Geología estructural: historia y objeto de estudio

La geología estructural es la rama de la geología que se encarga de estudiar las relaciones geométricas de las rocas y las características geológicas (del globo terráqueo) en general. Esta rama de las ciencias geológicas abarca una gran cantidad de objetos de estudio.

El estudio de la deformación de las rocas puede incluir un análisis a gran o a pequeña escala. Además, esta ciencia permite conocer información correspondiente a posibles problemas que podrían derivar de la modificación de la estructura de las rocas. En muchos casos, los estudios se realizan junto a la aplicación de otras ramas de la geología.

Fuente: es.wikipedia.org

Entre los análisis que pueden derivar de la geología estructural, se encuentran los posibles riesgos relacionados con los fenómenos naturales, como lo son los terremotos y los derrumbes.

El estudio de esta ciencia tiende a aplicar dos metodologías. La primera es a gran escala; esta da la posibilidad de trabajar con una pequeña muestra de forma manual, a través del uso de microscopios. La segunda metodología es a pequeña escala y requiere un trabajo de campo más extenso.

Historia

Siglo XVIII, cuando las bases se establecen

Las bases de la geología estructural como ciencia comenzaron a desarrollarse en el siglo XVIII. En este siglo, el médico y naturalista suizo Johannes Scheuchzer presentó en 1708 una representación paisajística del lago Uri, ubicado en el centro de Suiza.

En su trabajo hizo una representación de los pliegues y fallas geológicas existentes en el lugar. La obra permitió que varios científicos realizaran diversas publicaciones durante los años siguientes. Estas representaron importantes aportes a la geología de la época.

Los análisis sobre plegamientos y fracturas geológicas de las montañas se realizaron como consecuencia del desarrollo de la geología estructural. Esto permitió que en 1740 se desarrollara la teoría del desarrollo de las montañas a nivel mundial.

Además, el estudio de los minerales del suelo fue otro de los trabajos más importantes de esta rama de la geología. Las diversas investigaciones permitieron arrojar teorías sobre la formación de montañas y su clasificación, el avance y retroceso de los mares, observaciones sobre rocas, entre otros aportes.

Durante la segunda mitad del siglo XVIII, la geología estructural comenzó a contar con los aportes de prominentes expertos en la geología, tales como Lehmann, Arduino, Ferber y Michell.

Siglo XIX, la era de la especialización

Durante el siglo XIX, aproximadamente un siglo después de que se sentaran las bases de la geología estructural, expertos en el área establecieron concretamente cuáles estudios abarcaban esta rama geológica. Esto fue posible gracias a las investigaciones previas realizadas por otros expertos.

Objeto de estudio

La geología estructural es la ciencia que se encarga del estudio de las relaciones geométricas de las rocas, así como de las características geológicas en general. Esta rama de la ciencia estudia una variedad de fenómenos naturales relacionados con las formaciones geológicas.

La geología estructural se encarga de hacer un estudio tridimensional de las rocas y de utilizar medidas de su patrón geométrico para determinar el historial de su deformación. Este análisis se suele realizar a gran escala y a pequeña escala.

La posibilidad de conocer dicha información permite crear una vinculación con eventos geológicos que ocurrieron en el pasado.  Esto da la posibilidad de comprender la evolución de la estructura de un área rocosa determinada mediante el análisis de su formación.

Importancia de la ciencia

La geología estructural es de gran importancia para otras ramas de la ciencia. Influye directamente en la económica y en la minera, debido a que los estudios que arroja esta ciencia permiten evaluar los yacimientos que son generados por las fallas de la estructura de la roca.

Además, el estudio de las propiedades físicas y mecánicas de las rocas es fundamental para la aplicación de la ingeniería en la geología. Las condiciones de las rocas pueden afectar la estructura de las obras que desarrollan las personas, como las presas o los túneles.

La geología estructural, en combinación con la geomorfología (ciencia que estudia las formas de la superficie terrestre), permite a los seres humanos realizar análisis sobre los riesgos existentes ocasionados por la naturaleza. Por ejemplo, es posible estudiar por qué ocurre un terremoto.

Por otro lado, también permite analizar las posibilidades de que ocurran deslizamientos de tierra o derrumbes.

El estudio del efecto de la penetración del agua en los suelos también es posible gracias a esta ciencia en conjunto con la hidrología ambiental. Esto permite identificar, entre otras cosas, la filtración de sustancias tóxicas hacia las profundidades del suelo.

Métodos de estudio a pequeña escala

Los análisis realizados a pequeña escala permiten utilizar métodos de estudio que incluyen microscopios electrónicos de transmisión. Este instrumento permite hacer una gran ampliación de la muestra a analizar.

La metodología aplicada a trabajos de pequeña escala también incluye estudios manuales de una muestra que fue recolectada en el campo a analizar.

Métodos de estudio a gran escala

En aquellas investigaciones realizadas a gran escala, los estudios requieren de una investigación de campo. Para esto, se suelen realizar mapas geológicos que permitan observar la distribución regional de las áreas seleccionadas. Luego, las áreas de estudio son representadas en un mapa que es usado como guía.

De la misma forma, el mapeo también cuenta con detalles sobre la orientación de las características de la estructura. Esto incluye fallas, pliegues y otros fenómenos geológicos.

Uno de los objetivos principales de este tipo de investigaciones es realizar una interpretación lo más certera posible sobre la estructura que está a una profundidad determinada bajo la superficie terrestre.

Para realizar este trabajo, la información que puede aportar la superficie es de gran utilidad. A pesar de ello, las perforaciones en el suelo o la apertura de minas pueden arrojar información más precisa sobre la estructura de las rocas que están en el subsuelo.

Existen otros tipos de mapas que resultan de gran utilidad para realizar estudios a gran escala. Por ejemplo, aquellos que permiten reflejar los alrededores de una elevación de capas terrestres con relación al nivel del mar. También son de utilidad los mapas que permiten representar las variaciones del espesor de un área en especial.

Referencias

  1. Structural geology, editores de Encyclopedia Britannica, (n.d.). Tomado de britannica.com
  2. Structural geology, Wikipedia in English, (n.d.). Tomado de wikipedia.org
  3. Los Orígenes de la Geología Estructural, E. Martínez García, (n.d.). Tomado de dialnet.unirioja.es
  4. Study Of The Structure Of The Earth, editores de Encyclopedia Britannica, (n.d.). Tomado de britannica.com
  5. Geología estructural, Wikipedia en español, (n.d.). Tomado de wikipedia.org
COMPARTIR
Licenciado en Comunicación Social, especializado en publicidad. Redactor y creador de contenido. Amante de la cultura general y del Deporte Rey.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here