Hemisferio Cerebral Izquierdo: Funciones, Características y Anatomía

El hemisferio cerebral izquierdo constituye la región izquierda del cerebro. Anatómicamente resulta idéntico al hemisferio derecho, pero guarda una serie de diferencias tanto en su funcionamiento como en las actividades que desempeña.

El hemisferio izquierdo se caracteriza por presentar un funcionamiento mucho más analítico, detallista y aritmético que el hemisferio derecho. Así mismo, en la actualidad existe un elevado consenso en nombrar al hemisferio izquierdo como el hemisferio lingüístico del cerebro.

hemisferio cerebral izquierdo

El término hemisferio cerebral designa cada una de las dos estructuras que conforma la región más grande del encéfalo.

El cerebro puede dividirse en dos grandes regiones: el hemisferio izquierdo y el hemisferio derecho. Ambas estructuras se encuentran conectadas y trabajan de forma conjunta para brindar un funcionamiento integral del cerebro.

Propiedades anatómicas del hemisferio izquierdo

El hemisferio izquierdo constituye la región izquierda del encéfalo. Resulta una porción inversa al hemisferio derecho, pero no inversamente simétrico. Tal y como sucede con el resto del cuerpo, el lado izquierdo del cerebro resulta asimétrico respecto al lado derecho.

El hemisferio izquierdo se separa del hemisferio derecho mediante una cisura sagital profunda localizada en la línea media del cerebro. Esta cisura conocida como cisura interhemisférica o longitudinal cerebral permite establecer la diferenciación anatómica entre ambos hemisferios del cerebro.

La cisura interhemisférica contiene un pliegue de la duramadre y las arterias cerebrales anteriores. En la región más profunda de la cisura se halla el cuerpo calloso, una comisura formada por un conglomerado de fibras nerviosas blancas.

La función del cuerpo calloso consiste en conectar ambos hemisferios cruzando la línea media y transfiriendo información de un lado a otro. De este modo, el hemisferio izquierdo funciona de forma conjunta con el hemisferio derecho, brindando así una actividad cerebral integral y conjunta.

Al igual que el hemisferio derecho, el hemisferio izquierdo puede dividirse en cuatro grandes lóbulos cerebrales: el lóbulo frontal ubicado en la parte frontal de cráneo, el lóbulo occipital que se halla en la región posterior (encima de la nuca), el lóbulo parietal que se localiza en la región superior del cerebro, y el lóbulo temporal que se encuentra en la región medial.

Características

Los dos hemisferios cerebrales se caracterizan por ser muy parecidos entre sí. Anatómicamente no resultan simétricos pero sí muy semejantes.

De hecho, cada uno de los hemisferios engloba una parte proporcional de las estructuras del cerebro. Por ejemplo, el lóbulo frontal se divide en dos regiones paralelas (una se ubica en el hemisferio derecho y otra en el hemisferio izquierdo).

Así pues, cuando se habla de hemisferios cerebrales no se hace referencia a estructuras cerebrales distintas, ya que cada uno de ellos engloba una porción de las mismas regiones del cerebro.

No obstante, el hemisferio izquierdo se caracteriza por presentar una serie de atributos únicos. Es decir, presenta una serie de características diferentes a las del hemisferio derecho.

En este sentido, el hemisferio izquierdo se interpreta como el hemisferio cerebral lingüístico, ya que es la porción del cerebro que desempeña un papel más importante en el desarrollo de este tipo de actividades.

Las características principales del hemisferio cerebral izquierdo son:

1- Verbal

El hemisferio izquierdo utiliza palabras para nombrar, describir y definir los elementos interiores y exteriores.

A diferencia del hemisferio cerebral derecho, el hemisferio izquierdo adopta un papel protagonista en el desempeño de actividades relacionadas con el lenguaje y la memoria verbal.

2- Simbólico

El hemisferio izquierdo emplea, a parte del lenguaje, los símbolos para la representación de los objetos externos.

Por ejemplo, el signo + representa el proceso de adición y el símbolo – el proceso de resta. La asociación entre estos símbolos y sus significados son actividades que desempeña el hemisferio cerebral izquierdo.

3- Analítico

El hemisferio cerebral izquierdo presenta un funcionamiento analítico de las cosas. Estudia los elementos paso a paso y parte a parte. Utiliza métodos racionales inductivos, y permite el desarrollo del pensamiento analítico y descriptivo de las personas.

4- Detallista

El hemisferio izquierdo adopta también un papel protagonista en el análisis detallista y objetivo de los elementos. Permite realizar observaciones específicas y desarrolla el pensamiento concreto.

5- Abstracto

El funcionamiento del hemisferio izquierdo se caracteriza por tomar un pequeño fragmento de información y emplearlo para representar el todo.

Tal y como se representa en el resto de características, adopta un carácter analítico que permite ir de lo más concreto a lo más general.

6- Temporal

El hemisferio cerebral izquierdo se encarga de seguir el paso del tiempo. Ordena las cosas en secuencias temporales y situacionales. Analiza los elementos empezando por el principio y adopta un funcionamiento organizado y secuencial.

7- Racional

Ante todo, el hemisferio cerebral izquierdo se caracteriza por brindar un pensamiento racional acerca de las cosas. Permite abstraer conclusiones basadas en la razón y los datos específicamente examinados.

8- Digital

El hemisferio cerebral izquierdo también utiliza los números. Por ejemplo, adopta un papel activo en la actividad de contar.

9- Lógico

Las conclusiones extraídas por el hemisferio cerebral izquierdo están siempre basadas en la lógica: una cosa sigue a otra en un orden lógico.

Por ejemplo, los problemas matemáticos o los argumentos razonados son actividades que definen bien el funcionamiento de este hemisferio cerebral.

10- Lineal

Finalmente, el hemisferio cerebral izquierdo se caracteriza por pensar en términos de ideas encadenadas. La elaboración de un pensamiento sigue a otro, por lo que suele generar conclusiones convergentes.

Funciones

El hemisferio cerebral izquierdo conforma la región motriz que es capaz de reconocer grupos de letras formando palabras, así como grupos de palabras formando frases.

De este modo, desempeña actividades relacionadas con el habla, la escritura, la numeración, las matemáticas y la lógica, motivo por el cual es nombrado como hemisferio verbal.

Por otro lado, se encarga de desarrollar las facultades necesarias para transformar un conjunto de informaciones en palabras, gestos y pensamientos. En este sentido, el neurólogo Hughlins Jackson describió el hemisferio izquierdo como el centro de la facultad de expresión.

El hemisferio izquierdo se encarga de almacenar conceptos que posteriormente se traducen en palabras. Es decir, el hemisferio izquierdo no funciona como una memoria textual, ya que permite aportar significado a los elementos de expresión.

El hemisferio izquierdo comprende las ideas y los conceptos, los almacena en un lenguaje no verbal y, posteriormente, traduce dichos elementos en un lenguaje o idioma determinado.

De forma más concreta, el hemisferio izquierdo se especializa en el lenguaje articulado, el control motor del aparato fondo articulador, el manejo de información lógica, pensamiento proporcional, procesamiento de información en serie y manejo de la información matemática.

Así mismo, desempeña un papel principal en la memoria verbal, los aspectos gramaticales del lenguaje, la organización de la sintaxis, la discriminación fonética, la atención focalizada, la planificación, la toma de decisiones, el control del tiempo, la ejecución y la memoria a largo plazo entre otros.

Evaluación del hemisferio izquierdo

Sistema nervioso y cerebro

El funcionamiento del hemisferio cerebral izquierdo se evalúa mediante los tests de inteligencia.

De hecho, las pruebas de rendimiento intelectual evalúan principalmente el funcionamiento de este hemisferio y examinan menos el rendimiento del hemisferio cerebral derecho.

De forma concreta, los tests de inteligencia que investigan el vocabulario, la comprensión verbal, la memoria y el cálculo aritmético mental permiten examinar el rendimiento del hemisferio cerebral izquierdo.

Relación con el hemisferio cerebral derecho

A pesar de que el hemisferio cerebral izquierdo presenta una serie de funciones determinadas, esto no quiere decir que tales actividades las desempeñe esta parte del cerebro por sí sola.

De hecho, ambos hemisferios del cerebro pueden participar de forma conjunta en la realización de todas las actividades cerebrales. Sin embargo, en algunas adquiere un mayor protagonismo el hemisferio izquierdo y en otras lo hace el hemisferio derecho.

En este sentido, las diferencias funcionales entre hemisferios son mínimas, y sólo en ciertas áreas cerebrales se han podido connotar distinciones acerca del funcionamiento.

Las diferencias entre hemisferios parece resultar una facultad exclusiva de los seres humanos. Varios autores han apuntado que dicha diferenciación existe ya que el lenguaje y la lógica (hemisferio izquierdo) requieren procesos de pensamiento más ordenados y sofisticados que por ejemplo la orientación espacial (hemisferio derecho).

Los dos hemisferios del cerebro resultan complementarios en la mayoría de personas. El habla es una actividad regulada principalmente por el hemisferio izquierdo, sin embargo, alrededor de un 15% de los individuos zurdos y un 2% de los que usan preferentemente la mano derecha, tienen los centros del habla en ambas partes del cerebro.

Así mismo, durante los primeros años de vida las personas tienen el potencial de desarrollar el centro del habla en ambos hemisferio. De este modo, una lesión en el hemisferio izquierdo en personas de corta edad produce como resultado el desarrollo de la facultad del lenguaje en el hemisferio derecho.

Finalmente, los procesos emocionales y la generación de emociones son actividades que se realizan por igual en ambos hemisferios cerebrales, ya que están producidas por el sistema límbico del cerebro.

Referencias

  1. Anderson, B.; Rutledge, V. (1996). “Age and hemisphere effects on dendritic structure”.Brain. 119: 1983–1990.
  1. Boller, and Grafman, J (2.000). Handbook of Neuropsychology. Ed. Elsevier.
  1. Goldberg, E (2002). El Cerebro ejecutivo : lóbulos frontales y mente civilizada Crítica, cop. 2002.
  1. Jódar, M (Ed) y cols (2013). Neuropsicologia. Barcelona, Editorial UOC.
  1. Snell, Richard S. (2009).Clinical Neuroanatomy (Clinical Neuroanatomy for Medical Students (Snell)). Hagerstwon, MD: Lippincott Williams & Wilkins. p. 262. 
COMPARTIR

Graduado en Psicología y Máster en Psicopatología Clínica del Adulto.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here