Fuga Disociativa: Síntomas, Causas, Tratamientos

La fuga disociativa es un trastorno mental caracterizado por la pérdida de memoria durante una o varias salidas inesperadas. La persona sale, se encuentra en un lugar nuevo y no recuerda cómo llego a ese lugar. Normalmente puede asumir una nueva identidad durante la salida y ha huido de una situación estresante o traumática. 

La etiología de la fuga disociativa esta relacionada con la amnesia disociativa, la cual se caracteriza por el bloqueo de memoria tras la exposición a eventos traumáticos o estresantes.

fuga disociativa

Una persona que experimenta el fuga puede estar expuesta a:

  • Un evento estresante o traumático.
  • La reaparición de un evento o persona que represente un trauma anterior.

Síntomas

Es difícil reconocer un estado de fuga porque el comportamiento de la persona parece normal. Los síntomas pueden ser los siguientes:

  • Viaje repentino e imprevisto fuera de casa.
  • Confusión o perdida de memoria sobre la identidad, con la posibilidad de asumir una nueva identidad.
  • Incapacidad para recordar eventos pasados o información importante de la vida de la persona.
  • Malestar extremo y problemas con el funcionamiento en la vida diaria, debido a los episodios de fuga.

Causas

La fuga disociativa se ha relacionado con un alto nivel de estrés, el cuál puede ser causado por acontecimientos traumáticos como:

  • Guerras.
  • Violencia.
  • Abusos.
  • Accidentes.
  • Desastres naturales.

Diagnóstico

A) La alteración de este trastorno consiste en viajes repentinos e inesperados lejos del hogar o del puesto de trabajo, con incapacidad para recordar el pasado del individuo.

B) Confusión sobre la identidad personal, o asunción de una nueva identidad (parcial o completa)

C) El trastorno no aparece exclusivamente en el transcurso de un trastorno de identidad disociativo y no es debido a los efectos fisiológicos de una sustancia (drogas o fármacos) o de una enfermedad médica.

D) Los síntomas producen malestar clínico significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de actividad del individuo.

Si existen síntomas de amnesia disociativa, el profesional de la salud comenzará una evaluación con el historial médico y un examen físico de la persona afectada.

No existen pruebas médica específicas, aunque se puede utilizar neuroimagen, electroencefalograma o análisis de sangre para descartar otras condiciones médicas o efectos secundarios de fármacos.

Condiciones médicas como lesiones cerebrales, enfermedades cerebrales, falta de sueño y abuso de alcohol o drogas pueden provocar síntomas parecidos a los de este trastorno.

Si no se encuentran causas físicas, la persona puede ser referida a un psicólogo o psiquiatra que tenga la experiencia y formación para evaluar, diagnosticar e intervenir.

Tratamiento

La primera meta del tratamiento es disminuir los síntomas y controlar problemas derivados del trastorno.

A continuación, se ayuda a la persona a expresar y procesar los recuerdos dolorosos, desarrollando nuevas estrategias de afrontamiento, restaurando el funcionamiento normal y mejorando las relaciones personales.

El modelo de tratamiento depende de los síntomas específicos y de la situación de la persona:

  • Terapia cognitiva: cambio de pensamientos irracionales o disfuncionales que dan como resultado sentimientos y comportamientos negativos.
  • Medicación: no hay medicación específica para tratar este trastorno, aunque si puede beneficiarse una persona que también padezca de ansiedad o depresión.
  • Terapia familiar: educar a la familia sobre el trastorno, mejorar habilidades para adaptarse al mismo.
  • Otro tipo de terapias para ayudar a que la persona exprese sus sentimientos y pensamientos.
  • Hipnosis clínica: incluye técnicas de relajación intensa y concentración para conseguir un estado alterado de conciencia, permitiendo a la persona explorar sus pensamientos, emociones y recuerdos que ha podido bloquear de su mente consciente. Su uso debe ser estudiado, ya que existen varios riesgos como la creación de recuerdos falsos o rememoración de experiencias traumáticas.

Pronóstico

La mayoría de fugas disociativas son breves durando menos de un mes. Sin embargo, algunos casos pueden ser de varios meses.

A menudo el trastorno se soluciona solo y el pronóstico suele ser bueno. Sin embargo, sin tratamiento para solucionar los problemas subyacentes, pueden ocurrir otras fugas.

Prevención

La prevención en si misma no es posible, aunque es de ayuda que se comience el tratamiento tan pronto como se observen los síntomas.

Es importante por tanto la intervención inmediata después de una experiencia estresante o traumática para reducir la posibilidad de un trastorno de este tipo.

¿Cuál es tu experiencia con este trastorno? Me interesa tu opinión. ¡Gracias!

Referencias

  1. Dissociative Fugue (formerly Psychogenic Fugue) (DSM-IV 300.13, Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders, Fourth Edition).
  2. “Dissociative Amnesia, DSM-IV Codes 300.12 ( Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders, Fourth Edition )”. Psychiatryonline.com. Retrieved 2011-11-28.
  3. Allen, Thomas E., Mayer C. Liebman, Lee Crandall Park, and William C. Wimmer. A Primer on Mental Disorders: A Guide for Educators, Families, and Students. Lantham, MD: Scarecrow Press, 2001.
COMPARTIR
Licenciado en Psicología, Máster en Recursos Humanos y excolaborador de la Universidad de Sevilla. Amante de la lectura y del conocimiento en general. Redactor en otras webs, como Entrepreneur: https://www.entrepreneur.com/author/alberto-rubin-martin

1 Comentario

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here