11 Juegos para Ejercitar la Memoria en Niños, Adultos y Mayores

Los juegos para ejercitar la memoria son muy útiles para mejorar la capacidad de memorización, estudiar mejor y evitar olvidar conocimientos.

Es habitual pensar que la memoria es algo innato, cada uno posee una capacidad determinada y si tenemos mala memoria poca cosa le podemos hacer.

Juegos Para Ejercitar La Memoria

Sin embargo esto no es así, ya que está científicamente demostrado que la memoria es una capacidad que se puede ejercitar. Por tanto, tener una buena memoria depende, en gran parte, de la cantidad de tiempo que invirtamos en trabajarla con ejercicios, actividades, juegos y hábitos.

Además, no hace falta estar constantemente estudiando o “empollando” para potenciar nuestra memoria, lo podemos realizar también a través de juegos dinámicos, creativos y divertidos.

Los juegos y ejercicios que te mostraré sirven desarrollar, reforzar, estimular y activar la memoria en personas mayores y tercera edad, adultos, niños y adolescentes

11 Juegos, actividades y ejercicios para ejercitar la memoria

1. Palabras encadenadas

palabras encadenadas

Es un juego perfecto para entrenar el lenguaje pero al mismo tiempo se convierte en una actividad muy útil para ejercitar nuestra memoria verbal, la velocidad de procesamiento y recuperación de información.

Se tiene que jugar en grupo, con un mínimo de 3 o 4 personas, y consiste, tal y como su nombre indica, en encadenar una palabra tras otra.

De este modo, una persona dice una palabra y la siguiente tiene que decir otra que empiece por la última sílaba de la palabra anterior.

Por ejemplo: si empiezo diciendo impresora, el siguiente participante deberá decir una palabra que empiece por la sílaba “ra” como por ejemplo rastrear, el siguiente deberá decir una palabra que empiece por “ar” como armario, y así sucesivamente.

  • Impresora
  • Rata
  • Tarjeta
  • Tacones

A priori puede parecer un juego muy simple pero si se realizas de la mejor forma posible, te darás cuenta de que no lo es tanto.

Personalmente recomiendo jugar por equipos, realizando una serie de palabras durante un minuto y compitiendo por cuál de los dos grupos consigue completar un mayor número de palabras durante ese periodo de tiempo.

Ya verás que si intentas ir lo más rápido posible no siempre será tan sencillo, y deberás exigir a tu mente para que encuentre la palabra adecuada lo más rápidamente posible en cada caso.

2. Memorizar personas y ciudades

Ciudades

1)Trata de memorizar estas ciudades

juego de memoria ciudades

2)Responde a estas preguntas

  • ¿Qué ciudad es la de la casilla de arriba en el centro?
  • ¿Qué ciudad es la de la casilla central a la derecha?
  • ¿Qué ciudad es la de la casilla de abajo a la izquierda?

Personas

1)Memoriza la siguiente fila de personas:

juego de memoria personas

2)Responde a estas preguntas:

  • ¿En qué lugar se encuentra la mujer con bufanda amarilla?
  • ¿En qué lugar se encuentra el hombre más alto?
  • ¿Cómo es el hombre en la posición 4?
  • ¿Cómo es el hombre de la última posición?

3. Repetir frases mentalmente

Quiénes Participan en un Debate

Este juego es posiblemente el mejor para trabajar la memoria inmediata, la capacidad de aprendizaje y la retención de nueva información.

Como en el caso anterior, se tiene que jugar en grupo o como mucho en pareja, y consiste en recordar el máximo número de frases posible.

Para hacerlo, previamente se debe elegir una formulación semántica de las frases. Lo más sencillo consiste en componer las frases de un sujeto y un verbo, como por ejemplo el “perro bebe”.

Sin embargo, si quieres incrementar la dificultad puedes crear cualquier tipo de frase más larga, como por ejemplo, “el perro negro bebe”, “el perro bebe agua”, “el perro negro bebe agua”, “el perro negro bebe agua en el parque”, etc.

El juego empieza cuando un participante dice una frase: “el perro bebe”. Posteriormente, el siguiente concursante deberá decir la frase anterior “el perro bebe” y una nueva que se invente, por ejemplo “la gallina corre”.

El juego continua y el tercer participante deberá decir las dos primeras frases “el perro bebe”, “la gallina corre”, y una nueva. Se continua el juego hasta que uno de los participantes es incapaz de recordar todas las frases anteriores.

  • Participante 1: el perro bebe.
  • Participante 2: el perro bebe, la gallina corre.
  • Participante 3: el perro bebe, la gallina corre y hace sol.
  • Participante 4: el perro bebe, la gallina corre y hace sol en el parque.
  • De nuevo participante 1:…

4. ¿Cuántos hay?

Este juego te ayudará a trabajar tu memoria a corto plazo. Tienes que encontrar el número de: elefantes, libélulas, jirafas, estrellas, hipopótamos, loros, mariposas, monos y cebras.

5. Campos semánticos

Es muy útil trabajar el recuerdo de esas cosas que están almacenadas en nuestro cerebro.

De hecho, las personas nos pasamos la vida almacenando recuerdos e información en nuestra mente, pero a menudo no realizamos el ejercicio de recordar muchas de las cosas que tenemos guardadas.

Cuando dejamos de ir recuperando esa información almacenada, las estructuras de nuestro cerebro que la contienen se van debilitando, por lo que para evitar el olvido de cosas es conveniente realizar ejercicios de recuerdo.

Para hacerlo, un ejercicio adecuado es el que he nombrado como campos semánticos.

Este juego consiste en escoger un campo semántico determinado: bebidas, alimentos, muebles, marcas de ropa, tipos de alimentos, etc. El campos semántico que se elija puede ser de cualquier tipo.

Una vez se haya escogido, cada persona deberá decir una palabra determinada que esté incluida en ese campo semántico. Por ejemplo, si se elijen bebidas, el primero podrá decir agua, el segundo cerveza, el tercero vino, etc.

Se van diciendo palabras (sin repetir ninguna de las anteriores) hasta que a uno del grupo no le venga ninguna nueva a la mente.

  • Bebidas: agua, zumo, gaseosa, cerveza…
  • Tipos de alimentos: verduras, frutas, pescados…
  • Muebles: sillas, mesas, estanterías…

Este ejercicio se puede realizar también con otro tipo de recuerdos que no sean campos semánticos, como por ejemplo, cosas que sucedieron en un día concreto en los que todos los participantes estuvieran presentes, nombres de los integrantes de la pandilla de amigos de cuando eran jóvenes, nombres de presidentes de estado, etc.

6. Recuerdo de números

números juego

Una de las formas de memoria más importantes que tenemos las personas es la memoria de trabajo.

Este tipo de memoria es la que nos permite recordar una serie corta de información nueva durante un periodo determinado de tiempo (6-8 segundos).

De este modo, la memoria de trabajo se vuelve clave para determinar nuestro aprendizaje, ya que si esta funciona bien podremos recordar un mayor número de información, y tendremos más habilidades para almacenar información en nuestro cerebro.

Para potenciar este tipo de memoria se puede realizar un juego que consiste en recordar series de números.

Se trata de que una persona va diciendo series de números a otra, y esta tiene que recordarlos y escribirlos una vez se haya acabado de pronunciar la serie.

Por ejemplo, si la persona A dice: 6-4, una vez haya dicho la serie, la persona B deberá escribirla en un papel.

Cada vez que acierte dos o tres números, la serie se puede ir incrementando: (6-7-2; 7-8-9-1; 5-4-9-2-8, etc.).

A pesar de que al principio sea muy sencillo recordar la serie, a medida que esta se va haciendo más larga la persona tendrá que realizar un mayor esfuerzo de concentración y memorización para ser capaz de recordarla.

7. Recuerdo visual

Este juego consigue ejercitar la memoria de trabajo como la anterior, pero en este caso, en vez de un modo verbal como escuchar y reproducir números, lo realiza de un modo visual.

De hecho, la memoria de trabajo visual es casi más importante que la memoria de trabajo verbal, ya que nos permite aprender información nueva a través de las cosas que percibimos visualmente.

El juego consiste en realizar una matriz con cuadrados como la que se muestra a continuación.

matrices 1

En este ejemplo, la matriz contiene 4 cuadrados, pero se pueden hacer tantos como se deseen (8, 10,12,16,20 etc.).

Es conveniente realizar el juego por equipos, de tal modo que cada equipo dibuje una matriz igual, con el mismo número de cuadrados. En este ejemplo cada equipo dibujaría una matriz de 4 cuadrados.

El juego consiste en que un equipo (por ejemplo el equipo A) pinte (sin que el otro equipo lo vea) la mitad de cuadrados de la matriz de color negro. En el ejemplo que hemos mostrado pintaría dos cuadrados negros y dejaría dos cuadrados en blanco.

El otro equipo (el equipo B) dejará la matriz en blanco y esperará que el otro equipo haya acabado de pintar la suya.

matrices 2

Posteriormente, un jugador del equipo A mostrará la matriz pintada a un jugador del equipo B durante dos o tres segundos.

El objetivo consiste en que el jugador del equipo B sea capaz de recordar qué cuadrados de la matriz que le ha enseñado el participante del equipo A están pintados, y reproducirlo de forma idéntica en su matriz (la cual no estará pintada previamente).

Si se realiza con una matriz de 4 cuadrados es bastante sencillo, ya que visualizando la matriz durante un par de segundos podrás recordar con facilidad cuales eran los dos cuadrados pintados (el de la izquierda de arriba y el de la derecha de abajo en el ejemplo).

Sin embargo, si se aumentan los números de cuadrados de la matriz el juego se irá complicando. Por ejemplo, prueba a ver si eres capaz de recordar la siguiente imagen y reproducirla de una forma idéntica visualizándola sólo 2 o 3 segundos.

matrices 3

De este modo, cuando las matrices tengan más de 10 cuadrados, se puede incrementar el tiempo de visualización y dejar que el concursante del equipo B pueda ver la imagen durante 8 segundos.

8. Encajar ovejas

En el siguiente juego podrás trabajar la memoria a corto plazo. Tienes que encajar cada tipo de oveja con cada silueta.

9. Formar pares

helados

El juego de formar pares es un ejercicio muy bueno para trabajar la memoria de trabajo, la memoria inmediata y el aprendizaje.

Este famoso juego consiste en poner papeles (si lo haces tú mismo) o figuras (si compras uno de estos juegos ya preparados) de tal modo que en la parte inferior se muestra un dibujo.

Cada dibujo contiene una pareja en otra figura/papel, y el juego consiste en ir levantándolos de dos en dos, recordando qué dibujo ha salido, para ser capaz de levantar dos figuras que contengan el mismo.

10. Copia y reproducción de figuras

figuras geométricas

Finalmente, para trabajar la memoria visoespacial se puede realizar un juego que consiste en visualizar, copiar y posteriormente reproducir una figura.

El juego consiste en que el integrante un grupo dibuja una figura, con las formas y características que quiera.

Una vez realizado, enseña la figura al integrante del otro grupo, el cual tiene que copiar el dibujo de la forma más idéntica posible durante un tiempo determinado (en función de la complejidad de la figura dibujada se le podrá dar más o menos tiempo).

Una vez la haya copiado, se le taparán los dibujos de la figura y deberá reproducirla de la forma más parecida posible sin mirar.

A medida que se vayan haciendo dibujos, se pueden ir configurando figuras más complejas, de modo que cueste más realizar la copia, recordar las características de la figura, y ser capaz de reproducirla sin mirar.

11. Encuentra las diferencias

Los juegos de encontrar las diferencias ayudan a trabajar la memoria a corto plazo.

¿Por qué debemos ejercitar nuestra memoria?

La memoria es una capacidad del ser humano que reside y se desarrolla en ciertas partes del cerebro.

El cerebro humano, a pesar de tener cualidades que le hacen distinto al resto de las partes de nuestro cuerpo, es un músculo más, el cual, tal y como pasa con el resto de nuestro cuerpo, si no se ejercita va perdiendo compostura y funcionalidad.

De hecho, nuestro cerebro está lleno de sustancias químicas que trabajan para realizar ciertas funciones. Cuanto más trabajan estas sustancias, más estructuras neuronales se crean y mejor rendimiento se adquiere.

Y con la memoria sucede exactamente lo mismo, ya que las zonas que determinan nuestra capacidad de memoria están llenas de sustancias químicas, las cuales hacen su trabajo para que seamos capaces de aprender cosas nuevas y recordar aspectos aprendidos en el pasado.

De este modo, ¿qué es lo que determina que tengamos buena memoria? pues el hecho de que las sustancias de esas zonas del cerebro trabajen adecuadamente.

¿Y qué podemos hacer para conseguir que las sustancias de esas zonas del cerebro trabajen? Pues realizando actividades mentales que ejerciten la memoria.

Pongamos un ejemplo muy visual.

hombre joven estudiando

Cuando un alumno estudia el temario que le entrará en examen, está realizando un trabajo de concentración, lectura y memoria que le ayudará a recordar los conceptos necesarios para rendir bien cuando sea evaluado.

En el momento en el que estudia e introduce información nueva en el cerebro, está incrementando la actividad de las zonas cerebrales relacionadas con la memoria.

Si el estudiante invierte horas y esfuerzo en adquirir esos conocimientos, la actividad que generará el cerebro en las zonas de la memoria permitirá crear estructuras cerebrales nuevas (neuronas nuevas) que poseerán esta información.

Estas estructuras nuevas necesitan energía para ser formadas y por lo tanto, requieren realizar un esfuerzo para crearse.

De este modo, si el estudiante se esfuerza e invierte tiempo en consolidar el aprendizaje, las estructuras nuevas se crearán con fuerza y le permitirán recordar los conocimientos adquiridos durante mucho tiempo.

Por lo contrario, si no hay esfuerzo y trabajo mental, el cerebro no tendrá suficiente energía para crear una nueva estructura sólida, esta será inestable, y el recuerdo de los conocimientos adquiridos será parcial o durará poco tiempo.

Con este ejemplo vemos claramente que para aumentar la memoria necesitamos proporcionar energía a nuestro cerebro a través de actividades mentales.

Así pues, el punto negativo de nuestra memoria es que esta no es inamovible y si no la trabajamos la iremos perdiendo paulatinamente.

Sin embargo, la ventaja que tiene el funcionamiento de nuestro cerebro es que podemos controlar la actividad que le proporcionamos, por lo que si ejercitamos nuestra memoria seremos capaces de incrementarla.

Además, para ejercitar la memoria se puede realizar cualquier actividad mental, sin necesidad de tener que clavar los codos en la mesa cada vez que queramos entrenarla.

De esta manera, podemos utilizar también nuestro tiempo de ocio para trabajar nuestra memoria, a través de juegos y actividades divertidas.

Referencias

  1. Ellis WA y Young AW. Neuropsicología cognitiva humana. Editorial Masson, Barcelona, 1992.

  2. Grieve, J. Neuropsicología para terapeutas ocupacionales. Editorial Panamericana, Madrid, 2000

  3. Israel L. Método de entrenamiento de la memoria. Editado por Laboratorios Semar, Barcelona, 1987

  4. KAPLAN, H. I.; SADOCK, B. J. Psiquiatría clínica. Editorial Médica Hispanoamericana: Buenos Aires, 1990.

  5. Tárrega, L., Boada, M., Morera, A., Guitart, M., Domènech, S., Llorente, A. (2004) Cuadernos de Repaso: Ejercicios prácticos de estimulación cognitiva para enfermos de Alzheimer en fase leve. Barcelona: Editorial Glosa.

COMPARTIR

Graduado en Psicología y Máster en Psicopatología Clínica del Adulto.

8 Comentarios

  1. Linda mañana Alberto…los juegos parecen muy divertidos, especialmente el de entrelazar palabras. Lo jugaré con mis nietos.

  2. excelente articulo, a medida que las personas vivimos mas años, la mente se debilita, debemos practicar estos ejercicios y otros muchos mas para que nuestra memoria no caiga en el olvido, gracias por compartir y esperamos mas artículos como este.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here