Las 100 Mejores Frases de Voltaire

Te dejo las mejores frases de Voltaire (1694-1778), escritor, historiador y filósofo francés, además de uno de los principales representantes de la Ilustración. Entre sus obras destacan Ensayo sobre las costumbres y el Espíritu de las Naciones, Diccionario filosófico, Cándido, Cartas inglesas, Tratado sobre la tolerancia, entre otras.

También te pueden interesar estas frases de filósofos célebres.

-Juzga a un hombre por sus preguntas, en lugar de por sus respuestas.

-La vida es un naufragio, pero no hay que olvidar cantar en los botes salvavidas.

-Nunca vivimos; estamos siempre en la expectativa de vivir.

-La ilusión es el primero de todos los placeres.

-La felicidad nos espera en algún sitio a condición de que no vayamos a buscarla.

-Ser bueno solamente consigo mismo es ser bueno para nada. 

-Lo perfecto es enemigo de lo bueno.

-No pienses que el dinero lo hace todo o vas a terminar haciendo todo por dinero.

-Sólo es rico el que sabe limitar sus deseos.

-Piensa por ti mismo y deja que otros disfruten del privilegio de hacerlo también.

-Hay verdades que no son para todos los hombres, ni para todos los tiempos.

-Dios nos dio el don de la vida; depende de nosotros darnos el don de vivir bien.

-Todo hombre es culpable de todo bien que no hizo.

-El sentido común no es tan común.

-El azar es una palabra vacía de sentido; nada puede existir sin causa.

-El hombre es libre en el momento en que lo desea ser.

-Ningún problema puede resistir el asalto del pensamiento sostenido.

-No podemos desear lo que no sabemos.

-La única cosa necesaria para el triunfo del mal es que los buenos no hagan nada.

-La duda no es una condición agradable, pero la certeza es absurda.

-Cuanto más leo, más adquiero, y más seguro estoy de que no se nada.

-El amor es la más fuerte de las pasiones, porque ataca al mismo tiempo a la cabeza, al cuerpo y al corazón.

-Atrévete a pensar por ti mismo.

-No es suficiente con conquistar; hay que aprender a seducir.

-No estoy de acuerdo con lo que tienes que decir, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a decirlo.

-El arte de la medicina consiste en entretener al paciente mientras la naturaleza cura la enfermedad.

-La fe consiste en creer cuando creer esta más allá del poder de la razón.

-No sé dónde voy, pero estoy en mi camino.

-La perfección se alcanza poco a poco; requiere la mano del tiempo.

-Las lágrimas son el lenguaje silencioso del dolor.

-La boca obedece pobremente cuando el corazón murmura.

-El que no es justo es severo, el que no es sabio es triste.

-La decisión más importante que hacer es estar en un buen estado de ánimo.

-La opinión ha causado más problemas en esta pequeña tierra que las plagas o los terremotos.

-El paraíso fue hecho para corazones tiernos; el infierno, para los corazones sin amor.

-Cuando se trata de una cuestión de dinero, todo el mundo es de la misma religión.

-Los hombres odian a la personas a quien llaman avariciosos sólo porque no pueden ganar nada de ellos.

-El optimismo es la locura de insistir que todo está bien cuando somos desgraciados.

-Raramente estamos orgullosos cuando estamos solos.

-Los que te pueden hacer creer absurdidades, te pueden hacer cometer atrocidades.

-A los vivos les debemos respeto, pero a los muertos sólo les debemos la verdad.

-Mi vida es una lucha.

-¿Hay alguien tan sabio como para aprender de la experiencia de los demás?

-Cada hombre es una criatura del tiempo en el que vive y pocos son capaces de elevarse por encima de las ideas de la época.

-Sé valiente, proclama en todas partes: sólo viven quienes se atreven.

-La indolencia es dulce y sus consecuencias amargas.

-Hay que distinguir entre hablar para engañar y estar en silencio para ser reservados.

-El oído es el camino hacia el corazón.

-Lo superfluo, una cosa muy necesaria.

-Cuanto más nos detenemos en nuestras desgracias, mayor es su poder para hacernos daño.

-El aprecio es algo maravilloso: hace que lo que es excelente en otros pertenezca a nosotros también.

-Es difícil liberar a los necios de las cadenas que veneran.

-El verdadero triunfo de la razón es que nos permite llevarnos bien con los que no la poseen.

-No es suficiente ver y conocer la belleza de una obra. Debemos sentir y estar afectados por ella.

-Él debe ser muy ignorante porque contesta a todas las preguntas que se le hace.

-Ama la verdad, pero perdona el error.

-Para tener éxito en el mundo no es suficiente con ser estúpido, también debes ser educado.

-En el desprecio de la ambición se encuentra uno de los principios esenciales de la felicidad sobre la tierra.

-Aprecia los que buscan la verdad, pero ten cuidado con los que la hallan.

-Es peligroso tener razón en asuntos en los que las autoridades establecidas están equivocadas.

-La amistad es la unión del alma y esta unión es susceptible de divorcio.

-Un refrán ingenioso no prueba nada.

-Los necios admiran todo en un autor de reputación.

-La tristeza es una enfermedad en la que cada paciente debe tratarse a sí mismo.

-Es mejor arriesgarse a salvar a un hombre culpable que condenar a uno inocente.

-Los hombres son iguales; no es el nacimiento sino la virtud lo que marca la diferencia.

-La naturaleza siempre ha tenido más fuerza que la educación.

-El mayor consuelo en la vida es decir lo que se piensa.

-No siempre podemos agradar, pero siempre podemos tratar de ser agradables.

-Decimos una necedad y a fuerza de repetirla acabamos creyéndola.

-La belleza complace a los ojos; la dulzura encadena el alma. 

-Una palabra mal colocada estropea el más bello pensamiento.

-El amor es una lona equipada por la naturaleza y bordada por la imaginación.

-La oportunidad de hacer travesuras se encuentra cien veces al día, y la de hacer el bien una vez al año.

-Buscamos la felicidad, pero sin saber dónde, como los borrachos buscan su casa, sabiendo que tienen una.

-El placer da lo que la sabiduría promete.

-La comodidad de los ricos depende de un suministro abundante de los pobres.

-Leamos y bailemos, dos diversiones que nunca van a hacer ningún daño al mundo.

-Para los malvados, todo sirve como pretexto.

-La más temible de las enfermedades del alma, es el furor de dominar.

-Debe ser muy grande el placer que proporciona el gobernar, puesto que son tantos los que aspiran a hacerlo.

-La búsqueda del placer debe ser la meta de toda persona racional. 

-La mayoría de los hombres no carecen de fuerza, sino de constancia. 

-La más feliz de todas las vidas es una soledad ocupada.

-El pobre no es libre, en todas partes es un siervo.

-Las verdades de la religión nunca se entienden tan bien como por aquellos que han perdido el poder de la razón.

-Quien no tiene toda la inteligencia de su edad, tiene toda su desgracia.

-El hombre se precipita en el error con más rapidez que los ríos corren hacia el mar.

-La superstición es a la religión lo que la astrología es a la astronomía, la hija loca de una madre sabia. Estas hijas han dominado demasiado tiempo la tierra.

-Es lamentable, que para ser un buen patriota uno debe convertirse en el enemigo del resto de la humanidad.

-Hay que saber que no existe país sobre la tierra donde el amor no haya convertido a los amantes en poetas.

-La historia debería ser escrita como la filosofía.

-Los hombres siempre estarán locos y los que piensan que pueden curarlos son los más locos de todos.

-La pasión de dominar es la más terrible de todas las enfermedades del espíritu humano.

-Todos los hombres nacen con una nariz y cinco dedos, pero nadie nace con un conocimiento de Dios.

-El ateísmo es el vicio de unas pocas personas inteligentes.

-Dios es un comediante que actúa para una audiencia demasiado asustada para reír.

-Es una de las supersticiones de la mente humana imaginarse que la virginidad puede ser una virtud.

-Este mundo es una guerra en la que vence el que se ríe de los otros.

-Se dice que el presente está preñado de futuro.

-Los pueblos a quienes no se hace justicia, la toman por sí mismos más pronto o más tarde. 

-El deseo de agradar es al espíritu lo que el adorno a la belleza.

-Los hombres discuten. La naturaleza actúa.

-El miedo sigue a la delincuencia y es su castigo.

-El orgullo de los humildes consiste en hablar siempre de sí mismos; el orgullo de los grandes en no hablar de sí nunca.

-Una colección de pensamientos debe ser una farmacia donde se encuentra remedio a todos los males.

-En general, el arte de gobernar consiste en tomar tanto dinero como sea posible a una clase de ciudadanos para dárselo a otra.

-El hombre ocioso sólo se ocupa en matar el tiempo, sin ver que el tiempo es quien nos mata.

-Los celos, cuando son furiosos, producen más crímenes que el interés y la ambición. 

-Por el aprecio, hacemos la excelencia en otros nuestra propia propiedad.

-Conviene siempre esforzarse más en ser interesante que exacto; porque el espectador lo perdona todo menos el sopor.

-La suprema felicidad de la vida es saber que eres amado por ti mismo o, más exactamente, a pesar de ti mismo. 

-La multitud de libros nos está haciendo ignorantes.

-Conozco muchos libros que han aburrido a sus lectores, pero no conozco ninguno que haya hecho un mal real.

-La ciencia es como la tierra; sólo se puede poseer un poco de ella.

-No siempre depende de nosotros ser pobres; pero siempre depende de nosotros hacer respetar nuestra pobreza.

-Es increíble y vergonzoso que ni predicadores ni moralistas eleven más su voz contra los abusos hacia los animales.

-La mayor recompensa para una cosa bien hecha es haberlo hecho.

-El placer sensual pasa y se desvanece, pero la amistad, la confianza mutua, el deleite del corazón, el encanto del alma, estas cosas no se pierden y nunca puede ser destruídas.

-Si no se reflexiona, uno se piensa dueño de todo; pero cuando uno reflexiona, se da cuenta de que uno no es maestro de nada.

-¿Qué es más peligroso: el fanatismo o el ateísmo? El fanatismo es, ciertamente, mil veces más mortal; el ateísmo no inspira pasión sangrienta mientras que el fanatismo si; el ateísmo se opone a la delincuencia y el fanatismo hace que los delitos se cometan.

-No hay tal cosa como un accidente. Lo que llamamos por ese nombre es el efecto de alguna causa que no vemos.

-¿Qué es la historia? La mentira en la que todos están de acuerdo.

-Todos los razonamientos de los hombres no valen un sentimiento de las mujeres.

-Está prohibido matar; por lo tanto, todos los asesinos son castigados a menos que maten en grandes cantidades y con el sonido de las trompetas.

-Cuando te levantes por la mañana, da gracias por la luz de la mañana, para tu vida y fuerza. Da gracias por tu comida y la alegría de vivir.

-¿Qué se puede decir a un hombre que dice que prefiere obedecer a Dios antes que a los hombres y que como resultado está seguro que va a ir al cielo si se corta la garganta?.

-Dios creó el sexo. Los sacerdotes crearon el matrimonio.

-El hombre que dice “cree como yo o Dios te condenará”, dice de hecho “cree como yo o te asesinaré.”

-Un hombre amado por una mujer hermosa siempre da un paso hacia adelante.

-Hay dos cosas por las que los animales han de ser envidiados: no saben nada de los futuros males o de lo que se dice de ellos.

-Se requiere tiempo para destruir una opinión popular.

-Persistencia con paciencia y oración paga con beneficios, prosperidad y paz de la mente.

-La desigualdad no es la verdadera desgracia, es la dependencia.

-El uso, no el abuso; ni la abstinencia ni el exceso hacen al hombre feliz.

-El que se cree sabio, cielos! es un gran necio.

-No me puedo imaginar cómo puede existir el mecanismo de relojería del universo sin un relojero.

-Que Dios me defienda de mis amigos, puedo defenderme de mis enemigos.

-Los tiranos inteligentes no son castigados.

-La originalidad no es nada más que la imitación juiciosa. Los escritores más originales toman prestado unos de los otros.

-Las penas secretas son más crueles que las calamidades públicas.

-Tengo ganas de suicidarme un millón de veces, pero de alguna manera todavía estoy enamorado de la vida.

-La exageración, el compañero inseparable de la grandeza.

-Todo hombre puede educarse a sí mismo. Es una vergüenza poner la mente en manos de aquellos a quienes no confiarías tu dinero.

-Las oportunidades presentes no deben descuidarse; rara vez nos visitan dos veces.

-El lenguaje es una cosa muy difícil de poner en palabras.

-Para disfrutar de los placeres realmente, debes saber cómo salir de ellos.

-Soy muy aficionado a la verdad, pero no al martirio.

-Nuestra especie desgraciada está hecha de modo que los que van por el camino trillado siempre tiran piedras a los que están mostrando un nuevo camino.

-Un día todo va a estar bien, es nuestra esperanza. Todo está bien hoy, es nuestra ilusión.

-Odio a las mujeres, ya que siempre saben dónde están las cosas.

-El trabajo nos ahorra tres males: el aburrimiento, el vicio y la necesidad.

-La duda es incómoda, la certeza es ridícula.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here