Grooming: un riesgo para los menores en internet

El grooming es el ciberacoso ejercido deliberadamente por un adulto para establecer una relación y un control emocional sobre un menor con el fin de preparar el terreno para su abuso sexual.

Suelen realizar tareas con intención de acercarse primeramente al menor y ganarse su confianza para posteriormente establecer una relación y control emocional de éste.

grooming

Su fin es abusar sexualmente de él, por lo que el acosador o groomer se propasará con el menor teniendo contacto físico o simplemente virtualmente, obteniendo así de esta forma pornografía infantil.

Las acciones que el acosador o groomer suele realizar van muy relacionadas con la pederastia y la pedofilia. Éstas pueden ser delitos de prostitución infantil, abusos sexuales etc.

Algunos datos sobre el grooming

A continuación, vamos a ver algunas cifras de  un estudio realizado por ACPI y PROTEGELES para el Defensor del Menor en 2002, sobre los hábitos de navegación de los menores en España, en el cual se obtuvieron algunos datos preocupantes:

  • Entre los menores que participaron en el estudio, el 30% había facilitado su número de teléfono en alguna ocasión.
  • El 16% ha proporcionado su dirección a través de red.
  • El porcentaje que ha quedado con desconocidos por Internet o Redes Sociales es de un 14,5%.
  • El 54,5% no ha recibido información o formación sobre las normas básicas de seguridad a la hora de utilizar Internet ni desde el colegio ni desde casa.
  • Casi el total de todos los jóvenes que participaron en el estudio, el 86% puede acceder a  todos los contenidos del ordenador ya que no tienen o no disponen de ningún programa que filtre los contenidos.
  • Un 44% de los menores se ha sentido acosado/a sexualmente.
  • Un 11% ha sido víctima de insultos por parte de otros usuarios de internet.
  • Un 4% ha recibido correos no solicitados con contenidos desagradables y otro 1,5% informa de haber sentido miedo en alguna ocasión.

Como podemos comprobar es un problema que afecta a muchos menores, no sólo en España sino en todo el mundo.

Tipos de grooming

Encontramos dos variantes en la  manera en que el acosador puede realizar el acoso sexual a través de internet según la guía que realizó el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia UNICEF y el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos (2014):

  • Casos de grooming en los que el acosador logra el material sin haber tenido relación con el menor en ningún momento previamente por internet.

Éste logra el material que él quiere a través de la obtención de las contraseñas del menor o a través de las fotos que el menor haya colgado en redes sociales.

Una vez que el acosador ha conseguido ese material, comenzará el chantaje y la extorsión hacia el menor amenazándolo con divulgarlo si no le facilita más o no se cita con él.

  • El otro caso consiste en que el acosador busca la confianza del menor para que le entregue el material, charlando con él a través de cualquier foro o red social. De esta forma es el menor el que le facilita el material, ya que el acosador se ha ganado su confianza.

Fases del grooming

En el grooming existen una serie de pasos por las que el acosador consigue hacerse con la confianza del menor y realizar el delito:

Contacto y acercamiento

Primeramente, el acosador intentará contactar con el menor a través de las redes sociales o algún chat. Para ello, suele hacerse pasar por un menor que tenga una edad similar a su víctima y que además tenga un físico atractivo. Su objetivo principal es ganarse la confianza del menor poco a poco.

Sexo virtual

También conocido como sexting. Una vez que se ha ganado la confianza del menor, el groomer puede conseguir que el menor le envíe fotos o que incluso encienda la webcam posando así desnudo para él total o parcialmente.

Ciberacoso

Si el acosador consigue algún material del menor que pueda ser comprometidas para éste, comenzará a amenazarlo si no accede a lo que el acosador le pide. Esta fase se engloba dentro del ciberbullying.

Abuso y agresiones sexuales

Seguidamente de la fase anterior, cuando el menor ve que las amenazas no cesan, accederá a las exigencias del acosador, pudiendo llegar a mantener relaciones físicas.

¿Cuáles suelen ser sus manifestaciones o síntomas en los menores?

Como ya podemos ir observando, los efectos para las víctimas y las personas de su alrededor llegan o pueden llegar a ser muy negativos, al igual que ocurre con otros riesgos que el menor puede sufrir  en Internet como el ciberbullying o ciberacoso, sexting…

Los menores que sufren grooming  pueden llegar a sufrir problemas psicológicos. Los efectos que pueden tener estos problemas psicológicos pueden ser más graves que si se hubiera producido el abuso sexual en persona.

Como padres y madres debemos estar alerta a los siguientes síntomas:

  • Los menores que sufren grooming pueden mojar la cama, chuparse el dedo o tener miedos que antes no tenía.
  • Pueden aparecer también problemas de sueño, dolor de cabeza sin explicación aparente.
  • Además suelen aparecer pérdidas de peso o variaciones rápidas de éste.
  • Lesiones físicas frecuentes sin explicación razonable: se hace cortes, se golpea, etc.
  • Ansiedad, rabia.
  • También pueden aparecer cambios en el estado de ánimo.
  • Incluso pueden ocultar el móvil o el ordenador cuando lo usa si hay alguien delante.

El grooming también puede afectar la vida del niño/a en la escuela:

  • Puede afectar a su rendimiento escolar negativamente.
  • Suelen aparecer problemas de atención  y concentración además de en el aprendizaje.
  • Debido a lo anterior, no quieren ir al colegio.
  • Al estar en contacto con un adulto de esas características puede utilizar un lenguaje que no es acorde para su edad.
  • Incluso puede tener miedo a espacios libres como el recreo. Además puede buscar la cercanía de los adultos o situarse en rincones, paredes y espacios protegidos y controlables visualmente.
  • Problemas de aprendizaje, atención y concentración.

Perfil de las víctimas

Toda persona, ya sea menor o adulto, puede ser víctima de acoso sexual a través de internet. A continuación se adjunta una tabla con los dos posibles grupos de víctimas que se consideran están en riesgo según la Comisión Europea (2012):

monografico grooming

Fuente: Monográfico sobre grooming (2015)

Perfil del acosador o groomer

Según El-Sahili (2014) existen diferentes perfiles de acosadores. Mientras que algunos solo quieren material pornográfico, otros quieren mantener contacto con el menor.

Según el proyecto que realizó la Comisión Europea en el año 2012 podemos distinguir tres tipos de groomers o acosadores:

  • Groomer “Buscador de intimidad”: no utiliza fotos de menores para hacerse pasar por ellos, por el contrario se muestran tal como son. Su objetivo suele ser conseguir una relación con el menor, por lo que se dedican a hablar durante mucho tiempo con éste. Piensan que el contacto es consentido por el menor, por lo que no creen que sea un delito.
  • Groomer “Estilo adaptable”: este tipo de acosador suele adaptar su identidad y su estilo de acoso según vaya avanzando el proceso. Tiene equipos informáticos para ejercer el acoso y suele tener antecedentes penales.
  • Groomer “Hipersexualizado”: suele ser el tipo de groomer más intenso, ya que consumen pornografía adulta extrema. En sus perfiles suele haber fotos de sus genitales y normalmente tienen condenas previas. Mediante la comunicación con otros acosadores consiguen imágenes de este tipo.

¿Qué hacer si mi hijo/a sufre grooming?

Como en cualquier otra situación, se recomienda denunciar este tipo de acciones lo antes posible, ya que como hemos dicho anteriormente, el menor puede sufrir tanto física como mentalmente debido a los abusos por parte del acosador.

En algunas ocasiones, el menor puede sentir vergüenza por lo sucedido y por este motivo, no querer denunciar presencialmente los hechos de grooming. Para estos casos existe la opción de aportar datos y alertas a la Policía Nacional, Guardia Civil o a la Policía Autonómica de forma anónima. Una tercera opción sería acudir a las asociaciones, entidades y ONG’s que tienen como objetivo la protección de los menores.

En el caso del menor, la denuncia formal la tienen que interponer en su nombre las personas legitimadas para ello, que son los padres, los representantes legales del menor o el Ministerio Fiscal en caso de ser alertado por otras personas.

En el caso de que un profesor observara que un niño/a puede estar sufriendo grooming debería de ponerse en contacto urgentemente con los padres o responsables del menor o incluso informar a las autoridades.

Es recomendable que se aporten pruebas de acoso en el momento de la denuncia como conversaciones grabadas o capturas de pantalla de los mensajes que se han recibido. Teniendo en cuenta que muchas veces no cuentan con validez judicial, ya que no existe evidencia de su veracidad o de su procedencia.

En estos casos, las pruebas con validez judicial son aquellas que pueden facilitar las empresas proveedoras de servicios, como por ejemplo los operadores telefónicos o las empresas que gestionan las redes sociales.

¿Cómo deben actuar los educadores desde los centros?

Según Luengo (2014), los centros tienen la obligación de actuar ante este tipo de hechos en el caso de que tengan sospecha o conocimiento de que algún alumno/a lo esté sufriendo. Si un docente es el que tiene sospecha o ha detectado que un alumno puede estar padeciendo grooming, el centro debe informar a los padres o tutores del menor.

Si por el contrario son los padres o tutores los que no dieran una respuesta adecuada o no denunciaran la situación, el centro debe ponerlo en conocimiento de las autoridades y realizar una denuncia.

¿Qué puedo hacer desde casa para prevenirlo?

Para reducir los riesgos de que nuestros hijos/as puedan sufrir este tipo de abuso tenemos que realizar los siguientes pasos:

  • Enseñar al menor realizar un buen uso de las nuevas tecnologías.
  • Educar para que no den datos personales a desconocidos en la red o no acepten a personas que no conozcan en las redes sociales. Es recomendable que además, se les enseñe a configurar su perfil de privacidad.
  • Comentar con el menor por qué suceden estas cosas o preguntarle si ha sido acosado o si conoce en su entorno algún caso de estas características.

Además también podemos enseñarles cuestiones técnicas:

  • Intentar dar a conocer los riesgos y cómo funcionan las herramientas de protección.
  • Con el fin de recomendarles que no entren en páginas que no conocen, además de que utilicen contraseñas con 8 dígitos y que las cambien periódicamente.
  • Como padres y madres, debemos limitar el uso de estas tecnologías para evitar la dependencia y que entren en conflicto con sus otras actividades.
  • Por último, establecer criterios de edades para empezar a utilizar los dispositivos y para acceder a diferentes contenidos y servicios.

Estrategias y recomendaciones para los menores

Algunas estrategias y recomendaciones para los menores podrían ser las siguientes:

  • No subir a las redes sociales o proporcionar imágenes a un desconocido.
  • Pedir ayuda si está viviendo una situación que le hace sentir inseguridad o malestar emocional.
  • Configurar la privacidad de las cuentas de las redes sociales.
  • Utilizar programas para que el equipo que utilice sea seguro y no puedan robar sus contraseñas.

Referencias

  1. El-Sahili, L.F.A. (2014). Psicología en Facebook. Vislumbrando los fenómenos psíquicos, complejidad y alcance de la red social más grande del mundo. México: Universidad de Guanajuato.
  2. European Commission (2012). European Online Grooming Proyect.
  3. Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia UNICEF y Ministerio de Justicia y Derechos Humanos (Argentina). (2014). Grooming. Guía práctica para padres.
  4. Instituto Nacional de Tecnologías de la Comunicación INTECO (2009). Guía Legal sobre ciberbullying y grooming.
  5. Instituto Nacional de Tecnologías de la Comunicación INTECO (2013). Guía S.O.S. contra el Grooming: Padres y educadores. Madrid: INTECO.
  6. Instituto Nacional de Tecnologías de la Comunidad INTECO (2012). Guía de actuación contra el ciberacoso: padres y educadores. Madrid: INTECO.
  7. Luengo, J.A. (2014). Guía de recursos didácticos para centros Educativos. Madrid: Colegio Oficial de Psicología de Madrid.
  8. Red.es (2015). Monográfico sobre grooming. Ministerio de Industria, Energía y Turismo. Gobierno de España.
COMPARTIR
Graduada en Pedagogía por la Universidad de Sevilla y estudiante el Máster en Psicología de la Educación. Avances en Intervención Psicoeducativas y Necesidades Educativas Especiales.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here