Insomnio Familiar Fatal: Síntomas, Causas, Tratamientos

El insomnio familiar fatal es una enfermedad hereditaria autosómica dominante extremadamente rara. Casi siempre es causada por una mutación en el codon 178 del gen PRNP, aunque también puede desarrollarse espontáneamente en pacientes con una variante no hereditaria llamada insomnio fatal esporádico.

El insomnio familiar fatal no tiene ninguna cura conocida e implica el empeoramiento progresivo del insomnio, que conduce a alucinaciones, delirio, estados confusionales como la demencia y, finalmente, la muerte.

Insomnio Familiar Fatal mujer

El tiempo de supervivencia promedio para los pacientes diagnosticados con esta enfermedad después de la aparición de los síntomas es de 18 meses. 

La proteína mutada se ha encontrado en sólo 40 familias en todo el mundo, afectando a unas 100 personas. Si sólo un padre tiene el gen, la descendencia tiene un riesgo del 50% de heredarla y desarrollar la enfermedad.

La edad de inicio es variable, desde los 18 a los 60 años, con un promedio de 50. La enfermedad puede ser detectada antes del inicio por pruebas genéticas. La muerte ocurre generalmente entre siete y treinta y seis meses desde el inicio.

La presentación de la enfermedad varía considerablemente de persona a persona, incluso entre pacientes de la misma familia.

¿Cómo se descubrió el insomnio familiar fatal?

Antes de que un neurólogo italiano llamado Elio Lugaresi describiera por primera vez esta enfermedad en el año 1986, se creía que quienes en realidad padecían insomnio familiar fatal estaban siendo afectados por algún tipo de demencia o desorden mental.

Muchos de ellos eran internados en hospitales psiquiátricos y fallecían sin que su enfermedad fuera correctamente diagnosticada.

El propi Lugaresi tenía un familiar cercano que sufría este trastorno, y tras observar sus síntomas detenidamente durante la evolución del cuadro degenerativo, llegó a la conclusión de que no se trataba de una enfermedad psiquiátrica, sino de otro tipo de alteración, que resultó ser una mutación genética.

Causas del insomnio familiar fatal

El insomnio familiar fatal es una enfermedad neurológica hereditaria causada por una determinada mutación en el gen 178. Esta mutación provoca la formación de una proteína alterada, llamada prión.

Los priones son capaces de transformar proteínas normales en priones, y los mismos se acumulan en ciertas zonas del cerebro causando daños en las neuronas.

Desde este punto de vista, el insomnio familiar fatal es similar a la enfermedad de la “vaca loca”, la cual también es provocada por priones que causan daños en el cerebro.

En el caso del insomnio familiar fatal, los priones formados dañan principalmente las neuronas del tálamo, uno de los centros reguladores del sueño.

De esta manera, los pacientes afectados sufren una alteración permanente de su ciclo del sueño y no pueden dormir, lo que provoca síntomas que se agravan en poco tiempo, hasta ocasionar la muerte.

Quienes tienen la alteración genética que causa el IFF padecen la enfermedad y tienen un 50% de posibilidades de transmitirlo a su descendencia.

Síntomas del insomnio familiar fatal

El principal síntoma es el insomnio severo que no responde al tratamiento con fármacos. Este insomnio además es progresivo, empeora con el tiempo y se acompaña de trastornos del sistema nervioso autónomo.

De esta manera, los pacientes también pueden sufrir hipertensión, taquicardia, aumento de la sudoración, hipertermia, alteraciones urinarias y trastornos en el ritmo circadiano.

A medida que la enfermedad avanza, la persona permanece mayor cantidad de tiempo sin dormir y aparecen problemas de memoria, alucinaciones, dificultades para realizar tareas y pérdida gradual de las funciones cognitivas.

Sin embargo, en algunos casos el insomnio puede no ser el síntoma más importante. En algunos pacientes alemanes se observó que las alteraciones del suero eran ligeras, o que sólo eran reconocidas por los pacientes después de un detallado interrogatorio retrospectivo.

En estos pacientes el insomnio no era un problema percibido, aunque probablemente sí existiera alteración en los procesos intrínsecos del sueño. En otras palabras, es posible que estas personas no notaran que estaban durmiendo mal, aunque de hecho era así.

Esto solo puede demostrarse con una polisomnografía. En uno de los casos estudiados, se observó que a pesar de que el paciente parecía dormir y cerraba los ojos, en realidad las ondas cerebrales no se comportaban como lo hacen normalmente durante el sueño.

Etapas en la enfermedad

Habitualmente, en la evolución del insomnio familiar fatal pueden distinguirse cuatro etapas:

Etapa 1

Suele durar aproximadamente cuatro meses, pudiendo variar el tiempo en función de la edad del afectado.

Generalmente la enfermedad comienza a manifestarse entre los 50 y los 60 años, aunque también se han descrito casos en adultos jóvenes.

Además del insomnio severo, la persona suele sufrir ataques de pánico. También pueden aparecer diferentes fobias.

Otros síntomas que suelen darse en esta etapa son ansiedad, desinterés por el entorno, problemas de concentración y somnolencia diurna.

Para quienes observan la situación desde fuera, estos síntomas pueden ser incomprensibles, lo que aumenta la angustia y el temor que experimenta el paciente.

Etapa 2

El insomnio empeora, la persona duerme cada vez menos tiempo y los ataques de pánico se hacen más frecuentes e intensos.

Esta segunda etapa dura aproximadamente 5 meses, y durante la misma comienzan a aparecer las alucinaciones. En este punto es probable que los síntomas del insomnio familiar fatal se confundan con algún trastorno psiquiátrico.

Etapa 3

Dura aproximadamente 3 meses, y en esta etapa el enfermo ya casi no duerme. También se observan temblores, mioclonías, descoordinación, alteraciones en el habla y un deterioro visible de las funciones vitales.

También los ojos del enfermo lucen distintos, ya que la pupila permanece muy dilatada.

Etapa 4

Gradualmente el enfermo deja de responder a todos los estímulos y entra en un profundo estado de demencia.

Poco tiempo después el paciente pasa a estado de coma y finalmente fallece. Si bien la duración de esta etapa depende del estado de salud general del paciente, especialmente la de su corazón, en general se extiende durante 4 meses aproximadamente.

Diagnóstico

El diagnóstico se realiza en base a los síntomas clínicos y los antecedentes personales y familiares del paciente.

Habitualmente se realizan pruebas como tomografía axial computarizada y resonancia magnética para descartar otras enfermedades.

Estas pruebas resultan normales. En cambio, si se realiza un electroencefalograma, el mismo mostrará una actividad cerebral enlentecida.

Por otro lado, la polisomnografía (una prueba que estudia las ondas cerebrales durante el sueño) muestra una importante reducción en la duración del sueño, lo que puede orientar el diagnóstico.

Tratamiento

Desafortunadamente no existe un tratamiento o un fármaco que cure esta enfermedad. De manera totalmente experimental se han suministrado algunos medicamentos que parecen atenuar algunos síntomas.

Si es posible intentar mejorar la calidad de vida del paciente que sufre esta enfermedad. 

No obstante, la ciencia y especialmente la genética, viene estudiando con gran dedicación la patología. En Inglaterra e Italia se han hecho investigaciones acerca de técnicas que permiten “reparar” en generaciones futuras, la mutación involucrada.

También hay países europeos que incluyen entre los posibles análisis durante el embarazo, la determinación de la mutación en el gen 178. Si se detecta una anomalía en este gen, la misma es comunicada a sus padres. Una de las consecuencias más probables, es que su hijo, cuando sea adulto desarrolle la enfermedad.

Pronóstico

El pronóstico a largo plazo para las personas con insomnio familiar fatal es pobre. Actualmente no hay cura para la condición o tratamiento para retardar la progresión de la enfermedad. Después de la aparición de los síntomas, suele ser fatal desde 12 a 18 meses, con un rango de unos meses a varios años.

El “efecto fundador” de País Vasco

De los 100 casos de Insomnio Familiar Fatal descritos en el mundo, 40 se encuentran en España.

La bióloga Ana Belén Rodríguez, investigadora de la Universidad del País Vasco, estudió para su tesis de doctorado los árboles genealógicos de las familias afectadas por insomnio familiar fatal en esta región, hasta hallar dos ancestros comunes.

Tras revisar durante meses los registros parroquiales en diferentes pueblos de Álava, la doctora logró remontarse hasta 1630 en una de las familias y hasta 1730 en la otra.

Si bien esto no significa que en el País Vasco se encuentre el origen de la mutación, es probable que la orografía montañosa mantuviera genéticamente aislada a esta comunidad durante mucho tiempo, favoreciendo el establecimiento de mutación, su conservación y transmisión a las siguientes generaciones.

Por otro lado, el hecho de saber que esta mutación es antigua y que todos los casos actuales proceden de unos pocos casos originales, indica que esta alteración genética no es frecuente, se ha producido pocas veces en la historia de la humanidad y es poco probable que se produzca “de novo” en otras familias.

Otro de los casos más antiguos de insomnio familiar fatal podría ser el descrito por un médico veneciano en 1765. Él mismo describió la muerte de un paciente por un fallo cardíaco, aunque mencionando que además el paciente sufría de “parálisis” y que pasaba largos periodos sin dormir.

En los 200 años que siguieron a esta historia, varios de los integrantes de esta familia murieron en condiciones similares, como se cuenta en el libro “La familia que no podía dormir”.

Como ves, el insomnio familiar fatal es una enfermedad rara, pero que ha afectado a varias personas en España y Europa y por lo tanto, siempre conviene estar bien informado al respecto.

¿Y tú que experiencia tienes con esta enfermedad?

Referencias

  1. “Dying for sleep: Could there be a cure for Fatal Familial Insomnia?”. ResearchGate. 29 February 2016. Retrieved 20 May 2016.
  2. Jansen, C.; Parchi, P.; Jelles, B.; Gouw, A. A.; Beunders, G.; van Spaendonk, R. M. L.; van de Kamp, J. M.; Lemstra, A. W.; Capellari, S.; Rozemuller, A. J. M. (13 July 2011). “The first case of fatal familial insomnia (FFI) in the Netherlands: a patient from Egyptian descent with concurrent four repeat tau deposits”. Neuropathology and Applied Neurobiology. Blackwell Publishing Ltd. 37 (5): 549–553. doi:10.1111/j.1365-2990.2010.01126.x. Retrieved 16 October 2015.
  3. Forlonia, Gianluigi; Tettamantia, Mauro; Luccaa, Ugo; Albanesea, Yasmin; Quaglioa, Elena; Chiesaa, Roberto; Erbettab, Alessandra; Villanib, Flavio; Redaellib, Veronica; Tagliavinib, Fabrizio; Artusoc, Vladimiro; Roiterc, Ignazio (21 May 2015). “Preventive study in subjects at risk of fatal familial insomnia: Innovative approach to rare diseases”. Prion. 9 (2): 75–79. doi:10.1080/19336896.2015.1027857. PMC 4601344 Freely accessible. PMID 25996399.
  4. Panegyres, Peter; Burchell, Jennifer T. (2016). “Prion diseases: immunotargets and therapy”. ImmunoTargets and Therapy: 57. doi:10.2147/ITT.S64795. ISSN 2253-1556.

DEJA UNA RESPUESTA