pero si no lo es no lo es y ya.

¿Quién eres tú?

Yo no lo se señor, he cambiado tantas veces que ya no lo se.

Tampoco yo lo se, explícate.

Es que no podría explicarme señor, porque yo ya no soy yo. No puedo explicarme con más claridad porque tampoco lo entiendo yo.

-Un gato podría parecerse a un rey. He leído eso en algún libro pero no recuerdo donde.

-Realmente no importa el camino que escojas. 

-Definitivamente es Alicia, definitivamente es Alicia, te reconocería en cualquier parte. En cualquier parte que la viera.

-Llegan tarde para el té.

-Y cuando acabes de hablar, por favor, cállate.

-¡Con razón se te ha hecho tarde!¡Este reloj tiene dos días de atraso!

-¡A los locos hay que tratarlos con cariño!

-Hablando de la reina. Hay una canción que nos gusta cantar en su honor: un murciélago paso. ¿En dónde se escondió?

-Si están escondiéndola perderán la cabeza.

¡Ya la perdimos!

-Fin a la reina cabezota.

-Todos pueden viajar en reno o a caballo pero la más estupenda forma de viajar el sombrero es.

-No me importa mucho dónde.

-Un autor no entiende necesariamente el significado de su propia historia mejor que los demás.

DEJA UNA RESPUESTA